REIKI y los chakras.

Los Chakras son los encargados de almacenar, transformar, distribuir y ajustar la Energía Vital del organismo. Actúan como puertas de entrada del Prana que es la energía más refinada.

Existen energías tóxicas que enferman los órganos: vergüenza, humillación, resignación, envidia, cólera, frustración, miedos, desamor, falta de autoestima, sensación de vacío o abandono, amargura, victimismo, pesimismo, soledad, estrés, ansiedad, impotencia, inseguridad… y éstas envenenan nuestro organismo.
Podemos comprender y beneficiarnos del funcionamiento de los Chakras a través de la iniciación y práctica de REIKI. Experimentamos entonces que SOMOS ENERGÍA. Tomamos las riendas de nuestra salud física, mental y emocional.
Los Chakras absorben la Energía, la procesan y la asimilan, sintonizándola a la frecuencia vibratoria de nuestro Ser. Esto nos ayuda a expandir nuestra Conciencia.
No hay teoría. REIKI nos lleva directamente a descubrir nuestra naturaleza y nos acerca a lo primordial de la vida en todos sus niveles.
Cada uno de los siete principales chakras en nuestro cuerpo rige el funcionamiento de una glándula endocrina:
CHAKRA RAÍZ.- Ubicado en el Perineo. Rige las glándulas suprarrenales.
CHAKRA SACRO.- Debajo del ombligo. Rige el funcionamiento de nuestros órganos sexuales.
CHAKRA PLEXO SOLAR.- Ubicado en el plexo solar. Rige el funcionamiento del sistema digestivo y del páncreas.
CHAKRA CORAZÓN.- En el centro del pecho. Rige el funcionamiento de la glándula Timo (sistema inmune).
CHAKRA GARGANTA.- Ubicado en la garganta. Rige la glándula Tiroides.
CHAKRA TERCER OJO.- Ubicado en el entrecejo. Rige el funcionamiento de las glándulas Hipófisis e Hipotálamo.
CHAKRA CORONA.-  Ubicado en la coronilla. Rige el funcionamiento de la glándula Pineal.
Los Chakras nos aportan además información sobre nuestra salud. El exceso o deficiencia de energía, el estar bloqueado alguno de ellos, todo ello supone finalmente una enfermedad física.
REIKI equilibra y alinea la energía vital,   permitiendo fluya libremente, reactivándola y devolviendo el equilibrio físico, mental y emocional al Ser.

Tenemos un cuerpo energético

ser-lucesSi somos seres de luz, tenemos un cuerpo energético que nos abastece y nos sostiene. Y, en nuestro organismo,  son las células las encargadas de emitir esa luz.

Vibramos. Estamos suspendidos en una frecuencia de Conciencia, acorde cada uno  a su nivel vibracional y densidad.

Sin energía vital no habría vida. ¿Y cuál es la Fuente  de esta energía que nos nutre?

El Sol central es la fuente principal. Todo en el planeta está interconectado y es la Madre Tierra la que nos proporciona también energía a través de las plantas frescas que comemos y del aire que respiramos y transformamos en PRANA (energía refinada).

También aumentamos y reactivamos la energía en nosotros, a través de los ejercicios de la ciencia milenaria del YOGA, diseñados para generar energía, almacenarla y utilizarla para mantenernos sanos. Otras disciplinas como el REIKI también ayudan a conectar con los centros energéticos de nuestro cuerpo etérico para descubrir y conectar con nuestra materia luminosa y convertirnos en Canal.

Todos los seres vivos partimos de una misma energía original. Nos corresponde a nosotros hacernos conscientes de ello prestando atención a nuestro cuerpo físico, mental y espiritual. Para así poder mantener la llama de todo ese potencial que nos ha sido dado.

 

 

 

 

 

Lo inexplicable

manos y luzLlamamos magia  a las cosas increíbles y extraordinarias que ocurren y que consideramos fuera de lo ‘normal’. La magia se manifiesta  más allá de la Lógica y la Razón   y el Universo la pone a disposición de todo el mundo. Pero hay requisitos para que nos beneficiemos de ella :

  1.  Ser valiente (Haberse deshecho de todos los miedos).
  2.  Tener una gran vida  (Confiar en las Fuerzas Superiores).
  3.  Ser sencillo (Corazón alegre y agradecido).
  4.  Tener Luz espiritual (hacer alguna práctica que genere  Prana)
  5.  Activar el Alma (llevar los cinco sentidos al interior para crear intuición)

Cuando la mente es clara y es capaz de mantener una atención plena en la vida cotidiana  de forma estable, la vida se convierte en una celebración y el Universo protege tus intereses… dependiendo del grado, hay quien lo llama suerte, casualidad,  magia o milagro … pero está en la capacidad del ser humano el crear o atraer esas energías cósmicas que nos elevan a dimensiones o Planos donde lo que es increíble para nuestra mente, sencillamente sucede.

