Tu verdad

Me perdí muchas veces hasta que decidí no volver a perderme. Y aprendí a reconocer mi verdad.

Cometí muchos errores hasta que ahora sé distinguir lo correcto para mí, desde mis propias decisiones y esa es mi verdad que defiendo.

El `pensamiento sólo trata lo conocido. Trascender la Mente te lleva a la realidad original: la Verdad del Ser.

Tu verdad es cuando lo que dices, haces y piensas tiene una coherencia. Esa es tu verdad.

La Verdad se experimenta mientras que las creencias son estáticas y existen por imitación y repetición.

La Verdad la haces tuya al experimentarla, mientras que la creencia te obliga a memorizar la verdad de otro.

Tu capacidad de experimentar, de ·”experienciar·” es lo que despierta tu Conciencia y a partir de ahí se expande y extiende hasta el infinito…

Mi actitud

Ahora que vivo en el campo he querido cumplir un deseo mío y he adoptado a Nela, una perra de dos años de edad. Nos hemos caído bien desde el primer momento y debo decir que es obediente, discreta, respetuosa y muy inteligente.

Todo ha ido muy bien, a pesar de mis dudas de si iba a saber hacerlo pues nunca tuve ningún animal bajo mi responsabilidad. Y además no quería que ella cambiase mis hábitos y espacios de silencio y quietud, cosa a las que se amoldó muy bien para mi sorpresa.

Todo comenzó a cambiar al notar que se pasaba muchas horas lamiéndose una pata. Al llevarla al veterinario se le diagnóstico una gran infección en dos patas. Estamos viviendo una gran odisea de idas al veterinario, vendajes, collarín en la cabeza para evitar se lamiese, antibiótico y otros medicamentos… en fin, ver su desesperación intentando quitarse esa mampara de la cabeza, luego sentir su resignación y tristeza… todo ello me hizo llegar a pensar seriamente en devolverla al albergue de acogida, viendo que me superaba y mi tensión alta estaba haciendo peligrar mi propia salud.

Debo añadir que vivo sola en un cortijo a media hora del pueblo y sin coche por lo que no puedo permitirme ponerme enferma o que suceda ningún imprevisto que no pueda solucionar por mi misma.

Total que esta mañana de domingo nublado, me he despertado con un estado alegre sin aparente motivo. Nela está durmiendo en mi habitación; cosa que en principio no iba a permitir, y paso `por su lado de puntillas para no despertarla. Estoy volcada a ella.

Reflexiono y me digo que quizás estoy contenta por la superación de no huir ante el problema… porque ayer había decido “devolverla” y mi subida de tensión la achaqué a que era “por su culpa”…

Me observo a mi misma y me doy cuenta de los viejos patrones que todavía siguen en mi; me supedito al otro o me deshago de él como únicas salidas al problema.

Creo que hoy lo he superado y es eso lo que me hace sentirme contenta.

El apego y el desapego

Los apegos son dependencias afectivas que nos limitan. Creemos necesitar del otro o de algo que sin ello nos sentimos en peligro o sentimos que sin el otro o algo además de nosotros, somos menos, estamos incompletos, no nos van a querer… Son sentimientos adictivos que no nos ayudan a ser nosotros mismos, nos hace dependientes.

Las resistencias al cambio están envueltas de apegos que consideramos normales y que sin embargo, reducen nuestro potencial de ser quien somos.

El desapego es la liberación de los deseos y en consecuencia del sufrimiento, según el hinduismo, el budismo Zen y otras filosofías orientales. El apego, entonces, es la incapacidad para practicar el desapego que significa la liberación de la pasión, el ansia y los deseos.

Si trabajamos el desapego, las dudas ya no tienen lugar en esta nueva etapa llena de esperanza. Porque el desapego significa LIBERACIÓN.

Los cambios hacen su reclamo de que son momentos de logro y auto-determinación.

Ahora toca liberar energías caducas para poder aligerar el corazón. Teniendo pensamientos amorosos vibrarás desde una energía sanadora.

Haz que brille tu Luz interior. Sonríe.

La angustia y la ansiedad que nos somete

La capacidad de pensar por uno mismo; aunque suponga un enfrentamiento con el dolor de la realidad. Aunque signifique tener que reconocer nuestras limitaciones y debilidades, admitir nuestros errores y fracasos … que en verdad nos fortalecen para mejorar.

Pensar por sí mismo para que las creencias de otros no nos confundan. Para poder hacernos cargo de las responsabilidades que nos corresponden pero no más.

Reconsiderar y popner orden en nuestras prioridades y en nuestro mundo interno.

