¿Me he sacrificado o me he liberado?

yoga mujer solLas personas de alrededor cuando comienzas un camino espiritual creen que te estás sacrificando, se compadecen de ti pensando que estás dándole la espalda a los placeres de la vida; te tachan de infeliz, raro, inadaptado …

¿Es un sacrificio renunciar a la comodidad aparente de la vida mundanal a cambio de la paz que descubres en tu interior?

¿Es eso un sacrificio?

¿Renunciar a los apegos del amor interesado y posesivo por alcanzar la dicha que va más allá de lo expresable, es eso un sacrificio?

¿Es un sacrificio renunciar a cosas o estatus o dinero cuando a cambio te sientes libre de manipuladores, chantajes emocionales, ataduras, obligaciones impuestas, falsedades, condicionamientos limitantes, inquisidores, culpabilidad, miedos …

Renunciarse a sí mismo, eso sí es un triste e inútil sacrificio.

Quien se libera de las ataduras, provee a su corazón de nuevo aliento.

Hay que ahuyentar con firmeza a todos los miedos que nos estén acosando, inclusive esas personas que con sus consejos -y por nuestro bien- sólo pretenden reducirnos.

Remontar toda limitación es elevarnos hasta nuestros orígenes.

Anuncios

Atención plena

mujer azul ch6Debo vivir contenida para que las energías de este mundo no me arrollen y me lancen hacia el pesimismo y la desmotivación. Debo vivir atenta a no dejarme arrastrar o embaucar por las energías negativas y quienes se valen de ellas. En esa firmeza, con esta intención, en esa acción, en ese no-hacer, para que la Voluntad Divina actúe en mí, para ser canal a Su servicio.

Para vivir desde la comprensión y entendimiento en donde es el Alma quien ve y siente. Para no dejarme devorar –manipular- por las energías que alimentan a las pasiones del Ego.

Las pruebas y las tentaciones –las trampas- son cada vez más sutiles. El compromiso es cada vez mayor; porque se ensancha el entendimiento, de la misma manera que se ensanchan los huesos de las caderas de la mujer preñada y se contraen sus órganos para dejar paso al nuevo ser, en ese alumbramiento, único cada vez, doloroso y al mismo tiempo de placer sublime, cuando se vive la experiencia desde la entrega, aceptando el dolor como un desafío.

Me responsabilizo de mi cuerpo, mi mente y mi espíritu. Doy las gracias a la vida por darme la oportunidad de descubrirme en ella. Doy gracias a la Madre Tierra por sostenerme y nutrirme.

El Amor no nace en la Mente sino en el corazón y es infinitamente más que un sentimiento o emoción.

Yo Soy Amor.

La madre ausente

mujer madre2Hablar de la madre ausente me toca de lleno, así que no es fácil. He tenido una madre ausente y yo jugué el mismo patrón sin ser consciente de ello.

Es cuando los hijos te pasan factura cuando comienzas a darte cuenta, no sólo de cómo han influido en ellos tus propias carencias sino también cómo las historias se repiten dentro de la familia. Y te sorprendes al experimentar tan de cerca el asunto de los “patrones heredados” … creías que lo estabas haciendo -si no bien- al menos haciéndolo lo mejor que sabías y podías pero … los que vienen detrás reclaman que revises tu proceder, no les sirve que pidas perdón cien veces; han sido lastimados, arrastran traumas, han sufrido y TÚ como madre ¿dónde estabas?

Perpetuar el título de “madre ausente” me parece injusto. Cuando mi madre comenzó a perder la memoria inmediata y ésta quedó anclada en su niñez tuve la oportunidad de conocer, a través de ella misma, su historia. Se casó con 17 años, siempre fue una mujer callada, viviendo a la sombra de su marido. No recuerdo haber tenido alguna conversación con ella ni en mi niñez ni en mi adolescencia. Fue una “madre ausente”, y esa fue mi referencia como madre.

