La vida

La vida misma es mi amiga y compañera. Así lo siento. Para definir la vida hay que sentirla.

Todo tiene vida y está interrelacionado. Todo cobra vida cuando estamos atentos. Todo el espacio que respiramos está cargado de vida.

Entonces, si soy consciente de ello y mi Conciencia está despierta, percibiendo la vida en cada suceso, en cada parpadeo y respiración, me siento vibrante y en sintonía con mi alrededor.

La vida me muestra y me recuerda muchas veces de que estoy viva; me facilita lo que yo necesito para crecer. Ya no me resisto a vivir lo que ella me brinda. Me fue dada mi “porción” de vida y la hice mía en principio, la metí en un molde y la programé, la discipliné y la sometí; ese fue el error.

Ahora, una vez entendí que ella es mi maestra porque ella es muchísimo más que mi inteligencia finita y muchísimo más que mi capacidad de comprensión y sólo ella me puede enseñar la sabiduría de la vida, la he liberado y al mismo tiempo fluyo en ella, desde la confianza absoluta.

La vida en sí es impersonal en su pureza. Es cuando la domesticamos que la constreñimos a un espacio cuadriculado sin horizonte, llamado YO.

Cuando nos apropiamos de la vida, se apaga el sol interior, deja de manar la Fuente, desaparecen nuestras alas y perdemos la capacidad de admirar la belleza de la Madre Tierra.

La vida, si le permitimos hacer, nos deja ver los milagros como algo cotidiano.

La vida, cuando nos sonríe, expande nuestros cinco sentidos y nos sentimos plenos, sólo por el hecho de estar vivos.

No tiene que ver con nuestra condición o situación externa. La vida se lleva dentro y se siente a flor de piel y en el corazón. La vida es infinita, va más allá del espacio-tiempo.

Lo demás es subsistir.

Desdoblamiento de Conciencia

A principios de este siglo cambió mi vida radicalmente. Una de las experiencias que viví, aunque no entendí el mensaje entonces, sí me marcó y todavía hoy lo tengo que rememorar para actuar en consecuencia.

Me invitó una amiga a participar en un evento de “Respiración Holotrópica” dirigido por un médico y en la que participamos una veintena de personas.

Se trataba de una técnica creada por un psiquiatra checo en la que, a través de una respiración específica se producía un desdoblamiento de Conciencia y se vivían experiencias fuera de toda lógica, por decir algo y me podáis entender.

Con los ojos vendados y una música de percusión ensordecedora comenzó ese “trabajo de parto” pues la respiración tenía que ser de jadeo fuerte y continuo para provocar que la energía que estábamos acumulando hiciese saltar la Mente.

Primero sentí muchísimo miedo, quise abandonar, pero enseguida me asistieron y me convencieron para seguir. Luego sentí tremendo dolor en el cuerpo, era como si me estuviese electrocutando. Cuando ya no podía soportarlo más, hubo una explosión dentro de mí, y salí del cuerpo. Como una flecha, a una velocidad increíble, surqué el espacio y me dirigí a otra dimensión de Luz.

Allí me vi a mi misma de color azul. Una voz habló a mi corazón “Eres dadora de luz”.

Volví al cuerpo en un estado de sosiego y entereza absoluta. Todavía con los ojos vendados, me percaté de la situación en la sala; algunos gritaban asustados, otros lloraban … yo, instintivamente, levanté los brazos y comencé a mandar energía sanadora desde mis manos. A cámara lenta movía mis brazos y manos en todas direcciones, enfocándolas donde oía llantos y donde sentía dolor. Fue una experiencia de poder que no tenía nada que ver conmigo como persona sino del actuar de mi espíritu… espero me entendáis.

Sería unos meses después, no recuerdo, que fui invitada a iniciarme en REIKI. No tenía ni idea de qué se trataba. He necesitado bastantes años para entender y aceptar el mensaje que entonces se me dio “eres dadora de luz” …

El Universo y la vida están llenos de misterio que nuestra mente limitada no llega a entender. Lo más inteligente es dejarse fluir en esta energía primordial que es la del Amor Incondicional, el entendimiento llega a medida que sube nuestro nivel de Conciencia.