Para poder fortalecer nuestra soberanía personal sin caer en la soberbia, desde la humildad, porque una cosa no está reñida con la otra.

Alinear las nuevas visiones de nuestra Conciencia con el Saber innato y perenne de nuestro espíritu.

Saquemos fuera toda la ansiedad y la angustia reprimida porque son sólo trampas mentales para mantenernos sometidos.

No nos sintamos obligados a actuar de forma distinta a como desea nuestra Alma.

Resolver sin miedo.

Dejamos atrás las viejas ideas y creencias sobre nosotros mismos y nos vamos a explorar lo nuevo que se discierne y nutre a la Conciencia.

Respiramos conscientemente y nos alimentamos también de forma responsable. Cuidamos nuestro cuerpo físico, mental, emocional y espiritual. Purificamos la energía vital haciendo ejercicio. Nos renovamos en cuerpo y alma… y el Universo responde a nuestra vida y la hace fluida.

Ya nos lo dijo Nicolás Tesla “Nada se pierde, todo se transforma”.

Ahora toca RESOLVER. Comenzamos a tomar decisiones correctas, desde la claridad mental y emocional. Desde nuestra intención de priorizar nuestra propia felicidad interna. Modificamos nuestra actitud sin miedo a enfrentarnos a nuestro pasado para saldar cuentas pendientes.

Nos damos cuenta que mantener problemas sin resolver, resentimientos y frustraciones no hace más que formar una costra alrededor del alma que frena la libertad de ser quien somos.

Las experiencias del pasado han forjado patrones a nuestro modo de actuar en el presente. Ahora debemos tener una perspectiva más amplia, más comprensiva y más compasiva de nosotros mismos y de nuestra gente cercana.

Tener una actitud de servicio es muy importante; nos abre el corazón a la generosidad y al amor desinteresado.

Prestar atención también a nuestro cuerpo energético, mantenerlo equilibrado y en armonía; escuchemos nuestra voz interior que nos irá marcando cómo y qué hacer.

Nuestros talentos se expresan desde el alma. Profundicemos en nuestros valores y experimentaremos la plenitud del Ser.

Todo ello nos va enriqueciendo en dignidad e integridad como seres humanos.

La Maga

El atributo de Maga lo tiene quien no se exige a si misma perfección sino aceptación, lucidez y disposición a hacer cambios.

La Maga ha aceptado a ser el recipiente alquímico de la vida para que se haga en ella la voluntad del Creador Supremo y del Universo.

Se arriesga. Sabe que tiene la fuerza para enfrentar cualquier desafío. Ha asimilado la información, ha incorporado en sí la Luz en forma de fuerza creadora. Su acción está en manifestar y compartir. Su movimiento es suave; ha venido como Facilitadora.

La Maga conoce el Amor que abarca toda forma de energía. Para ella, todo tiene Conciencia y honra la misión de vida, sabiendo de que pertenece a la Madre Tierra y está al servicio de la voluntad de la Madre Divina..

La Maga siente somos energía. No toma decisiones basadas en opiniones. Sabe del poder de la Intuición, de las energías superiores que nos inspiran y nos guían, en las que podemos dejarnos fluir.

Ser Maga o Mago, entraña determinación y amor por uno mismo y la necesidad de libertad del Ser esencial.

Me he visto en el campo astral como la Maga. Me he reconocido en ella y mi corazón ha palpitado emocionado. Este reconocimiento requiere de responsabilidad, compromiso y entrega.

La apertura manifiesta

Mientras el peregrino espiritual esté detrás del velo de la dualidad y del Ego, él mismo inconscientemente, mantendrá cerradas las puertas del despertar a la Esencia divina.

El corazón va cogiendo herrumbre con cada falsedad, mentira o autoengaño; lo podéis comprobar si sois observadores de vuestro personaje. Ese óxido, sin daros cuenta, os va endureciendo, os vuelve rígidos y limitados emocionalmente, con poca claridad mental.

Al desvelar nuestra esencia, al reencontrarnos con la naturaleza de nuestra humanidad individual además de nuestras cualidades y atributos, anhelamos sentir la Compasión del Amor Puro, y esto llega con la purificación a través del Perdón.

Teniendo una sincera intención, de vaciarnos completamente de toda energía emocional densa, ello nos acercará a abrazar nuestra Alma. Esa es la apertura más próxima. Significa dejar atrás el pasado y los estadios del yo inferior. El daño que nos hicieron, por muy injusto y cruel que haya sido, debemos finalmente aceptar esa realidad que pasó; perdonar y perdonarnos, y en ese acto nos liberaremos del sufrimiento y creceremos en comprensión y sabiduría de vida.

