La auto-complacencia de la Mente.

La toma de Conciencia de nuestra realidad es la que nos hace crecer.

El empeño más engañoso de auto-complacencia que uno puede hacerse a sí mismo es verse desde el prisma del ego.

Siempre, la mente, que se confabula con el ego, encontrará la forma de embaucarnos, de crear espejismos,trampas; mediante la justificación, el disimulo, la mentira, la adulación. Cuantas más resistencias la mente crea para seguir dominando desde el ego, más dificultades y conflictos tendremos para salir de esa visión de nosotros mismos que es distorcionada, falsa y que nos limita.

Lo que para los demás está tan claro de ver en nosotros, para nosotros mismos resulta un laberinto tortuoso y oscuro, a la hora de querer VER la raíz de un problema o conflicto que nos atormenta. Y nos enfada y molesta que, cuando explicamos a algún amigo nuestros conflictos de los que no sabemos salir, el amigo se sonríe con gesto compasivo, y nos da una explicación de nuestro problema que nos parece totalmente absurda,… «mira, yo de tí…» nos dice. Pero ni le escuchamos.

Así que seguimos errequeerre repitiendo las mismas argumentaciones; bloqueados en los cuatro razonamientos que nos justifican y la pregunta que nos martillea de ¿por qué a mí? o ¿y ahora cómo salgo de esta encerrona?… Los amigos no nos dicen lo que queremos escuchar para que nos reafirmen en nuestras creencias. Nos dan consejos imposibles y sermones empalagosos o «ya te lo dije», «ya lo sabía yo»…

No queremos ver. Giramos la vista hacia otro lado porque no queremos enfrentarnos al problema con la idea ilusoria de que por si solo desaparecerá. Pero, muy al contrario, el problema se complica, se agranda y se fosiliza, resumando amargura, frustración, desilución, rabia, odio….

Preguntamos al tarorista. Nos hacemos la carta astral. Contamos una y otra vez lo desgraciados que somos. Todo, menos pararnos e ir a nuestro interior y en el silencio y quietud del encuentro con nosotros mismos, escuchar a nuestro corazón. Ahí sí que el ego se derrumba, se ablanda y claudica.

Ahí es cuando tiene la oportunidad de VERSE a sí mismo y si tiene coraje, se enfrentará a la realidad que siempre duele pero finalmente reconforta. Reconforta ASUMIR que uno se ha equivocado. Reconforta tomar la responsabilidad de uno mismo. Reconforta sentirse digno para comenzar de nuevo. Reconforta saberse persona con derecho a amar y ser amada, no importa cuántas veces se haya equivocado o errado el camino.

La toma de Conciencia de nuestra realidad es la que nos hace crecer.

¿Quién soy? Yo Soy.

La esencia humana es de naturaleza divina. Descuidar la formación de nuestro ser esencial, es pasar por la vida como un turista despistado deambulando por un país extranjero sacando instantáneas con su cámara pero sin tiempo para VER ni para pararse a SENTIR. Al final, vuelve a casa sin haberse enterado de nada.

Muchas personas, por negligencia o ignorancia, descuidan el cultivarse como seres humanos, viviendo en la superficialidad de lo externo exclusivamente. Sin utilizar o valorar sus capacidades decaen, haciendo que la misma sociedad lentamente degenere y se desvalorice a sí misma.

Entrar en el Camino de la Vida es hacer el viaje desde el Despertar de la Conciencia e ir al encuentro de uno mismo. Mediante el perfeccionamiento y equilibrio interno, se incrementa la energía que IMPÙLSA el anhelo de evolucionar (avanzar en el Conocimiento y comprensión de quiénsoy y quéhagoaquí).

YO SOY un ser de Luz y estoy aquí como viajero andante para llegar a la Fuente de Agua Viva que, por fin he descubierto maravillado, está en mí. HA sido un viaje fructífero que ha valido la pena a pesar de tantas penurias y obstáculos. He encontrado la mejor de las aguas -Amor Puro-. La más refrescante y saciadora AGUA para mi sed de acercamiento a la Presencia Divina y que me ha hecho sentir la verdadera Libertad.

Confía en ello. La FE es la Verdad que todavía no se ha manifestado pero la sentimos viva en nuestro interior…

¿dedicas algún tiempo al día a sentir lo que hay en tu interior?

Anatomía energética humana

El Entramado Cósmico o Fuente de Energía Universal, es la Energía Superior del Amor Puro que mantiene vivo y en movimiento el Universo.

Esta energía cósmica se encuentra también en nosotros a nivel celular y de manera más profunda.

