Más que teoría

Si lees un libro sobre REIKI que sea sobre experiencias porque la teoría solo ofrece explicaciones especulativas que seguramente te van a condicionar.

REIKI debe ser vivenciado por uno mismo desde sus comienzos, sin que entre la Mente a dar exposiciones e interpretaciones de lo que es REIKI.

De la misma manera que el Amor no se puede explicar ni teorizar sino que hay que sentirlo para saber lo que es, de la misma manera, REIKI, al estar fuera de toda lógica, se tiene que experimentar para darle credibilidad y comenzar a entenderlo. Sabiendo que cuánto más se practica más se da a conocer de forma directa.

La transmisión de energía en el REIKI, tanto en una iniciación o al recibirlo en una sesión sanadora, te hace consciente de que se mueven energías que producen, como mínimo, un estado de relajación y bienestar.

Bien sea dado de forma presencial o a distancia, REIKI es Luz que fortalece el ánimo y el anhelo por seguir adelante.

Considero que la sanación por imposición de manos fue la forma de sanación de nuestros ancestros y que será igualmente en un futuro no muy lejano la forma natural de sanarnos.

Animo a todas las personas a experimentarlo, no sólo como sistema de sanación natural sino además como Camino de vida porque nos ayuda a conocernos a nosotros mismos… y el conocimiento que brinda es inagotable.

Poner la Mente en su sitio

Vivimos la vida desde la Mente. Y mientras vivamos desde la Mente estamos atascados en el mundo de la dualidad y la ilusión.

Si la Mente es débil y dominante a la vez, nos frenará a experimentar lo nuevo: los miedos se forman en la Mente.

Somos capaces de crear monstruos que nos acosan. Pero también somos capaces de sembrar Luz con el pensamiento.

Tenemos la capacidad de ser transmisores y receptores de energía para hacer y atraer el Bien. Como, por el contrario, podemos ser manipuladores y crear los más sutiles impedimentos mentales que no nos dejen avanzar.

La toma de Conciencia de cómo funciona la Mente y llegar a experimentarla nos lleva a profundizar en nosotros mismos y nuestra realidad. Pero para ello tenemos que ser valientes, lanzados, atrevidos …

La gran trampa está en querer “ver” desde la Mente. Hasta que no consigamos salir de la Mente estaremos atrapados por ella.

Y ella nos ha enseñado a mentirnos, a falsear la realidad, a engañarnos justificándonos continuamente. Nuestra insatisfacción y conflicto viene de ese sometimiento al mundo ilusorio creado por la Mente no desarrollada.

Así que, vamos a renovar las creencias que tenemos de nosotros mismos. Y como es más fácil saber qué NO soy, vamos a ir descartando qué no soy y qué no quiero más en mi vida.

Para quedarnos desnudos finalmente como el Ser esencial que somos; que tiene una Mente a su servicio …

¿Podemos experimentar al Ser? Si, cuando logramos salir de la Mente.

A eso le llamamos LIBERACIÓN.

Corregir la percepción

Olvidémonos por unos momentos de nuestra identidad personal y creencias añadidas (sin experimentar por nosotros mismos) para así poder romper con las estructuras pesadas y rígidas de nuestra mente domesticada.

La naturaleza de nuestro ser esencial es otra cosa bien distinta. El Ser no se identifica con los hábitos y conceptos complejos a la que la Mente ha sido sometida. El ser esencial vibra con el Alma a otros niveles, donde la intuición se encarga de deshacer toda ilusión para ponernos en contacto con nuestra realidad dentro del Orden Cósmico al que pertenecemos, lo sepamos o no.

La INTUICIÓN, que se despliega en el Tercer Ojo, agrega Conciencia a nuestro Ser a través del conocimiento directo, transformándolo en certezas, despejando así todo el campo de posibilidades al que podemos aspirar, una vez liberados de todo condicionamiento y apegos.

Cuando se llega a ese nivel de Conciencia, donde ya no existe ninguna duda, experimentamos que no queda nada fuera de nosotros mismos. Se trata de la aceptación de la realidad que hemos conseguido percibir en su totalidad.

El Universo te tiene en cuenta… y lo sabes.

Amplificar la Conciencia

Ya no hablamos del “despertar”, eso ya quedó atrás. Hoy hablamos de ACTUAR, AMPLIFICAR y EXPANDIR nuestra Conciencia.

Yo sé en mi interior quién soy pero cómo expresarlo y darle utilidad a mi potencial, es de lo que me tengo que ocupar ahora.

Puedo convertir toda la información y conocimiento que tengo en sabiduría… asimilándolo. Experimentándolo.

Se ha terminado el tiempo de vivir sólo desde las creencias y obediencias ciegas. El Hoy se abre para experimentar y renovarnos desde la auto-determinación. Y eso requiere responsabilidad y maduración. Siendo Observadores de nosotros mismos.

Para ver y entender nuestra realidad humana y divina en toda su complejidad debemos amplificar nuestra Conciencia y hacerla trascender desde el Plano de la tercera dimensión, hacia las cuarta y después la quinta que es cuando podemos decidir salir del Tiempo/Espacio y es entonces cuando se vive el real “libre albedrío” y amor incondicional.

Mientras tanto,, nos limitamos a vivir en un estado emocional inmaduro. Acomodados, por miedo, en un mundo superficial,ajenos y alejados de nuestro Ser esencial.

Actuemos. Amplifiquemos y expandamos nuestra Conciencia. Nos mostrará a nuestra Alma, a nuestro Espíritu, y veremos que somos LUZ.