 

Cómo reponer energía vital

yogaCuando somos capaces de generar energía vital, almacenarla y dirigirla, comienza a resultar fácil movernos hacia nuestro mundo interior para luego actuar en el mundo exterior con seguridad y firmeza.
Pero no sólo se trata de generar nueva energía, primero habrá que ‘depurar’ la que ya hay: pensamientos, ideas, creencias, emociones y sentimientos del pasado que todavía llevamos a cuesta como una carga pesada.
Si no hacemos ese trabajo de limpieza emocional, lo que hacemos es reaccionar desde viejos patrones, creando nuevos problemas y conflictos dentro de un círculo vicioso del que no sabemos salir. Todo eso crea sobre-esfuerzo y sufrimiento.
Nuestro cuerpo energético es nuestro CUERPO DE LUZ, es nuestro vehículo para movernos hacia otras dimensiones de nuestro ser. Desde él, visionamos y creamos. Cómo ir a “repostar combustible pránico”:
1) Alimentándonos de productos frescos que nos proporcionen energía.
2) Absorbiendo energía a través de los sentidos de forma amorosa. Nos afecta a todos los niveles lo que escuchamos, vemos, olemos, degustamos …
3) Nos aflige o motiva nuestra actitud negativa o positiva.
4) Actuar desde la Conciencia: descansar, comer, caminar, hablar conscientemente.
5) Desarrollar la conciencia individual y colectiva a través de la Meditación.
6) Practicar alguna disciplina que ayude a generar energía vital. Yoga, Chi Kung, Reiki, etc.
Tenemos la capacidad de nutrir de energía vital  nuestro cuerpo físico  así  como nuestro espíritu. Hacernos responsables de nuestra nutrición íntegra logramos salud y abundancia a todos los niveles de nuestro ser.

La absorción del prana

mujer respiracionExiste una sensación curiosa  estando en el camino del despertar  de la conciencia y es que cuando surge el sentimiento de alegría por haber completado un entendimiento sobre algo inmediatamente vuelves a sentirte en el  punto de partida hacia algo nuevo… sientes cómo se expande el horizonte …

Sabes que lo esencial está ahí y permanece inalterable pero se experimenta siempre algo nuevo:  cómo la mente se va despejando, cómo se clarifica, cómo se descorren velos … y todo ello te impulsa a seguir adelante.

El prana,  es el ALIENTO que nos estimula a avanzar. Su acción sobre nuestro organismo nutre sutilmente nuestra Conciencia y nos guía intuitivamente a  aprovecharnos de él, a cómo almacenarlo,  a cómo usarlo en la auto-sanación y mucho más.

Porque el prana es mucho más que ‘energía’. Se manifiesta como magnetismo, electricidad, gravitación… en realidad, todo lo que se mueve en el Universo es una manifestación del prana.

El prana existe en los alimentos frescos madurados naturalmente. El prana está presente en la luz solar, en la tierra, en el agua…  todos ellos son transmisores de prana. También nuestros  pensamientos pueden estar cargados de prana -de ahí el poder que tiene lo que pensamos y lo que decimos-. Nuestra Alma hace uso del prana para dar fuerza vital al cuerpo físico …

Por el contrario debemos tener en cuenta todo lo que no contiene prana y bloquea los canales y centros energéticos vitales impidiendo su fluidez:

El polvo, el humo, la suciedad, el agua estancada. Los alimentos recalentados, viejos, los pre-cocinados, los que han perdido su olor y sabor natural.

A nivel mental y emocional están los pensamientos negativos de miedo como “no puedo, no sirvo…” y las emociones negativas como la envidia, codicia, crítica, malicia… tantas …

Aunque no seamos conscientes de ello, todas las energías que se manifiestan en forma de vida son de origen pránico. Lo sepamos o no hacemos uso del prana y existimos gracias al prana del cosmos. Pero si lo utilizamos conscientemente, podremos  absorberlo  y almacenarlo para desarrollar nuestra potencialidad humana.

Los principales puntos de absorción del prana son cuatro:

Las fosas nasales.- La nariz puede captar las variaciones cualitativas del aire. Nos alertará del mal olor o del aire enviciado y sin prana. Así como se sentirá atraída por los perfumes y los olores que desprende  la naturaleza y que contienen prana.

Los alvéolos pulmonares.- En los pulmones se separa el oxígeno del prana que pasará a la sangre.

La piel.- Es el órgano más amplio y con mayor capacidad para absorber el prana. Las telas sintéticas impiden el paso del prana a la piel. Ponerse al sol durante horas para broncear la piel no es lo mismo que ‘asolear’ la piel para absorber prana

La lengua.- A través de los alimentos, nos llega también el prana, su fijación se hace por la lengua. Se mastica el alimento, se  ensaliva  absorbiendo el prana, y luego se traga pasando al sistema digestivo. Pero el efecto vigorizante de una comida está en su energía pránica.

