Simpatías y desprecios

hombres-ayudandose¡Nos es tan fácil ser buenos con las personas que nos son simpáticas! Por ellas hacemos lo que haga falta pues nos van a corresponder tal y como esperamos lo hagan.

Muy diferente sucede con las personas por las que sentimos desagrado y aversión. Quizás sin causa que lo justifique pero nos irritan solo con su presencia y ante la más pequeña cosa nos encienden los nervios. Las despreciamos porque al juzgarlas lo hacemos con dureza e incluso despiadadamente.

Este tipo de personas que hoy en día calificamos de ‘tóxicas’ porque nos enervan y hacen que no podamos controlar nuestra parte más oscura, son el instrumento perfecto que necesitamos que testa nuestro grado de amor, paciencia  y compasión hacia los demás.

A esos escenarios y personajes que aparecen en nuestra vida sin desearlos -pero están- y son parte de nuestra realidad, deberíamos reflexionar y sacarle partido. Aprovechar estas situaciones de enfrentamiento para poner en práctica en nosotros los valores como  la amabilidad, la paciencia, el no juzgar, la tolerancia…. y tantos otros.

Preguntarnos, qué debo trabajar en mi que esta persona ha venido a enseñarme. En el momento en que ya no nos afecte su presencia ni sus formas, ese día desaparecerá de nuestras vidas o , también puede suceder, que la ganemos como amiga. Al menos, ya nada podrá afectarnos; en nuestro interior sólo habrá amor incondicional.

 

 

 

 

Cuando digo ‘Yo Soy’

ser-y-auraNo somos sólo una estructura ósea; un cuerpo físico sosteniendo erguido una cabeza pensante. ¿Qué es lo que nos hace decir ‘yo soy’? ¿Quién percibe el YO y más allá del yo?

No nos confundamos; tenemos que saber distinguir al que habla:  ¿es a través de la mente o desde el corazón espiritual?,  ¿el Ego o el Alma?,  ¿el personaje o el Ser?

Cuando decimos ‘Yo Soy‘ tiene que ser la voz de nuestro Ser esencial manifestando nuestra naturaleza y esencia.

Porque querer ‘empoderarnos‘ diciendo ‘Yo Soy‘ desde la mente estamos sólo alimentando la soberbia del Ego (el yo inferior) … y continuamos velados por las fantasías de la mente…

Cuando desde el centro de nuestro corazón espiritual buscamos empoderar nuestro Ser, decimos para crear la unidad con el Todo:

Yo Soy un alma espiritual. En mí están los elementos de la tierra, fuego, aire y agua.

Yo Soy el sol, la luna, los océanos y las estrellas. Todas las energías están en mi.

Yo Soy el amanecer y el atardecer, el día y la noche están en mi.

Yo Soy el movimiento y el reposo, el Universo en su infinitud está en mi .

Yo soy lo que se ve y lo invisible a los ojos, la magia y el misterio están en mi.

Me siento completo en mi mismo. Yo soy quien soy al servicio del Bien común.

Gracias. Gracias. Gracias.

 

Mi Maestro Swamiji Purohit

dsc01715Doy gracias a Dios por el  regalo que puso en mi camino cuando ya no esperaba nada; el maestro espiritual.

Creemos manejar enteramente nuestra vida, sin embargo, el Destino introduce de improviso personas o situaciones totalmente inesperadas que hacen cambiar tu vida; ampliarla, darle más color …

Y así sucedió conmigo.   Justamente a finales de noviembre de 2007,  apareció casualmente quien es mi maestro espiritual desde entonces.

Visité en aquel tiempo a una amiga que me habló de él. Me dijo acababa  de llegar a Granada un maestro hindú experto en astrología y que iba a dar una charla esa tarde sobre yoga y meditación. Me animó a que fuese, poniendo miel en mi boca al decirme que también leía las manos y hacía la carta astral. Como son temas que  me fascinan fui.

