Intentar cambiar

hombre encerradoQueremos mejorar nuestras relaciones con los demás. Nos proponemos cambiar cosas en nosotros mismos. ¡Todos estamos hablando de que los cambios son necesarios! A todos los niveles; en nosotros, también en la sociedad y a nivel mundial.

Pero, ¿somos capaces de asumir nuestra realidad? Y aún más: ¿estamos dispuestos a ver nuestra realidad? Por favor, no de forma mental, sino desde nuestro corazón.

Si el ser humano está hecho físicamente en base a proporciones armónicas -según nos enseñó Leonardo Da Vinci- e igualmente todo es perfecto en sincronicidad en nuestro alineamiento con el Universo… qué tenemos que cambiar …

Quizás cambiar no sea la palabra adecuada y debiéramos decir ACTUALIZAR y RENOVAR … sobretodo para los que se han quedado atrás en el pasado. Y para los que están aprisionados en patrones heredados, para los que están condicionados por creencias impuestas, … actualizarse sería lo deseado … volver a ser uno mismo …

Porque “intentar cambiar” agota y crea estrés y ansiedad, cuando se está nadando entre conflictos a los que no se encuentra solución ni se sabe de dónde o cómo surgen.

Se buscan apaños; quien está  estresado intenta solucionarlo comiendo. El que está agotado mentalmente se sienta delante del televisor creyendo que así deja de pensar y descansa. Y  un largo etcétera. Tratándose todo ello de una mala gestión de las emociones.

Cuando  actualizamos nuestra Conciencia, haciéndonos conscientes de ella,  es cuando comienza nuestro proceso de conexión con nuestro corazón -siendo más amorosos y compasivos con nosotros mismos-.

Entramos en el proceso de recordar quién somos. Salimos del espacio angosto en el que nos habíamos metido. Renovamos el compromiso con nosotros mismos de ser libres y felices.

 

 

 

 

Anuncios

La Cuarta Dimensión

ser completo1Si la Tercera Dimensión es la dimensión del Tiempo, Espacio y Materia que distinguimos con los cinco sentidos externos, la Cuarta Dimensión es la dimensión espiritual que percibimos con nuestros sentidos internos, sobretodo con el Tercer Ojo que al desarrollarlo  clarifica la Intuición y la clarividencia.

Al ser una dimensión mayor que el plano tridimensional en el que vivimos, podríamos decir que el Plano Espiritual contiene las tres dimensiones de la realidad física.

LA INTUICIÓN, cuando llega clara y sin interferencia de la Mente,  es el conocimiento directo de la Verdad y la Realidad. La PERCEPCIÓN INTUITIVA es penetrante  y prodigiosa al percibir la conciencia propia y también  la de los demás.

Es en la Cuarta Dimensión en donde se encuentra la poderosa y sagrada energía cósmica  que llaman  Espíritu Santo, “vehículo del perfecto reflejo universal de Dios o Conciencia Crística” , según palabras de Paramahansa Yogananda recogidas en su libro “La segunda venida de Cristo”.

A través de la facultad intuitiva del Alma, se puede conocer la naturaleza de una persona, sin que la apariencia, su imagen  o su conducta externa interfieran al percibirlo internamente.

Esta capacidad intuitiva espiritual se va desarrollando a medida que se nutre  la Conciencia del Alma. Y en este proceso es que se avanza y se adentra uno en la CUARTA DIMENSIÓN ligada totalmente a nuestro cuerpo espiritual.

Permitamos que el Aliento de lo Sagrado se conecte a la Humanidad dentro de la Madre Tierra, a través del Portal abierto de nuestros corazones.

La Conciencia del cuerpo espiritual

chakras alinecion 2Desde la sociedad a la que pertenecemos nos gritan “¡esfuérzate más!” … y el propio Ego exigente nos recuerda continuamente “ve más rápido, no te pares. Se ésto, se aquello” …

Pero nuestra esencia es espiritual y está lejos de interesarse demasiado por las cuestiones materiales. Nuestra naturaleza es espiritual y es aquí donde nace el conflicto en nosotros porque la calidad de un ser humano completo la define su calidad espiritual. Que es, en realidad, la única que nos puede proporcionar el ESTADO DE FELICIDAD PERMANENTE.

La espiritualidad  tiene poco que ver con las religiones o con las creencias religiosas. La religión es una doctrina basada en dogmas y creencias acerca de la divinidad a la que dan culto. Pero la comunión con la Divinidad -dentro de nosotros- no necesariamente precisa de mandamientos y doctrinas. Más bien de disciplina y Conciencia.

¿Cómo llegar a conectar con  nuestro cuerpo espiritual?

