Mi trabajo como maestra de Reiki

reiki chokureiComienza un curso de Reiki con personas que no conozco personalmente y que vendrán llenas de expectativas e ilusiones. Yo les hablaré y les transmitiré poder de creer en ellos mismos y fuerza para adentrarse en este nuevo Camino de auto-realización.

Les haré contagiarse de las energías que impulsan a expandirse e ir más allá de los límites de la Razón. Perder el miedo y permitirse cambiar la percepción limitada que tienen de sí mismos. Y visionar el alma palpitando con el Universo.

Les ayudaré a despertar su ser esencial y que experimenten un estado de supraconciencia en donde la comprensión de las cosas se produce de forma directa al corazón para poder ver  su relatividad .

Aprenderán a permanecer abiertos a la intuición, extendiendo y ampliando la comprensión más allá de las formas. Y es así como se marcharán; con una energía nueva, que durante 21 días trabajará en ellos para elevar su Conciencia y a partir de ahí, cada día vivirán con asombro cómo su cuerpo deja de estar dominado por conceptos mentales.

Después, cada vez más, fluirán con fuerzas superiores que les guiarán y protegerán. No actuando más por lo que “debería ser” sino por lo que es.

Tiempos vividos

indigena peruano (morfi Jimenez)Decidí hacer un viaje a Sudamérica convencida de que encontraría allí -en algún lugar- a un maestro espiritual que me ayudase a darle sentido a mi vida. De esto hace 35 años. Me sentía decepcionada, confundida, perdida … era el momento de comenzar una nueva etapa, además de que tenía el convencimiento de que eso era lo que tenía que hacer por mucho que la gente de mi alrededor me dijese que era una locura. Me llevé únicamente lo que cabía en una mochila.

Recorrí en una furgoneta desde la ciudad de Buenos Aires en Argentina, cruzando Uruguay hasta   Brasil.

Estando en Sao Paulo iba a comer a un restaurante  perteneciente Michio Kushi,  creador de la filosofía de vida que incluye la alimentación  macrobiótica. Allí me presentaron a un profesor de teología de la universidad que vivía cerca de la selva donde habitaban los indígenas y él tenía la dispensa del Papa para oficiar misa además de   alfabetizarlos …

Me ofreció ir a vivir allí y ayudarle en esa tarea de alfabetización.  No me lo pensé dos veces. ¡Eso era lo que estaba en mi destino! -me dije. Rápidamente interpreté -según mi mente fantasiosa- que mi propósito de vida estaba allí para ayudar a los indígenas del lugar. ¡Dios mío, gracias por tan maravillosa oportunidad! , me sentía excitada de emoción.

Resumiré esta experiencia tan … ¿fabulosa? – en pocas palabras: estuve allí únicamente diez días .

Fue tan intenso que tuve la sensación de que fue toda una vida.

Cuando fui a saludar a las personas del lugar, se me cayó el alma a los pies de tanta vergüenza que sentí. Personas de gran corazón, humildad y  sabiduría de la tierra. Me sentí insignificante a su lado porque lo que ellos me ofrecían, desde su corazón puro sin dobleces, tenía muchísimo más valor que lo que nosotros -personas del mundo desarrollado- pudiésemos enseñarles. Su dignidad, su autenticidad. … No hay palabras para explicarlo pues nosotros desconocemos lo que es la generosidad y el amor desinteresado, que ellos sí profesan.

El tiempo se dilató en el espacio y tuve la sensación de haber vivido toda una vida en un instante.  Tuvo cabida, en diez días, sensaciones tan intensas, experiencias tan sorprendentes, que rompieron todo esquema mental en mi.

Fue suficiente. Volví a España todavía muy desconcertada. Necesité tiempo para asimilar e integrar esas vivencias. ¿Qué enseñanza saqué de todo esto?  Todo lo que quería descubrir y todo lo que tenía por aprender  ya estaba en mí.

ACCEDER a lo mejor en nosotros

hombre  manos LuzDeshacerse de todo lo inútil que ocupa un espacio y no deja ver que, bajo todas las capas y envolturas, está nuestra esencia.  Se trata de descubrir el ser original que ya está ahí.  Se trata de tener acceso a algo hasta ahora  negado o simplemente algo que ignorábamos su valor -no veíamos-  y de pronto se presenta ante nosotros, abriéndose las puertas a la Verdad de nosotros mismos o simplemente expandiéndose  la Conciencia y llenándose de Luz.

