En mi campo astral

“El movimiento implica peligro. Pero el movimiento oportuno nos libera”

Aprendí la técnica de adentrarme en mi campo astral haciendo un curso de Terapia Regresiva. Durante un año y medio hice el ejercicio de bajar a mi jardín interior para encontrarme con mi maestro. Por entonces estaba viviendo un momento crucial de mi vida; de cambio radical, y me sirvió para liberarme de miedos, patrones y creencias que me estaban asfixiando.

Sentada relajadamente, con los ojos cerrados y después de hacer unos minutos de respiración consciente aprendí a adentrarme en mi campo astral donde me era ya fácil entrar en otra dimensión de mi Ser. Os dejo un escrito de entonces.

“Sólo entrar en el Jardín, he decidido arrancar todo el seto de la izquierda y sin gran esfuerzo y sin ayuda lo he quitado, quedando a la vista toda la ladera de una montaña escarpada. He ido sembrando flores y arreglando las piedras con gran rapidez, dejándolo muy bonito. Bajaba mucha agua que también canalicé, formando una pequeña cascada.

Arriba de la colina estaba esperándome mi Maestro, debajo de un único almendro que crecía allí caprichosamente. Estábamos sentados mirando hacia abajo y realmente estábamos altísimos y de pronto me dijo algo así como “¿quieres volar? Podemos hacerlo” y sin esperar respuesta nos lanzamos al espacio y, de verdad, éramos como dos águilas planeando, dejándonos llevar por la corriente de aire. Fue maravilloso. Sensación plena de libertad. Pero sobre todo, ver desde allá arriba mi Jardín, me gustó mucho”.

                                                           * * *

“Ya por la tarde me siento nerviosa así que he bajado a mi Jardín. Mi Maestro llevaba un “fular” verde y también un turbante de ese color. Hoy hemos ido, por primera vez, hacia el prado lleno de florecillas amarillas y lilas. Hemos caminado por un senderillo y nos hemos sentado bajo un enorme castaño.

Yo me he echado a llorar y me he secado las lágrimas con su fular. Le he dicho que tengo miedo y me he quejado un poco de que, siempre tengo que estar viajando y también mi preocupación por el amor y de que no quiero estar sola.

 Él me ha dicho cariñosamente algunas cosas como que siempre me estoy quejando y lamentando. Me ha acariciado y restaurado mi aura que está herida por el desamor pero en un momento dado y sin previo aviso los dos hemos salido disparados como flechas hacia arriba, muy alto en el cielo. Estando allí me ha dicho “desde aquí las cosas y el amor también- se ven de diferente manera ¿verdad?”

                                                                      

.

El dolor del Alma

A veces no hay explicaciones racionales. El dolor del Alma anuncia transformaciones internas.

Pronunciar el dolor te permite escucharlo, no simplemente soltarlo.

Revelar el dolor sin intención de exhibirlo sino expresarlo, acompañarlo.

Aceptar el dolor sin que te lastime, sin compadecerte, reconociendo su sentido, acogiendo su aprendizaje.

Cuando el estado del Alma es frágil se resiente el corazón por falta de Amor, hacia uno mismo.

La capacidad y grado de amar y sintonizar con el Alma demuestra la bondad y respeto que existe en el centro de todas las relaciones. Sacar al Alma de su aislamiento y depresión para reconectarla e impulsarla hacia la unidad con su espíritu facilita el poder experimentar la fusión con aquello que se ama. Y de eso trata la espiritualidad.

Seguir nuestra naturaleza

La flor no hace planes para atraer a una abeja, simplemente florece.

Creemos -y nos obsesionamos- pensando que tenemos que hacer “más” o ser “distintos” a lo que ya somos, para tener éxito en la vida. Pero ya estamos comprobando de que esa no es la fórmula para ser felices o tan siquiera para encontrarle un sentido a la vida. Las frustraciones están a flor de piel.

Si nos centrásemos primero en conocernos y descubrir nuestros talentos y cualidades, la vida fluiría amablemente a nuestro alrededor y atraeríamos lo que realmente necesitamos. Sabríamos ver las señales de la Naturaleza y qué es lo que realmente nos conviene.

