REIKI y el sexto sentido

REIKI, la energía del Cosmos en nosotros.

La Intuición es el sexto sentido que te pone en contacto con tu Ser. Quien eres. Tu naturaleza esencial.

Desde esa conexión, comienzas a ocuparte de ti mismo, a responsabilizarte por tu bienestar, a desechar todo lo inútil.

En REIKI le llamamos a eso AUTO-SANACIÓN. Iniciarse en REIKI es recibir esa energía cósmica que te impulsa en el Camino de la auto-realización.

Tu sentido de la percepción se agudiza y el conocimiento y saber sobre ti mismo se abre ante ti; va dejándose ver sin esfuerzo.

Los siete CENTROS ENERGÉTICOS que dirigen tu cuerpo emocional, ligados a la vez a tu cuerpo mental y cuerpo físico, se hacen presentes y puedes hacerte Observador de sus mecanismos de manera cada vez más imparcial y determinante. “Tengo un cuerpo físico. Tengo una Mente”.

Te haces consciente de la importancia de tenerlos a tu servicio y aprendes a mantenerlos en equilibrio y armonía.

El REIKI ha abierto las puertas hacia tu mundo interior y todas sus dimensiones para tu disfrute.

Sólo desde el conocimiento de uno mismo es que conseguimos una salud y bienestar estable. Por el Poder de la Intención. Por el poder del conocimiento de uno mismo que nos permite ser libres de todo condicionamiento. Somos energía vital y tenemos la capacidad de transformar esa energía en PRANA; almacenarla, redirigirla y utilizarla para nuestro Bien y el de los demás.

A medida que vamos tomando Conciencia de nuestra realidad y nos vamos deshaciendo de todo pensamiento y creencia inútil, nos iremos sintiendo más libres para que nuestra naturaleza se exprese.

Nos quitaremos la rigidez física y mental, habrá cada vez menos tensiones: y esto se traduce en salud.

El REIKI te convierte en Canal receptivo de frecuencias cada vez más elevadas que te llevarán a profundizar en ti hasta conectar con tu Alma y Espíritu.

REIKI es un instrumento más y un Camino más para alcanzar la auto-realización a través de la auto-sanación. Todo está ligado.

CONOCIMIENTO INTUITIVO

Estamos dentro de un proceso de evolución humana. Nos están sacudiendo para que despertemos. Por un lado nos agitan desde el miedo y por otro nos agitan para que estemos alertas contra el miedo. Pero además, existe hoy en día tanta hipocresía que se hace difícil escuchar a los demás, sean quienes sean.

La mejor información que podemos recibir nos llega directa, sin pasar por la Mente, desde el CONOCIMIENTO INTUITIVO. El mayor conocimiento que podemos adquirir nos lo brinda nuestra INTUICIÓN. Es lo más fiable y crea certeza en el corazón.

Escuchando nuestra voz interior es como nuestra Conciencia se nutre y se expande. Yendo a nuestro interior, siendo Observadores de nosotros mismos, entrando en la quietud del corazón para sentir a nuestro Ser esencial.

Esto nos proporciona nuevas actitudes, una visión más clara de nuestros propósitos y de nuestra realidad. Nos da un fuerte nivel de confianza en nosotros mismos, un estado de plenitud estable, volviéndonos receptivos a las energías superiores y seres de Luz que nos guían.

Existe una unión entre todos los seres humanos, demás seres vivos, la Madre Naturaleza y el Cosmos. Estamos todos interrelacionados. Somos UNO.

REIKI para cultivar la espiritualidad

La comunión interior con la divinidad se da gracias a que has permitido, desde tu Conciencia, que así suceda.

Más allá de la comprensión lógica y racional, trabajan en nosotros, las fuerzas superiores, que muchos llamamos REIKI. Se trata de la conexión de la energía cósmica junto con la energía vital que nos da vida.

NO EXISTEN LAS CASUALIDADES.- Cuando una persona siente ha llegado el momento de un cambio en su vida, se abre a experimentar las fuerzas de la naturaleza y cosmos en sí misma. Entonces ocurre que le comienzan a llegar las facilidades para que suceda esa unión: el Universo da permiso y permite que suceda. Aparece el maestro y se da el momento.

Somos Almas en donde están guardados los códigos/semillas para que, llegada la ocasión, despierte y germine nuestro Ser esencial.

Los tres niveles de iniciación y transmisión de energía de REIKI siguen gradualmente el proceso de purificación y cultivo de la Conciencia que permite avanzar a la persona en su desarrollo espiritual.