Un mar de indiferencia

Tenía ante mí un mar sin sol debido a la indolencia de la raza humana. Las olas, cansadas, iban y venían reflejando la apatía y dejadez del mundo.

En lo alto del acantilado había una plataforma de cemento donde la gente se paraba a mirar la inmensidad de su indiferencia. Pero, desde su estado de inconsciencia, sólo veían lo que querían ver.

De vez en cuando surgían olas de Luz y unos pocos las reconocían y se maravillaban de ellas, haciéndoles recordar y reavivar su condición humana y divina.

Otros, más audaces, bajaban a las rocas para refrescarse en el agua. Y otros, muy pocos, se quedaban meditando buscando conectarse con el espíritu del océano.

REIKI, energía y sintonía perfecta

Runas Vikingas “En la vida del espíritu se está siempre en el comienzo”. 

Leo en mi Diario sobre el año que hice la maestría REIKI, en 2004, y la fuerza que produjo en mí para darle un giro y sentido a mi vida.

“El Reiki me ha dado la comprensión y la percepción práctica sobre las Energías. Me ha enseñado cómo nos afectan y también cómo podemos usarlas en nuestro beneficio. El Reiki me ha enseñado gradualmente a abrirme sin miedo a la luz divina y poder decir cada día “Hágase en mí Tu Voluntad”. Conocer y percibir las energías es lo que me ha dado, -sólo puedo hablar por mí-  una fe real y concreta. Experimentar en este sentido, es despertar a una nueva dimensión, aún sin proponértelo o buscarlo. Todo esto va mucho más allá de lo ordinario y lineal.

Reiki es sanación por la imposición de manos.  Es convertirnos en el canal perfecto para que fluya la energía de amor incondicional a través nuestro. Científicamente ya  han puesto nombre,  catalogado y por tanto reconocido que existe un cuerpo energético: el cuerpo astral y el aura.

Le llaman los científicos Bioenergía y explican que del campo energético -el cuerpo astral- es de donde primero viene toda la información antes de llegar al cuerpo físico. Y que la base de toda educación será dentro de unos años a través de ese campo y no sólo a través del intelecto y de los sentidos. Cuando en el campo energético hay perturbaciones, tarde o temprano, se manifiestan en el cuerpo humano como enfermedad o desequilibrios. Pero esto y más lo sabían ya los sanadores desde la antigüedad.

Quiero decir que, por fin, puedo adentrarme en un campo que –intuitivamente- me es familiar. Ya tengo, no sólo una explicación y vivencia de lo que mi Alma y espíritu me estaban alentando a que me adentrase en el conocimiento de mi misma, sino que el REIKI me ha puesto en la dirección correcta para que sea mi Conciencia quien me guíe, haciéndome fluir -como energía que soy- libremente, hacia el Origen.

REIKI y el cuerpo energético

El cuidado del cuerpo energético es fundamental para mantener activa la Voluntad y el entusiasmo por la vida

REIKI es una palabra japonesa que significa “fuerza sagrada enigmática“. Ya a principios de 1900 y durante treinta años se vivió en Japón una ola de espiritualidad y proliferaron los sanadores psíquicos que utilizaban con frecuencia el término REIKI refiriéndose a la sanación espiritual.

REIKI está en todo lo que tiene que ver con la energía cósmica unida a la energía vital de todo ser vivo para potenciar su capacidad de sanarse desde la paz mental.

Usui Reiki Ryoho es un sistema de transmisión energética creado por Mikao Usui en 1922 y que divulgó en momentos muy difíciles a finales de la II Guerra Mundial con el propósito de recuperar la paz y el bienestar interior.

REIKI es una disciplina espiritual dentro de un sistema de auto-sanación, es una herramienta para conocerse a uno mismo, es un sistema sencillo y eficaz para experimentar y canalizar las energías. La energía REIKI puede manejarse a distancia y de forma simultánea para activar la disposición de sanación de otras personas y utilizarla también en cualquier situación que requiera ser desbloqueada.

