Desarrollo psíquico. El Tercer Ojo.

pajaros sincronizados 1 Los pájaros utilizan la telepatía para volar como una única mente; sincronizados. En los animales el uso de la glándula pineal les mantiene activo el INSTINTO y poseen una percepción muy fina del peligro.

El ser humano, al no saber utilizar la glándula pineal, la experiencia telepática se hace imposible. Lo más triste es que ha perdido la capacidad de desarrollar el TERCER OJO debido a tener la Glándula Pineal atrofiada o adormecida. El desarrollo del chakra del Tercer Ojo sería la puerta a la psicotelepatía, clarividencia, tener sueños premonitorios y la proyección astral.

La armonía y activación de la glándula Pineal nos lleva al Conocimiento Universal pero primeramente nos brinda una enseñanza de toma de Conciencia, imprescindible para avanzar en nuestro propósito de la liberación de la mente.

Para poder entender mejor cómo podemos conseguirlo nos ayudará el saber que la Glándula Pineal está en el centro del cerebro pero fuera de la mente…

¿Cuáles son las habilidades psíquicas del Tercer Ojo?

> Recibir el conocimiento directamente sin pasar por la mente; a esto se llama INTUICIÓN.

> Superar toda limitación que entorpece la mente (miedos, conflictos mentales, sufrimiento)

Es interesante saber que un exceso de calcio calcifica la glándula Pineal. Debemos evitar las pastas de dientes que llevan FLUOR y el agua a la que se ha añadido fluor, por la misma razón.

El VINAGRE DE SIDRA DE MANZANA tiene muchas propiedades para tener buena salud. Sirve además para descalcificar la Glándula Pineal. Usar en las ensaladas y también tomando medio vaso de agua con una cucharada de vinagre todos los días; clarificará la mente.

Lograr el dominio del chakra del Tercer Ojo, en el entrecejo, nos llevará a experimentar espiritualmente la multidimensionalidad de nuestro Ser Esencial.

Anuncios

La madre ausente

mujer madre2Hablar de la madre ausente me toca de lleno, así que no es fácil. He tenido una madre ausente y yo jugué el mismo patrón sin ser consciente de ello.

Es cuando los hijos te pasan factura cuando comienzas a darte cuenta, no sólo de cómo han influido en ellos tus propias carencias sino también cómo las historias se repiten dentro de la familia. Y te sorprendes al experimentar tan de cerca el asunto de los “patrones heredados” … creías que lo estabas haciendo -si no bien- al menos haciéndolo lo mejor que sabías y podías pero … los que vienen detrás reclaman que revises tu proceder, no les sirve que pidas perdón cien veces; han sido lastimados, arrastran traumas, han sufrido y TÚ como madre ¿dónde estabas?

Perpetuar el título de “madre ausente” me parece injusto. Cuando mi madre comenzó a perder la memoria inmediata y ésta quedó anclada en su niñez tuve la oportunidad de conocer, a través de ella misma, su historia. Se casó con 17 años, siempre fue una mujer callada, viviendo a la sombra de su marido. No recuerdo haber tenido alguna conversación con ella ni en mi niñez ni en mi adolescencia. Fue una “madre ausente”, y esa fue mi referencia como madre.

Estos últimos años he aprendido a amarla. A aceptarla, sentir compasión y pedir perdón por ella y por mi. Su propia madre no tuvo tiempo para dedicarle a la cantidad de hijos que tuvo; tenía que atender el negocio de panadería todo el día. Así que ella misma no tuvo referencias de una madre amorosa porque las circunstancias de la vida eran muy duras en aquel entonces.

Es verdad, yo tampoco he estado. He cargado con la enorme culpa muchos años. Y acepté silenciosamente la revancha de indiferencia hacia mi; parece ser que los hijos tienen ese derecho de castigar a la madre mientras son adolescentes. Ya les llegará el momento de madurar.

Yo me pregunto ahora, cuando los hijos ya son mayores ¿se han parado a averiguar dónde estaba la madre?, ¿Cómo estaba?, ¿Qué hacía?

Seguramente no estaba en un bar ni de fiesta o con amigas o con un amante, descuidándoles a ellos. La mayoría han estado trabajando. También ocupadas en reponerse y remontar su propia vida. Interiormente solas, ellas también.

Y no hablo así para justificar la ausencia y la necesidad que tienen los hijos de la guía y amor de la madre. Sino para hacer un llamado de atención e intentar entender al otro, aceptando y comprendiendo las circunstancias de la vida. Perdonando y amando a quien nos dio la vida.