Recibir asistencia de nuestra Alma y Espíritu es lo que nos concede la Gracia de experimentar la espiritualidad del Ser. Experimentar la fuente de Amor que emana en nosotros.

Vivamos presente desde la espiritualidad, desde la sagrada esencia, y así es como la paz interior y el sosiego del corazón, nos envolverá, sin importar qué ocurra en el mundo exterior.

Sanar el corazón del pasado

Hubiese preferido hablases de ti y no que incendiases otros montes que están en mi corazón. El resentimiento crea grandes fuegos internos que arrasan y arruinan la felicidad.

Hubiese sido más amable y beneficioso despejases el camino que te hubiese conducido directo a mi , que te estaba esperando para poder abrazarnos y no que me lanzases piedras y dardos que impidieron pudiésemos acercarnos, sentirnos, para que nuestras Almas se reconociesen e hiciesen las paces.

Nos negamos a amar, y sólo desde la superficialidad de nuestros cuerpos soltamos las pasiones como si fuese amor. Nos resistimos a la reconciliación. La mente tiembla. Los miedos se han empoderado y la han invadido y sometido sin miramientos.

Hay quien elige mantener los rescoldos de rabia de momentos pasados que produjeron dolor y sufrimiento, mientras todos los demás sentimientos se mantienen amarrados. Se resisten a amar quienes conservan vivo el sentimiento de venganza o los reproches que se eternizan nutriendo la rabia.

¡Qué tormento vivir en el pasado!

Se pierde la esencia de la vida y el propósito se pierde mientras uno se consume y se ancla en tiempos que ya no tienen realidad.

… ahora estoy haciendo tiempo. Me permito esperar sin prisa y no forzar situaciones. Me permito ser paciente mientras me contemplo sin juzgarme; ya no más. Y te espero hasta que deshagas tu incomodidad con la vida y contigo mismo.

… estoy haciendo tiempo, mi presente lo tejo con hilos de confianza absoluta que son los más resistentes. Y te espero porque sé que tarde o temprano, no importa cuándo, se volverá a fundir nuestra solidez en una magnífica explosión de Luz.

A mi Ser esencial

No escribo a nadie en particular. No le cuento a nadie sino a mi misma; desde mi yo a mi ser esencial o a la inversa; porque quien desea expresarse es mi Ser.

Mi yo se siente maravillado de cómo mi Ser atrae hacia él la bonanza.

Mi yo por fin confía plenamente y se permite relajarse y fluir, percibiendo al Ser como Luz inalterable.

Mi yo se diluye en esa Luz de Amor, de forma natural, suavemente.

Hace ya tiempo que decidí ser feliz; dije BASTA, con claridad y firmeza, al sufrimiento.

Así que, si éste quiere hacer su aparición en algún momento de mi vida, lo freno antes de que entre en mi territorio, no permitiéndole la entrada.

Modifico entonces la perspectiva y la hago viable, aceptable.

La visión de la vida, los sentimientos, los argumentos, los cuestionamientos … todo toma otra dimensión más amable para el corazón.

¿Cómo expresas tus emociones?

Estás estresado e intentas calmarte comiendo. Te sientes cansado y reaccionas peleando con todos y por todo. Te preocupa el futuro de la familia sin embargo lo que expresas alrededor es malhumor.

No tenemos control sobre nuestras emociones simplemente porque no hemos aprendido a comunicarnos correctamente. Tenemos miedo a mostrar nuestras debilidades. Tenemos miedo a decir lo que nos pasa y lo que sentimos no lo sabemos comunicar ni compartir de forma amable, desde el corazón.

Los miedos bloquean nuestra capacidad de expresión y comunicación.

Aprendamos a dar salida a las emociones desde el corazón, con total sinceridad. Desde la calma. Ajustarlas sin que los juicios del Ego se entrometan. Evitando caer en los excesos sentimentales ni tampoco caigamos en el error de REPRIMIR por miedo a no ser comprendidos o miedo a las reacciones de los demás .

Se trata de un proceso de transformación de la mente reaccionaria que defiende el poder y privilegio del Ego.

Existe una resistencia a enfrentarnos a nosotros mismos para corregir el carácter impulsivo que salta y responde de mala manera sin pensar pero luego muchas veces se arrepiente uno de lo que ha dicho o hecho y se siente mal consigo mismo. Ya no vale decir “yo soy así”… no justifiquemos nuestra ignorancia, podemos modelar nuevamente nuestro carácter, suavizarlo, sólo basta actualizar nuestro sentir; sanar las heridas del corazón y amarnos a nosotros mismos.