Me encontré con un hombre de pequeña estatura y muy delgado, de mediana edad. Hablaba en inglés y tenía una traductora inglesa que yo ya conocía. Al finalizar la charla  dijo que nos iba a transmitir energía y haríamos una meditación.

Pronunció la palabra en sánscrito “diksha” que quiere decir “iniciación”. Sentí curiosidad pues yo, no hacía mucho, había participado en dos cursos de “Diksha”, donde había pagado bastante dinero por recibir una transmisión de energía que prometía expandir nuestra conciencia y llevarnos a dimensiones superiores. Y así fue realmente.

En la transmisión de energía que Swamiji nos dio,  pude reconocerle como un ser de Luz  y su energía me envolvió de manera muy especial. Al acabar, sin pensarlo, le pedí fuese mi maestro. Desde esa fecha hasta hoy mismo sigo sus instrucciones en las prácticas espirituales que imparte en cursos de más de cien personas en distintas ciudades de España.

No ha sido una travesía fácil. He sido testigo de sus comienzos, de cómo ha ido adaptando el lenguaje y las formas a nuestra mentalidad y también de su paciencia para con nosotros para bajar a nuestro nivel de comprensión y entendimiento en materias profundas como es la espiritualidad.

Con humildad, respeto y generosidad nos  guía,   haciéndonos ver que el mayor desafío es nuestro propio ego y mente.

 

Mis experiencias en otros Planos

mujer-de-espaldas-floresComo terapeuta en  Regresiones había aprendido una práctica que se llama “El Jardín Interior”. Lo practiqué conmigo misma, de esto hace ya muchos años,  durante bastantes meses. Me resultaba fácil entrar en una profunda relajación y adentrarme en mi subconsciente. Fueron vivencias increíbles. Llevaba un diario:

“Vuelvo a mi Jardín cada día al atardecer. Allí me espera el Maestro como siempre. Hoy también al verme me indica nos metamos en el hoyo que nos conduce “al otro lado”. Es una inmensa catacumbas y de su techo cuelgan largas sogas pues el suelo ni lo vemos de tan hondo que debe estar.  Nos agarramos y nos balanceamos en las  largas lianas;  hacia atrás y hacia adelante, para coger impulso y saltar al otro lado donde está abierto hacia lo que parece la selva. En cada impulso decimos “no hay Verdad sino Dios”, “No hay divinidad sino Dios”, “no hay realidad sino Dios”… y finalmente nos soltamos dejándonos caer en el exterior, por  la entrada de luz.

El tiempo es muy húmedo y con niebla allá afuera en la selva y recorremos como siempre ese estrecho sendero hacia las cataratas. Una vez allí hacemos la ablución y rezamos. Lo hacemos encima de “las Tablas de mi Destino”. Fijándome en todos los símbolos ahí dibujados, le pregunto a mi Maestro en qué momento concreto estoy  y qué misión debo cumplir.

Él me dice: “Cada uno de nosotros debe ser un puntal  de la Energía de Amor en el Universo.  Debes ser un foco de amor, como una estrella. Si haces eso ya has cumplido. No hay más misión que esa para cada uno de los seres creados: difundir el amor siendo amorosos con los que nos rodean. Así de sencillo.

Las Tablas de mi Destino son amarillas y tienen como grandes cuadrados con un signo en cada uno de ellos que resultan extraños para mí. Nos disponemos a volver a mi Jardín pero le digo al Maestro que no me apetece hacerlo por el mismo camino  que hemos venido y él me propone hacerlo volando por encima de la montaña que hemos cruzado por su interior.

– ¿Podemos? -le pregunto asombrada.

– ¡Por supuesto! -me responde. Y dicho y hecho, me siento volando como si llevase un tul azul muy largo encima de los hombros que es el que me mantiene en el aire y me lleva de vuelta a mi Jardín.

…  Otro día bajé al Jardín como he ido vestida todo este invierno; de negro y con un pañuelo fucsia. Pero el Maestro solo verme hizo un gesto con la mano y me vi con un vestido blanco y me aconsejó que siempre fuese de blanco a partir de ahora.