Estos últimos años he aprendido a amarla. A aceptarla, sentir compasión y pedir perdón por ella y por mi. Su propia madre no tuvo tiempo para dedicarle a la cantidad de hijos que tuvo; tenía que atender el negocio de panadería todo el día. Así que ella misma no tuvo referencias de una madre amorosa porque las circunstancias de la vida eran muy duras en aquel entonces.

Es verdad, yo tampoco he estado. He cargado con la enorme culpa muchos años. Y acepté silenciosamente la revancha de indiferencia hacia mi; parece ser que los hijos tienen ese derecho de castigar a la madre mientras son adolescentes. Ya les llegará el momento de madurar.

Yo me pregunto ahora, cuando los hijos ya son mayores ¿se han parado a averiguar dónde estaba la madre?, ¿Cómo estaba?, ¿Qué hacía?

Seguramente no estaba en un bar ni de fiesta o con amigas o con un amante, descuidándoles a ellos. La mayoría han estado trabajando. También ocupadas en reponerse y remontar su propia vida. Interiormente solas, ellas también.

Y no hablo así para justificar la ausencia y la necesidad que tienen los hijos de la guía y amor de la madre. Sino para hacer un llamado de atención e intentar entender al otro, aceptando y comprendiendo las circunstancias de la vida. Perdonando y amando a quien nos dio la vida.

Y hablo ahora como hija: El amor a la madre debe ser incondicional si queremos que nuestro corazón viva en paz.

Las trampas de la Mente

hombre galacticoSeguir ciegamente las creencias de otros nos puede llevar al despropósito. Intentar dominar el ego y sus desatinos desde una mente obcecada lleva al fracaso. Una mente fantasiosa, confabulada con un ego insensato convencido de su superioridad, siempre tiene lista alguna trampa mental para burlar las buenas intenciones de esa parte del cerebro que intuye el desvarío.

La mente que no sabe pensar y no es capaz de discernir tiene siempre preparada una maniobra para que desistamos de nuestros planes de cambios; debilitando nuestra voluntad y creando inseguridad sobre nuestras capacidades y valores.

Desde la apariencia de razonamientos válidos, una mente aprisionada por un ego exaltado y un orgullo desmedido, justifica la cerrazón de creerse dueño de la verdad, no permitiéndose ceder ni tolerar ningún cambio.

La mente que no es capaz de reflexionar, nos hace creer que somos dueños de nuestra vida pero en realidad lo que hace es crearnos complejos:

Creemos que el control de la mente lo conseguimos reprimiendo nuestros sentimientos o avasallando a los demás; trampa fatídica que nos acompleja.

Creemos que la “ACEPTACIÓN” es tener una actitud servil hacia el otro, debilitando nuestra identidad; otra trampa de la mente.

Para todos aquellos que están siguiendo un camino espiritual desde la mente, que son creyentes sometidos a prácticas religiosas férreas y rigurosas; corren el peligro de caer en la trampa del complejo de superioridad.

Si realmente deseamos lograr la auto-realización y la paz interior, tengamos presente que la Mente debiera ser el primer discípulo del Alma.

Vivir sin pasión de vivir

Hay que corregir con urgencia el vivir sin pasión de vivir. Y es cuando la desesperanza ha llegado al Alma.

Existen diferentes tipos de pasiones pero aquí nos centramos en LA PASIÓN DEL ALMA. La PASIÓN, como estado del Alma, es el ánimo por la vida en sí misma, en todo su potencial.

Cuando la pasión del Alma está despierta, todos los sentidos parecen multiplicar sus efectos. Y así es; la belleza,la fragancia, el placer, pero sobretodo el AMOR se desborda por todos los poros de la piel, de forma neutra y pura, por el simple hecho de sentir la vida.

El Amor se desgrana en alegría, esperanza, dicha, gozo…y parece todo lo mismo pero no lo es, porque todas estas emociones vienen de muy adentro; de la fuerza y poder de un Alma sana.

La persona de Alma apasionada no tiene miedos, no se cuestiona las cosas, no duda,no juzga … vive desde la corrección, confianza y certeza de su Conciencia.