Tomemos pues conciencia del aliento vital que nos proporciona el prana. Descubramos que es posible llenarnos de él a voluntad, haciéndonos conscientes de que nosotros mismos estamos compuestos de la misma energía sutil que compone el Universo.

“Como es abajo es arriba”

(inspirado en el libro de André Van Lysebeth “Pranayama. A la serenidad por el yoga”)

 

 

 

 

 

El Prana. ENERGÍA CÓSMICA DE VIDA

respiracion

El ser humano no sólo existe en un mero plano físico sino que la fuerza que impulsa y sostiene a la máquina humana es ETÉREA.
El oxígeno tiene una función primordial para la vida pero  al mismo tiempo tiene poca importancia comparado con la toma de esa luz líquida que es el PRANA y  que nutre además nuestro cuerpo astral.
PRANA es una palabra sánscrita que significa “energía cósmica de vida”. Se trata de un elemento sutil que tomamos del oxígeno y penetra en todos los tejidos, sangre, órganos y células, circulando por todo el organismo como el verdadero impulsor de nuestra vida .
El entusiasmo por la vida nos lo proporciona el Prana. Nuestra percepción e intuición comenzarán a refinarse y expandirse sólo si los diferentes Pranas que energizan nuestro cuerpo están equilibrados y fluyendo libremente. Es entonces cuando sentiremos el anhelo de evolucionar como seres humanos. Esto no es una idea que surge en la mente, es la energía cósmica de vida la que nos está impulsando a despertar el espíritu y nuestra conciencia de Ser.
Por ello es que se insiste en hacer la RESPIRACIÓN CONSCIENTE para generar más Prana, almacenarlo y poder dirigirlo conscientemente. Puedes hacer este sencillo ejercicio:
Sentado cómodamente con la espalda recta o tumbado boca arriba.  Toma oxígeno sintiendo cómo pasa por tus fosas nasales hacia los pulmones. Retén unos segundos ese aire. Estás también absorbiendo   Prana.
Al exhalar lentamente el aire,  lleva el Prana que ha quedado dentro de ti,  conscientemente al HARA (debajo del ombligo 3 centímetros a la derecha), de forma   suave y profunda, simplemente poniendo la atención en ello. Sin esfuerzo. permite que fluya esta energía y  se expanda por todo tu interior.
Respìra conscientemente de forma rítmica,  cinco ó diez veces, lentamente, poniendo la INTENCIÓN de conectarte con tu ser interior…Observa cómo entra el Prana en el sistema nervioso, siéntelo en toda tu cabeza y cerebro, en forma de una sutil vibración o calor.
Como un simple observador neutro … relajadamente sal de la mente … siente cómo todo tu interior se va aquietando …  sólo siente … deja que la energía fluya …

Crear y liberar energías

seres de luzTenemos que saber y experimentar que los pensamientos y las emociones son energías. Somos energía. Y lo mejor para entender cómo funcionan las energías en nuestros diferentes cuerpos es trabajar con ellas a través del Yoga,   Reiki y otros sistemas que también contemplan la importancia de saber crearlas correctamente, conducirlas, almacenarlas y refinarlas.

Podemos aprender a generar energía y transferirla al lugar correcto. Es posible. Por ejemplo, cuando el flujo de energía es débil en el chakra del plexo solar, el sistema digestivo no tiene fuerza para el proceso de digestión y puede que no tengamos apetito o que nuestra digestión sea lenta y pesada. ¿Qué entorpece o dificulta el hacer una buena digestión?

Cuando alguno de nuestros chakras -centros energéticos- están bloqueados nos sentimos emocionalmente alterados, cansados o irritables. Se hace preciso entonces   desbloquear y remover todas esas energías densas y tóxicas que están impidiendo el libre flujo. Estas energías provienen de situaciones emocionales no resueltas  y que están ligadas a procesos mentales, creando rabia, enfado, miedo, frustración, inseguridad …

La energía se mueve en nosotros por canales energéticos como si se tratase de las aguas de un río. Cuando  el río no puede contener el  exceso de agua que ha estado bloqueada en algún punto,  de pronto se desborda y altera su curso. De igual manera,  la energía bloqueada  en uno  o varios puntos en nuestro cuerpo energético  daña nuestra salud  creando  enfermedades.

Podemos incrementar el nivel de energía y también refinar su calidad convirtiéndola en Prana. Y ello lo hacemos desde la respiración: inhalar, retener, expandir, exhalar. 

También una alimentación sana  nos ayuda a restaurar la energía vital.. Una cosa es nutrirse correctamente y otra muy distinta saciar el hambre. Somos lo que comemos. Seamos pues responsables de nuestra salud.

El Prana nos ayuda a elevar la Conciencia. Brinda energía a los chakras superiores y nos proporciona paz mental y plenitud en todos los niveles de nuestro ser.

Queramos o no queramos, seamos conscientes de ello o no, estamos dentro de un proceso de cambio continuo,  de evolución.