Lo importante a saber es que podemos movernos hacia una frecuencia vibracional superior que nos permita acceder a esta Energía Universal, que muchos conocemos como REIKI, para beneficio de nuestro crecimiento espiritual y evolución humana.

La anatomía energética humana, está compuesta de sistemas: etéreo y emocional, al igual que nuestra anatomía física está compuesta del sistema óseo, muscular, etc.

Rompamos con la creencia de que sólo somos un cuerpo físico y nuestra Mente es la que nos gobierna. Despertemos nuestra CONCIENCIA, que es Luz y nuestra verdadera guía. El YO, es simplemente un centro de coordinación.

No estamos limitados en el Espacio/Tiempo, podemos prepararnos para recibir y almacenar energía vital superior, que viene de realidades supra-dimensionales, para poder trascender el plano material y comenzar a conocernos como seres divinos que somos.

No tenemos por qué entenderlo o razonarlo, simplemente vamos a percibir estas energías y dejarnos fluir en ellas. Cuando estamos conectados con la ENERGIA UNIVERSAL nuestra identidad como ser humano no solo se fortalece sino que se vive la vida ordinaria de una manera extraordinaria. Sencillamente es así. Ese es sólo el comienzo de la gran aventura de VIVIR.

Es conseguir el ESTADO de armonía, en nosotros, en sintonía con el Universo.

No soy una hoja a merced del viento.

Me digo cada día, que esta vida es como un viaje. Está compuesto de muchas etapas y también de paradas para descansar; con tiempo para mirar detenidamente el mapa y repasar rutas, cronometrar tiempos, decidir los mejores medios de transporte, etc. Unos tramos son de esfuerzo y requieren paciencia otros están llenos de sorpresas y alegrías.
Viendo así mi vida, la vivo de una manera más consciente.

Planteándome así la vida, tomo conciencia de que es imprescindible -antes de emprender cualquier viaje- saber a dónde quiero ir, qué tengo que llevar conmigo, qué espero de ello, Qué me mueve a hacer ese viaje?: ¿Es un viaje simplemente turístico, en el que voy a relajarme y a «cerrar los ojos» acostada en la playa, sin querer más? ¿Es un viaje de búsqueda? ¿Es un viaje de aventura o también en el que estoy buscando sumarme al viaje de otro? ¿Mi interés y objetivo es pasarlo bien o pretendo encontrar algo más profundo que me saque de mi sensación de vacío?

Cada día, antes de levantarme, me preparo para un nuevo desafío. Me predispongo a vivir el día desde mi Yo Superior, es decir, entregar en cada acción lo mejor de mí.


Y me digo que quiero disfrutar de este viaje. Quiero vivirlo plenamente. Hay tramos que quiero hacerlo a pie; recorrer los campos en flor, adentrarme en un bosque frondoso o recrearme ante el mar… en fin, ¡tantos momentos así!
Pero también, por supuesto, otros tramos del viaje utilizo otros medios para moverme -para avanzar. Buscando algo más, desconocido hasta ahora y que intuyo está ahí esperándome.


La vida se convierte en algo fascinante cuando le damos un sentido, en realidad, cuando tomamos conciencia de que TIENE un sentido.

En mi bolsillo está el mapa de mi vida. Me sitúo en él: veo claramente dónde estoy y a dónde quiero ir. Eso me da mucha tranquilidad. Ahora sí, soy guiada por mi Conciencia.


«No soy una hoja a merced del viento»

Si quiero lo consigo.

Habla de que no sabe cuál es su vocación. Se descubre a sí mismo finalmente diciendo que toda su vida ha empezado una veintena de cosas y todas han terminado aburriéndole. Se sabe capaz de poder hacer muchas y diferentes cosas y cuenta con un abanico de habilidades además de carisma para la comunicación.

De lo que en principio creía una virtud se le volvió en contra; sabiéndose con las facultades de lograr lo que se proponga, a medio camino surgen nuevas y mejores ideas y planes, que le hacen abandonar lo empezado. Siéndole fácil la conquista no saca provecho de ello porque sencillamente nunca llega hasta el tesoro, despreciándolo de alguna manera, porque sabe hay otro esperándolo y «si quiero lo consigo».

Pero la dispersión de energías tarde o temprano tiene efectos desastrosos. La mente siempre es rápida en justificar y amañar los frustrados resultados… «si quiero lo consigo lo que pasa en que no quiero, no me interesa…»

Es como el cuento de la libre y la tortuga. La liebre se jacta porque se sabe más rápida que la tortuga pero también quiere demostrarle es condescendiente y amable prestándose a la competición y darle así una oportunidad a su amiga. Está tan confiada en su superioridad que se permite hasta descansar y echar una cabezadita en medio de la carrera.

