Practica la respiración consciente

chakrasLa respiración consciente abre  la puerta  a tu Esencia.

Alejarte y desatender a tu Ser esencial te crea frustración… aunque lo achaques a cosas externas.

Dejar de escuchar y sentir tu parte divina –tu Alma- te crea un vacío y sentimiento de soledad que intentas tapar moviéndote en el exterior impulsivamente…

Permítete practicar la respiración consciente, de manera pacífica y confiada. Relájate. Ponte cómodo y escucha sin resistencia.

Despeja tu mente. Espaciando la respiración abres las puertas del Alma.

Conecta tu respiración con la energía divina. Al inhalar traes el Aliento desde el centro del Universo y sientes entrar en ti aire fresco. Siéntelo cómo se expande por todo tu cuerpo como una explosión maravillosa de energía pránica.

Ahora, exhala lentamente el aire, enviando la energía sobrante de regreso a su fuente, muy lejos.

Visualiza un hilo de plata que parte de ti -desde tu coronilla- y se extiende hasta un punto de luz muy alejado del cosmos.

Respira varias veces manteniendo esta visualización.  Inhalas y la energía pura llega a ti desde ese punto lejano del Universo…. se expande toda esa energía fresca y vibrante por todos los rincones de tu interior…. y devuelves al cosmos la energía sobrante; las tensiones, el cansancio,  a ese punto de luz en el Universo…

Siente cómo el Universo coopera contigo; se expande y contrae al ritmo de tu respiración… Te sientes dentro de la pulsación  única que da la vida. Dentro de la palpitación del Universo…

Permítete disfrutar entera y conscientemente de esa SENSACIÓN DE PROFUNDA RELAJACIÓN Y RENOVACIÓN  DE ENERGÍA. Percibe y hazte consciente del despertar de la memoria de tu conexión con el Universo y la Divinidad.

Escucha tu voz interior:

 “¡Yo Soy… la Presencia Divina… de la Energía Inagotable… del Amor Incondicional y del Perdón…  de la Inteligencia y de la Sabiduría…. la Gracia Divina está en mí y me protege.”

.

Relajación guiada

luz, ver laTodo lo que tus ojos ven pertenecen al mundo de la Ilusión.

Pero, dentro de ti mismo, hay una Realidad por descubrir.  Está más allá de tu mente.

Para conectarte con tu corazón debes llevar a tu Mente a una profunda calma. Así que si quieres hacer este camino conmigo, a tu Interior, te propongo te pongas cómodo, te relajes y te permitas a ti mismo abrirte a nuevas vivencias.

Que la mente se aquiete y que sea la Intuición la que haga de guía. Descubrir a tu ser esencial te proporcionará plenitud y serenidad.

Ponte cómodo y cierra los ojos. Si estas acostado ponte boca arriba, sin cruzar las piernas, mejor sin almohada en la cabeza y los brazos a los lados del cuerpo.  Vas a respirar consciente y profundamente de forma rítmica.

A través de una relajación consciente, destensa todos los músculos de tu cuerpo. Comienza poniendo toda tu atención en el cuero cabelludo y dale la orden que se relaje. Ahora, ve a la frente, desténsala… los músculos de la cara, de la mandíbula, relájalos … Ve bajando poniendo la atención en cada músculo, en cada órgano, sin prisa, mientras al exhalar sacas fuera todo el cansancio, los problemas y las tensiones.

Ve bajando tu atención hasta que llegues a la punta de los dedos de los pies. El cuerpo físico lo sientes separado de tu Ser, como si lo hubieses abandonado.  Es una sensación placentera… sientes tu Ser ligero, flotando … tu respiración es muy suave …

Deja la mente a un lado y simplemente usa los sentidos. Lleva tu mirada hacia tu interior y visionarás otra realidad. Cierra los oídos externos y, con los ojos cerrados, comenzarás a escuchar a tu Voz Interior. El Centro de su Ser y la Fuente de la Verdad están en el Corazón.

Tu Centro está siempre en armonía con la Naturaleza y el Universo. Yendo al Centro puedes vivenciar la Unidad de la Existencia y tu pertenencia a ella.

Ahora, que estás en un estado de relajación profunda y tu mente se haya en calma, visualiza o imagina un gran círculo de Luz y colócate en su Centro….. Experimentas una quietud muy placentera…. No hay pensamientos. Solo calma.

Sólo en este Vacío de pensamiento, vacío de deseo, vacío de preocupaciones, se experimenta la perfecta Paz….

Te sientes tan ligero… tienes la sensación de elevarte, tal es la ligereza que experimentas,  tu cuerpo y tu mente en profunda relajación placentera

Respira lenta y profundamente y ve hacia tu Universo Interior.

