La estafa emocional

corazon-en-manosLa estafa emocional existe. El fraude emocional existe. Son delitos. Sólo el que no se ama a sí mismo cae en las trampas del que actúa por mala fe; para su propia conveniencia.

Pero muchos no están preparados para reconocerlo y encubren al trampeador que sabe seducir, son víctimas de su ingenuidad y de su poco amor propio.

Quisiéramos creer, soñamos, fantaseamos, preferimos NO VER la realidad, nuestra realidad. Y callamos. Nos engañamos a nosotros mismos. Edulcoramos y disfrazamos las situaciones que nuestro corazón SÍ sabe que no son correctas y que nos ocasionan dolor. Vamos muriendo en vida cuando se soporta lo insoportable.

Tenemos secretos guardados que llevaremos a la tumba con nosotros. Por vergüenza y por miedo a escandalizarnos a nosotros mismos y reconocer nuestras debilidades. Por miedo a que nos juzguen y nos rechacen.

No estamos preparados para asumir la verdad; nos duele. Nos dolemos, cuando al corazón lo mantenemos tan oprimido para que no palpite demasiado y no oír su queja, que no nos llegue su reclamo. Creemos que es cosa del corazón físico y vamos al médico por las taquicardias, la ansiedad, … pero en el fondo sabemos que lo que nos duele es el ALMA.

La estafa emocional existe. El fraude emocional existe. Son delitos. Hagámonos fuertes para no caer en la trampa de los depredadores. Buscar amor y consuelo a cualquier precio sólo lo hacen los ingenuos y mendigos que no se valoran a sí mismos, que no se aman a sí mismos.

Estamos en el tiempo de la transformación dentro de nosotros. Hagamos del dolor el combustible para desarrollarnos y fortalecernos. Seamos valientes para escuchar nuestra verdad.

 

Auto-determinación

cuevaSi  tiempo atrás la clave era decir “ábrete sésamo” ante la cueva que se transformaba para facilitar la entrada al mundo interior, ahora la palabra es AUTO-DETERMINACIÓN.
Cuando asimilamos esta comprensión y decidimos fortalecer nuestra identidad y propósito de vida, todo conflicto se disuelve y se abren las puertas de la Conciencia.
Adentrarnos en nuestro mundo interior supone el conocimiento y comprensión de uno mismo; del ser esencial que llevamos dentro; nuestra esencia; nuestro espíritu inmortal.
En lo más profundo del Ser está la Luz de la Verdad.  Traspasar las puertas del No-Tiempo significa cruzar las barreras mentales, y esto hace que cambie nuestra percepción y adquiramos la capacidad para viajar desde nuestro cuerpo astral y nos adentremos en una realidad paralela o existencia simultanea, desde nuestro Yo Superior.
La auto-determinación nos fortalece; nos ayuda a deshacernos de los miedos,  la inseguridad y todas las estructuras rígidas mentales.
Así que, aprendamos a expandir la dimensión física y ampliemos la Conciencia para poder deshacernos de viejos patrones condicionantes  y bloqueos emocionales que nos mantienen en caminos lineales  sin salida.
La Auto-determinación es el punto de partida y está en el corazón espiritual. Encuentra el poder de visionar la Verdad. Sintiendo la certeza en tu corazón es lo que te dará paz interior.

Un poco de mi sentir

yo.fran espaldasHan pasado muchísimos años desde que elegí entrar en el Camino de la espiritualidad y el crecimiento personal. Son muchas también las experiencias vividas que me han ido confirmando y afirmándome que ese es el verdadero Camino… por el que se puede transitar de muchas formas pero donde el propósito y la intención es una: evolucionar como ser humano. O sea, salir de la mediocridad.

Comencé siendo muy joven, desde la confusión total. Desde la frustración y también desde la rabia, el desánimo y hasta desde la desesperación … porque este mundo -esta sociedad- me parecía absurda y extraña a mi sentir y no lograba encontrar mi lugar ni conseguía encontrar un sentido a mi vida.

Pero todo eso ya quedó muy lejos. Ahora mismo, que ya llevo más de  tres cuartas partes de mi vida vividas, estoy en la posición de ayudar a otros facilitándoles ese comienzo. Es curioso, porque cada persona llega explicando su problemática personal, los sufrimientos que padecen y todas las circunstancias particulares de su vida…

Les escucho pero la respuesta y consejo siempre es el mismo, de alguna manera no hay diferencias. No hay distinto consejo ni siquiera para los distintos conflictos y enfermedades porque sólo hay una única raíz a todas las infelicidades del ser humano.

Conócete a ti mismo, les digo, empieza por ahí. Ve al encuentro de tu ser esencial. Conecta con tu corazón y sé tu mismo. Escúchate. Ámate. Dedícate tiempo, en silencio, encuentra la paz y la felicidad en tu interior…

No hay otra Verdad. No hay otra respuesta ni otro camino. Hazte responsable de tu felicidad. Ve hacia adentro …

Relativiza todo lo que viene del exterior que es todo ilusorio. Porque nada -nada real- puede ser una amenaza; en esto radica la paz interior que nos acerca a nuestro Yo superior, a nuestra esencia divina …

No más de lo mismo

camino floresSi no nos valoramos, si vivimos de forma mecánica, la mente nos domina y nos doblegamos ante ideas y creencias -que ni siquiera son nuestras- y  que no hacen otra cosa que reducir nuestro campo de posibilidades.

