Relaciones tóxicas

abrazo 6Las relaciones que conllevan esfuerzo, conflicto, desorden mental, agotamiento e inestabilidad emocional… mantenerlas resulta una agonía sin sentido. A no ser que seamos conscientes de ello y lo aceptemos plenamente como un desafío y aprendizaje para nosotros mismos.

Mientras tanto ahí estás tu. Y yo. Midiéndonos, sopesando conveniencias. Destruyéndonos el uno al otro, mientras sufrimos …

Moviéndonos entre esto y aquello o lo otro… en juego la manipulación, la exigencia, la intriga y la amenaza. Confundiendo el amor con la dependencia. El deseo de ganar y el miedo a perder se mezclan de manera desmesurada, mientras la vida pasa … y en el fondo sólo deseamos ser amados y comprendidos.

El que piensa demasiado ya se quedó atrás. Los pensamientos terminan abrumando al pensador… los pensamientos terminaron fragmentándose y se hicieron irreconocibles, inteligibles e indefendibles los deseos … Las emociones gritan, se lamenta el orgullo herido ¡yo sólo quiero ser reconocido!

¡Que hartura! ¡Que cansancio! … qué clase de amor se defiende y se mantiene desde el insulto y la queja.

Sonrisas sin color. Miradas apagadas. Así es una relación tóxica. Mentes que divagan desde su propia insatisfacción y  desvarío. Luego -siempre luego- viene el arrepentimiento y las promesas, las palabras dulces, y asoma el conquistador y el que consiente.

Y volvemos a empezar …

 

 

 

 

Anuncios

Los intereses en el Amor

amor ancianoConocemos el Amor desde el interés: qué me brinda, cuánta felicidad me reporta, cómo me haces feliz  … , y así resulta ser un amor limitado y calculador. Preocupado de recibir tanto como uno da, no menos.

Entendemos el Amor desde  el YO y eso significa “mio”.  Amor mental y posesivo.

Hasta el propio corazón se aburre ante la lista de exigencias que prepara la mente al amor del otro, mientras acoraza bien su propio corazón, no vaya a salir dañado …

Y luego están los miedos que crean alambradas. Reclamos, quejas, exigencias, control, tensiones, inseguridad, represión …cuando el AMOR debiera sólo brindar paz y felicidad, siendo capaz de salvar todas las diferencias.

El Amor Puro es incondicional. Trasciende la mente y hasta al propio corazón. Es una fuerza y energía tan poderosa y expansiva que nos sobrepasa. Todo el que ha estado ENAMORADO lo ha experimentado mínimamente y sabe de qué estoy hablando. Lamentablemente ese estado es pasajero por ser ilusorio:  nace y muere en la mente.

El amor hacia el otro surge del amor hacia  uno mismo. Y es al estar satisfecho y en armonía con uno mismo que uno puede DAR AMOR sin intereses.

 

 

Mi mundo particular

unidad colectivaCada uno tiene su mundo particular y luego está el mundo de todos al que  nos sentimos con derecho a andar por él como se nos plazca…. O sea, que ese mundo de todos que nos resulta cruel, inhumano, despiadado, y un largo etcétera, al cual salimos a trabajar y a proveernos, somos todos aunque nos relacionemos con él como algo ajeno y aparte …

En mi mundo vivo acomodada con las personas  que me placen; mi mundo es como yo lo siento y quiero. Nadie tiene derecho a entrar en él si yo no lo permito. Me evado en él. Me regocijo en él. Está construido según mi persona.

En mi mundo me muevo con los valores y principios que considero importantes y necesarios. Cuando salgo al mundo de todos me protejo y lidio acorde a las leyes de fuera. Por supuesto que todos contribuimos en que el mundo de todos  vaya en una dirección u otra. Peros si no fuese por nuestro mundo interior todos estaríamos más desquiciados… o no …

En mi mundo no necesito estar a la defensiva ni hay peligros que me acechen. Pero cuando salgo al mundo de todos , es tal la diversidad de trampas y artimañas que el ser humano ha creado, que la vida misma resulta un campo de batalla… vuelvo a mi refugio.

Así y todo, dentro de esa polaridad, el Alma crece unificando los opuestos. Amor/Miedo, Certeza/Inseguridad, Rabia/Serenidad  … será debido a la coherencia que buscan encontrar Mente/Corazón …

En mi mundo particular y también en el tuyo existe la Conciencia que tiene la propiedad de reconocer al Espíritu que habita en mí y en ti… cuando nos deshacemos de los Miedos -de nuestro mundo interior- también desaparecen como “miedos” en el mundo de todos.

 

 

Nostalgia del Amor

abrazo4Todos estamos necesitados de Amor… pero también tenemos miedo de abrirnos a él y nos sentimos torpes para expresarlo …. Deseamos que nos llegue como por arte de magia, que sea el otro quien dé el primer paso. Inclusive, exigimos se nos dé. O calculamos cuánto se nos da para corresponder de la misma manera, si acaso …

Pero siempre resulta poco para los corazones faltos de afecto y autoestima. También para los que se parapetan tras una coraza, anhelando ser queridos a la vez que rehuyen el abrazo o la palabra amable. El miedo a sufrir acobarda.

Todos los que sienten nostalgia del Amor se evaden y se focalizan en que en el futuro lo encontrarán y serán felices. Un futuro que por si mismo nunca llega, se atrasa y se pospone hasta la frustración o la resignación … sencillamente porque lo hemos bloqueado  al no vivir el Presente …

Sentimos nostalgia del  Amor sin percatarnos que su Fuente está dentro de nosotros.