Acceder y adquirir el dominio de nosotros mismos, conseguir la llave o clave de ese algo  que nos permite “entrar” y hacerlo  nuestro.  O incorporar en nosotros algo nuevo, bien por obra de nuestro esfuerzo o gracias a la Naturaleza y Gracia divina  que nos guía a que lo alcancemos …

Sólo la energía del Amor Puro es capaz de despertar y reactivar el ADN. Bajo sentimientos de rabia, estrés y miedo el ADN se acorta y apaga. Estas energías densas mantienen asfixiadas la energía de la creatividad o el tener una actitud de alerta.

Para acceder a las altas vibraciones del Amor Incondicional que  mueven el Universo e  impulsan a los seres humanos a evolucionar como seres de Luz,  tenemos que pulimentar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.  Deben estar alineados y en armonía nuestros centros energéticos. Tienen que estar conectados nuestra mente,  corazón y Alma.

Nada nos es negado, sólo nosotros mismos nos ponemos limitaciones. El propósito de la Naturaleza y el Universo es llevarnos a niveles superiores de evolución. Nosotros, seres humanos, accedemos o nos resistimos.

 

 

 

 

 

Las dependencias

hombre corazonUn ser humano completo es autosuficiente. Esto quiere decir que no necesita del reconocimiento de los demás ni busca agradar y complacer para que lo halaguen o le agradezcan nada. Es quien posee todos los recursos necesarios para sobrevivir desde una actitud de confianza en si mismo,  en los demás y en la Naturaleza. Conectado a su espiritualidad a la que nutre y de la que se alimenta.

En el otro extremo está  la persona de mente débil, con miedos a la soledad, a no ser comprendida, sin voluntad, voluble y  desconectada de su ser original: La persona dependiente.

Este tipo de personas, sea cual sea la dependencia, tienen una gran falta de autoestima, confusión y miedos. Necesitan ayuda.

Dependencias físicas: comida, juego, alcohol, drogas duras y blandas, fármacos…

Dependencias emocionales: a otras personas, maestro, psiquiatra, religión, … de forma que excede  lo normal.

Todo lo que,   si no lo tenemos, nos crea ansiedad, angustia, tortura mental,. Todo lo que, si no lo tenemos,  nos vuelve locos, nos descentra, nos hace perder la razón … todas esas dependencias que no queremos reconocer y enfrentar …

A ver, como no nos gusta nuestra realidad, tenemos varias posibilidades para disfrazarla. Como no sabemos encontrar soluciones  a nuestros problemas o tenemos miedo a ver nuestra realidad, buscamos formas de “escape” y huida.

Pedir ayuda de un profesional será la decisión más valiente para recuperar la autoestima y fortalecer la voluntad. Las crisis son necesarias para abrir los ojos de la conciencia y comenzar el proceso de  renacer.

Sistemas robóticos

mujer anciana con marionetaVives entre el amor y la rabia pues lo mismo  necesitas  de otros que no soportas las formas impuestas de actuación.  Necesitas integrarte y formar parte de, y de igual manera quieres alejarte porque te sientes infeliz e insatisfecho dentro de sistemas rígidos y normalizados  de comportamiento.

Toda una vida de contradicciones y crisis existenciales para terminar condescendiendo y aplanandote -¡uno que es montaña!- a suelos llanos, áridos  y uniformes…

La gente común  deja su vida en manos de la suerte, desde la resignación y la rendición a ser quien uno es. Porque  saltarse las reglas del juego -del conformismo- te lleva primeramente a sufrir al no entender -te confunde- que forzosamente te obliguen a pasar por el aro de la mediocridad y la sumisión a sistemas robóticos que anulan el pensamiento creativo.

¿Dónde y cómo esconder  el entusiasmo por la vida que nace con el Ser? ¿Es que no es delito asfixiar la creatividad y la belleza  que nace con el Ser?

Pregunto.

 

El poder de REIKI

reiki, corazon de luzREIKI es la vía para recuperar el poder de nuestro ser original y esencial.  Eso significa ser realmente el dueño de tu destino. No dejar nada al azar ni dejar que nos sorprendan desgracias imprevistas.

REIKI activa la Presencia del Alma (Yo Soy) y el Plan Divino. Al purificarte como Canal emerge la Presencia “Yo Soy”  que te conecta con el Alma.  Respirando conscientemente desde el chakra del corazón, conectados con la Presencia de nuestra Alma, estamos activando el sexto sentido: la intuición, que nos puede llevar más allá de la mente, a otras dimensiones de nuestro Ser.

