Despidiendo el año

yo-fran-13-2Como hoy termina un año parece inevitable que la mente  se ponga voluntariosa a rememorar y contabilizar beneficios y pérdidas.  Dependiendo de la edad que uno tenga, la mente y el corazón valorarán y priorizarán las cosas vividas de diferente manera y es natural que así sea.

Mi vida está hecha de muchas historias muy distintas unas de otras. Parecería que no hubiese ilación entre ellas pero el caso es que al final me han traído a cumplir con mi destino. Lo más insospechado, lo que menos me imaginaba;  estar en el mundo de la sanación holística.  Y es donde me encuentro felizmente desde hace más de una década.

He vivido en distintos países, desde las islas Bermudas hasta Irán.  Soy española, me crié en Cuba y teniendo catorce años nos vimos forzados a volver a España por cuestiones políticas. Sin dinero, los sueños de cursar estudios se esfumaron y me puse a trabajar -con 14 años- en una editorial. En los años ’60 era normal que los niños trabajasen. Yo tuve suerte de hacerlo en lo que más me gustaba; el mundo de los libros y las letras.

Habiéndome ya reconciliado con mi pasado, puedo ver con mayor claridad mi presente.  Comienza un nuevo ciclo, siempre de forma expansiva. Todo está en orden. Me siento capaz de hacer y seguir creando mi destino.

Me reconozco, me acepto y puedo ver mis sombras y mis luces con desapego y humor.

Este año cumpliré  70 años. Y todos estos años vividos, con todos sus amaneceres y  puestas de sol, ya han sido aceptados y puedo desde la serenidad rememorarlos. Mi lema: No esperes nada de nadie y  simplemente déjate sorprender.

Valoro el momento. Valoro enormemente una sonrisa, el gesto amable, la mirada cómplice, el abrazo espontáneo, la calidez del amor en todas sus manifestaciones, de todos los seres vivos.

Infinitamente agradecida, os saludo a todos los que me seguís leyendo.

Paz y armonía en servicio por el Bien Común,

Cris

31 diciembre 2016

 

La dignidad de ser uno mismo

hombre de rodillasEl Miedo crea una coraza que pretende protegernos del dolor pero que, por su rigidez,  incapacita la libertad de ser uno mismo.

Se vive en tensión, intentando agradar a los demás cuando uno ha perdido la autoestima. La  dignidad de ser uno mismo, es un derecho irrenunciable.

Cuando consigues que la duda sobre ti mismo se esfume, el Camino se esclarece. Podemos crecer y extendernos más allá de lo que nosotros mismos nos sentimos  capaces …

El miedo al que dirán  empobrece. Sin embargo, manteniendo una actitud correcta con uno mismo y con los demás, nos asegura la paz y la riqueza interior.

Darnos la justa importancia, desde la impecabilidad y la humildad.

Sentirnos merecedores de alcanzar y obtener todo lo que la Naturaleza nos tiene reservado,  para sostener y crear firmemente el destino propio.

La docilidad, la sumisión, el servilismo o la indiferencia y apatía, son falta de energía vital. Habrá que desintoxicar el cuerpo emocional y fortalecerlo.  Pero sobre todo, si hay  signos en ti de resignación, agotamiento mental, sentimiento de abandono y desvalorización, es el momento de decir basta y buscar ayuda. Te mereces la felicidad.

 

 

 

 

 

Construyendo la existencia

mujer de espaldasYo decido, que todo lo que ocurre en el día a día de mi existencia, sea para bien pues lleva en su interior una enseñanza que me permite crecer y expandir mi Conciencia.

Así me puedo mostrar agradecida. Así es como puedo aceptar lo que la vida me ofrece. Y así es como puedo ir construyendo mi realidad y mi destino; asumiendo quien soy.

No me entretengo en la queja. No dejo que se dispersen mis energías lejos de mi realidad. Mi intención la hago firme, haciendo de mi mente  mi aliada.

Los estados de cambio e innovación se sobreponen unos a otros y así construimos nuestra existencia desde el día en que somos concebidos.  Quien quiera permanecer estático, se enferma. Quien se resista al cambio o se quede estancado en el pasado, se tortura a sí mismo sin querer entender ni avanzar.

La edificación de nuestra  existencia la levantamos estando en el Presente.  La base debe ser sólida y tiene que ser construida con el AMOR desde el momento en que decido SER. Las vigas y los pilares son la CERTEZA que sostienen mi integridad, honestidad y sinceridad.  Lo que une y da forma física a la construcción es mi INTENCIÓN firme.  Y la creencia en mi misma hará que esa ‘construcción’ no cese y cada día sea más creativa ..

El estado de agradecimiento y conexión con el Todo me protegerá de las inclemencias… y el desatino (como diría Don Juan) estará controlado.