Y hablo ahora como hija: El amor a la madre debe ser incondicional si queremos que nuestro corazón viva en paz.

¿Qué necesito aprender?

Dios y el Universo ponen en nuestro Camino lo que necesitamos aprender. Tener una actitud de  rechazo a aprender y  resistencia a rectificar crea sufrimiento y conflicto, crea ansiedad y angustia. ¿Cuándo vamos a asociar nuestro malestar con nuestra rigidez mental?

Podemos aprender de la respiración consciente, que cuando detenemos la respiración -y nos quedamos en vacío por unos segundos- los pensamientos decrecen; la mente entra en quietud.

Podemos  aprender que para maravillarnos tenemos que estar atentos y vacíos de expectativas.

Podemos aprender que a través de los centros energéticos (chakras)  recibimos, multiplicamos y distribuimos la energía vital para beneficio de nuestra salud física y mental.

Podemos  aprender que la respiración consciente en sí misma es la principal disciplina para el desarrollo de la Conciencia.

Podemos aprender que la disciplina o entrenamiento que necesitamos hacer comienza por una LIMPIEZA interior y exterior,  para eliminar lo que es viejo en nosotros, a todos los niveles, para poder salir de la mentalidad de pobreza y victimismo.

Podemos aprender que dentro de la Disciplina/entrenamiento está el control mental (organización para desechar lo inservible y hacer lista de prioridades).

Podemos aprender PUNTUALIDAD, que quiere decir, ser veraces, precisos, exactos y formales.

Todo a lo que le prestemos atención CRECERÁ.

 

Dolor de cabeza y ansiedad

mujer dibujo cerebroLa densidad en el cerebro causada por almacenar demasiados pensamientos, problemas y conflictos,  originan presión en la mente  y dolor de cabeza.  Esa densidad es la causante de tener poca claridad mental y poca capacidad para encontrar soluciones y simplificar la vida.

Cuando el estado de ánimo domina el hacer y ser de una persona,  el carácter se hace imprevisible, según se presente el día a día. Y esa volubilidad acrecienta la inseguridad en sí misma y la desconfianza en su alrededor.

Dejarse gobernar por una mente débil o mejor dicho; no saberse imponer a la mente inferior que nos domina desde sus miedos e inseguridad, es lo peor que nos puede pasar.

¿Cómo fortalecer la mente y dejar de sufrir innecesariamente?

Tenemos que fortalecer la mente superior o Conciencia haciéndonos observadores del personaje que hay en nosotros. “Yo no soy mi mente”, “yo no soy mis emociones”, “yo no soy mis enfados”,  además de “yo no soy mis miedos”… es lo que nos podemos decir cada vez que nos hacemos conscientes de que nos estamos dejando llevar -estamos reaccionando- ante cualquier pequeño conflicto.

Entonces, quién soy yo …

Comenzar a darnos cuenta cómo somos arrastrados a una discusión o cómo la provocamos por un sentimiento de falso orgullo. Cómo nuestros miedos nos hacen tener una actitud defensiva al ver peligro donde no lo hay. Darnos cuenta de que lo que estamos reprimiendo nos hace daño y nos limita en nuestra relaciones con los demás.

En ese momento de ansiedad y miedo, respirar conscientemente tres o cuatro veces, lentamente. Relativizar la situación y salir de ella desde la tolerancia y la compasión, eso nos hará sentirnos bien con nosotros mismos.

Y cada vez será más fácil solucionar situaciones conflictivas y a mediano plazo ya ni siquiera sucederán y nuestra vida se volverá más amable en todos los sentidos.

Esto es sólo el comienzo …   las tensiones acumuladas en el cuerpo físico desaparecerán.

No lo razones, siente.

hombre recibiendo luzLa vida sólo reconoce el momento presente. Respiramos conscientemente y centramos todas nuestras energías en ESTE MOMENTO y lo reconocemos como único. Lo reconocemos como único y lo valoramos. Lo reconocemos, lo valoramos y lo aceptamos.

Deja que las emociones, los pensamientos o las imágenes aparezcan y se desvanezcan por si solas en tu cerebro. Los recuerdos también ocupan espacio en tu corazón pero más que nada  son las energías negativas como el rencor, los reproches, la rabia, el despecho, miedos, … las que  son una carga pesada y harías bien en desprenderte de ellas ahora.

Sé observador/a de las emociones que están  en tu corazón haciendo presión. Al respirar conscientemente focaliza esas emociones y permite que esas energías retenidas salgan al exterior cuando exhalas el aire… Despacio, tómate tu tiempo como observador/a: siente las emociones que te hacen daño. Por el poder de la intención; identifícalas una a una, reconócelas. Tu sólo eres un simple observador. No lo razones, siéntelas.

