La rigidez mental y emocional

En el proceso de transformación sale a la luz la rigidez mental y emocional, como la roca (ego) que impide el paso al gran cambio en uno mismo.

Siendo Observadora desde la Conciencia, -intentando ser imparcial- puedo ver mi rigidez disfrazada. Cómo sutiles efluvios distorsionan, tensan y bloquean pensamientos, cómo endurecen emociones, cercándolas, no permitiendo la distensión, al sentir que los demás no aceptan mis directrices … pero, yo no me considero una persona manipuladora… pero, cómo es que los demás no ven que yo tengo la razón … (Esto es sólo un ejemplo).

La rigidez mental y emocional está en creer que mi manera de pensar es la única correcta y no ceder ante los demás o disfrazar mi desagrado con una amabilidad falsa, reprimiendo mi tensión y fastidio.

Exteriormente sí, parezco flexible y bondadosa pero interiormente soy inamovible y he creado capas y capas impenetrables para consolidar mis creencias y no quebrantar quien creo ser.

Ese conflicto que se va forjando, crea un alejamiento entre mi ser y el personaje que he creado he llegado a olvidar ni verdadero Yo, y eso me hace sentir insatisfecha de mi misma, frustrada, desencantada … y hecho las culpas a los demás.

¿Quiénes padecen de rigidez mental y emocional en alguna medida? Personas muy perfeccionistas, tercas, discutidoras, tensas en la mitad del cuerpo superior, con contracturas en el cuello, espalda, hombros, artrosis cervical, déficit de energía en la mitad inferior del cuerpo. Personas que no soportan la mediocridad. Apasionados, impulsivos, fantasiosos.

La transformación debe comenzar por PURIFICAR mi interior. Conectarme con la Madre Tierra y permitir que sea ella quien me purifique; enraizándome, vaciándome, desde la HUMILDAD, reconociendo mi insignificancia para luego poder reconocerme como ser de Luz.

Tiempos de cambios

De pronto han desaparecido las fronteras mentales, estamos todos preocupados por lo mismo.

Es tiempo de re-construcción interior y exterior; lo queramos o nos resistamos a ello. Somos inspirados desde la esperanza a hacer cambios o somos empujados a ello a pesar de los miedos.

A todos los niveles estos cambios son de RENOVACIÓN. Podéis observar que ya está ocurriendo con la Madre Tierra, gracias a la reclusión forzosa de los seres humanos.

Mantener la calma y desarrollar la paciencia lo conseguimos desde el entendimiento de que esta “pausa” es necesaria para fortalecer, inclusive, la confianza en nosotros mismos desde el apoyo a los demás. Desde el agradecimiento. Desde procurar tener una mejor alimentación. Trayendo pensamientos positivos a nuestra mente. Valorando este tiempo en el que podemos dedicarlo a la familia y a nosotros mismos.

Vamos a recobrar nuestra naturaleza humana de forma colectiva y casi simultáneamente… ¡parece increíble! Pero lo conseguiremos.

La Quinta Dimensión

Cuando se habla de la tercera, cuarta y quinta dimensión se refiere a los distintos niveles de Conciencia, cada uno de ellos vibrando a una velocidad determinada y distinta.

¿Y qué es la Conciencia? Es la cualidad de nuestro espíritu de reconocerse en sus atributos esenciales. Es la voz interior que nos guía en lo correcto. Es el conocimiento exacto que no pasa por la Mente y es registrado en el corazón.

La lucidez, la intuición y el discernimiento son facultades de la Conciencia que se asienta en el Tercer Ojo. Para expandir nuestra Conciencia podemos hacer un trabajo interno para abrir, desarrollar estas facultades y elevar nuestra vibración.

Subamos nuestra frecuencia. No amemos más desde la Mente. Esto sólo nos crea desilusión y frustración. El AMOR nace en el corazón. La energía del Amor es la que nos sostiene y nos da fuerzas, es la que nos sana emocionalmente. Comencemos por estar en paz con nosotros mismos.

Vivir en la TERCERA DIMENSIÓN es vivir en la dualidad y el sufrimiento. Los pensamientos de duda e inseguridad dominan la mente que aprovecha para crear miedo e inestabilidad mental y emocional.

Pasar a la CUARTA DIMENSIÓN es cuando comenzamos a tener conciencia de nuestras emociones y pensamientos y trabajamos para controlarlos. Dejamos de reaccionar y echar la culpa a los demás. Nos responsabilizamos de nuestra felicidad.

