Las trampas de la Mente

hombre galacticoSeguir ciegamente las creencias de otros nos puede llevar al despropósito. Intentar dominar el ego y sus desatinos desde una mente obcecada lleva al fracaso. Una mente fantasiosa, confabulada con un ego insensato convencido de su superioridad, siempre tiene lista alguna trampa mental para burlar las buenas intenciones de esa parte del cerebro que intuye el desvarío.

La mente que no sabe pensar y no es capaz de discernir tiene siempre preparada una maniobra para que desistamos de nuestros planes de cambios; debilitando nuestra voluntad y creando inseguridad sobre nuestras capacidades y valores.

Desde la apariencia de razonamientos válidos, una mente aprisionada por un ego exaltado y un orgullo desmedido, justifica la cerrazón de creerse dueño de la verdad, no permitiéndose ceder ni tolerar ningún cambio.

La mente que no es capaz de reflexionar, nos hace creer que somos dueños de nuestra vida pero en realidad lo que hace es crearnos complejos:

Creemos que el control de la mente lo conseguimos reprimiendo nuestros sentimientos o avasallando a los demás; trampa fatídica que nos acompleja.

Creemos que la “ACEPTACIÓN” es tener una actitud servil hacia el otro, debilitando nuestra identidad; otra trampa de la mente.

Para todos aquellos que están siguiendo un camino espiritual desde la mente, que son creyentes sometidos a prácticas religiosas férreas y rigurosas; corren el peligro de caer en la trampa del complejo de superioridad.

Si realmente deseamos lograr la auto-realización y la paz interior, tengamos presente que la Mente debiera ser el primer discípulo del Alma.

Anuncios

¿Cómo conseguirlo?

manos al timoMientras vives en el Plano material y mental crees que eres tú quien decide; te consideras importante pero al mismo tiempo no puedes evitar sentirte desgraciado o intranquilo.

Te esfuerzas sobremanera  por cuidar tu imagen, exigiéndote tanto que nunca alcanzas la felicidad y ni tan siquiera la sensación de satisfacción contigo mismo.

Pasamos todos por ese proceso; desde la queja, la justificación, la duda constante, el sufrimiento y mil problemas más hasta poder alcanzar el estado de aceptación de quién somos y de lo que el mundo nos ofrece. Poder conseguir hacernos dueños de nuestra vida parece inalcanzable.

La frustración que crea la mente con pensamientos de auto-castigo y victimismo se han terminado en el momento que decimos ¡basta!. En este momento despierta la Conciencia de querer ser uno mismo.

Se acabó el socorrido “NO SË” que nos aparta de la realidad. Ese “no sé” que nos ayuda a escabullirnos de enfrentarnos con nosotros mismos y nuestros problemas.

¿Cómo conseguirlo? Dejándonos ayudar. Recurrir a un sistema o técnica que nos permita desbloquear nuestros centros energéticos. Que nos ayude a purificarnos mental y emocionalmente de todos los condicionantes y creencias. Aprendiendo a controlar y desarrollar nuestra mente. Esos primeros pasos necesitan de disciplina, constancia y guía.

ARMONIZAR lo que pensamos con lo que decimos y con lo que hacemos… Desde la coherencia nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos.

¡Que nuestras células se renueven de forma saludable! Desarrollemos la capacidad para sintonizarnos con una más alta frecuencia de Amor para que nuestro corazón permanezca puro y nuestro espíritu   humilde.

Vivir es paz con uno mismo es posible.

Muros de miedo

niño entre muñecosLevantamos muros cuando nos sentimos amenazados. Los muros que levantamos en nuestra mente nos aíslan del exterior; pero también de lo bueno que nos podría enriquecer. Si mantenemos una actitud de mente cerrada nos apartamos de las nuevas ideas y de las nuevas posibilidades.

Podemos desarrollar y fortalecer nuestro Ser. Tenemos la capacidad de percibir y aprender nuevas y mejores maneras de relacionarnos con el mundo exterior y con nuestro mundo interior. Tenemos el poder del discernimiento para elegir y decidir cómo hacer las cosas acorde a nuestra naturaleza.

Es la inseguridad lo que nos incapacita  SER quien somos. Y la inseguridad es debilidad mental y emocional.