Pero para ganar, es la perseverancia, la voluntad y la disciplina, valores fundamentales en toda carrera de fondo, como en la vida misma.

– ¿Cómo es posible que me haya ganado si yo soy más rápida? -se preguntó la liebre al final.

Si hay un «cómo» quiere decir que te han confundido. El «cómo» exige más conocimiento. El «cómo» exige método, técnica, preguntarse «qué hay que hacer».

No compares ni juzgues lo que te digo con tus viejas ideas. Es suficiente con la INTERIORIZACIÓN. Escucha estando ABIERTO. La vida se convierte en un asunto pesado y aburrido por culpa de creer que ya sabemos mucho, por culpa de toda la información que almacenamos sin procesar. Mejor experimentemos.

Lo supremo sigue estando por encima de nuestro alcance mientras no despeguemos del razonamiento,

Experiencia con el Reiki

«No todas las ramas de un árbol se mueven al mismo tiempo, sin embargo, se mueven en armonía»

Hace un tiempo atrás inicié en el tercer nivel y maestría de REIKI a una mujer vasca que vivía en La Alpujarra, en el sur de España. Una mujer muy especial, debo decir, pues tenía una gran conexión con los seres diminutos de la Naturaleza. Todo coincidió y se hizo fácil para un reencuentro, de manera mágica. Quedamos en celebrar el solsticio de verano practicando REIKI en la tierra, ya que la anterior vez que lo habíamos hecho, había resultado una experiencia maravillosa al sentir cómo la energía de la tierra penetraba en el cuerpo regenerándolo.

Casualmente yo estaba pasando unos días cerca del pueblito donde ella residía. Buscamos el lugar apropiado. Teníamos las montañas enfrente. Elegimos un espacio donde había como un altar natural formado por varios troncos tumbados y entre ellos crecían unas plantas en forma de abanico. Rodeaban el lugar dos nogales jóvenes, un laurel y un avellano dando sus primeros frutos. Sentíamos estar rodeadas de una energía alegre y protectora.

Después de su iniciación, para que ella practicase, le dije que me diese REIKI a mi, así que me acosté en la tierra preparada para recibir la energía sanadora. Al darme la vuelta poniéndome boca abajo, mi corazón ha sentido (reconocido) perfectamente la tierra como mi Madre y he percibido su amor (inmenso y puro) hacia mí y el recordatorio de que a ella volverá mi cuerpo físico. Ella me acogerá.


Me ha curado mi plexo solar (sentía muchísimo dolor al principio) estaba constreñido; atado. Y pude ver cómo eran cortadas esas ataduras y mi plexo se ha expandido -liberado- y ha terminado el dolor.


La tierra me atrajo hacia ella, sentí hundirme en ella de forma sanadora, en una sensación sumamente agradable y reparadora. Me he sentido parte de la tierra; su energía llenándome.


He sentido la necesidad de cantar. Unir mi voz y vibración al de la naturaleza. He llorado de emoción y nostalgia, por vivir en la separación… por mi necesidad de sentirla y no borrar el recuerdo de mi (nuestra) divinidad, como seres luminosos. Fue una experiencia maravillosa, única, que me recargó de energía y sentimiento de gozo.

Nos perdemos en el asfalto y el cemento. Esta civilización moderna nos separa y aleja de nuestros orígenes y nuestra capacidad de percibir más allá de los cinco sentidos. Volvamos a identificarnos con la Naturaleza. Seamos perceptivos para poder ver sus sabias señales. Aprendamos de ella siendo flexibles, receptivos, fluidos, agradecidos.

La imposición de manos sanadora

Acerca tu mano a la mía; dejemos que nuestras almas se reconozcan.

Acerca tu mano a tu corazón para que escuche la voz de tus sentimientos y secretos más íntimos.

En las palmas de las manos tenemos un chakra (centro de energía) que, como un escaner, es capaz de percibir los diferentes tipos de energías que recorren nuestro cuerpo y detectar su estado (exceso, deficiencia, bloqueo de energías y también emociones; tristeza, miedos, soledad, alegría… )

El ser humano, instintivamente, lleva la mano al punto del cuerpo donde siente dolor. Pero ha olvidado que tiene la capacidad de sanarse a si mismo.

Qué bueno es recobrar ese don de percepción. Se trata de la impresión material, a través de las manos, de lo que está más allá. Se trata de experimentar, dejándonos fluir, traspasando los cinco sentidos.