La respiración. Ejercicio

No tienes que creer tienes que experimentar

La forma en que respiras habla de tu estado de estabilidad en todos los niveles de tu ser. Si respiras inconscientemente y de forma acelerada, tus energías están dispersas y cualquier motivo puede alterarte.

Tener el control de la respiración es de suma importancia y vital para restablecer el equilibrio físico, mental y emocional.

La RESPIRACIÓN RÍTMICA genera fuerza de voluntad. La Mente y la respiración están interconectadas y nos ayudan a tener una atención plena en nuestro día a día.

Desde la respiración consciente controlamos nuestro enfado, el estrés, la ansiedad, los miedos.

Podemos romper las limitaciones de la Mente, aquietándola y poniéndola a nuestro servicio, si practicamos cada día la meditación o simplemente sentarnos en quietud, llevando los cinco sentidos hacia adentro y haciendo una respiración rítmica y consciente; suave, lenta y profunda.

La respiración consciente tiene muchos más beneficios: Expande nuestra Conciencia. Oxigena y purifica nuestro cerebro. Amplifica nuestra capacidad de concentración. Y mejora nuestro control mental.

Si nos hacemos conscientes de la respiración, también atraeremos y "extraeremos"  del aire el PRANA que es una energía mucho más sutil y la responsable de nutrir nuestra Alma y Espíritu.

EJERCICIO: Poniendo la INTENCIÓN en centrar nuestras energías. Nos sentamos cómodamente con la espalda recta. Todo el cuerpo relajado. Boca y ojos cerrados con la atención en las fosas nasales. Al inspirar alzamos un poco la cabeza para sentir cómo entra en nosotros el oxígeno y el Prana . Retenemos unos segundos y luego soltamos por la nariz el aire sobrante. Y durante ese acto de soltar, el aire va a los pulmones y el Prana lo empujamos y lo soltamos en el Centro del Corazón. Repetimos, cinco veces en total. Descansamos unos minutos, respiración normal, poniendo la atención en el Centro del Corazón.

Experimentar

cueva inmensaEXPERIMENTAR es llevar a la práctica lo que hasta ahora sólo estaba en la mente como creencia o información.

Archivamos en nuestra mente, ideas y pensamientos que ocupan un lugar precioso pero que sólo es “creencia”. Sin embargo, experimentar, es descubrir y sentir la verdad por nosotros mismos. Es entonces cuando podremos afirmar con total certeza lo que creemos saber, ya no como una interpretación mental sino fehacientemente una convicción.

Comprobar por nosotros mismos y asimilar la información como conocimiento, eso es experimentar; lo que amplía nuestra Conciencia. Igualmente, las enseñanzas de un maestro deben llevarse a la práctica para hacerlas nuestras y entonces crecer con ellas.

Dar por hecho lo que otro dice sólo brinda información. Pero la experiencia es la madre de todas las Ciencias. Sólo llevando a la práctica lo que se cree es como realmente se saca partido de ello y nos ayuda a ser coherentes con nosotros mismos.

Desde nuestra intención de avanzar en este proceso del conocimiento interno vamos creando el Camino de expansión de la Conciencia: experimentando y afianzando nuestro desarrollo y progreso.

Vamos siendo mejores personas, más felices, más en paz con nosotras mismas, más seguras y llenas de fe. Porque es eso lo que experimentamos al ser Observadores/as de nuestra realidad y actuar acorde a ella.

Reiki y Yoga, para experimentar

cropped-yo-fran-9La comprensión de mi propósito de vida se la debo principalmente al REIKI y al Yoga y a todas las experiencias extrasensoriales que he ido vivenciando a lo largo de mi camino espiritual.

Escribí hace tiempo en el Blog: “Yo no me considero terapeuta ni sanadora; entiendo que soy facilitadora. Porque lo que hago es facilitar la autonomía, la autogestión y la libertad del otro para sanarse. Facilito la comprensión y doy la guía para que el otro despierte su Conciencia y se descubra a sí mismo con todas esas cualidades y aptitudes para sanarse y ser feliz”.

Es un largo proceso de formación donde la teoría es lo que menos cuenta.

Hace pocos días dí un curso del segundo nivel de REIKI y entregué al comienzo de la clase un pequeño manual de unas diez páginas. Uno de los participantes lo miró con sorpresa y no pudo evitar mostrar su decepción diciendo “¿esto es todo?” …

Me di cuenta de cuán mentales podemos llegar a ser. Están los sentidos tan entorpecidos y embotados que ni se pasa por la mente que es sólo desde el SENTIR que podemos llegar a experimentar el desdoblamiento y expansión de la Conciencia. De forma natural, sin drogas, desinhibiendo nuestra rigidez mental, es posible.

Para ello tenemos que reconstruir nuestras creencias y patrones mentales. Deshacernos de toda la información que sólo entorpece nuestro avance. La mente crea inseguridad, escepticismo, miedos …

Para poder sentir hay que salir de la mente. Es el primer paso. ¿Cómo? Desarrollando la concentración. Aprendiendo a dirigir la atención. Allí donde ponemos la atención va la energía.

Así que,comenzamos respirando conscientemente,poniendo la atención en las fosas nasales.Mejor con los ojos cerrados. Sintiendo cómo entra el aire fresco por las dos fosas nasales y luego cómo lo soltamos lentamente también por la nariz. Llevando los cinco sentidos a nuestro interior para sentir internamente nuestro cuerpo físico, nuestro cuerpo mental y nuestro cuerpo emocional.

Nos damos tiempo para sentir. Nos permitimos sentir, relajarnos, explayarnos, …