Tiempo de calibración

universo y burbuja

El Universo se reconstruye a sí mismo. Nuestro planeta se reconstruye a sí mismo.  El ser humano se reconstruye a sí mismo.
Son actualizaciones  de Energía y es la resistencia a este movimiento constante la que crea conflicto y desestabilización.
Toda tensión debe ser liberada más no desde la lucha o la confrontación sino desde la comprensión y liberación de la misma. Esto a todos los niveles y en toda situación donde haya obstrucción.

Más allá de la percepción ordinaria existe una zona no-física, sutil, donde la luz y la energía se amplifican y cobran una nueva dimensión. Todo se vuelve más nítido; se ha descorrido un velo más de los setenta mil que nos separan de la Luz Divina, que es el Amor Puro Incondicional.

La experiencia no ocurre en la Mente. La LUCIDEZ nace en el corazón espiritual y en el Tercer Ojo. Cada uno puede calibrar el estado y nivel en el que se encuentra de forma neutra para poder seguir ajustándose a frecuencias más elevadas.
Estamos trascendiendo hacia un cambio que nos lleva a avanzar como seres humanos  y que nos está capacitando para una integración plena de una Conciencia superior, infinita.
Lo que nos puede parecer desequilibrio e incluso una vuelta atrás es simplemente un ajuste de frecuencia y sintonía.
Es tiempo para involucrarse en el Bien Común. Somos parte activa del Universo al que pertenecemos.

Frases lapidarias

niño hermosoExisten personas fuera de lo común. Y existen personas -la inmensa mayoría- que son “normales” y desprecian o se burlan de las que son originales y distintas.  La gente común no soporta reconocer  que ellas mismas sacrificaron su identidad y naturaleza y claudicaron ante el sistema de molde único.

El acoso escolar es la reacción de niños que han sido sometidos y esa rabia la proyectan con el que todavía es puro pero se siente frágil y sólo.

Padres y madres, debido a patrones heredados, sin saberlo contribuyen a anular la creatividad y originalidad de los hijos,  debido al sistema educativo de sometimiento.

Pondré un ejemplo que he recogido en mi consultorio en el trato con niños que tienen “problemas” de adaptación en la escuela y no son obedientes en casa.

Una madre me trae a su hijo de 8 años porque “no escucha”, “no sabe de límites”, “tiene problemas en la escuela con los profesores y los demás alumnos”, “se pega a sí mismo” …

Hablando con el niño me confiesa que piensa que no es bueno pero que él quiere hacer las cosas bien pero no lo consigue (siempre le están regañando o llamando la atención). (le desborda que le estén dando órdenes continuamente y se siente confundido).

La madre interrumpe y añade que el niño siempre está pidiendo jugar … (le recuerdo que su hijo tiene 8 años)

Sigo conversando con el niño y le pido me nombre 3 cosas que según él, hace mal. Y me dice “tengo miedo a la oscuridad. Alguna vez pego a los otros niños pero no mucho. Tengo avaricia por las patatas fritas” …

Le pido ahora me diga 3 cosas buenas en él: (se queda callado mucho rato). finalmente me dice que le gusta la naturaleza , estar contento con la familia y querer hacer las cosas bien.

Todos sabemos y hemos vivido en carne propia frases que nos han repetido siendo pequeños y que nos han marcado. Desde “eres tonto”, “no haces una derecha”, “no vas a ser nadie en la vida” … las madres gritando al borde del cansancio físico y mental “me vais a matar de un disgusto” …

¡Se dan tantas situaciones que les confunden! Muchas veces los niños se sienten culpables ante la separación de los padres o ante una enfermedad de la madre ellos toman la responsabilidad, ya desde muy pequeños. Mil situaciones condicionantes.

A los hijos y también a los seres de nuestro alrededor que son más frágiles debemos prestarle  nuestra atención desde el Amor incondicional. Si lo hemos hecho mal hasta ahora, si les hemos fallado, ahora es el momento de reaccionar y corregir nuestra actitud. Los errores se disuelven ante el Amor.

Siempre estamos a tiempo de rectificar y mejorar una relación. Sólo existe el presente.

Debemos respetar la naturaleza de los niños y jamás coartarles ni manipularles; eso es lo peor que se puede hacer. Miremos nuestro interior, estemos atentos a cómo les hablamos y les tratamos.

Tu esencia

energia-cuerpoHablamos de la Esencia y hablamos de que somos Energía …

Hablamos del Alma y del Espíritu…

Pero si no experimentamos todas estas cosas inmateriales, cómo podemos saber de lo que estamos hablando o cómo  continuar profundizando sobre ello.

Ni siquiera cuando nombramos el amor incondicional tenemos una idea clara  de qué estamos hablando. Sólo si alguna vez hemos percibido su fragancia -aunque sólo fuese por un instante- no sabremos de qué se trata.

¿Cómo saber? Yendo hacia nuestro interior, calmando la mente desde una respiración consciente y pausada.

¿Cómo percibir? Vaciando la mente de expectativas, respirando conscientemente mientras vamos hacia nuestro interior en silencio. La meditación.

