El corazón señala el Camino

Se amable contigo mismo

Mantente motivado. Sobre todo, párate para descansar pero no te rindas.

Apuntala y reafirma todo lo que has conseguido. Alégrate por ello. Celébralo. Y lo que falta por hacer, dosifícalo. No te sobre exijas. Disfruta del Camino y de lo andado.

Ni el sentimiento de culpa ni el arrepentimiento sirven para nada bueno. La vida es una escuela de aprendizaje.

Cuestiona tu día a día para mejorarlo pero sin culpas ni castigo. Enfrenta tus responsabilidades desde el corazón y de acuerdo a tu Conciencia. Así podrás dormir tranquilo.

La vida nos ha sido entregada como un regalo. Nos envuelve el Amor. Nos adorna la Inteligencia Suprema. En el interior, el Alma que es eterna.

Anuncios

“Eso ya lo sé”

Decimos saber, cuando tenemos información de algo pero eso no es saber. Guardamos en la memoria datos, ideas, palabras, sin procesar ni integrar. Sólo están ocupando lugar, nada más. Usamos la Palabra para recrearnos pero no vamos más allá.

Por ejemplo, hemos oído y leído miles de veces “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, es una frase conocida por todos, pero nada más.

Si estas palabras estuviesen integradas en nuestro corazón, habríamos ya avanzado en Conciencia. Pero no, seguimos en nuestra ignorancia de decir “eso ya lo sé”.

Si profundizásemos en la palabra AMOR, yendo a nuestro interior y conectando con nuestro corazón espiritual, nos asombraríamos de darnos cuenta de lo poco que amamos y nos amamos.

Lo que uno no ha experimentado en sí mismo es imposible entenderlo y mucho menos sentirlo por los demás.

Acomodarnos como humanos en la mediocridad, sería comparable a oír a un ruiseñor cacareando. Olvidó su don, desconoce su potencial …

Como seres humanos estamos hechos a semejanza de Dios y esto quiere decir que están en nosotros todos Sus atributos. Somos seres de Luz. La divinidad está en nosotros.

¿Eres feliz?


  • La felicidad es la expresión de una afectación. Cuando algo o alguien nos motiva e ilusiona, nos inunda un sentimiento que llamamos felicidad.

Pero la felicidad es algo que se escapa entre los dedos, cuando se trata de conseguir cosas materiales o perseguir sueños. Una vez se ha conseguido el deseo o lo idealizado, se esfuma el sentimiento de satisfacción… la mente vuelve a crear expectativas.

Sentirse en paz con uno mismo es mucho más que un sentimiento, es un estado interior. Mantenerse auténtico y desapegado, ayuda a no entrar en falsas ilusiones y a estar centrado en la realidad de lo perenne.

El proceso para salir de las falsas esperanzas, supone limpiar el corazón de sentimientos de culpa, de miedos, de no sentirse merecedor, de no valorarse. También de haber sanado heridas afectivas por haber sufrido abandono, indiferencia o humillaciones.

Sentirse en paz con uno mismo significa AMARSE. Y estar preparado para amarse a uno mismo significa amar a los demás sin imposición, obligación o esfuerzo. Sobre todo, sabiendo que nuestra felicidad no depende de otros. Y esto es una gran victoria sobre el Ego y la Mente.

La felicidad es un pequeño logro en el mundo exterior. La DICHA es el presente que se nos hace y nos hacemos a nosotros mismos cuando fluimos con la vida sin esperar nada.

Salir del cerco

Nos movemos “circunvalando” nuestra propia vida.

Cada uno en su propio estilo , según su forma de mostrarse, su ritmo, su cadencia … pero moviéndonos de forma limitada y forzada muchas veces.

Comenzamos a movernos en círculos; porque hemos sido enseñados a caminar en una sola dirección, de forma mecánica dentro de lo conocido. Hasta que despierta nuestro Ser y ocurre un pronunciamiento de nuestra Conciencia, entonces el movimiento comienza a ser en espiral; expandiéndose nuestro espíritu …

Las ilusiones están dentro del círculo; formando imágenes engañosas.

El mundo de las apariencias trafica con lo ilusorio con la intención de anular nuestra real naturaleza. Y tanto ha sido así que hoy en día lo que abundan son personas desubicadas, confundidas o perdidas afectiva y emocionalmente … alejadas de su Ser.

No tenemos que imitar a nadie pensando que seremos
entonces mejores o más queridos o más exitosos … Salgamos de ese cerco para poder entendernos a nosotros mismos y permitirnos ser libres.

Reencuentro de Almas

Las Almas, a las que estamos unidas desde otras vidas pasadas, están cerca. Nos volvemos a reencontrar y lo percibimos en la medida en que los velos de inconsciencia van desapareciendo. Entonces, la Conciencia se amplifica, se expande en comprensión, se clarifica y  la memoria se ilumina … comenzamos a percibir una realidad amplificada … 

Sintonizar con otras Almas, sentir la unión con otros seres a niveles sutiles, -este reconocimiento-, hace también ensanchar el sentimiento de amor a dimensiones superiores.

