Ejercicio para renacer.

ser y universo¿ Qué se puede hacer cuando el pasado dirige nuestra vida, anulando el presente y condicionando el futuro?

Nada puede cambiar el pasado. Por mucho sentimiento de culpa que tengas, por mucho que te auto-castigues y llores o te quejes.

Aunque cargues con él de forma sacrificada y con actitud de víctima, nada lo hará cambiar. Aunque lo justifiques o reniegues de él.

Y si algo hiciste mal pero tu arrepentimiento no te ha dado paz, aún pidiendo perdón mil veces, ahí estará como una losa, marcando tu vida.

Pero, en el momento en que te hagas consciente del absurdo que supone mantener con vida lo que ya no es y experimentes por ti mismo  que sólo dejándolo morir -enterrándolo- habrá terminado, entonces es cuando  te situarás en tu Presente, y desde tu Conciencia despierta, te liberarás y te harás dueño del momento y comenzarás a vivir plenamente. A esta vivencia se llama  RENACER .

Puedes comenzar de cero  creando esta transformación en ti:

Lleva toda tu atención al Centro de tu corazón espiritual -en el centro del pecho- donde se asienta tu Alma,  donde está el templo sagrado de tu Espíritu; tu ser esencial.

Utiliza tu Tercer Ojo para visionar. Ve hacia adentro, hacia tu universo interior intemporal.

Transforma tu identidad desde “lo que yo tengo” a “lo que yo soy”. 

Respira hondo desde tu corazón y di “Yo Soy Amor”. “Que todas las energías -pensamientos y sentimientos-  que pertenecen al pasado sean liberadas, ahora”.

Suelta tu pasado. Plántate  en tu presente. Conecta con tu Ser y permite que discurra ante ti el campo inmenso de posibilidades que representa tu presente y tu por venir. Focalízate en todas las cosas buenas que hay en ti, tus capacidades y todo tu potencial.

Agradece.

 

 

Anuncios

Cómo reponer energía vital

yogaCuando somos capaces de generar energía vital, almacenarla y dirigirla, comienza a resultar fácil movernos hacia nuestro mundo interior para luego actuar en el mundo exterior con seguridad y firmeza.
Pero no sólo se trata de generar nueva energía, primero habrá que ‘depurar’ la que ya hay: pensamientos, ideas, creencias, emociones y sentimientos del pasado que todavía llevamos a cuesta como una carga pesada.
Si no hacemos ese trabajo de limpieza emocional, lo que hacemos es reaccionar desde viejos patrones, creando nuevos problemas y conflictos dentro de un círculo vicioso del que no sabemos salir. Todo eso crea sobre-esfuerzo y sufrimiento.
Nuestro cuerpo energético es nuestro CUERPO DE LUZ, es nuestro vehículo para movernos hacia otras dimensiones de nuestro ser. Desde él, visionamos y creamos. Cómo ir a “repostar combustible pránico”:
1) Alimentándonos de productos frescos que nos proporcionen energía.
2) Absorbiendo energía a través de los sentidos de forma amorosa. Nos afecta a todos los niveles lo que escuchamos, vemos, olemos, degustamos …
3) Nos aflige o motiva nuestra actitud negativa o positiva.
4) Actuar desde la Conciencia: descansar, comer, caminar, hablar conscientemente.
5) Desarrollar la conciencia individual y colectiva a través de la Meditación.
6) Practicar alguna disciplina que ayude a generar energía vital. Yoga, Chi Kung, Reiki, etc.
Tenemos la capacidad de nutrir de energía vital  nuestro cuerpo físico  así  como nuestro espíritu. Hacernos responsables de nuestra nutrición íntegra logramos salud y abundancia a todos los niveles de nuestro ser.

El Bien y el Mal

mujer de espaldas floresNuestros pensamientos y creencias fluctúan para que podamos ir adecuándolas a nuestras circunstancias presentes. Rectificar y ajustar nuestra Mente a la Realidad debe ser un trabajo diario para que las ideas fluyan de forma creativa  y  las emociones se moderen.