Siendo Observadores de nosotros mismos nos sentiremos impulsados a reconducir nuestro Ser hacia los auténticos dictados de nuestro espíritu.

Hemos sido diseñados para que nuestras heridas se sanen y cierren por sí solas. Para que nuestro sistema inmunológico se encargue de mantener nuestro cuerpo físico saludable. Para que, según nuestra naturaleza, sepamos encontrar nuestro equilibrio mental y emocional. Pero estamos distraídos y alejados de nuestro verdadero sentir.

¿Por qué no tomamos conciencia de ello y nos facilitamos la vida? Existen señales, más allá del mundo concreto e inmediato, que podemos percibir si estamos atentos . Se trata de deshacernos de toda densidad mental y física que nos estorba para elevar nuestra frecuencia vibracional. La PURIFICACIÓN no es nada más que eso: liberarnos de los miedos, la codicia, la inseguridad, la rabia, etc. que son los causantes de nuestra ceguera.

Existe una Fuerza y Aliento cósmico que, si ponemos la intención de hacer cambios en nosotros, vendrán a nuestra ayuda. Los atraeremos de la misma forma que la abeja se acerca a la flor. Simplifiquemos nuestra mente y llevemos nuestros cinco sentidos a nuestro interior para amplificar nuestra percepción de la vida y de nosotros mismos.

Curso Flores de Bach

La ventaja  principal de esta terapia natural es la facilidad de comprensión de la misma, su gran efectividad y que no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones.

Las Flores de Bach son la esencia de 38 flores que restablecen el equilibrio de nuestro cuerpo energético, físico, mental y emocional, aportándonos un mayor conocimiento y Conciencia de nosotros mismos.

OBJETIVO:

Sacarnos de encima los sufrimientos innecesarios. Sanar heridas emocionales. Reconducir nuestro ego de forma beneficiosa para nosotras mismas. Cambiar y mejorar hábitos. Conocernos a nosotras mismas. Todo ello suma para tener una buena salud.

TEMARIO:

¿Cómo funciona la terapia floral  y quién fue el Dr. Bach?

Los estados emocionales

Los Centros energéticos

Desde las emociones entender las enfermedades.

Diagnosticar con acierto.

Patrones de conducta.

El Auto-tratamiento.

 Cuestionario para facilitar el diagnóstico. Prácticas.

Preparación de la fórmula. Envases y dosificación.

  • Se entregará documentación y material de trabajo.

Lugar: Cortijo Pachamama en Órgiva (Granada)

Comienza el 25 ABRIL

Siguientes clases: 16 MAYO  //  13 JUNIO

HORARIO: 10:30 a 17:30

Infórmate en 671.983.955

Imparte:

Cris Gomiz

Maestra REIKI – Terapeuta  y Formadora Floral.

www.reikicris.com

Flores de Bach

Formas de sanar nuestro cuerpo energético.

Toda persona interesada en la medicina natural debería conocer los beneficios de las Flores de Bach, así como los demás sistemas de esencias florales, como formas preventivas y complementarias para fortalecer la salud.

La ventaja  principal de este sistema de esencias florales es la facilidad de comprensión de  cómo trabaja a nivel energético, su gran efectividad y que no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones.

Las Flores de Bach nos ayudan a deshacernos de los sufrimientos emocionales innecesarios. Sana heridas traumáticas. Reconduce nuestro ego de forma beneficiosa para nosotras mismas. Cambia y mejora hábitos. Nos facilita conocernos a nivel de Conciencia del Ego y del Alma.

Si tenemos en cuenta de que las enfermedades se incuban unos seis meses antes de que se manifiesten a nivel físico, estamos recibiendo avisos de que existe algún desequilibrio en nosotros en nuestro cuerpo energético, por trauma o shock emocional y estamos a tiempo de que pase a causar daños mayores.

Tomar las Flores de Bach sin la guía de un buen terapeuta que haga una fórmula personalizada y un seguimiento regular durante al menos tres meses, resultará un fracaso. Prescribir los remedios sin un conocimiento profundo de los mismos es una irresponsabilidad, no porque vayan a causar un daño a la persona. El daño lo hace a la credibilidad y eficacia del Sistema. Es usándolo con conocimiento y seriedad como se puede descubrir las enormes bondades de esa medicina natural.