Nos agotamos buscando un propósito a la vida y no sabemos ubicarnos dentro de ella; viéndonos felices, siendo amados y amando …

¡Queremos ser felices y ser amados, ese es nuestro deseo más íntimo!

Sin saber que la Felicidad es un estado que no nos puede ser arrebatado y ya está dentro de nosotros. Independientemente de la vida exterior  circunstancial que nos haya tocado vivir, tenemos la capacidad de auto-realizarnos pues tenemos en nuestro interior todo el material necesario para desarrollarnos en la dirección que elijamos.

Entender y aceptar este Principio expandirá nuestra Conciencia y eliminará de un plumazo toda queja de la vida.

Ámate y ama incondicionalmente. Sé el autor de tu felicidad.

Salir de la confusión

mujer ante universoNuestro cuerpo emocional necesita estabilidad afectiva y firmeza de identidad y propósito. Si no es así,  confundimos los sentimientos y los expresamos  desde  un sentimentalismo exagerado y distorsionado.

El SENTIR muestra en primer lugar nuestro  estado de ánimo pero también la sensibilidad de nuestra alma.

El AMOR, que es tan inmenso e inagotable, lo reducimos al enamoramiento ilusorio o a un afecto práctico e interesado. No somos capaces de adentrarnos en él,  descubrir su pureza y experimentar su grandiosidad y esencia  incondicional.

El AMOR queda rebajado y reducido por la energía avasalladora de los miedos y un Ego dominante.

La pureza del Amor es dada cuando la mente no interviene, no duda, no juzga, no presupone, no exige, no manipula … sólo el corazón,entonces, se entrega.

Desde la inocencia del Ser, el Amor muestra su esencia.

Pero cuando la mente no está desarrollada -centrada- confundimos la Inocencia con la Ingenuidad. Y desde la Ingenuidad somos engañados (nos dejamos engañar).

Nos dejamos engañar porque una mente débil prefiere vivir en el mundo de la ilusión... le resulta más cómodo, aparentemente. … uno se parapeta tras sus miedos.

Desde el mundo ilusorio que crea la mente débil se prefiere no ver ni oír la Verdad ni la Realidad… uno no se siente capaz de afrontarla, se infravalora y por eso ni lo intenta ….

La ilusión es vanidad y orgullo del Ego y nos ciega; nos vuelve ilusos e ingenuos. Debilita la voluntad y la energía vital.

Todo lo contrario que la INOCENCIA que nos mantiene en la pureza de nuestra esencia. Conectados con nuestra Alma.

Conocernos a nosotros mismos es el gran primer paso.

 

 

Silencio e indiferencia

niño ojos aterradosNo hay mayor castigo que la indiferencia y el silencio. Ese desprecio es aterrador y causa el mayor dolor del mundo.

Cuando el niño sólo ve adultos alrededor que no  le prestan la debida atención, cada uno enfrascado en sus propios asuntos y preocupaciones. Cuando el niño se siente sin espacio y fuera del tiempo de las personas que le rodean, a no ser para darle órdenes, reglas, deberes,  prohibiciones … a ese niño confundido y sin capacidad de expresión se le van cerrando las puertas del amor y de la felicidad.

Con las mismas consecuencias sería si se le obsequia con algún aparato que lo distraiga indefinidamente sumergiéndolo en un mundo irreal …

El niño, sumido en el silencio de su propio mundo. Silencio acompañado a veces de miradas heladas, impenetrables, que lo fulminan y lo desestabilizan.

Silencio lleno de gritos que empuja al niño al abismo de la confusión y de la soledad.

Silencio obligado por un nudo de hierro en la garganta.

Silencio que abarca desde el corazón al alma.

Muda la voz que ya sabe del ¡cállate!

Mudos los sentimientos que se atragantan.

Niños sin expresión, ojos tristes o de rabia …

Hambre de amor que no sacian

… luego los adultos se manifiestan contra la violencia de género, contra las guerras, contra las injusticias …

Dolor y sufrimiento

mujer,mar y pajaroEl dolor del alma y el dolor del corazón creados por el desamor (el desencuentro con nuestro Ser) es una energía que actúa como las olas del mar golpeando las rocas; las olas rompen con fuerza contra las rocas, quitando sus aristas, redondeando y alisando su aspereza .

Debido a nuestra ignorancia y resistencia, el dolor nos es necesario para crecer como humanos; nos saca de la distracción y el alejamiento de nuestra esencia y razón de ser.

El dolor es pues el combustible que nos impulsa a anhelar la Verdad y salir de la inconsciencia. El dolor, curiosamente, nos vuelve agradecidos y mansos.

Pero en nuestra torpeza y necedad, en lugar de eso, lo envolvemos en sufrimiento, magnificando la queja, quedándonos bloqueados en el victimismo, desviando toda nuestra energía para enredarnos en situaciones conflictivas.

El sufrimiento estanca nuestro cuerpo emocional, lo embota. El sufrimiento es alimentado por una mente débil que no sabe gestionar las situaciones, alargando la agonía al no decidirse a enfrentar los problemas, por no sentirse capaz de ello.

El DOLOR ocurre en el corazón espiritual. Reconocerlo es reconocer que nos duele nuestra pequeñez. No huyamos de nosotros mismos; el dolor nos acerca a nuestra divinidad porque nos hace entregarnos y rendirnos a las Fuerzas Superiores -a Dios-.

Llegado a este punto, se rasgan los velos de nuestra ignorancia y soberbia. La entrega es dulce. Las heridas del alma y el corazón se sanan desde el AMOR.