¿Qué hace falta para saber y percibir? Anhelar desde la paciencia y la confianza, el poder trascender el Plano material en el que estamos sumergidos. Entrar en un estado meditativo.

… todo lo demás viene por sí mismo.

 

El poder de la invocación

manos abiertas al solQue haya armonía entre pensamiento y sentimiento.

Que  haya sintonía entre las emociones y la mente.

Que haya entendimiento entre el corazón y el pensar.

Que haya sincronicidad entre la individualidad y el Todo,

entre el deseo y el propósito,

en el eterno Presente creado de Amor Incondicional.

 

Desde mi ser, saludo a los ángeles guardianes, a los seres de luz y a los maestros ascendidos para que me guíen en mi auto-sanación y evolución.

Desde el poder de mi espíritu, decido aplicar el Amor Incondicional en cada acción de mi vida, para mi bien y el Bien común.

Gracias. Gracias. Gracias.

 

 

 

 

La Conciencia es nuestro espíritu.

 

ser lucesDespertar la CONCIENCIA es hacerse consciente de sí mismo.  Es reconocerse como espíritu y alma. Es experimentar en sí mismo, la profundidad del Ser como esencia divina.

Cuando ocurre esto, dejamos de sentirnos el centro del mundo, con nuestras exigencias egoístas y comenzamos a fijarnos en los demás como iguales,  con nuevos sentimientos de simpatía y afecto. Comenzamos a  darnos cuenta de que nada es casualidad y comenzamos a ver las señales y oportunidades para nuestro avance.

Tomamos Conciencia poco a poco de nuestro yo:  observamos cómo funciona el ego, la mente, cómo reaccionamos emocionalmente, cómo los pensamientos nos dominan,  todo ello conformando nuestra personalidad,  y nos hacemos conscientes que nuestra infelicidad y angustia es debido principalmente porque estamos cargados de energías (emocionales) tóxicas  negativas  … 

Ahora viene el despertar de la Conciencia … como una Luz que estalla en nuestro cerebro y nos hace ver con claridad:

“Yo no soy mi mente. Tengo una mente a mi servicio… Yo Soy algo más que mi cuerpo físico. …”

El punto de encuentro con nosotros mismos está en el centro del Corazón espiritual  mientras estamos en el proceso de purificación y de des-identificación. Ahora toca deshacerse de todo lo que nos ha condicionado y limitado.

Nos ocupamos de nosotros mismos con responsabilidad y amor para cambiar los viejos programas de creencias y pensamientos rígidos. Comienza a nacer en nosotros la compasión; no juzgamos a los demás ni a nosotros mismos… al menos, ahora somos conscientes y rectificamos, sin castigarnos: estamos en el Camino.

La ansiedad ha sido eliminada. No existen más miedos. Todo eso solo eran fantasmas…

La compasión nos envuelve y diluye instantaneamente cualquier falta y sentimiento de culpa, tan poderosa es su energía.  Nos renueva …  Ahora ya -con nuevos hábitos y nueva actitud- actuamos y fluimos de forma estable. en  armonía, sintonizados con las energías universales del Amor Incondicional.

Desde la confianza absoluta.  Conectados nuestro corazón y mente superior a la Conciencia Suprema. 

Somos Conciencia, porque ese es el mayor atributo de nuestro espíritu.

 

Mi experiencia de transformación

yo. Livio junio'14Hace ya quince años que mi vida dio un tremendo vuelco hasta el punto de que sentí cómo moría en mí el “personaje” -no sólo  la idea que tenía de mí misma- sino también se produjeron cambios a niveles profundos de mi ser. Experimenté un vuelco radical  completo, en un espacio de tiempo angustioso e impreciso, en el que sentí lo que es el Vacío.   

¿Cómo explicarlo? … las circunstancias de la vida me llevaron al límite, … la sensación fue de que la tierra se abría bajo mis pies y fui a parar a la Nada más absoluta.

No importa por cuánto tiempo, eso es lo de menos. Porque aunque sólo hubiese sido por un instante, también los instantes pueden ser eternos. Así que, viví esa experiencia de morir en vida y dejar de ser. Pero eso no fue lo peor, lo peor vino después, cuando volví a esta realidad ilusoria, sin  identificación: en blanco.

Mis  ojos hicieron un recorrido panorámico de mi existencia,  que hasta entonces me había negado  a ver y reconocer. Las verdades siempre duelen.

Debió suceder que mi alma, por su cuenta, se rebeló, dijo basta a una vida agriamente sin sentido, y me cogió por sorpresa, no dándome tiempo a reaccionar… el caso es que una vez que las funciones de mi cuerpo y mente se pusieron nuevamente en marcha -como una vieja locomotora- pues todo esto me sucedía con cincuenta años más que cumplidos, me paré sobre mis pies decidida a descubrirme y reconstruirme.

Para esta transformación y realización de mi ser debo decir, para ser enteramente sincera, que recibí muchísima ayuda desde planos superiores, y que con toda certeza. gracias a la fuerza y guía que recibí es que pude salir adelante.