Pero para ello, cuando pongas tu mano en tu corazón, debe estar la mente en silencio.

Así que, educa primero a tu mente a que esté en silencio cuando no la necesites y después puedes comenzar a escuchar y percibir más allá del mundo material, desde un nivel superior. Intuirás que existen planos sublimes que conectan con lo divino y, si pides ayuda desde el corazón, para avanzar, la recibirás, no te quepa la menor duda.

El concepto que tenemos de nosotros mismos es ilusorio. Estamos hechos de energía. Somos energía y nuestro espíritu no es dañado ni alterado en absoluto por las vivencias externas de esta vida. Así que… reflexiona sobre ello y no dejes que algo tan pequeño e insignificante como tu ego te domine y haga un DRAMA de algo tan relativo como es tu persona. Más bien; disfruta de la vida desde la plenitud de tu alma y siéntete como un ser de luz eterno.

«Los velos que nos impiden VER son nuestros propios sentidos: Los ojos son los velos de la verdadera visión, nuestros oídos son los velos de la verdadera audición…» (Sheij Al-Alawi)

Conectar con el Alma y el Espíritu.

La Conciencia es la puerta de entrada para conectar con el Alma.

Muchísima gente no tiene claro los asuntos del Alma; cómo identificarla, cómo se diferencia del Espíritu o también se preguntan si es la misma cosa.

Como maestra de Reiki, trato con las energías y he aprendido a distinguirlas. Además de que trabajando con ellas entras en contacto con el «conocimiento directo», es decir, se abre el vínculo de conexión con la Fuerza Sustentadora o Espíritu, que te da certezas sobre estos asuntos abstractos.

Ya sé que estoy intentando hablar sobre lo que es prácticamente innombrable. Pero me gustaría transmitir que, trascendiendo la visión que tiene de sí mismo el ser común y corriente, podemos percibir y sentir más allá del mundo ordinario. Y tomar conciencia de que no utilizamos ni una ínfima parte de nuestras capacidades como seres humanos, sencillamente porque nos hemos olvidado que, una parte nuestra, es divina.

No basta con creer, con seguir obedientemente unas creencias, hay que ir más allá. Si queremos evolucionar: tenemos que EXPERIMENTAR, desde la acción impecable. Tenemos que trascender la racionalidad.

Y digamos, para entender la diferencia entre Alma y Espíritu, que los sentimientos y las emociones revisten el alma que vibra al nivel que palpita el corazón. Pero el alma a su vez, reviste al espíritu y, ese sí, está libre del dolor y el sufrimiento.

El espíritu es nuestra esencia, que es eterna. No se ve afectada por nada del «yo». El espíritu nutre a nuestra energía vital con la energía del Universo; es el que mantiene el vínculo de conexión con el Ser Primordial y Absoluto.

El Espíritu guarda todo lo que por la Memoria no puede ser recordado. Él sabe todo lo que la Razón es incapaz de conocer.

Los conflictos y crisis que padece el ser humano no son más que la falta de adaptación que tiene con el Alma, cuando se ha arrinconado, se siente comprimida entre las exigencias de la Mente-Razón y la nostalgia de lo espiritual. Las crisis se forman por la resistencia a abandonar lo conocido y su lucha por trascender hacia la vivencia de Unidad. .

La evolución del Alma es el fruto de la capacidad para desarrollar la flexibilidad que nos hace uno con el medio. Desarrollar la percepción para sentirnos uno con el Todo.

Siete diferentes energías de las que podemos beneficiarnos.

Somos energía y nos beneficiamos de 7 diferentes tipos de energías, pero para ello tenemos que utilizarlas de manera consciente. Sería bueno aprender cómo actúan los chakras (Centros energéticos) y la influencia que ejercen en el plano físico y también en nuestro cuerpo etérico y astral. Todo ello para empezar a entender que los diferentes niveles de conciencia son, la fuerza de la vida vibrando en diferentes frecuencias… y darnos cuenta de que los desequilibrios emocionales pueden manifestarse en el cuerpo físico como una enfermedad o que, simplemente, la desarmonía ( exceso / déficit) de las diferentes energías nos llevan a un conflicto con nosotros mismos, a sentir ansiedad o desdicha sin causa aparente.
Entendamos pues un poquito más sobre nosotros:

La primera es la energía que nos llega a través de la respiración. La inmensa mayoría de las personas respiran automáticamente, sin prestar atención. Pero ésta es la función más importante del ser humano ya que, además de oxígeno y otros componentes, absorbemos «prana» o energía vital.
Vamos a re-educar nuestra forma de respirar; haciéndola consciente y rítmica. Respirando desde el abdomen. Conscientemente absorber prana, sentir cómo se expande en nuestro interior y devolver al universo (en la exhalación) la que no necesitamos. Es como una meditación activa, en contacto con la energía universal.
Tres respiraciones conscientes al despertar y al ir a dormir van a empezar a armonizar nuestros chakras.