Envuélvelas en Luz y sácalas fuera al expulsar el aire. Despréndete poco a poco de la carga de tu pasado. Desde el centro de tu corazón, inspira y conéctate con el Amor Puro que hay en ti. Acepta y reconcíliate con la vida.

Esta Luz sanadora, que entra ahora en ti,  disuelve todo bloqueo emocional. Visualiza tu interior lleno de Luz. Esta Luz tiene el poder de transformar todas las energías emocionales negativas, despejando el camino del corazón.

De la misma formar que creamos el sufrimiento podemos crear la felicidad. Tenemos la capacidad y el poder de crear conscientemente nuestro estado de paz interior.

 

El cuerpo energético

hombre equilibrio yogaNuestro cuerpo energético nos impulsa e incita a actuar. La energía vital  estimula  la expansión de nuestra Conciencia.

La energía se estanca y obstaculiza el movimiento si no la usamos. Si tenemos poca energía nos volvemos perezosos.  La pereza es flojedad, falta de energía vital.  Nos dicen que hay que vencer la pereza pero si no hay energía vital resulta imposible tener  voluntad para actuar. No es una cuestión de imposición o razonamiento. si no hay energía vital una persona se siente incapaz de tener ánimo y fuerza para moverse.

A muchos jóvenes los tildan de perezosos y no es que no tengan energía, la tienen, pero les falta MOTIVACIÓN. Son lentos o pesados para moverse en las obligaciones impuestas. Se pasarían el día durmiendo porque nada les motiva, en un mundo material donde se aplasta la creatividad y no existen referentes más allá de los futbolistas y cantantes famosos …

El vago es una persona que no termina por decidirse, le falta determinación. Y al no saber en qué dedicar su vida se vuelve ocioso. Las personas que no encuentran su sitio para estar y ser, se vuelven “vagas”; sin objetivo ni espacio propio.

Para crecer como seres humanos necesitamos  CONCIENCIA ; “energía evolutiva”.

El tiempo nos ayuda y se encarga de desperezarnos. El sufrimiento es una prueba evolutiva que, aunque no necesario (el sufrimiento) para muchos es la única manera de aprender, debido a las resistencias que ponemos para deshacernos del egoísmo de forma voluntaria.

El aprovechamiento de nuestras facultades y nuestra realización personal serían los dos objetivos a tener en cuenta para sentirnos bien con nosotros mismos.

La pereza mental o física es una cuestión energética. Hay que comer alimentos frescos, descansar apropiadamente y hacer ejercicio. Hay que subir el ánimo creando energía vital y controlando la mente. Sintonizar con la Naturaleza y con la Madre Tierra. Prestar atención a nuestra respiración y hacerla consciente.

No te conformes en ser menos de lo que eres. Ten ambición en crecer y avanzar como ser humano.

 

 

Dolor y sufrimiento

mujer,mar y pajaroEl dolor del alma y el dolor del corazón creados por el desamor (el desencuentro con nuestro Ser) es una energía que actúa como las olas del mar golpeando las rocas; las olas rompen con fuerza contra las rocas, quitando sus aristas, redondeando y alisando su aspereza .

Debido a nuestra ignorancia y resistencia, el dolor nos es necesario para crecer como humanos; nos saca de la distracción y el alejamiento de nuestra esencia y razón de ser.

El dolor es pues el combustible que nos impulsa a anhelar la Verdad y salir de la inconsciencia. El dolor, curiosamente, nos vuelve agradecidos y mansos.

Pero en nuestra torpeza y necedad, en lugar de eso, lo envolvemos en sufrimiento, magnificando la queja, quedándonos bloqueados en el victimismo, desviando toda nuestra energía para enredarnos en situaciones conflictivas.

El sufrimiento estanca nuestro cuerpo emocional, lo embota. El sufrimiento es alimentado por una mente débil que no sabe gestionar las situaciones, alargando la agonía al no decidirse a enfrentar los problemas, por no sentirse capaz de ello.

El DOLOR ocurre en el corazón espiritual. Reconocerlo es reconocer que nos duele nuestra pequeñez. No huyamos de nosotros mismos; el dolor nos acerca a nuestra divinidad porque nos hace entregarnos y rendirnos a las Fuerzas Superiores -a Dios-.

Llegado a este punto, se rasgan los velos de nuestra ignorancia y soberbia. La entrega es dulce. Las heridas del alma y el corazón se sanan desde el AMOR.