Experimentar el amor, estando dentro de un abrazo cósmico que abarca el infinito.

Cuando se hace posible vivir el AMOR más allá de los límites marcados por nuestra comprensión mental,  entonces entendemos lo que es la inmensidad del Amor Incondicional y Universal.

Vivimos lamentablemente encerrados en nuestras cápsulas mentales. Salir de la mente, quiere decir, permitirnos ir más allá de todo condicionamiento. ROMPER con hábitos, formas, creencias … con el fin de VER la complejidad y sencillez de la infinitud en nosotros.

Lo único y verdaderamente importante es el espíritu que habita en nuestro cuerpo físico. El éxito del yo-material, la felicidad material, son una parte muy pequeña e insignificante comparado con alcanzar el conocimiento y reunión con  nuestro Ser y con la divinidad dentro de nosotros.

No estamos solos. Pertenecemos a una familia mayor. Una familia de Almas, y nos asistimos unas a otras, a niveles sutiles.

Dios actualizado

chakra corazonLa conexión con la divinidad debe hacerse desde la madurez mental y emocional. La claridad mental nos acerca a la Verdad. Las creencias deben transformarse en experiencias. Se ha hecho necesario el posicionamiento correcto de nuestro Ser para tomar las riendas de la vida en todos los aspectos. La espiritualidad es uno de ellos.

Utilizar los rezos y la religión como sedante para no enfrentarse y responsabilizarse de uno mismo ante la vida ha sido nefasto en la historia del ser humano. Se terminó el vasallaje.

Son nuevos tiempos los que nos sacuden para que despertemos y comencemos a vivir desde nuestra Conciencia. No somos más súbditos de los poderosos; la fidelidad es hacia los principios que están grabados en nuestra Alma y Espíritu.

Descartemos primero la relación NO deseable desde la inconsciencia y la actitud servil.

> Relación de dependencia.
> Relación desde la culpa.
> Relación desde el miedo.
> Relación con un dios separado y lejano.
> Relación con un dios castigador.

Mi relación con Dios desde la espiritualidad:

> La divinidad -Dios- está en mi.
> Dios como Luz de Amor Puro en mi.
> Dios como Esencia Primordial Absoluta de Amor en mi.
> Dios Creador de todas las cosas en mi.
> Dios como Conciencia Suprema y Pura Misericordia en mi.

Tenemos que posicionarnos y “empoderarnos” como criaturas divinas que somos porque hemos sido creados de Su Luz.

No “empoderarnos” desde el Ego, sino desde el Espíritu. Es así como abandonaremos el papel de víctima, desaparecerán los miedos, dejaremos atrás el pasado, nos liberaremos de las creencias limitadoras, desaparecerán los sentimientos de abandono…

Cuando nos “empoderamos” desde el Espíritu, nos llega y envuelve la Gracia divina. Empoderarse significa recobrar la facultad y dominio sobre los valores del Ser en uno mismo. Empoderarse significa hacer posible lo que uno desea por el poder de su Conciencia ligada a la Conciencia Suprema.

Somos lo que comemos

cocina verdurasNo somos animales de engorde, seamos selectivos a la hora de elegir lo que vamos a comer. Los alimentos difíciles de digerir crean pereza mental por el gran desgaste de energía necesario para poder hacer la digestión… inclusive algunos vegetarianos sufren de digestión lenta si su sistema digestivo es débil …

Comer carne roja crea agresividad si el animal ha sido matado de forma cruel y no ha sido desangrado correctamente. Y ya no hablemos de los que han sido criados en jaulas a base de un engorde rápido con hormonas además de con antibióticos. Cuidado.

Los alimentos grasosos y comer en exceso crea somnolencia. La comida que lleva más de un día cocinada ha perdido su energía así que sólo va a calmar el hambre pero no nos va a nutrir.

Hoy en día más que nunca se tiene que estar atento a lo que se come si se quiere prevenir enfermedades. Los alimentos y bebidas que ingerimos deciden la actividad de nuestra mente. Hay refrescos que crean adicción, como la coca-cola y demás bebidas con gran contenido en azúcar y sustancias excitantes. No podemos quedarnos indiferentes al daño que producen los productos industriales y pre-cocinados que no contienen prácticamente ninguna sustancia natural nutritiva.

Si has depurado tu estómago, con una alimentación sana y ejercicios de yoga para fortalecer el sistema digestivo, los cinco sentidos se despertarán completamente y comenzarás a disfrutar de la sencillez de los sabores naturales y de los productos frescos poco elaborados. Tu vida se volverá más placentera.

Si has refinado tu mente al mismo tiempo, procurarás que el ruido y las palabras groseras estén lejos de tus oídos. Tu vista sólo verá la belleza del alma de las cosas y las personas. Así como los demás sentidos se refinarán a la par.

Seamos responsables y amemos nuestro cuerpo; es nuestro templo, es sagrado. A la larga lo agradeceremos infinito; obtendremos la recompensa en buena salud física, mental, emocional y espiritual. Porque somos lo que comemos.