Sucede a veces que nuestra mejor voluntad y confianza en nosotros mismos se viene abajo. Que las dudas  comienzan a enturbiar nuestro ánimo y buena disposición.  Y aparecen los miedos. La mente aprovecha para lanzar pensamientos negativos.

¿Cómo recuperar la confianza en nosotros mismos? .- Poniendo orden en la casa de nuestra Alma, aprendiendo a identificar nuestro verdadero Ser; sus carencias y sus talentos.

Purificando nuestros propios pensamientos, emociones e ideas para poder así renovar regularmente los propios valores. “Yo Soy lo que me proponga ser desde mi Ser”.

Hay muchos tipos de MIEDO, comencemos por reconocer el miedo a no ser aprobado y aceptado.  Ese miedo  lleva a la persona a ser excesivamente amable y servicial. Uno deja de ser quien es por complacer a los demás y conceder favores de forma ilimitada. Este miedo se camufla en una apariencia de amor y bondad que termina por anularse y dejarse manipular sin permitirse  ser quien es.

Y este es un ejemplo que padecen hoy en día muchos niños en los colegios. El ACOSO ESCOLAR se produce en niños sin voluntad y sin identidad, incapaces de saber defenderse. Aparte de educar al acosador, el niño acosado debe recibir con urgencia las herramientas necesarias para fortalecer su auto-estima y su autoridad natural.

La INTUICIÓN es la auténtica Voz del Alma. La intuición fomenta la confianza en sí mismo. Desde la Meditación se puede desarrollar la escucha interior y esa conexión con el Alma, necesaria para fortalecer  la identidad de nuestro Ser.

 

 

Pereza espiritual

hombre mochilero2Sucede. La pereza  es algo común. Nos recostamos en la zona de confort que más apetece a la mente-no-pensante;  sofá, televisor, comer, beber … los cinco sentidos embotados.

Este tipo de vida, nos separa de nuestra verdadera Esencia  y reduce a la mínima expresión  nuestra creatividad y nuestra espiritualidad.

Pero ya que no podemos actuar sobre el pasado y lo hecho, hecho está, pongamos la atención en nuestro Presente.  Dejémonos inspirar y aceptemos el desafío de conocer nuestros verdaderos límites … nos sorprenderemos ….

Si de verdad queremos despertar a la Realidad, primero debemos cuidar de nuestro cuerpo físico. Es nuestra envoltura. Experimentemos. Pongamos en marcha la actividad física y mental de forma consciente y con un propósito: Podemos ganar en energía y ganar calidad de vida.

Mejoramos nuestra alimentación; nos hacemos responsables de lo que comemos. Y nuestra visión de la vida gana en profundidad.

Interactuamos con el exterior desde una nueva perspectiva y con una actitud más positiva. En la medida en que nos deshacemos de inseguridades y miedos, ganamos relacionándonos con los demás.

Si cada día nos ponemos un pequeño reto, provocaremos en nuestra mente un desafío sano -entusiasmo por avanzar-, por sentirnos que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.

 

El Alma y el Espíritu

ser y universoLa esencia divina está en cada uno de nosotros. El Alma es como la placenta etérea que envuelve al Espíritu, que es nuestra esencia divina  eterna. Así que, la conexión entre nuestro físico y nuestro espíritu, es el Alma.

Sin embargo, el ser humano en su mayoría vive desde el Ego;  todavía sin consciencia de sí mismo,  actuando de forma violenta, agresiva, codiciosa, egoísta, … podríamos decir que peor que cualquier otro animal, por la sencilla razón de que actúa fuera de sí, alejado de su naturaleza.

Como nos gobierna la Ley de Causa y Efecto, lo que sucede a la humanidad no es fortuito. Todo lo que está sucediendo es a causa de nuestro proceder; del proceder egoísta de los que gobiernan el mundo y el proceder de la gente común que permite que suceda y se presta a servir a personas sin escrúpulos …

Tenemos que restablecer nuestra Conciencia. Recuperar la naturaleza de nuestra Alma y que nuestro Espíritu sea quien nos  guíe.

¿Cuánto sufrimiento más tiene que vivir la Humanidad para alcanzar la percepción del Amor Puro, que sería el estado natural del Ser en nosotros ?

La indiferencia e irresponsabilidad del ser humano está llegando a su fin. La Conciencia de muchos se ha fundido con la Conciencia Cósmica, creando una aceleración en  el despertar y  evolución de la humanidad. Se ha despejado en muchos el Camino hacia el interior para encontrarnos con nuestro ser esencial.