No solamente el REIKI es una herramienta para la auto-sanación y sanación a los demás. Principalmente y en primer lugar, se trata de sanarse uno mismo a nivel mental y emocional. Vaciarse de condicionamientos y entrar en la realidad del Ser.

Para descubrir el Amor Puro en uno mismo -que es la energía sanadora- uno debe primeramente vaciarse del Ego. Y cuando se sienta fluir en esa energía pura, sabrá que está preparado para ayudar a los demás.

Es el Amor Puro quien brinda enseñanza, salud, felicidad y paz. Es saber quién somos lo que fortalece nuestra identidad espiritual.

Los primeros pasos son de aprendizaje y limpieza, siendo REIKI un sistema de conocimiento directo, de conexión con el espíritu y las Fuerzas creadoras del Universo, luego eres tu propio maestro.

Si sientes el llamado, percibirás en ti que el anhelo de crecer espiritualmente es auténtico. La motivación está más allá de intereses personales. No tienes prisas ni expectativas. Confías totalmente en la divinidad.

.

Maestría del Amor

Lamentablemente el Amor se vive desde la Mente, cuando en realidad deberíamos sentir que SOMOS AMOR.

Hablar de maestría del amor puede sonar pedante pero quien se adentra en el REIKI sabe que la única manera de ser totalmente íntegro y honesto consigo mismo es a través de conseguir la maestría del Amor. Esto quiere decir que si REIKI es la energía sanadora del AMOR INCONDICIONAL, todos los que estamos en el Camino de la sanación a través del REIKI, debemos hacer uso de esta energía.

Y no es fácil llegar a ella. Porque el Ego siempre se mete por medio a obstaculizar el proceso en el que nos aventuramos todos los que anhelamos el conocimiento de nosotros mismos y de lo que significa el AMOR INCONDICIONAL; amor fuera de todo juicio, cálculo y miedo.

¿Qué sucede en la iniciación al REIKI? Lo primero es darnos cuenta de que no sabemos nada sobre el Amor verdadero y su incondicionalidad. Queremos ayudar a los demás, sentimos que tenemos vocación para sanar a los demás… pero ni se nos ha pasado por la mente que primero tenemos que hacer este trabajo con nosotros mismos.

¿Estamos preparados para recibir y dar Amor? Desde la iniciación tomamos conciencia de que en nosotros existen varios cuerpos: físico, mental, emocional, etéreo y espiritual. También diferentes Planos y dimensiones y REIKI nos enseña de forma gradual, primero a alinear y purificar nuestros centros energéticos. Segundo a generar energía y almacenarla. Tercero a transformarnos en Canal transmisor y receptor de la Energía del Amor Incondicional.

REIKI nos ayuda a experimentar que somos seres de Luz. Permanecer en el Presente en contacto con nuestro Yo Superior nos brinda un estado de Paz interior permanente.

“Yo Soy una expresión de la Inteligencia del Universo. No pongo resistencia a la transformación en mí para actualizar mi Ser”.

Cáncer

Todos tenemos a alguien cercano que ha sufrido o está padeciendo esta enfermedad.

Como terapeuta floral, maestra de Reiki y sanadora del Alma, he tratado a personas con diferentes actitudes frente a esta enfermedad. Prepararse para cambiar hábitos, creencias y pensamientos es tan importante y va a la par con el tratamiento médico que se siga.

REIKI siempre ha sido y es de una gran ayuda porque en primer lugar consigue relajar todo el cuerpo físico, mental y cuerpo emocional y esto es muy importante y necesario en toda dolencia. Deshacerse de todas las tensiones ayuda a que las energías vitales fluyan por todo el cuerpo.

El impacto que ocasiona la noticia de la enfermedad y cómo uno la recibe. El apoyo del entorno y la actitud con que se vive, son los tres pilares fundamentales para sobrellevar con buen ánimo de disposición y fuerza todo el proceso de cualquier dolencia grave.

Contaré el caso de Carmen que al finalizar la primera clase de “Entrenamiento para la Nueva Conciencia” que dí hace unos años en Monachil, se me acercó para presentarse y sonriente me comunicó que le había gustado mucho la clase pero que no sabía si podría volver a la siguiente. Cómo es eso, le pregunté. Con toda naturalidad me respondió que tenía un cáncer terminal y que le quedaban días de vida.