La imposición de manos es sólo el primer paso que nos orienta y nos ayuda a percibir la comprensión profunda y auténtica de que somos energía y de que tenemos la inteligencia y potencialidad para almacenarla, reactivarla y dirigirla, acorde a nuestro nivel de Conciencia y necesidades.

Se trata de despertar la naturaleza esencial de nuestro cuerpo energético y para ello hace falta primero hacer un trabajo de limpieza y sanación emocional, para así elevar nuestra vibración y equilibrar nuestro microcosmos.

Mikao Usui llegó a la comprensión de que, ya que somos energía, la sanación significa volver al estado original de paz y equilibrio interior que brinda la conexión con las energías del universo y que el propósito de vida es alcanzar ese estado sublime de unidad.

La naturaleza del Alma

… si no tuviésemos Alma seríamos unos “desalmados“, que viene a querer decir INHUMANO,

El Ego se identifica desde la individualidad; “Y0. Mio”. El Alma no tiene identidad en ese sentido. Sólo podemos descubrirla conectando con nuestra Conciencia, que nos llevará a experimentar la fuerza cohesiva de la Luz y el Amor.

Existe una aspiración divina en nosotros que nos hace compasivos, solidarios. No es una cuestión mental sino la ley universal del Amor Incondicional activa en el Alma.

Cada paso que damos hacia adelante, como Observadores del personaje (Ego) que intenta tomar las riendas de nuestra vida, nos sentiremos más fortalecidos para ponerlo en su sitio, para poder ser guiados entonces por nuestra Alma y Espíritu; nuestra Conciencia.

La experiencia siempre es interna y solo sucede sintiendo. Entra en ti. Respírate. Zambúllete en tu Alma. Desatará todo nudo en tu corazón.

Vivir el momento

El movimiento implica peligro pero el movimiento oportuno nos saca del estancamiento”.

Sentir que todo es efímero, como si el tiempo no existiese, como si el espacio se difuminase sin horizonte, experimentaremos que la realidad tiene muchas capas y que el Tiempo se divide en momentos.

Demos la importancia justa a cada situación, tomándonos en serio sólo lo preciso.

Sin tiempo de sobra para añorar o comparar, Sin ocasión para perderse en conjeturas.

Tiempo fugaz por su intensidad y a la vez con la sensación de perpetuo; los buenos momentos quedan grabados en el corazón… los malos momentos les mandamos Luz para que se diluyan en la memoria.

En la superficie del Tiempo se mueven los miedos, la ansiedad, las preocupaciones por el futuro. Pero ahondando en el día a día, está la calma, el sosiego, sabiendo que todo sucede en su momento preciso. Convirtiendo la experiencia en aprendizaje y confianza.

No existe nada fuera del Tiempo en el Plano terrenal. Todo está marcado en el Hoy. Sin embargo, el ser humano quiere ir por delante del tiempo o queriendo frenarlo; el niño quiere ser mayor, el joven quiere ser adulto… y el adulto intenta retrasar su madurez; todo un sin sentido que produce resistencia y sufrimiento.

Vivir en el presente hace que cada momento sea único. Primero ejercitarse como Observador atento al personaje que actúa en nosotros. Ser testigo, sin juzgarnos ni castigarnos. Después, poco a poco, nuestra Conciencia que habrá despertado, se hará cargo de mantenernos en el Presente y eso nos proporcionará la paz interior que necesitamos.

El miedo es debilitante

No se trata de búsqueda sino de sintonización.

No solo estamos vivos porque nuestro corazón late ni somos más lúcidos porque oxigenamos nuestro cerebro. Estas dos funciones actúan de forma no deliberada. Lo que sí depende de nosotros es mejorarlas; respirando profunda, lenta y conscientemente, con técnicas sencillas y eficaces.

El miedo envenena el Alma. Descansemos nuestra atención en ella y nos iremos liberando de los miedos al aumentar el conocimiento de nosotros mismos.

Lo contrario a los miedos es la paz mental. La conexión entre mente y corazón nos llevan a tener pensamientos y sentimientos coordinados y coherentes.