Ahora toca salir de la mente egoica. No podemos conectar con nuestro Yo Superior sin antes no haber aquietado al Yo inferior.  Ahora toca salir de la idea de MIEDO e inseguridad  que domina y tiene maniatados a la inmensa mayoría.

Tenemos que recuperar la inocencia y la presencia de nuestro Ser para sentirnos felices y satisfechos de nosotros mismos… desde nuestra Alma, en conexión con nuestro Espíritu.

La peor enfermedad: Los Miedos

hombre amanecerMiedos a la pérdida, al fracaso, al abandono, al dolor, a ser herido, a ser humillado, a no sentirse capaz  …

Todos tenemos miedos. Los miedos no sólo nos limitan también pueden crear una de las  peores enfermedades mentales: Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) en  diferentes grados.

El MIEDO es un síntoma muchas veces creado por  emociones negativas que están desequilibrando la energía vital en nuestros diferentes cuerpos (físicamente nos produce tensiones, mentalmente nos paraliza, emocionalmente nos aísla y espiritualmente nos bloquea).

Los miedos se posicionan desde una baja autoestima o timidez. Los miedos aparecen cuando la mente es débil y está dispersa; parte se quedó enganchada en el pasado otra se va al futuro o simplemente se encuentra vagando en el cuerpo astral sin enraizarse en el Plano Terrenal. (Chakra Raíz cerrado).

Los miedos aparecen cuando la identidad es débil y vulnerable, sintiéndose la persona amenazada constantemente.

Nuestra energía vital y salud física y mental se desgastan cuando vivimos desde la inseguridad y los miedos.

Si la mente está alterada somos incapaces de escuchar nuestro ser esencial (nuestro Yo Superior). La mente se altera cuando está enfocada en lo exterior (cuerpo físico) y desconectada del corazón y Alma (donde radican la Verdad y la Realidad).

El CONTROL Y DESARROLLO DE LA MENTE es esencial para erradicar los miedos fantasmas que nos dominan y arruinan nuestra vida. Debemos cada día dedicar un tiempo a entrar en el Silencio interior para ampliar nuestra perspectiva y entendimiento de la vida, conectando con nuestro corazón espiritual.

Existen muchas herramientas para recuperar el entusiasmo y fe en la vida. Es necesario crear una nueva ACTITUD inspiradora llena de coraje.

¿Cómo debemos afrontar la vida? Con la intención firme. Con constancia, convencimiento y voluntad. Se puede. Cada día podemos construir una nueva etapa de vida.

NO MÁS SUFRIMIENTOS INNECESARIOS.

YO SOY EL DUEÑO DE MI VIDA.

 

 

 

 

Tenemos que saber que la mente inferior (que todavía noqueao ha aprendido a pensar ni discernir) nos va a limitar debido a los MIEDOS  fantasmas que ella misma genera.

Los miedos al cambio,. La inseguridad que produce lo nuevo.

La mejor manera de deshacernos de esa energía tóxica es fortalecer la mente. Aprender a controlar la mente y desarrollarla hasta poder conectar con nuestra Mente Superior. Todos tenemos esta facultad, es cuestión de poner la intención y perseverar

Yo elijo

hombre en menteUno  elije cada actuación de su vida.  Inclusive el mostrarse pasivo o resignado, es también una elección de actitud. Ser valiente o ser miedoso son  opciones. Ser  un mentiroso  es una forma de ser que no admite justificaciones. Aunque sea inconsciente, es una elección. Luchar o rendirse es una determinación que sólo depende de nuestra elección.

Entender que la cuestión importante no está  tanto en qué elegir sino saber ver las consecuencias que ocasiona esa decisión. Podemos llamarlo SABER PENSAR que incluye ver con antelación los resultados de una toma de decisión. Y también, el saber pensar, trae consigo otras virtudes;  la paciencia, la prudencia y la confianza absoluta de que existe un Orden Superior al que estamos sujetos.

Quien es consecuente  y coherente consigo mismo, no tiene sorpresas desagradables en la vida. Sabe que la corrección, la honestidad y los demás valores que profesa,  le traerán más de eso mismo. Esa seguridad le proporciona claridad mental. La claridad mental brinda una amplitud de Conciencia y conexión con la Conciencia Superior. Y todo ello hace florecer en el interior la paz y la dicha de ser.