Intenté no se notase mi asombro, así que escogí mostrar lo maravillada que estaba por su actitud tan positiva y le dije: me encantará verte de nuevo la próxima semana.

El curso duró un año y medio. Y ella estuvo asistiendo puntualmente cada semana y siempre con su sonrisa llena de Luz. Cada semana agradecía el haber podido asistir. Recibimos todas las demás mujeres una gran enseñanza de su parte. Ella tenía algo que las demás no teníamos; el brillo que da la autenticidad. Ella era totalmente consciente de lo que es la vida y la muerte.

Es normal que el miedo se apodere de uno en los primeros momentos pero luego hay que asumir la realidad y aceptarla. ¿Cómo decides vivir esta prueba? – En primer lugar con valentía. Abiertas a recoger la enseñanza que viene a ofrecer.

Yo podría decir con toda sinceridad que los casos que he conocido y tratado han tenido todos un final feliz, independientemente de si les llevó a dejar este cuerpo o continúan con él.

Exceso y bloqueo de energía

Las energías en nuestro cuerpo son como las aguas de un río, si lleva demasiada cantidad se desbordará en algún punto y si encuentra algún obstáculo que bloquea su curso, lo alterará o se quedará estancado.

Cuando entra en nuestro cuerpo más energía de la que podemos soportar se crean problemas en nuestro cuerpo físico, sobre todo en el chakra sacro que es el encargado de procesar la energía vital. Cuando hay exceso de energía en los chakras uno se siente alterado y con ansiedad sin razón aparente. Entonces dejamos la puerta abierta a los MIEDOS.

Aprender cómo funcionan y afectan las energías a nuestro estado mental y emocional es imprescindible para comenzar a conocernos a nosotros mismos además de mejorar nuestra salud física.

Si algún chakra está bloqueado te hace sentir emocionalmente alterado o molesto. Tenemos que limpiar y desbloquear los chakras inferiores (raíz, sacro y plexo solar) para no seguir posponiendo lo que tenemos que hacer por falta de energía y confianza en nosotros mismos. Para volver a experimentar un buen estado de ánimo y vitalidad en el cuerpo físico.

REIKI es una herramienta muy poderosa para controlar y equilibrar tu estado mental y emocional, El cómo se relacionan los demás contigo no es importante sino cómo tú respondes, cómo reaccionas y cuál es tu actitud ante la vida. Si estás en paz contigo mismo, tienes claridad mental y actúas de manera confiada y con amor, la vida te sonríe, de lo contrario vives desde el sobre-esfuerzo y la angustia.

El momento más preciado del día debería ser el que estamos con nosotros mismos, en conexión con nuestra Alma, sintiendo todo nuestro Ser fluyendo en armonía.

Desbloquear y redistribuir la energía.

Tenemos siete centros energéticos principales más cientos de fibras nerviosas, como corrientes energéticas, que recorren nuestro cuerpo físico desde la cabeza a la punta de los pies pasando por la columna vertebral, como canal que une la mente y el corazón, pero vivimos desconectados de esta realidad de nosotros mismos. Y en lugar de FLUIR vivimos desde la resistencia y el conflicto.

Por ejemplo, no nos hacemos conscientes de que podemos solucionar cosas tan concretas como la rabia, los apegos, el estrés y la ansiedad que son factores que hace que se pierda nuestra energía vital. Y sin embargo, no nos han enseñado a crear cambios en nosotros y terminar con hábitos insanos. Reconstruirnos es posible.

Los seres humanos somos unidades energéticas. Si la energía deja de fluir correctamente, debido a conflictos emocionales -principalmente con nosotros mismos-, esa energía se va acumulando, primero, en algún punto de nuestro cuerpo astral creando como una corteza dura -un bloqueo- y finalmente se manifiesta en enfermedad en el cuerpo físico o cuerpo mental.

Tenemos que crear hábitos correctos en la alimentación, en el tiempo de descanso y la actividad física, para que nuestro cuerpo energético funcione debidamente.

Si consigues estar emocionalmente sano, es decir, que solucionas tus problemas sin demora, teniendo una actitud flexible y un estado de ánimo paciente, entonces también estás cuidando tu salud física y mental. Esto significa tener control sobre los sentidos.

El cansancio, la somnolencia, la irritabilidad, la falta de claridad mental, todo ello son síntomas de tener poca energía vital.