Nuestro cuerpo más refinado es el espiritual. Atravesando la Conciencia del Ego nos adentramos en la Conciencia del Alma, nuestro lado más sutil. Desde él podemos sincronizar nuestro Espíritu con las Fuerzas Cósmicas.

A medida que vamos expandiendo nuestra Conciencia,  aumenta nuestra capacidad de transformación hacia una mayor intuición,  inspiración y creatividad.

Marcarnos una disciplina u objetivo y alguna práctica espiritual nos ayudará en un principio a centrar todas nuestras energías y comenzar a purificarlas (deshacernos de pensamientos negativos y caóticos, miedos, inseguridades, etc.)

Manejar las emociones es un EJERCICIO ESPIRITUAL.- La única dirección correcta es la que nos pone en el aquí y ahora. El Presente es como una puerta dorada. Nos adentramos y sostenemos en el Presente cuando no hay ambición: no hay deseo de lograr poder, prestigio,  dinero o iluminación. No existe la premeditación. En el Presente la vida es espontanea y dirigida desde el corazón.

Observemos cómo reaccionamos emocionalmente. Cómo intentamos manipular al otro. Cómo vivimos a la defensiva o de forma agresiva. Observemos nuestros miedos que nos limitan … El hacernos conscientes de cómo somos nos ayuda a enfrentarnos a nuestra realidad. Éste es un ejercicio que nos acerca a nuestro espíritu …

 

 

 

 

 

 

Pereza espiritual

hombre mochilero2Sucede. La pereza  es algo común. Nos recostamos en la zona de confort que más apetece a la mente-no-pensante;  sofá, televisor, comer, beber … los cinco sentidos embotados.

Este tipo de vida, nos separa de nuestra verdadera Esencia  y reduce a la mínima expresión  nuestra creatividad y nuestra espiritualidad.

Pero ya que no podemos actuar sobre el pasado y lo hecho, hecho está, pongamos la atención en nuestro Presente.  Dejémonos inspirar y aceptemos el desafío de conocer nuestros verdaderos límites … nos sorprenderemos ….

Si de verdad queremos despertar a la Realidad, primero debemos cuidar de nuestro cuerpo físico. Es nuestra envoltura. Experimentemos. Pongamos en marcha la actividad física y mental de forma consciente y con un propósito: Podemos ganar en energía y ganar calidad de vida.

Mejoramos nuestra alimentación; nos hacemos responsables de lo que comemos. Y nuestra visión de la vida gana en profundidad.

Interactuamos con el exterior desde una nueva perspectiva y con una actitud más positiva. En la medida en que nos deshacemos de inseguridades y miedos, ganamos relacionándonos con los demás.

Si cada día nos ponemos un pequeño reto, provocaremos en nuestra mente un desafío sano -entusiasmo por avanzar-, por sentirnos que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.

 

Salir de la confusión

mujer ante universoNuestro cuerpo emocional necesita estabilidad afectiva y firmeza de identidad y propósito. Si no es así,  confundimos los sentimientos y los expresamos  desde  un sentimentalismo exagerado y distorsionado.

El SENTIR muestra en primer lugar nuestro  estado de ánimo pero también la sensibilidad de nuestra alma.

El AMOR, que es tan inmenso e inagotable, lo reducimos al enamoramiento ilusorio o a un afecto práctico e interesado. No somos capaces de adentrarnos en él,  descubrir su pureza y experimentar su grandiosidad y esencia  incondicional.

El AMOR queda rebajado y reducido por la energía avasalladora de los miedos y un Ego dominante.

La pureza del Amor es dada cuando la mente no interviene, no duda, no juzga, no presupone, no exige, no manipula … sólo el corazón,entonces, se entrega.

Desde la inocencia del Ser, el Amor muestra su esencia.

Pero cuando la mente no está desarrollada -centrada- confundimos la Inocencia con la Ingenuidad. Y desde la Ingenuidad somos engañados (nos dejamos engañar).

Nos dejamos engañar porque una mente débil prefiere vivir en el mundo de la ilusión... le resulta más cómodo, aparentemente. … uno se parapeta tras sus miedos.

Desde el mundo ilusorio que crea la mente débil se prefiere no ver ni oír la Verdad ni la Realidad… uno no se siente capaz de afrontarla, se infravalora y por eso ni lo intenta ….

La ilusión es vanidad y orgullo del Ego y nos ciega; nos vuelve ilusos e ingenuos. Debilita la voluntad y la energía vital.

Todo lo contrario que la INOCENCIA que nos mantiene en la pureza de nuestra esencia. Conectados con nuestra Alma.

Conocernos a nosotros mismos es el gran primer paso.

