La figura autoritaria

niña cestita corazonesVengo de una familia en la que no sabíamos comunicarnos. Había miedo a preguntar y ni siquiera se nos pasaba por la mente el pedir ayuda. La figura autoritaria absorbe la libertad del niño. El miedo se vuelve un sentimiento normal que te encierra en ti mismo.

Ante un padre muy autoritario no hay replica, no hay cuestionamiento porque no hay posibilidad de diálogo o de defender posiciones contrarias. La autoestima va desapareciendo.

Así que dejas de pensar; la frustración, el desánimo y la impotencia es callada, muda. Entonces, aparece la resignación o una rebeldía casi suicida.

Llegar a la adolescencia bajo estos condicionamientos, bajo esa armadura, se hace necesario un trabajo arduo para sacudirtela de encima. Primero, para reconocer las limitaciones que están causando. Segundo, para comenzar a pensar y despertar la conciencia de Ser. Tercero, para crear el ánimo, la voluntad y la valentía de seguir adelante con la intención de llegar a descubrir la propia naturaleza y talentos.

Habrá que lamerse las heridas y seguir adelante.

¿Qué aprendizaje puedo sacar de lo vivido?

Mantener una actitud ecuánime no es fácil, precisa de la sabiduría de ser agradecido. Todo tiene una razón de ser y de todo podemos aprender.

Lo importante es no darse por vencido.

Anuncios

El sacrificio voluntario y la libertad

mujer inspiracionEl sacrificio requiere de compromiso y esfuerzo. Siempre que sea voluntario y consciente, el sacrificio está bendecido por el Universo que apoya y fortalece a la persona que ha adquirido alguna responsabilidad.

Pero hoy no se quiere sacrificar nada, creyendo que se perdería libertad. Se tiene miedo de adquirir compromisos por lo mismo: perder libertad.

Un sacrificio o compromiso que se vive desde el sentimiento de obligación y culpa, nos esclaviza, nos coarta, y termina por encerrarnos en la amargura y la rabia. O, si la actitud es pasiva, nos postra en la resignación.

Contrariamente, cuando el sacrificio es voluntario, se transforma en un acto de abnegación y está inspirado en el amor desinteresado. Y entonces nace la libertad del Ser que es capaz de dar de sí generosamente porque está lleno de Amor. Nada teme.

La libertad es la facultad natural de todos los seres vivos de comportarse de una manera u otra. Desde el miedo, la libertad se retrae y encierra.

La vida está en continuo movimiento de contracción y expansión. Soltar y agarrar. Quien se resiste a soltar entra en conflicto consigo mismo. Aceptar lo que nos viene dado es parte también del “juego” de la vida.

Defender tu Ser.

hombre al amanecerA ratos estoy a la defensiva, a ratos me desplomo y cedo, a ratos ataco, otros ratos imploro y alzo la voz o me callo, lloro …

Me rindo y suplico, perdiendo la seguridad en mi mismo. Me hacen dudar y pido disculpas aunque no sé bien en qué he fallado o qué he hecho mal. Al final siento que no entiendo nada y me echo la culpa por mi torpeza … no me quiero ni yo…

Me propongo mejorar. Tengo miedo. Me digo que tengo que mejorar mi carácter, mi personalidad, mi actitud, mi día a día, mi voluntad …

Me propongo perfeccionarme. Y la idea me alegra y alivia mis sentimientos de culpa. Voy a ser mejor para que me quieran. Voy a ser bueno para que me acepten y me reconozcan. Existo. Soy … en mis ratos de lucidez y valentía… ¿soy?

Reclamar, amenazar, exigir, juzgar,castigar y humillar es fácil para los corazones cobardes y soberbios que se ensañan con los vencidos y sumisos.

Digo basta. Me posiciono en el centro de mi Ser. Firme en mi dignidad e integridad. Soy yo mismo y no permito que nadie vomite sobre mi sus propias miserias. Defiendo mi territorio; mi corazón y mi alma.

Digo basta. Soy libre. Mi Conciencia ha despertado. Ya no me afecta lo que digan los demás de mi. Me mantengo atento. En conexión con mi Ser.

Mezcla explosiva de emociones

hombre con dos plumasCada uno tiene varios estilos de expresión según las circunstancias lo requieran pero hay personas en las que las emociones les pueden crear serios problemas si se mueven en los extremos y de forma contradictoria. También están esas otras personas tan rígidas y rigurosas que en toda circunstancia tienen la misma forma de actuación, no permitiéndose expresarse con libertad.

Vivimos con una parte de nosotros consciente y otra parte que vive “en la sombra” y es lo que reprimimos, no reconocemos ni queremos ver: nuestro inconsciente, que a veces explosiona y sale a la Luz como reacción súbita impensada. Pondré unos ejemplos:

La persona AUTORITARIA que reprime su naturaleza porque siente VERGÜENZA de ser así. No sabe controlarlo de forma positiva y eso hace que según qué situación, se muestre de forma exageradamente agresiva -inclusive cruel- o al revés; que la vergüenza anule la autoridad natural que debería poseer todo ser humano y caiga en momentos de servilismo, según con quién esté tratando. Causándole un profundo malestar interior en cualquiera de los dos casos extremos.

La persona INTRÉPIDA que a la vez es MIEDOSA. Si no están balanceadas estas dos características de la personalidad en una persona y el miedo es más fuerte, inmovilizará la osadía que también anida en él. O al revés se mostrará atrevido y se lanzará más allá de sus posibilidades, sin reflexionar y sin sentido del peligro.

¿CÓMO ARMONIZAR LOS EXTREMOS? ¿QUÉ OPCIONES TENEMOS?