EJERCICIO DE RESPIRACIÓN CONSCIENTE. Nos expandimos y nos contraemos realizando un suave movimiento relajante al respirar, poniendo la atención en el Centro Ombligo que es el punto conque hemos comenzado a respirar al nacer. Permitimos que el oxígeno llene nuestros pulmones y suba para oxigenar también el cerebro.

Con los ojos cerrados y una posición cómoda, llevamos los cinco sentidos hacia adentro e imaginamos o visualizamos la columna vertebral libre de cualquier tensión. Permitimos que el Prana fluya por la médula espinal, reactivándola.

Piernas y brazos están totalmente relajados.

No tenemos prisa; nos sentimos fuera del tiempo, totalmente relajados.

Los pulmones y nuestro corazón reciben mensajes de armonía y serenidad

Seguimos una respiración rítmica. y sentimos como todo el cuerpo respira de forma armónica; desde la coronilla hasta la punta de los dedos de los pies.

En los momentos de exhalación, sentimos cómo sale por todos los poros de nuestra piel, energía que va formando un halo de Luz alrededor de nuestro cuerpo.

Nos convertimos en testigos de éste momento presente, desde nuestra Conciencia. No somos nuestro cuerpo. No somos nuestra mente. Experimentamos el vibrar de nuestro Ser, de nuestra Alma. Y sentimos una inmensa paz.

REIKI activación de la energía cósmica

Iniciación en el Amor Incondicional y la Compasión.

Las activaciones de Reiki dan a cada persona lo que estén preparadas a recibir. Esta decisión es tomada por tu presencia YO SOY (tu mismo en otro nivel de consciencia) siempre acorde con los trabajos de limpieza que se hayan realizado y respetando la libre voluntad de cada uno, no siendo necesaria ninguna experiencia previa y pudiéndolo recibir cualquier persona de cualquier edad, incluso niños. Después de las limpiezas y activaciones queda a tu disposición todo lo necesario para seguir creciendo y expandiéndote infinitamente y no estoy exagerando al decir esto..

Reiki no es una técnica de sanación en si, aunque es beneficioso utilizarla como tal, sino que es una revelación de nuestro camino de vida, una forma de facilitarnos claridad, valor, integridad, libertad, maestría y de potenciar a los demás a través del amor fuera de todo juicio o miedo.


Todos podemos convertirnos en esta energía y así colaborar en el proceso de transformación planetario que estamos viviendo.

Libérate YA de aquello que te impide SER tu mismo y recupera lo necesario para avanzar con la libertad y el poder de tu esencia creativa y creadora.


Toma acceso a tus propios potenciales donde el límite lo pones tu y no las personas o el sistema que te rodea.

Reconoce y abraza el dolor

Abre el círculo de sufrimiento y miedo en el que estás.

Todos tenemos miedo de enfrentarnos a nuestro dolor, por eso intentamos huir de nosotros mismos. Nos mantenemos encerrados en nuestro sufrimiento y consentimos, de forma resignada o rabiosa, a padecer y sobrellevar esa carga. El sufrimiento es ocultar en nuestro corazón lo que no aceptamos de nosotros mismos pero que nos sentimos incapaces de cambiar. Por eso sentimos asfixia, ansiedad …

Entender lo que nos hace sufrir, lo que nos da miedo, abrazar ese entendimiento, nos liberará de la carga pesada y el dolor, vaciado de toda herrumbre, se transformará en aprendizaje y será llevadero.

Ahora escucho mi voz interior en el silencio, que me da entendimiento, creando un puente hacia la compasión.

Desde ese estado puedo reconocer y abrazar el sufrimiento de los demás.

Esta es la transformación del sufrimiento. La energía de la compasión es sanadora y transformadora.

Liberar la tensión creada por el sufrimiento dejará espacio para la paz interior.

Abramos el corazón, experimentemos la Gracia del Ser de Luz que somos,

Se trata de des-identificar el ego para poder engrandecer el Alma.

Es la mente-ego quien crea el sufrimiento y el miedo.

Yo no soy mi mente.