Los síntomas de ese desequilibrio son recogidos en los 38 estados inarmónicos definidos por Bach. La enfermedad implica, entonces, una desconexión entre el Alma y la personalidad. Cuanto mayor sea el desequilibrio, más profunda será esa ruptura y las esencias florales lo que hacen es llegar nuevamente al estado positivo y armónico entre ambos.

Las focalización sobre el cuerpo físico únicamente para conseguir la sanación da sólo resultados superficiales y temporales, reapareciendo la enfermedad más adelante quizá manifestándose de otra manera, pero indicando y queriendo decir que el problema de raíz no se ha resuelto.

Para el Dr. Bach, la enfermedad es un desequilibrio energético en que un estado mental negativo es producto de un conflicto interno que desarmoniza y bloquea del fluido energético  los órganos más débiles. Por lo tanto, el estado psíquico y emocional debe ser tomado muy en cuenta en el tratamiento integral de los enfermos, no sólo de la enfermedad que se padece.

Edward Bach nos animó a curarnos a nosotros mismos. Según decía el Dr. Bach, el Alma es nuestra esencia y es inmortal por ser parte de la energía universal y nuestra personalidad, es temporal y material. Ambas tienen que estar en armonía. Ésta es una concepción holística del ser humano y la mejor clave para tener una buena salud.

Tu verdad

Me perdí muchas veces hasta que decidí no volver a perderme. Y aprendí a reconocer mi verdad.

Cometí muchos errores hasta que ahora sé distinguir lo correcto para mí, desde mis propias decisiones y esa es mi verdad que defiendo.

El `pensamiento sólo trata lo conocido. Trascender la Mente te lleva a la realidad original: la Verdad del Ser.

Tu verdad es cuando lo que dices, haces y piensas tiene una coherencia. Esa es tu verdad.

La Verdad se experimenta mientras que las creencias son estáticas y existen por imitación y repetición.

La Verdad la haces tuya al experimentarla, mientras que la creencia te obliga a memorizar la verdad de otro.

Tu capacidad de experimentar, de ·”experienciar·” es lo que despierta tu Conciencia y a partir de ahí se expande y extiende hasta el infinito…

Mi actitud

Ahora que vivo en el campo he querido cumplir un deseo mío y he adoptado a Nela, una perra de dos años de edad. Nos hemos caído bien desde el primer momento y debo decir que es obediente, discreta, respetuosa y muy inteligente.

Todo ha ido muy bien, a pesar de mis dudas de si iba a saber hacerlo pues nunca tuve ningún animal bajo mi responsabilidad. Y además no quería que ella cambiase mis hábitos y espacios de silencio y quietud, cosa a las que se amoldó muy bien para mi sorpresa.

Todo comenzó a cambiar al notar que se pasaba muchas horas lamiéndose una pata. Al llevarla al veterinario se le diagnóstico una gran infección en dos patas. Estamos viviendo una gran odisea de idas al veterinario, vendajes, collarín en la cabeza para evitar se lamiese, antibiótico y otros medicamentos… en fin, ver su desesperación intentando quitarse esa mampara de la cabeza, luego sentir su resignación y tristeza… todo ello me hizo llegar a pensar seriamente en devolverla al albergue de acogida, viendo que me superaba y mi tensión alta estaba haciendo peligrar mi propia salud.

Debo añadir que vivo sola en un cortijo a media hora del pueblo y sin coche por lo que no puedo permitirme ponerme enferma o que suceda ningún imprevisto que no pueda solucionar por mi misma.

Total que esta mañana de domingo nublado, me he despertado con un estado alegre sin aparente motivo. Nela está durmiendo en mi habitación; cosa que en principio no iba a permitir, y paso `por su lado de puntillas para no despertarla. Estoy volcada a ella.

Reflexiono y me digo que quizás estoy contenta por la superación de no huir ante el problema… porque ayer había decido “devolverla” y mi subida de tensión la achaqué a que era “por su culpa”…

Me observo a mi misma y me doy cuenta de los viejos patrones que todavía siguen en mi; me supedito al otro o me deshago de él como únicas salidas al problema.