Conocernos a nosotros mismos. Dominar nuestro mundo interno. Desarrollar la Conciencia de quién somos; nuestros talentos y nuestras debilidades. No tener miedo a reconocernos y enfrentarnos a nuestra realidad.

Como TERAPEUTA FLORAL desde hace cerca de veinte años, puedo asegurar que en la Madre Tierra tenemos la ayuda para armonizar nuestro Ser. Existen estos remedios naturales que nos ayudan a nivel psíquico para expandir nuestra Conciencia y alcanzar el despertar interior.

Primero ATENCIÓN PLENA, luego EXPANSIÓN …

El personaje de mi misma.

La primera parte de mi vida duró 35 años; llevada por los instintos e impulsos del personaje que creía ser, transcurrió a trancas y barrancas, a golpes del oleaje al que estaba sometida… y que yomisma había creado desde mi ignorancia e inconsciencia.

Luego, 20 años más de duro aprendizaje, hasta que fui capaz de ver al personaje y su estupidez. No fue fácil admitir, al mirarme al espejo, que en eso me había convertido; en un ser estúpido y engreído. Mi malestar y descontento me delataba.

A partir de ahí, se trataba de deshacer y remontar la cuesta.

A partir de ahí, lamerme las heridas y tirar para adelante o quedarme en un rincón lamentándome de mi mala suerte.

Pero no, no se trataba de mala suerte. Entendí que yo había elegido; yo decidí el personaje… y tenía la libertad y posibilidad de cambiarlo.

Así que, a partir de ahí, deshice y remonté la cuesta. Y ya no busqué personaje nuevo sino que me vestí de mi misma. ¡Gloriosa decisión!

Me di cuenta que el Camino está dentro de uno mismo… yo, que anduve caminando toda la vida secundando caminos de otros…

Ahora, con muchos años más, sólo llevo conmigo mi aprendizaje, nada más. Quien me conoce lo sabe. Y eso es lo que comparto; la liberación del ego y cómo vivir desde el corazón.

Compromiso / Obligación

manos entrelazada.jpgLa diferencia es grande. El compromiso primeramente es con uno mismo. Debe ser voluntario y consciente; así es como se crea la perfección.

La obligación es impuesta o aceptada desde la manipulación o la fuerza. Se trata de ganar la voluntad del otro mediante el miedo, el sentimiento de culpa, el interés o el victimismo.

Cuando a nivel físico sentimos un peso en nuestros hombros quiere decir que emocionalmente tenemos un sobre-esfuerzo de responsabilidades y preocupaciones. El dolor y tensión física en toda esa zona e inclusive cuando la espalda comienza a deformarse debido a que la columna vertebral “cede” y se encorva … quiere decir que tenemos que comenzar a replantearnos nuestra actitud y vulnerabilidad ante los demás.

Sentirnos obligados a hacer algo o sentirnos obligados a comportarnos de una manera distinta a la que nos dicta nuestra naturaleza y entendimiento, simplemente por COMPLACER a los demás, nos perjudica tarde o temprano. Distinto es si esa obligación la convertimos en compromiso consciente y voluntario, por amor …

Las exigencias y la obligatoriedad vengan de quien vengan, inclusive las auto-impuestas crean tensión interior, represión.

Sentirnos en deuda con alguien o sentirnos obligados a devolver un favor, a hacer un regalo, poner nuestro empeño en agradar, todo ello lleva un esfuerzo   y gasto de energía a nivel mental.  Sin embargo, cuando es el corazón quien  siente el impulso sincero y espontaneo de corresponder o mostrar su compromiso de lealtad o lo que sea, lo hace desde la libertad.

Transformar la obligación en COMPROMISO crea libertad,  responsabilidad y conciencia.

Intentar cambiar

hombre encerradoQueremos mejorar nuestras relaciones con los demás. Nos proponemos cambiar cosas en nosotros mismos. ¡Todos estamos hablando de que los cambios son necesarios! A todos los niveles; en nosotros, también en la sociedad y a nivel mundial.

Pero, ¿somos capaces de asumir nuestra realidad? Y aún más: ¿estamos dispuestos a ver nuestra realidad? Por favor, no de forma mental, sino desde nuestro corazón.

Si el ser humano está hecho físicamente en base a proporciones armónicas -según nos enseñó Leonardo Da Vinci- e igualmente todo es perfecto en sincronicidad en nuestro alineamiento con el Universo… qué tenemos que cambiar …

Quizás cambiar no sea la palabra adecuada y debiéramos decir ACTUALIZAR y RENOVAR … sobretodo para los que se han quedado atrás en el pasado. Y para los que están aprisionados en patrones heredados, para los que están condicionados por creencias impuestas, … actualizarse sería lo deseado … volver a ser uno mismo …

Porque “intentar cambiar” agota y crea estrés y ansiedad, cuando se está nadando entre conflictos a los que no se encuentra solución ni se sabe de dónde o cómo surgen.

Se buscan apaños; quien está  estresado intenta solucionarlo comiendo. El que está agotado mentalmente se sienta delante del televisor creyendo que así deja de pensar y descansa. Y  un largo etcétera. Tratándose todo ello de una mala gestión de las emociones.

Cuando  actualizamos nuestra Conciencia, haciéndonos conscientes de ella,  es cuando comienza nuestro proceso de conexión con nuestro corazón -siendo más amorosos y compasivos con nosotros mismos-.

Entramos en el proceso de recordar quién somos. Salimos del espacio angosto en el que nos habíamos metido. Renovamos el compromiso con nosotros mismos de ser libres y felices.