 

 

LA ENERGÍA COMO CAUSA

energia de luzLA VOLUNTAD DE EXPRESAR  ATRAE LA  FACILIDAD PARA LA EXPRESIÓN.

LA VOLUNTAD DE AVANZAR ATRAE LA FACILIDAD  PARA  CONOCERTE  DE TI MISMO.

TODO VIBRA, TODO TIENE UNA  RESONANCIA;  Y EN EL CENTRO ESTÁ EL SILENCIO Y LA LUZ.

SINCRONIZAR TUS ENERGÍAS  CON LAS ENERGÍAS DEL UNIVERSO ES LO QUE TE PROPORCIONA EL ESTADO DE PLENITUD .

LOS PENSAMIENTOS,  QUE SON ENERGÍA, SE ALIMENTAN Y  SE MATERIALIZAN.

HAZ  QUE SEAN PENSAMIENTOS POSITIVOS.

LA ACTITUD QUE ELIGES TENER  ANTE LA VIDA, QUE ES ENERGÍA,  IMPULSA  LA ACCIÓN.

HAZ QUE SEA UNA ACTITUD EQUILIBRADA Y LLENA DE CONFIANZA.

LA FUERZA   DE TUS DESEOS , QUE ES ENERGÍA, TE  AYUDA A CONSEGUIRLOS

FOCALIZA TU  FUERZA EN LAS COSAS IMPERECEDERAS PARA EL BIEN DE TU ESPÍRITU.

Aventar obstáculos

yo fran ultimasMe ha venido a la memoria  cuando nos fuimos a vivir al campo en unas condiciones de extrema pobreza material pero con muchas ilusiones. No contábamos con ningún apero de labranza, quizás un par de azadones, pero así y todo, además de una huerta,  sembramos un campo de habas para alimentar unas cuantas cabras que teníamos.

Alrededor había dos familias vecinas  que desde que nos instalamos allí nos miraban con desconfianza…

Cuando llegó la hora de trillar la cosecha y ya la habíamos llevado  a nuestra pequeña era, le pedimos prestado al vecino el mulo, pero éste se negó. Tuvimos la idea de hacer la trilla con nuestro coche panda. Los niños disfrutaron como si fuese una fiesta.

A  la hora de aventar, le pedimos al otro vecino nos prestasen las palas para separar la paja pero también se negó.

Mi marido entró en la casa diciendo que así era imposible seguir. Tampoco hacia ni pizca de viento como ayuda. Pero en mí estaba la resolución de recoger la cosecha que tanto esfuerzo nos había costado  y con las manos comencé a tirar hacia arriba la paja lo más alto que daban mis fuerzas mientras lanzaba gritos “guerreros”… enseguida mis hijos me imitaron.

Curiosamente comenzó a levantarse una brisa que cada vez se hizo más fuerte y nosotros reíamos fuerte viendo como la paja volaba y el grano caía a nuestros pies.

Era ya el atardecer y paramos dispuestos a seguir al día siguiente. Por la mañana temprano cuando salimos a nuestra pequeña era vimos con asombro que los vecinos habían dejado allí los aperos necesarios para la trilla… y así fue como pudimos terminar de recoger cinco sacos de habas secas para nuestras cabras.

Creer en la propia fuerza ayuda a crearla. Y lo mejor de ésto es comprobar que la Naturaleza te apoya.

Si tienes una certeza en tu corazón, nunca te rindas, la Naturaleza y el Universo son los mejores proveedores y aliados.

Cuando digo ‘Yo Soy’

ser-y-auraNo somos sólo una estructura ósea; un cuerpo físico sosteniendo erguido una cabeza pensante. ¿Qué es lo que nos hace decir ‘yo soy’? ¿Quién percibe el YO y más allá del yo?

No nos confundamos; tenemos que saber distinguir al que habla:  ¿es a través de la mente o desde el corazón espiritual?,  ¿el Ego o el Alma?,  ¿el personaje o el Ser?

Cuando decimos ‘Yo Soy‘ tiene que ser la voz de nuestro Ser esencial manifestando nuestra naturaleza y esencia.

Porque querer ‘empoderarnos‘ diciendo ‘Yo Soy‘ desde la mente estamos sólo alimentando la soberbia del Ego (el yo inferior) … y continuamos velados por las fantasías de la mente…

Cuando desde el centro de nuestro corazón espiritual buscamos empoderar nuestro Ser, decimos para crear la unidad con el Todo:

Yo Soy un alma espiritual. En mí están los elementos de la tierra, fuego, aire y agua.