 

 

El encuentro con nosotros mismos

manos-sobre-pechoDesde lo más simple y cotidiano hasta el plan más elaborado, todo en la vida requiere de un objetivo y de un tiempo de preparación y desarrollo para alcanzarlo. Todo, primero es un pensamiento, una idea, que luego ejecutamos y materializamos. Podríamos hacer que todo se hiciese automáticamente y vivir robotizados, parece más fàcil no tener que pensar -eso creen muchos- pero a la larga,  uno pierde la facultad de SENTIR y de maravillarse de la vida. Vivir desde los impulsos sin control siempre termina la vida pasándonos factura. 
La mente que no ha sido entrenada para pensar y dilucidar, para ver más allá y prever las consecuencias de los actos, está expuesta a sufrir reveses, decepciones,conflictos  y fracasos… y eso es en realidad lo que nos ocurre a la mayoría de los humanos. Nos impacta lo imprevisto porque no hemos tenido en cuenta de que toda acción tiene una reacción. Y el mismo  inmovilismo -el hecho de NO haber sembrado- luego no podemos esperar que surja una cosecha de la Nada… 
Entonces nos justificamos y nos lamentamos sin saber la causa de que nos equivoquemos una y otra vez o simplemente de que nos sintamos sin capacidad para avanzar y salir de los atolladeros en los que estamos metidos.
Así que,tenemos que saber quién somos y qué queremos. Pero también qué estamos haciendo, qué nos está condicionando. O sea, TOMAR CONCIENCIA de nuestra Realidad. Aceptarla y ponernos en movimiento para  primero DESPEJAR nuestra vida de todo lo inútil (quejas, rabias, fantasías, etc.). En segundo lugar, tomar el nuevo hábito de ser Observadores de nosotros mismos. Dejar de fijarnos en los demás,  prestar atención a nuestro personaje y comenzar a caminar hacia nuestro interior para ir al encuentro de nuestro Ser esencial.
Abrir los ojos a nuestra realidad. Y eso supone una sacudida a todos los niveles de nuestro ser. Porque la realidad -en ese primer momento de nuestro despertar- es dura y cruda. Y ese mismo despertar es un proceso largo. Hay que ser valiente y tener muy clara la determinación e intención de que BASTA YA MÁS DE LO MISMO SIN SENTIDO …
Ahora hemos creado un compromiso con nosotros mismos. Vamos a necesitar una determinación definida y clara que se irá haciendo cada vez más fuerte a cada paso que debemos.
Visualiza el encuentro con tu Ser … lleva las manos al centro de tu pecho; percíbelo … puedes intuirlo cuando cierras los ojos y vas hacia adentro … es siempre amoroso … lo abrazamos …

Aclaremos conceptos

amor-unidosEstamos hechos un lío. Demasiada información sin procesar en una mente  sin gran capacidad para pensar y dilucidar. Mientras no vaciemos  nuestro sistema nervioso de todos los conceptos -ya caducos- que nos han ido introduciendo en nuestro cerebro y que nos mantienen en un mundo ilusorio, no tenemos capacidad real para llegar a ser en esencia quien somos.

La mente está para razonar. Discernir. Reflexionar. Crear. Inventar. Pensar… Pero una mente sin desarrollar, juzga. Rivaliza. Distorsiona. Se miente.  Interpreta. Disimula  y se engaña a sí misma.

El Yo observa a la mente … la controla o ella le descontrola …. la pone a su servicio o ella le domina.

La mente sin desarrollar te debilita, te agota, te enferma, te excita, te obsesiona, te angustia…

Pero el ‘Yo Superior’ (tu Alma)  que la observa, la desarrolla, la conduce y la hace trascender lo ilusorio. Conduce a la mente a encontrarse con la Intuición y descubren la Luz (energía elevada) que produce la Conciencia. Desde esa Luz aparece el conocimiento intuitivo.

Aclaremos conceptos; si hablamos a nivel del Plano físico, la vida, el mundo y el ser humano, tienen una interpretación básica y posiblemente distorsionada.

Pero si nos estamos refiriendo al Ser Humano, desde el Plano espiritual, -cuando ya ha trascendido el Ego- la visión del mundo, la vida y el Universo es otra, indiscutiblemente. Desde la Conciencia se percibe la Realidad sin fisuras.

Vernos  desde una dimensión superior, más allá de lo aparente, nos proporciona  una visión neutral de nosotros mismos, sin adornos ni justificaciones emotivas e infantiles.

Busquemos la ecuanimidad, la integridad y todos esos valores ya casi olvidados como la honestidad con nosotros mismos. Entonces sí, seremos UNO.