La segunda es la energía que nos llega a través de la alimentación. «Somos lo que comemos» es un dicho conocido en todo el mundo. Cuidar nuestra alimentación es respetar y amar nuestro cuerpo físico de manera consciente.
Consumir alimentos frescos e integrales a ser posible, beber agua, tés o tisanas. Y si somos lo que comemos, nos cuidaremos de no ingerir alcohol, químicos ni drogas de ningún tipo. Bendecir la comida es también una costumbre recomendable pues energetiza el alimento antes de ingerirlo.

La tercera es la energía Telúrica-Cósmica. La tierra, como ser vivo, emite una energía proveniente de sus capas magnéticas subterráneas. De manera natural se absorbería por los pies, pero hoy en día esto se hace casi imposible debido al calzado.
Caminar descalzos por la hierba, la tierra y piedras o la arena de la playa nos permite descargar las energías negativas y absorber las positivas.

La cuarta es la energía Astral-Espiritual. Estas energías residen en la cuarta dimensión y depende de nuestra actividad astral y de nuestra conexión con el mundo imaginal a través de los sueños.
Forma el hábito de «desconectar» antes de dormir; haz respiraciones conscientes, relájate y programa los sueños. El subconsciente actúa recibiendo órdenes.

La quinta es la energía Mental-Psíquica. La mente o la diriges tú o ella de gobierna de manera distatorial. Este tipo de energía es ilimitada y de un poder que la persona común ni siquiera puede imaginar su alcance. Depende de la calidad de pensamientos y del desarrollo de las capacidades innatas de la mente y la intuición.
La práctica de la meditación, concentración y otras disciplinas espirituales ayudan a elevar el nivel de esta energía.

La sexta es la energía Vital. La energía de la vida constituye la fuerza con la que actuamos en este mundo. El centro se encuentra en nuestro ombligo y cuatro dedos por debajo de él. A través del cordón umbilical es de donde recibimos nuestro primer alimento. Toma el hábito de respirar por el abdomen; te relajará, te centrará.
El agua revitaliza e intensifica la energía vital. El agua purifica y fortalece.

La séptima es la energía sexual. Es una de las energías más potentes del ser humano. Reside en la base de la columna vertebral, en el chakra raíz (Muladhara). Se la identifica con una serpiente: la línea de fuerza kundalini. La energía de la creatividad.
El despertar de esta energía hace que se activen todos los demás chakras.

¿Qué sabes sobre el REIKI?

El REIKI nos abre la puerta para acercarnos y escuchar con nuestras manos a nuestros centros energéticos (los chakras). Entonces comenzamos a entender de forma vivencial que los chakras son puertas interdimensionales de nuestro microcosmos. Las chakras captan la energía cósmica y activan nuestros pranas (energías más sutiles), equilibrándolos y reactivándolos..

Utilicemos las manos como instrumentos para percibir, desbloquear, limpiar, equilibrar y proyectar energía superior para sanar y potenciar.


Cuando la ENERGÍA VITAL se absorbe y distribuye adecuadamente por todo nuestro cuerpo podemos decir que estamos SANOS.

REIKI es una herramienta que nos prepara para hacer un Camino de vida desde dentro; teniendo la Mente y Corazón en perfecta sincronicidad.

REIKI es altamente efectivo si lo incorporamos en nuestra vida cotidiana porque nos permite utilizar la energía vital en los procesos de recuperación de nuestro cuerpo físico, mental-emocional y en el desarrollo de nuestra alma.

Siguiendo las leyes naturales de la auto-sanación podremos trabajar con nosotros mismos en la limpieza de energía estancada y enferma. Podremos energetizar zonas debilitadas. Podremos revitalizar el sistema inmunológico. Podremos sanar en nosotros traumas pasados y todas las heridas emocionales y estados de miedos, ansiedad, angustia, rabia, etc. que nos afectan y bloquean.

Cuando escuchamos en nuestro interior una fuerza que nos pide un CAMBIO en nuestras vidas ES EL MOMENTO.

REIKI es un valioso regalo y nunca es casualidad cuando llega a nosotros. Aprovéchalo