Le dije que quería entrar en el Silencio y en un instante quedamos envueltos en unas nebulosas que nos elevaron entre colores azules y amarillos. No supe distinguir o saber en qué sitio estábamos. O si estábamos de pie tocando el suelo o boca abajo en el aire, o si estábamos los dos solos o había más gente, es más; ni tan siquiera sabía si teníamos cuerpo…

Cuando volvimos al Jardín, nos sentamos en medio del cuadrado amarillo,  y una luz que venía de arriba me entró por la coronilla y me sujetó a la tierra.

Me dijo el Maestro que en mi interior ahora se había asentado el amarillo y eso quería decir que ya tenía que entrar en acción: Estar alerta y pendiente de mi conciencia, hacer lo que me indicase y después esperar. De mis hijos no debo preocuparme, me dijo, ellos deben andar su propio camino y por lo demás esperar confiada.

 

 

 

 

 

Lo inexplicable

manos y luzLlamamos magia  a las cosas increíbles y extraordinarias que ocurren y que consideramos fuera de lo ‘normal’. La magia se manifiesta  más allá de la Lógica y la Razón   y el Universo la pone a disposición de todo el mundo. Pero hay requisitos para que nos beneficiemos de ella :

  1.  Ser valiente (Haberse deshecho de todos los miedos).
  2.  Tener una gran vida  (Confiar en las Fuerzas Superiores).
  3.  Ser sencillo (Corazón alegre y agradecido).
  4.  Tener Luz espiritual (hacer alguna práctica que genere  Prana)
  5.  Activar el Alma (llevar los cinco sentidos al interior para crear intuición)

Cuando la mente es clara y es capaz de mantener una atención plena en la vida cotidiana  de forma estable, la vida se convierte en una celebración y el Universo protege tus intereses… dependiendo del grado, hay quien lo llama suerte, casualidad,  magia o milagro … pero está en la capacidad del ser humano el crear o atraer esas energías cósmicas que nos elevan a dimensiones o Planos donde lo que es increíble para nuestra mente, sencillamente sucede.

 

La Luz

hombre-tatuajes-lloraNo nos acomodemos en la aparente paz que ofrece  la rendición. No, que tu Ser no se rinda.

La luz no se modifica aunque alumbre la suciedad. Así que, si la Conciencia es Luz y el ser humano es Conciencia,  nada debería alterar nuestro estado de  pureza …

La toxicidad y la herrumbre, de nuestros pensamientos y sentimientos (rabia, odio, celos, envidia, etc),  son producto de una mente débil -atada a condicionamientos- y de un corazón vulnerable, abandonado a la deriva …

Tenemos una conciencia básica y dependiendo de su nivel de desarrollo así serán nuestros pensamientos, emociones, actitud, valores…

Es la Conciencia desarrollada la que transforma la mente, la que te ayuda a trascenderla para ir a conocer otras dimensiones de ti mismo.

Cuando el estado mental básico es sometido al Yo Superior, es capaz de percibir y enfocar su atención más allá del flujo de pensamientos y éste es el aspecto ‘luminoso’ de la mente. Entonces se abre ante uno el conocimiento intuitivo …

Practica la atención plena. Sé observador de ti mismo. No te rindas.

 

 

 

 

 

El Centro del corazón

corazon-rojo-y-amarilloUn sermón es lo contrario a la propia revelación interior . No sirve la bondad obligada. Ni siquiera una madre puede prestar sus virtudes a su hijo.

–  ¿Qué es lo que siente un corazón sano?

_  Amor, compasión, ternura, …

–  ¿Qué siente un corazón malherido o emponzoñado?

–  Odio, celos, rencor, envidia, …

– ¿Qué protege a un corazón para mantenerse puro?

–  La inocencia, la humildad, …

–  ¿Qué hace a un corazón vulnerable al mal?

–  El egoísmo, la mentira, la codicia, …

Si el corazón no siente y vibra por sí mismo en el Amor y en la necesidad por descubrir la Verdad, simplemente es que no ha llegado su momento para ello.