 

Haciendo camino

mujer,mar y pajaro             “Aquellos que desean cantar siempre encuentran una canción”

Había dejado de creer que la vida tenía  sentido  y por eso le reté al destino y me lancé a la aventura. A los pocos días de llegar a Ibiza tuve una experiencia que me marcó con fuego el corazón para siempre. Era agosto de 1978.

Me habían prestado por diez días una casita minúscula en lo alto de Ibiza capital donde vivían principalmente las prostitutas. Este era el plazo de tiempo que me di a mi misma para encontrar trabajo o si no me volvería a mi vida anterior.

Subía y bajaba  cada mañana buscando trabajo, empujando el cochecito de mi hijo de un año y acompañada por mi hija Kamala que ya tenía casi 7 años.  Recién me había separado de mi marido. No tenía dinero pero sí una fuerte decisión de conseguir mi propósito de quedarme allí a vivir y salir adelante con mis hijos. Por las noches oía el llanto de los niños que sus mamás habían dejado solos para poder ir a ‘trabajar’. La  miseria humana también tiene voz y  rompía el silencio de la noche arañándome los oídos. Era horrible.

Pero yo no permitía que nada ni nadie debilitase mi determinación y a esos que me decían “pero si estamos a mediados de temporada, es imposible encontrar trabajo ahora”, ni les escuchaba.

Ya en la novena noche, cuando  mis hijos se habían dormido, llegué al fondo de mi resistencia y sentí, asustada, -muy asustada-, que mi mente me iba a llevar a la locura. Me di cuenta que era un ser  frágil y dependiente…  ¿con qué contaba yo para salir de tal naufragio?

Había creído,  que era una cuestión de libertad e independencia lo que yo necesitaba para  desarrollarme como persona y ser feliz. Eran los demás los que me obstaculizaban mi camino. Pero ahora me daba cuenta que desde  la fantasía no iba a llegar a ningún sitio. Aparecieron en mi mente muchas preguntas que no supe responder.  Y ante ese vacío inmenso, que me produjo  vértigo,  me puse a rezar.

Estaba aterrorizada. No me acordaba cómo era la oración del Padre Nuestro. Comencé nerviosa  de forma torpe, parándome una y otra vez y volviendo a empezar. Luego, la repetí sin detenerme, una y otra vez, durante horas, hasta que pude acallar mi mente y mi corazón se sosegó. El día siguiente era mi último día para encontrar trabajo. Así estaba decidido desde el principio.

Toda esta situación que yo había creado, era mucho más profunda y vital de lo que aparentaba ser. Iba más allá del tiempo que yo había marcado y del lugar que yo había elegido como escenario para ‘encontrar mi libertad’.

A la mañana siguiente, iba yo por la acera con la mente ocupada en mis cosas, con mis dos hijos, cuando oí que detrás de mí alguien me llamaba.

– ¿Es a mí? –le pregunté al girarme con gesto de sorpresa  a una mujer que estaba a media calle.

– ¡Sí! ¿Estás buscando trabajo?

– Si –contesté lentamente llena de asombro mientras me acercaba a ella.

– Sube al primer piso de ese edificio. Hay un hombre alemán que busca una secretaria… la que tenía se acaba de despedir. Han discutido.

Sinceramente, yo miré disimuladamente a la espalda de la mujer, para ver si tenía alas de ángel. Para mí no había otra explicación y fue a partir de ahí, como dije antes, que mi vida, realmente, comenzó a cambiar.

 

La influencia de los planetas en nuestra vida

planeta tierra 2Asistí a un curso de Astrología Védica que impartió mi Maestro espiritual Sri Swami Purohit. El propósito fue abrir la mente para que seamos capaces de liberarnos de los condicionamientos del pasado. La lógica y el propósito de la Astrología Védica es ayudar a conocer nuestro propósito de vida y llevarlo a cabo.

Para empezar nos dijo que hemos nacido con una posición planetaria en particular y eso marca nuestra vida de manera “fija”. Y que sólo siguiendo una práctica espiritual se consigue tener realmente LIBRE ALBEDRÍO. O sea, el poder ir más allá de las leyes de los planetas que están “controlando” nuestra vida.

Dijo que si queremos tener libertad real debemos conectar con nuestra Alma para liberarnos de la ley de causa y efecto. Pero que no es posible cambiar los patrones de condicionamientos desde la mente, sólo se logra desde el Alma, que es el nivel más sutil de nuestro cuerpo.

Nuestra  naturaleza la marca el planeta ascendente; el que seamos aventureros, intelectuales o emocionales, perfeccionistas, con capacidad de líderes o buenos matemáticos. También influye en los que piensan demasiado y dejan pasar las oportunidades. Los que prefieren estar en lo correcto a ser correctamente felices…los planetas  intervienen en todas las capas que conforman nuestra personalidad, influenciando en el programa de vida que nos viene dado.

Quizás lo que más me sorprendió es cuando afirmó que “El éxito te llega cuando tu plan y el Plan de Dios es el mismo… si no es así, se crean conflictos innecesarios”.