Entonces, una y otra vez: más de lo mismo… frustración,  desidia, desilusión, sentimiento de fracaso  …

¿Cómo salir de ese círculo vicioso? Cómo deshacerme de esas creencias sobre mi mismo, tan arraigadas,  que no me permiten realizarme desde los deseos más profundos de mi ser, que ni siquiera logro vislumbrar con claridad.

Damos por hecho que somos ‘ese’, que dice ser quien es,  de forma mecánica e inconsciente…  pero ese es solo el personaje.  “¿Quién soy?  es la pregunta que nos abrirá la puerta de salida hacia nuestra verdad y realidad..

Salida del programa que hasta ahora me condicionaba. Y comienzo a cuestionarme cosas. Tengo por primera vez la valentía de enfrentarme a mi mismo y cuestionarme cosas, no desde la mente lineal, sino desde mi corazón universal.

Salida de una mente llena de ideas y creencias de otros, que ahora comenzaré a repasar y decidir si me interesan o no, si me hacen bien o no, si tienen algo que ver conmigo o no.

Salida de una mente condicionada para renacer desde mi Ser y  propia naturaleza. Para asumir mi Yo Soy.

Tenemos que sacudirnos de encima todas las creencias y formas de actuar que ya  han sido agotadas, que no tienen alma, que han expirado en caducidad. Para poder CREAR nuevas realidades, basadas en nuestro presente.

 

Protegerse con la Verdad

niño payaso preciosoLa inmadurez es no haber desarrollado la capacidad para pensar. Y esto crea dependencias. El no saber pensar y encarar la vida por ti mismo te deja desarmado sin posibilidades para  enfrentarte a la realidad de tu ser.

Madurar significa crecer y  tomar responsabilidad sobre ti  mismo. Tener confianza en ti mismo te ofrece la valentía de experimentar una y otra vez sin resultar abatido. Da igual el resultado, lo vuelves a intentar.

Muchas personas tienen miedo  a que les puedan dañar las energías negativas de otros; pensar así es algo común hoy en día. Hoy en día todos hemos oído hablar de que  hay muchos entes  malignos que pueden dañarnos. Está habiendo un espacio perfecto para crear miedos ‘pre-fabricados’ en las mentes débiles y vulnerables.

Ante la demanda de protegerse del mal que viene de afuera,  ha nacido  un buen mercado para  todo un  mundo   inmaduro que emerge lleno de supersticiones y conflictos fantasmas.

A veces estos miedos se vuelven obsesivos y los psicólogos y psiquiatras más que nunca están atendiendo un gran número de fobias entre todo tipo de personas de todas las edades. Lamentablemente, con fármacos químicos, los efectos son dañinos y se hacen crónicos.

En las sociedades modernas, la mayoría de niños y adolescentes tienen problemas por falta de orientación, concentración y educación, a todos los niveles que precisa el ser humano;  responsabilidad hacia su cuerpo físico, cómo desarrollar su capacidad mental y emocional y cómo crecer espiritualmente.

La mejor y mayor protección que uno puede obtener sobre las ‘energías negativas’ de los demás,  es vivir según nos dicte  nuestra propia Conciencia. Ella nos ayudará a seguir el Camino de la Verdad. Escuchar y reconocer la Verdad es la mayor protección.

Sin Miedo

mujer animal de poderQuien no tiene miedos defiende su Libertad con total firmeza. Esta ‘valentía’ es una cualidad y una habilidad que se  protege desde la fidelidad hacia sí mismo con humildad.

No tener miedos significa estar presente y estar centrado en la verdad y realidad de uno mismo. Esto es lo que da espíritu  a la acción. Esta seguridad da fuerza a la perseverancia. Esta energía es el aliento puro que barre cualquier duda e inseguridad  y fortalece el Alma.

Conocerse a sí mismo y amarse a uno mismo anula toda sombra de dudas y miedos. La estabilidad emocional es necesaria. La conexión mente-corazón es imprescindible. Otras muchas cualidades y valores se irán sumando como la integridad y la honestidad.

Confía en tus valores. Ve en busca de ellos; están en tu interior.

 

 

a

“… y si ….”

hombre payaso triste… hay tantas miradas tristes,… perdidas. Tantos corazones fríos,… acorazados. Tantas almas desamparadas,… desatendidas.

¿Y si hubiese elegido casarme con Juan en lugar de haberlo hecho con Pedro? ¿Y si hubiese seguido mi intuición que me decía no dejar el trabajo? ¿Y si hubiese hecho caso a mi padre …? ¿Y si…?

A la mente  le encanta entretenerse con el ‘y si …’ porque le complace torturarse y jugar a ser víctima,  en el plano de la fantasía,  y así no pisar la realidad ni estar en el Presente ni tener que enfrentarse y aceptar la verdad de su condición existencial …

El engrandecer y desfigurar lo que hubiese podido ser  termina falseando nuestra realidad. Entramos en  conflicto cuando reclamamos que la vida sea como hemos planeado o cuando exigimos a los demás que nos hagan felices.

¿Qué es cierto y positivo en mi?  ¿Qué puedo mejorar y corregir? ¿Qué puedo y quiero recuperar?

Uno está ausente de su vida cuando se ausenta de su corazón y solo se rige por su mente siendo ésta débil e inmadura.

Hay que desarrollar  la mente para que se instale en la Realidad y la Verdad… haciendo esto la mente acoplará a su pensar la Conciencia, el discernimiento, la contemplación…  el agradecimiento de ser y su posibilidad de expandirse con libertad de espíritu.