Podemos aprender a generar y almacenar energía vital, y el Yoga es la mejor ciencia para enseñarnos cómo conseguirlo. También el Reiki es un Camino para experimentar que somos energía y nos enseña a desbloquearla y redistribuirla para crecer y evolucionar como seres humanos.

Con cada experiencia integrada crecemos al siguiente nivel de Conciencia.

REIKI, infinita sabiduría

No tenemos la suficiente paciencia ni perseverancia para ahondar en un conocimiento hasta alcanzar la maestría. Nos cansamos rápido, perdemos interés. La Mente es débil y caprichosa. No hay suficiente energía vital para alimentar la voluntad y la disciplina necesaria para desarrollarnos como seres multidimensionales que somos.

Hará unos diecisiete años obtuve la maestría en REIKI. Desde entonces prácticamente a diario hago el ejercicio de alineamiento de los chakras y me conecto con mi Ser. Es la mejor decisión que he tomado en mi vida y me siento agradecida de que estuviese a mi alcance.

He iniciado a muchas personas y algunas de ellas también se han hecho maestros. Compartir la enseñanza que brinda el REIKI no es fácil a no ser que la otra persona esté abierta a percibir más allá de las palabras.

REIKI es una herramienta para entrar en el mundo interior y conectar con las energías superiores. También podríamos decir que es un Camino para llegar hasta el Maestro interior y recibir un conocimiento directo. Es, igualmente, una filosofía de vida que te lleva a trascender el mundo material y te permite entender y experimentar que somos energía y podemos trabajar para subir nuestra frecuencia y vibración en beneficio de nuestra Conciencia.

La divisa del REIKI siempre es estar al servicio de los demás. REIKI es la energía sanadora del Amor Incondicional. Primero trabaja en uno mismo para poder llegar a esa comprensión y experiencia de compasión.

Por eso hace falta PACIENCIA y anhelo de purificar los sentimientos para así elevar nuestra propia condición, desde el corazón. Cuanto más se avanza más se simplifica la vida. Se siente con total claridad que no somos este cuerpo ni somos la mente … el Alma y la Conciencia tienen prioridad sin lugar a dudas.

Todos pueden alcanzar un elevado conocimiento de sí mismos a través del REIKI y esto supone deshacerse de los sufrimientos y conflictos que conlleva la inconsciencia y el alejamiento de nuestro Ser esencial.

REIKI y la certeza de ser.

Cuando tiene lugar un terremoto en cualquier parte del mundo, esa energía magnética me afecta, horas antes de que se manifieste. No es cansancio lo que siento, no es agotamiento. Primero es un sentimiento de intranquilidad y después es como si me vaciasen de mi energía vital. Un sentimiento de desmayo que puede durar varias horas.

Esa misma sensibilidad para percibir las energías de la Madre Tierra me sucede con las personas, no siempre y no con todas. Puedo sentir sus dolores o sus bloqueos energéticos y despertarse una intuición y conexión con ellas. Certezas que pueden llamarse predicciones.

Me ha llevado media vida comprender quién soy, aceptarme y -gracias al REIKI. aprender a canalizar correctamente estas energías.

Gracias al REIKI, que ha despertado mi Conciencia y me ha guiado por un Camino de servicio, para hacerlo útil, con un propósito de vida.

El entendimiento y la experiencia al manejar las Energías. El hacer la alineación de los chakras y conexión con las energías superiores, me dan estabilidad emocional, en un mundo tan caótico y de sufrimiento.

La conexión con el espíritu y el alma, me proporcionan paz interior,

REIKI me ha ayudado a entender y sentir lo que es el Amor Incondicional; la energía sanadora. Y esa energía está en todos.

Yo sólo puedo compartir mis experiencias. Soy Facilitadora.

Yo Soy

Me hago consciente de que yo soy Energía. En mí están todos los elementos que estructuran el universo.

Tengo un cuerpo físico pero Yo Soy conciencia y Luz.

Siento pero Yo Soy mucho más que mis cinco sentidos.

Pienso pero Yo Soy al trascender mi mente.

Me reafirmo en mi Ser centrándome en mi Yo Soy que es mi Alma.

Al centrarme en mi chakra del corazón espiritual me conecto con la energía de Amor Puro que sostiene mi Ser y a todos los seres vivos. Somos UNO.

Somos receptores de la energía cósmica que nos nutre y purifica para que podamos cumplir con nuestro anhelo de auto-realización.

Nos preparamos para hacer un Camino de vida desde dentro; teniendo la Mente y el Corazón en perfecta sincronicidad.