REIKI te ayuda a descubrir y unirte  a la Esencia de tu Ser y al Saber que hay en ti. Conocernos a nosotros mismos, atendiendo con responsabilidad la salud de nuestro cuerpo físico, ocupándonos de nuestro cuerpo mental y emocional, viviendo con desapego y paz interior, y atendiendo igualmente nuestro cuerpo espiritual. Es entonces cuando descubrimos la Fuente de la Sabiduría y Verdad dentro de nosotros.

REIKI nos ayuda a sincronizarnos con las energías cósmicas actuales como fuerzas transformadoras de Amor para nuestra evolución.

REIKI nos lleva a la comprensión de que la única forma de sanación es desde la Conciencia y la actitud correcta de la propia persona, teniendo que trabajarse primeramente las resistencias y limpiar todos los traumas emocionales y miedos.

El uno y el otro

manos 5taDTodos juzgamos o al menos  INTERPRETAMOS al otro desde nuestra propia visión de la vida, de lo que consideramos es correcto y por supuesto desde todos nuestros condicionamientos y prejuicios.

Nos falta reconocer que como nosotros pensamos y somos,  es solo una de tantas formas de ver y sentir la vida y que difícilmente puede ser objetiva. Nuestra parcela de verdad es solamente una pequeña porción de la Verdad.

Pero queremos que el otro entre en nuestro terreno y acepte nuestra verdad como si fuese la única.  De ahí el que intentemos manipular al otro, aunque sea sutilmente, con argumentos de buena intención  y nos enfadamos si no cede. Queremos que el otro sea , piense y actúe,  como nosotros creemos es la mejor manera.

¿Cómo abrirme  a la verdad  del otro y  reconocer que mi propia verdad solo me pertenece a mi?  

Comienzo a ser Observador de mi mismo. Pongo la intención de hacerme consciente de mi forma de actuar con el otro. ¿Qué me enfada? ¿Cómo me enfada? …  Lo que me molesta en el otro en realidad está también en mi, y me fastidia verlo en él porque inconscientemente -muy en el fondo- eso mismo me disgusta en mi.

De la misma manera,  me atrae y me gusta lo bueno del otro porque se asemeja a mi forma de ser,  es lo que me gusta de  mi.
No es fácil reconocerlo. La mente-ego pone muchas resistencias. Y justamente los conflictos -con nosotros mismos- vienen de ahí: las resistencias. Los conflictos con el otro surgen cuando queremos de alguna manera dominar, creyendo somos dueños de la razón y de la verdad. Tengamos una actitud de imparcialidad  a la hora de observarnos a nosotros mismos y relacionarnos con el otro.
Ampliemos la visión y  dejemos espacio a nuevas perspectivas de relación y comunicación, desde la aceptación de otras posibilidades y puntos de vista. Seamos más flexibles mentalmente -con nosotros mismos-. Seamos más flexibles con el otro y permitámonos aventurarnos en  otras parcelas, desconocidas para nosotros,  de  formas de pensar, sentir, relacionarse … siempre desde la aceptación, sin juzgar y sin cerrarnos a lo nuevo.
No queramos tener siempre la razón. Tenemos que dejarnos fluir y aceptar y respetar  la verdad del otro.

Especular no es meditar

meditacion violetaEl mundo espiritual se ha comercializado en el sentido de que si yo especulo en tener ganancias y conseguir beneficios personales y pretendo hacer transacciones con el maestro o con Dios directamente, todo estos deseos que vienen de la mente  tienen poco que ver con la espiritualidad. La vanagloria será un velo más que nos separe de la Verdad.

A la hora de rezar o meditar tenemos que salir de la mente. Tenemos que entrar en un estado de vacío completo y de humildad. Sólo desde la autenticidad de anhelar esa conexión con la Divinidad o simplemente ir al Silencio y Quietud Absoluta o ir al centro del Ser para sentir Su Presencia. Desde la entrega.  Entonces es cuando experimentamos cómo, desde el poder de la intención sincera, se crea una comunión y comunicación, acorde a nuestra  capacidad de apertura.

Se corre el peligro de desvirtuar o malinterpretar la espiritualidad. Mientras la mente siga dominando, ella se encargará de presentarnos una espiritualidad falsa que seguirá alimentando el ego. Da igual el escenario en que nos movamos, da igual el ropaje, da igual las creencias; mientras nos gobierne  la mente-ego estaremos atrapados en un mundo de ilusión. Entonces el fanatismo, la rigidez en las formas, la ceguera,  puede entrar por cualquier rendija de la mente.