Nuestro hacer en la vida, si no está apoyado por la Naturaleza, será arduo, tortuoso y hasta tormentoso en algunos momentos. Pero si conseguimos trascender, entendiendo que formamos parte de esta Naturaleza y del Todo, y dejamos de poner RESISTENCIAS al fluir de sus energías, entonces y sólo entonces, es cuando nos hacemos dueños de nuestro destino.

Se trata de hacer lo correcto. Vivir en paz con uno mismo desde la actuación correcta. Saber que existen tiempos favorables y tiempos donde es mejor no actuar. Debemos estar atentos, ser observadores y crear Conciencia. Cada ser es único: los que son líderes por naturaleza, los comunicadores, las mentes refinadas, los idealistas, los educadores, los sanadores, los artesanos …

Pero no lo olvidemos; sólo podremos ser los arquitectos de nuestra propia vida cuando vivamos desde el nivel del Alma, no desde el Ego.

La espiritualidad no significa controlar la Naturaleza, significa ALINEARSE con ella.

Armonizar nuestra energía con la energía cósmica. Se trata de una apertura a la Divinidad que va más allá de lo que el ego desea. Se trata de abrirse a una energía superior, la del Amor Incondicional, y RENDIRSE a ella.

La forma de pensar

mujer azul esferaPor supuesto que tenemos derecho a seguir con nuestros miedos,  mostrarnos como víctimas y mantenernos en el sufrimiento y en la queja. Pero esto simplemente es para las personas que no creen en sí mismas y se han rendido.

Y es esa resistencia a salir de la mediocridad la que enferma física y mentalmente. Uno se empecina, desde el Ego magnificado, -como un héroe en la oposición- a no dar un paso al frente y enfrentarse consigo mismo. Los miedos al fracaso y  a lo desconocido, son los peores grilletes. Toda represión crea dolor y conflicto.

Vivir es un gran desafío, es un acto creativo y que merece todo nuestro entusiasmo. Pero el Ego prefiere vivir acomodado en el mundo mecánico  de lo ilusorio.

Vivimos las consecuencias de nuestros pensamientos y los pensamientos pueden ser modificados y reconducidos -son energía-: Podemos cambiar nuestra forma de pensar. Podemos crear nuevos hábitos y deshacernos de todo lo condicionante del pasado.

Cuando conseguimos poner los pensamientos en orden y los utilizamos con lucidez, pensamos, y nos sentimos capaces de seleccionar y elegir. Buscamos y encontramos soluciones. Comenzamos a desarrollar la mente y ésta se abre a la claridad mental; la  intuición.

¿Cómo acabar con un problema repetitivo si no cambio mi forma de pensar y actuar? Para resolver los problemas que cada día se nos presentan tenemos que observarlos con profundidad para poder cambiar la forma en que enfocamos la vida.

Podemos comenzar a prever y despejar el camino antes de que se formen los obstáculos. La forma de pensar es la clave; la actitud con la que nos movemos por la vida. Tomemos conciencia y hagámonos dueños de nuestro destino.

 

 

 

Expresar y llegar a acuerdos desde el Amor

abrazo2¡Cómo somos los seres humanos! Si no tenemos problemas los creamos.  ¿No tenemos ninguna preocupación? La mente se encargará de darle forma y consistencia a alguna idea, hasta que nos  lleve al enfado, la rabia, el reproche … la ruptura, el conflicto, la angustia …
¿Qué importancia tiene las diferencias de opiniones y gustos? NINGUNA. Debemos respetar al otro. Debemos llegar a acuerdos. Debemos encontrar puntos de encuentro. Debemos DIALOGAR.
Las personas rígidas de  mente, por su personalidad y  naturaleza, no las podemos cambiar. Debemos aceptarlas y por ellas mismas que tomen consciencia de ello y puedan corregir sus patrones.
¿Qué  puntos en común podemos encontrar con el otro para ablandar ideas y conceptos? El más sabio cede o se rompe la cuerda. Cede desde su sabiduría; que es comprensión y entendimiento. Cede desde el amor.
Las cosas tienen la importancia que les damos. Quien se mantiene inflexible padece de inseguridad… debe agarrarse a lo conocido o piensa va a PERDER … Si en tu pasado fuiste feliz  quieres prolongarlo y traerlo a tu presente y seguir tu vida desde esos patrones y referencias. O al contrario, a veces lo que uno quiere es deshacerse de los condicionamientos del pasado y le resulta muy difícil.
La vida a veces nos exige que cambiemos los decorados y el escenario de nuestra vida, inclusive que cambiemos del personaje que  creemos ser. Nosotros decidimos si nos “aventuramos” a avanzar o nos estancamos justificando nuestras resistencias.
Si los cambios están escritos en nuestro destino y confiamos, todo sucederá para bien y sin esfuerzo. Conectemos con nuestro corazón, sigamos sus indicaciones porque, desde el Amor, todo fluye armónicamente.