Entramos en la QUINTA DIMENSIÓN cuando ya somos capaces de trascender el Plano terrenal y nos deshacemos de nuestra parte egoísta para experimentar la compasión por los demás. Sentimos que somos una UNIDAD viva junto con toda la Humanidad y todo el Universo. Es la dimensión del AMOR INCONDICIONAL, la Energía Divina.

La Conciencia es LUZ. Todos somos LUZ.

El gran cambio

Hoy día 19 de marzo la Madre Tierra y los humanos celebramos el equinoccio de primavera; el renacer del verdor de la Naturaleza.

También para los seres humanos supone hoy el comienzo de un gran cambio hacia una nueva Realidad, dadas las circunstancias globales que nos obligan a reestructurar todos los sistemas de vida que nos gobiernan, de forma personal y colectiva, que se han quedado obsoletos.

El GRAN CAMBIO trae el despertar de las Conciencias para muchos y para los que ya transitan el camino espiritual, brinda fuerza e inspiración para compartir y guiar en las nuevas enseñanzas.

Fortaleciendo nuestra voluntad y discernimiento es como desterraremos el miedo y la ignorancia.

Conseguiremos salir de esta prueba habiendo dejado atrás la inmadurez mental y emocional que ahora nos mantiene débiles y confusos.

Existe un Plan Mayor. Confiemos.

Conocimiento colectivo

La compasión es la forma más elevada de la Energía Femenina Divina, que en estos momentos está despertando en ambos géneros, de forma sutil y equilibrada.

Esta energía está cargada de Gracia, Belleza, Serenidad, Sabiduría y Amor Incondicional y es una poderosa energía de Sanación.

El Tiempo se ha ampliado y nos está llevando a una nueva dimensión para que conozcamos a nuestro Ser esencial. Y desde esa interconexión experimentemos el Amor Incondicional.

Juntemos energías con esa intención. Convoquemos al Poder que existe en nuestro interior que es nuestro Espíritu. Desarrollemos nuestro conocimiento intuitivo que aparece de forma directa (sin pasar por la Mente) cuando estamos en Silencio y calma.

Trascendamos el Ego, La información que viene de la Conciencia no es para entender sino para sentir y asimilar.

Seres de buena voluntad

Las energías mentales negativas arrastran hacia el fondo donde residen los miedos. Las actitudes negativas rechazan los cambios y se mantienen en la queja y la crítica. Las actitudes positivas acogen, comparten, dan lo mejor de sí mismas.

La mente se desarrolla y se convierte en Voluntad. Seamos de los seres de buena voluntad que están por la labor de crear el cambio; para transformar el odio y el egoísmo en Amor y la ignorancia en Conciencia.

Moldeemos la mente y pongámosla al servicio del Yo Superior para que seamos transmisores de valores eternos y soluciones justas.

Aprendamos a accionar desde el Ser divino en nosotros para que el civismo y la responsabilidad social iluminen las sociedades por iniciativa espontanea y no por imposición.

Hagamos para corregir y purificar nuestro Ego y es así como estamos creando una conciencia colectiva que nos impulsa a evolucionar.

Comencemos a cambiar en nosotros lo más evidente que nos está estorbando para nuestro crecimiento y así resultará fácil todo el proceso de purificación a todos los niveles en nosotros y de forma colectiva.

Hagámonos conscientes que es el Miedo nuestro mayor enemigo; soltémoslo, no nos pertenece.

El Amor deshace las impurezas. Que nuestra actuación sea consciente, reflexiva, intuitiva, con perceptiva.

El gran Misterio

El Gran Misterio es DIOS. No el dios personal que cada uno se ha hecho a su medida y necesidad. No. Dios es la Conciencia Suprema creadora de todas las cosas

.La inmensa mayoría de las personas dicen creer en Dios y eso parece bastarles… quedándose en la superficie de Su inmensidad … existiendo como seres finitos sin experimentar que somos eternos …

Otra cantidad de gente dicen ser ateos, sin querer reconocer que poseen todos los atributos espirituales que todos los seres tienen por igual y en muchos casos, inclusive, estos valores los tienen más despiertos.

Nuestra mente no puede alcanzar a vislumbrar el gran misterio que es DIOS. No bastan los rituales, ceremonias religiosas, … creer no es suficiente, tenemos que sentirlo y experimentarlo en nosotros.

Dios es la energía del AMOR INCONDICIONAL. Es una energía SUBLIME que podemos experimentar cuando hemos purificado nuestro corazón. Y sentir en nuestro corazón ese éxtasis de AMOR, es Dios en nosotros.

A Dios hay que vivirlo. Haciendo lo que tenemos que hacer, desde nuestra Conciencia, lo descubrimos en nuestro interior.