La persona de Alma apasionada es altamente sensible, pacífica. En su sentido del Amor no tiene cabida el”yo” como objetivo. Este tipo de persona es espiritual sin proponerselo ni hacer esfuerzo por ello porque de forma natural ama a todos y a todo.

Responsabilidad colectiva

Humanidad somos todos. Introduzcamos en nuestra mente la idea de UNICIDAD como mejor forma de hacer una r-evolución, positiva y constructiva para todos. Se trata de movilizar la responsabilidad colectiva, creando nuevos hábitos de cooperación y defensa del interés general por encima de los intereses codiciosos y egoístas de unos cuantos.

ACCIÓN GLOBAL– Tengamos una actitud unificadora para poder avanzar hacia la Sostenibilidad, entendida como un profundo replanteamiento de las relaciones de los grupos humanos entre sí y la Madre Tierra, a la que pertenecemos TODOS.

Hagamos un esfuerzo por salir de la mente dual que nos constriñe al SI o al NO, sin querer ver ni aceptar los cientos de matices que conforman las ideas, creencias, culturas, mentalidades, …

Solo tenemos que abrir la mente y conectarla con el corazón, eso nos dará una nueva percepción -más amplia y profunda – de nosotros mismos y del mundo.

Ninguna especie animal es tan depredadora y cruel como es el ser humano, que es capaz de aniquilar por codicia a su propia especie.

Da la impresión de que retrocedemos en cuanto a virtudes y valores como seres humanos… cada uno está eligiendo su Camino. Pero es importante saber que existen seres anónimos que están despertando la Conciencia en sí mismos y a su alrededor. Seres de Luz que están al servicio de los demás, y esa es la esperanza que nos sostiene para seguir evolucionando; ese pequeño por ciento de personas comprometidas consigo mismas, con su entorno y también con la humanidad.

Reformemos nuestra vida desde ese entendimiento y haremos evolucionar la humanidad hacia el Amor incondicional.

Las imágenes que adoramos

La VERDAD no tiene imágenes pero podemos sentirla en nuestro corazón sin lugar a dudas cuando nos deshacemos de nuestras creencias mentales.

Las imágenes pertenecen al campo mental. Muchos necesitan de las imágenes para conectar con su corazón desde la mente porque todavía no han desarrollado la percepción necesaria que les sumerja directamente en la VISIÓN de esa realidad trascendental que es la divinidad.

La PERCEPCIÓN INTUITIVA ocurre cuando desarrollamos la Conciencia y ésta se fusiona con la Conciencia Superior, llevándonos en esos momentos a un estado de dicha único e irrepetible, al sentir en uno mismo la energía superior del Amor Puro. La añoranza de ese sentimiento es lo que nos lleva a mirar el Cielo y a rezar.

Muchos veneran las imágenes de vírgenes, santos, representaciones de Dios, dioses, maestros, … Y desde esa mentalidad y creencias, todo queda ahí, en esa finitud, atrapados en ceremonias y rezos que no trascienden el plano material. Una nostalgia y vacío que no sabemos explicar y que nos crea la necesidad de recurrir a entidades superiores.

Las imágenes no tienen que ser forzosamente religiosas. Muchos adoran o tienen como referencia en sus vidas a estrellas del cine o de la música … inclusive a su madre o a su abuelo que ya no están en este mundo. Cuando nos apegamos emocionalmente a alguien que representa el amor que añoramos o el poder que les atribuimos y creemos que gracias a ellos estamos protegidos, estamos limitando nuestra propia fuerza y valentía.

Nuestros pensamientos crean nuestra verdad. Todo lo que hagamos es perfectamente aceptable mientras no creemos dependencias de ello. Porque las dependencias no nos dejan ver la Verdad única que está por encima de nuestras verdades particulares, que son limitadas.

Lo que quiero decir es que vivamos nuestra adoración a la divinidad desde el corazón no desde la mente. Es así como crearemos una conexión real reconocida; una vibración y sintonía de Amor desde el Alma, y sentiremos entonces su beneficio.