Yo Soy el sol, la luna, los océanos y las estrellas. Todas las energías están en mi.

Yo Soy el amanecer y el atardecer, el día y la noche están en mi.

Yo Soy el movimiento y el reposo, el Universo en su infinitud está en mi .

Yo soy lo que se ve y lo invisible a los ojos, la magia y el misterio están en mi.

Me siento completo en mi mismo. Yo soy quien soy al servicio del Bien común.

Gracias. Gracias. Gracias.

 

Crear una Conciencia receptiva

angel 13La vida es una corriente de energía vital, con una vibración, frecuencia, Luz, Conciencia, Inteligencia… variante.

Tenemos la capacidad de, voluntariamente, reactivar y acrecentar esta energía con la finalidad de evolucionar a Planos superiores donde la Conciencia es pura Luz.

Alcanzar un estado vibratorio alto,  estable y armonioso, supone crear -por el poder de la intención-  la paz interior que todos deseamos y una Conciencia  lumínica receptiva.

Una Conciencia receptiva  convierte el alma en Canal para recibir la asistencia de energías superiores -seres de Luz-  que son, inteligencia cósmica, al servicio de las almas que les invoquen y pidan ayuda.

Cuando alcanzamos la etapa de la ACEPTACIÓN (de la no-resistencia),  abrimos nuestro corazón espiritual para que esta Fuerza, que se manifiesta como seres de Luz de Amor Incondicional,  se haga presente en nosotros. Sentir la Presencia divina en nuestro corazón nos proporciona certeza, fe, confianza y paz. El Universo nos manda señales. No son casualidades o coincidencias, no se trata de magia, pero sí son manifestaciones reales que están por encima de nuestra lógica y razonamiento.

Desde el reino de la Conciencia Cósmica, los maestros ascendidos, los santos, ángeles,  la Madre y Padre celestiales, son aquellos que son llamados a interceder por los seres humanos y es beneficioso invocarles, nombrarles en nuestras oraciones de agradecimiento. Ellos nos atraen hacia la Luz. Ellos nos dan el Aliento para poder soportar las dificultades.

 

 

Niveles de Conciencia

universo ovaladoMiramos y entendemos el mundo desde nuestro nivel de Conciencia que a la vez está ligada a la Conciencia de nuestro árbol genealógico, a la Conciencia colectiva y a la Conciencia Universal. Pero también debemos tener en cuenta que mientras  se viva con una  Conciencia ‘dormida’  uno pasa por la vida sin pena ni gloria … sin llegar a conocerse a sí mismo …

Existen diferentes niveles de Conciencia y ésta tiene que ver con el desarrollo mental, emocional y espiritual y acorde a ésto ese será su grado de evolución como humano. El ‘despertar de la Conciencia’ significa entrar en un nuevo estado de comprensión de uno mismo, haciéndonos conscientes de nuestro ser esencial; sus necesidades y deseos de realizarse.

Comenzando por el estado más bajo de evolución, podríamos decir que éste sólo se ocupa y preocupa por las necesidades más primarias. Centrándose la persona de forma egoísta en sí misma. Es inmadura emocional e intelectualmente. Su acción se mueve exclusivamente en la supervivencia y los placeres más elementales.

Le sigue en esta escala la persona que permanece infantil, que no tiene aspiraciones ni ideales y para ella la vida es solo entretenimiento y placer. Como ejemplo tenemos a la sociedad americana donde la felicidad se mide por el poder de consumo y entretenimiento.

También entra en esa categoría de Conciencia dormida, las personas románticas y perfeccionistas que viven buscando el ideal de vida, el ideal de pareja, el ideal de casa, etc.

Cuando ocurre el ‘desapego del yo’ surge el despertar de la Conciencia y la persona se vuelve generosa, tolerante y compasiva, mirando por el bien común. Mente y corazón han conectado. La persona comienza a SENTIR más allá de sí misma.

Llegar a este grado de Conciencia, al que todos los humanos debiéramos aspirar, nos damos cuenta que todavía nos falta mucho por avanzar. Nos topamos con la CONCIENCIA CÓSMICA, donde uno experimenta que todo está unido. El trabajo aquí está en re-unir todo lo que estaba separado en nosotros. Reconciliarnos con las partes. Perdonar y perdonarnos. En esta escala tan grande podemos sentir que somos parte de un sistema planetario girando alrededor del padre Sol y que nuestra galaxia a la vez pertenece a un Universo infinito con miles de galaxias más.

CONCIENCIA DIVINA, es la que alcanzaron los maestros y profetas ascendidos como Cristo, Buda, Muhammad y otros seres iluminados. Todos llevamos dentro esta llama divina -nuestro espíritu eterno-.