Me empezaron a llegar “regalos” que me iban marcando el nuevo camino a seguir. Uno de ellos fue una invitación a un curso de “Respiración Holotrópica”  parecida a la técnica de “Renacimiento“. Estábamos una veinte personas acostadas en el suelo con los ojos tapados. Un médico y cuatro ayudantes iban a supervisar el trabajo de desdoblamiento de conciencia que íbamos a experimentar.

Yo no tenía ni idea de lo que eso significaba o lo que podía llegar a ser. Nos dieron la instrucción de respirar muy fuerte y sin pausa por la boca. Nos ordenaron que no debíamos abrir los ojos o levantarnos bajo ninguna circunstancia y que si queríamos algo debíamos levantar la mano y alguno de ellos acudiría a ayudarnos.

Pusieron música de percusión a todo volumen y comenzó la cosa. A los pocos minutos levanté la mano. Muy obedientemente no había abierto los ojos ni había salido corriendo como hubiese sido mi primer impulso y le dije que no quería seguir allí, tenía mucho miedo, me estaba mareando, tenía claustrofobia y todos los males.

Me tranquilizaron, me animaron a seguir, uno de ellos se quedó a mi lado guiando mi respiración y prometiéndome que pasado esa primera parte, hasta conseguir la apertura de Conciencia, luego sería una experiencia maravillosa.

Seguí con la respiración al ritmo de la música frenética, tenía ya los brazos rígidos y con muchísimo dolor, como si tuviese los dedos metidos en un enchufe y estuviese pasando por todo mi cuerpo una descarga eléctrica. Mientras tanto me decía a mi misma que ni por un millón de euros volvería a repetir esta experiencia. De pronto, hubo una explosión dentro de mí, y desde mi cuerpo físico ví como mi alma salía del cuerpo hacia otras dimensiones.

Sentí una paz y quietud absoluta. Entre las distintas experiencias que viví allí hubo un mensaje que entró directamente en mi corazón “eres dadora de luz … Hubo más cosas pero mi relato lo quiero centrar en esa frase que por mucho tiempo no tuvo ningún significado o sentido para mí. Pero ahora, cuando el puzle de mi vida ya está casi terminado, entiendo qué quería decir y sobre todo, ahora sé, que no existen las coincidencias o casualidades y yo fui guiada a cumplir con mi propósito de vida.

Al poco tiempo después yo me inicié en el Reiki y seguí el proceso de aprendizaje hasta hacerme maestra y llevo ya más de diez años impartiendo cursos, me dedico a la sanación energética y también como Facilitadora en el entrenamiento para la nueva conciencia.

Por encima de la satisfacción propia, los apegos y los propios intereses, existe un Amor que lleva a darse uno mismo. Entendí y resonó en mí corazón la frase de “eres dadora de Luz”. Muchísimas veces me obligué a mi misma a reconsiderar el significado sobre la energía del AMOR INCONDICIONAL con el que el Reiki trabaja para sanar.

La acción de dar Amor bajo su forma más pura es lo que enseña el REIKI. Primero con uno mismo. Después conscientemente con uno mismo. Luego, cuando renaces en un acto de abnegación donde surje el Amor, entonces, es cuando se da a los demás de forma incondicional

Donde no hay Mente

corazon sosteniendoSe dice que en el mundo moderno se coloca el carro delante del caballo, queriendo decir que se pone la creencia antes que la experiencia. Tenemos una “idea” sobre  el Amor pero ¿ realmente nos entregamos a experimentarlo? … o más bien pensamos si nos conviene … anteponemos la mente al corazón.

El amor real es dar, recibir y compartir. El amor infantil es exigente, es un amor posesivo, de alianzas por intereses.

El Amor Incondicional late desde la sincronicidad.  Y la sincronicidad está justo en el centro entre el impulso y la intuición. En la sincronicidad no entra la Mente,  es una cuestión de fluidez  para entregarse e integrarse en el Todo.

Para entrar en la sincronicidad con la Naturaleza, con el Ser, con el Universo, con la Belleza, con el otro …  tenemos que desconectar a la mente, lo racional, para poder entrar en el ritmo y la pulsación de la Vida. 

Si el ser humano es un ser multidimensional, significa que partes de nosotros están viviendo en esta dimensión que conocemos y partes de nosotros están existiendo en otras dimensiones y realidades, pero todo está sucediendo al mismo tiempo, en este instante. Para poder experimentar esto tenemos que trascender la Mente.

Si existen partes de nosotros que están viviendo en dimensiones superiores, podemos deducir que estas partes están vibrando en frecuencias superiores y también tienen niveles de conciencia más elevados.

Este Yo Superior, del que tantas veces hablamos, somos nosotros mismos experimentando otras realidades, pudiéndose mover en nuestro “futuro” y traernos información sobre él; lo que llamamos INTUICIÓN.

Esta afinación de la Mente nos ayuda a sintonizar con el Ser esencial y original en nosotros, que es puro amor.