Creo que hoy lo he superado y es eso lo que me hace sentirme contenta.

El apego y el desapego

Los apegos son dependencias afectivas que nos limitan. Creemos necesitar del otro o de algo que sin ello nos sentimos en peligro o sentimos que sin el otro o algo además de nosotros, somos menos, estamos incompletos, no nos van a querer… Son sentimientos adictivos que no nos ayudan a ser nosotros mismos, nos hace dependientes.

Las resistencias al cambio están envueltas de apegos que consideramos normales y que sin embargo, reducen nuestro potencial de ser quien somos.

El desapego es la liberación de los deseos y en consecuencia del sufrimiento, según el hinduismo, el budismo Zen y otras filosofías orientales. El apego, entonces, es la incapacidad para practicar el desapego que significa la liberación de la pasión, el ansia y los deseos.

Si trabajamos el desapego, las dudas ya no tienen lugar en esta nueva etapa llena de esperanza. Porque el desapego significa LIBERACIÓN.

Los cambios hacen su reclamo de que son momentos de logro y auto-determinación.

Ahora toca liberar energías caducas para poder aligerar el corazón. Teniendo pensamientos amorosos vibrarás desde una energía sanadora.

Haz que brille tu Luz interior. Sonríe.

La angustia y la ansiedad que nos somete

La capacidad de pensar por uno mismo; aunque suponga un enfrentamiento con el dolor de la realidad. Aunque signifique tener que reconocer nuestras limitaciones y debilidades, admitir nuestros errores y fracasos … que en verdad nos fortalecen para mejorar.

Pensar por sí mismo para que las creencias de otros no nos confundan. Para poder hacernos cargo de las responsabilidades que nos corresponden pero no más.

Reconsiderar y popner orden en nuestras prioridades y en nuestro mundo interno.

Para poder fortalecer nuestra soberanía personal sin caer en la soberbia, desde la humildad, porque una cosa no está reñida con la otra.

Alinear las nuevas visiones de nuestra Conciencia con el Saber innato y perenne de nuestro espíritu.

Saquemos fuera toda la ansiedad y la angustia reprimida porque son sólo trampas mentales para mantenernos sometidos.

No nos sintamos obligados a actuar de forma distinta a como desea nuestra Alma.

Resolver sin miedo.

Dejamos atrás las viejas ideas y creencias sobre nosotros mismos y nos vamos a explorar lo nuevo que se discierne y nutre a la Conciencia.

Respiramos conscientemente y nos alimentamos también de forma responsable. Cuidamos nuestro cuerpo físico, mental, emocional y espiritual. Purificamos la energía vital haciendo ejercicio. Nos renovamos en cuerpo y alma… y el Universo responde a nuestra vida y la hace fluida.

Ya nos lo dijo Nicolás Tesla “Nada se pierde, todo se transforma”.

Ahora toca RESOLVER. Comenzamos a tomar decisiones correctas, desde la claridad mental y emocional. Desde nuestra intención de priorizar nuestra propia felicidad interna. Modificamos nuestra actitud sin miedo a enfrentarnos a nuestro pasado para saldar cuentas pendientes.

Nos damos cuenta que mantener problemas sin resolver, resentimientos y frustraciones no hace más que formar una costra alrededor del alma que frena la libertad de ser quien somos.

Las experiencias del pasado han forjado patrones a nuestro modo de actuar en el presente. Ahora debemos tener una perspectiva más amplia, más comprensiva y más compasiva de nosotros mismos y de nuestra gente cercana.

Tener una actitud de servicio es muy importante; nos abre el corazón a la generosidad y al amor desinteresado.

Prestar atención también a nuestro cuerpo energético, mantenerlo equilibrado y en armonía; escuchemos nuestra voz interior que nos irá marcando cómo y qué hacer.

Nuestros talentos se expresan desde el alma. Profundicemos en nuestros valores y experimentaremos la plenitud del Ser.

Todo ello nos va enriqueciendo en dignidad e integridad como seres humanos.