Sólo actuando desde el corazón y con humildad se puede prevenir de caer en las trampas de la mente-ego.

 

 

 

 

Pequeño test sobre la actitud.

hombre y caballoTenemos una opinión incompleta y hasta distorsionada o  desvalorizada sobre nosotros mismos.

Han ido pasando los  años  y nos hemos ido cargando de ideas y creencias que normalmente son de otros. Hemos adoptado una personalidad, de forma inconsciente, nos hemos ido adaptando a nuestro entorno.

Y han ido sucediendo cosas en la vida, inesperadas, para las que no estábamos preparados pero  que nos han afectado y obligado a reaccionar y solucionar, más o menos, mejor o peor, para poder seguir adelante.

La actitud que tenemos ante la vida, se ha formado por el cúmulo de todo eso. Y decimos “yo soy así” pensando que no hay posibilidad de cambios.  La actitud es la que decide si veo que la vida es bella y vale la pena vivirla o siento que es mi enemigo y vivo a la defensiva, aislándome de los demás. La actitud mía ante la vida es la que me hace ser una persona agradecida y alegre o hace que me convierta en una persona amargada y negativa.

Me hago consciente de que la actitud es clave para crecer y ser feliz. Elijo mi actitud y aumento mi capacidad de decisión. Y me hago responsable de tener un buen carácter. Yo Soy el creador de mi estado de ánimo.

Así que soy Observador de mi mismo y respondo con toda sinceridad:

¿Cómo definiría mi carácter?

¿Qué me gusta más y qué me gusta menos de mi carácter?

¿Cómo me siento en este momento?

¿Qué hábito de mi debería ir cambiando porque no me beneficia?

¿Qué puedo agradecerle a la vida?

¿Me siento seguro y sin miedos?

¿Puedo tomar la decisión de mejorar?

 

 

Identificados con el personaje

hombre rostro rotoLa primera trampa que nos pone la mente es que nos hace creer que es suficiente con acumular información y conocimiento. Pero SABER sólo desde el cerebro es como almacenar alimentos en la nevera y no comerlos con la finalidad de nutrirnos.  Si, tengo de todo en la despensa ¿cómo es que estoy sintiendo hambre?

 ¿Quién está viviendo mi vida por mi?

Y ahí estamos, viviendo desde la conciencia del Ego; identificados con el personaje  creado por la mente y todo lo circunstancial y externo a  nuestro ser esencial. Así estamos, dirigidos por la mente-ego, confundidos, sintiéndonos perdidos. Y se cree uno que  lo normal es que la mente-ego sea quien nos gobierne, cuando en realidad es sólo una identidad pre-fabricada … ¿Es que hay algo más que el yo? 

El conflicto y malestar con nosotros mismos (sin que le encontremos razón) nace de ese distanciamiento  y del Ser que ha sido fragmentado.

¿Qué parte de mi está disconforme conmigo mismo? No sé quién soy y eso me lleva a no sentirme  dueño de mi vida (miedo, ansiedad e inseguridad) y eso me lleva a sentir que mi vida no tiene sentido … convirtiéndose todo ello en un círculo vicioso de infelicidad.

Lo importante, el primer paso a dar, es hacerse consciente de que no somos la Mente, que no somos el cuerpo físico; tenemos una mente que debemos poner al servicio del Yo Superior y desarrollarla para nuestro Bien,  con el propósito de  evolucionar. Y tenemos un cuerpo físico como vehículo de nuestro Ser,  del que nos tenemos que hacer responsables.

Tiene que haber un enfoque unificado de mente-corazón. Es la única forma de sentirse finalmente realizado, en paz consigo mismo; feliz.  Es así como sucede finalmente la fusión con la energía cósmica creadora del Amor universal y de la que somos parte.

La conciencia del Ego queda atrás cuando hemos vencido todas las resistencias del Ego. Ahora sentimos cómo se expande nuestra  Conciencia del Ser Esencial; se trata de la conexión mente-corazón-alma.

El núcleo de la Mente es el Discernimiento y el núcleo del Corazón es la Autenticidad. Estos dos valores y potencialidades son las que despiertan y abren camino a  la CONCIENCIA encargada de activar la sabiduría innata que hay en nosotros. Todos los ingredientes están ya ahí en nosotros. No hay nada que buscar afuera. Sólo tenemos que entrar en el proceso del Despertar y conectar estos Pilares entre sí de forma armónica y equilibrada.

Comenzar de CERO para hacernos conscientes de nuestra esencia. Hacemos  un aprendizaje hacia la Conciencia del Ser.