Soy consciente de que puedo  cargar un pensamiento con una intención y  emoción determinada y conseguir que se materialice. Desear el mal, maldecir, renegar, condenar… tienen  una fuerza destructiva y el poder de alimentar y atraer el Mal.

Por el contrario, la oración, la plegaria, las bendiciones. la confianza absoluta en un Orden Superior y la compasión, atraen la energía poderosa del Amor, si todo ello nace en el corazón.

El ser *mágico* que hay en mi  me guía hacia mi Destino y me ayuda a trascender mi yo-inferior y  mi mente ególatra.

La suma total de todas mis experiencias de vida me dan la fuerza para enfrentarme a mi verdadero enemigo -al verdadero Mal en mí- y ese es mi yo-inferior,  que me amarra a mi pasado.

Me des-identifico de quien creía ser. Desaprendo y me deshago de las creencias de otros. Es el Conocimiento Intuitivo -desde mi corazón- mi mejor Maestro.

 

El guerrero espiritual

hombre  manos LuzNadie sabe de su valentía si nunca ha pisado un campo de batalla. El guerrero espiritual es quien se enfrenta a su Ego. Es quien ha perdido el miedo a perder y finalmente se afronta a sí mismo.

No es fácil pero tampoco imposible. Es un reto, un desafío con uno mismo; cruzar el campo raso del orgullo y salir de él victorioso.

El campo de batalla está en la Mente. Y nosotros, como guerreros, guardianes de nuestro ‘reino espiritual’,  tenemos que vencer a todos los intrusos  mercenarios.

Si no lo hacemos, si nos resignamos, si claudicamos ante lo falso e ilusorio, nunca ejercitaremos  nuestra cualidad de VALIENTES. Nunca mostraremos nuestra dignidad y autoridad natural. Quedarán sólo como posibles nuestros méritos. Pero, sobre todo, no habremos defendido a nuestro ser esencial.

Y no estoy hablando de mostrar violencia, de sacar  rabia y  agresividad física. No se trata de hacer sobre-esfuerzos o castigarnos a nosotros mismos.

La clave está en  DEJAR IR. Dejar ir lo que ya ha cumplido y a quien ya ha cumplido su enseñanza en nosotros. No queremos retener ni hacer prisioneros a ningún pensamiento ni sentimiento.

Los dejamos ir. Que el campo de batalla -nuestra mente y corazón- queden limpios; vacíos.

Los dejamos ir. Que vuelvan al lugar a donde pertenecen. Al liberarlos nos liberamos de toda carga.

Los dejamos ir. Cerramos el ciclo del pasado. Y creamos PAZ en nuestro interior.

Así actúa un guerrero espiritual; sus logros son los del Amor, hacia sí mismo y hacia los demás.

 

Hacer algo bueno por nosotros.

hombre despertar espiritual¿Quién dirige nuestra vida?  La mente se ha acostumbrado a controlarlo todo, tiene el poder sobre nuestra vida.

La mente que nos gobierna  está confabulada con el Ego y   funciona de un modo crispado, acelerado, rígido y superficial. Pero al mismo tiempo se siente presionada y no puede actuar con libertad debido a los miedos, la ansiedad y la impaciencia que la limitan. La llamamos mente inferior porque no ha sido enseñada a pensar. Vive desde el pasado, temiendo el futuro.

Esta  mente se mueve de forma autónoma e inconsciente pero también de forma mecánica. Tiene una dinámica acomodada en donde el “yo” se balancea entre la queja, la apatía y el conformismo. Es todavía una mente inmadura pero dominante.

A todo esto, además, esta mente tiene  miles de pensamientos dando vueltas y vueltas en la cabeza, consiguiendo únicamente dejarnos agotados y más confundidos. No avanzamos. Estamos estancados. Después de caer una y otra vez en los mismos errores, viéndonos incapaces de salir de los viejos patrones, atrayendo siempre al mismo tipo de gente que en nada nos beneficia, es entonces cuando nos podemos hacer  conscientes de nuestra incapacidad de deshacernos de esa esclavitud mental  y hacer algo bueno por nosotros.

Es ahora cuando queremos ser responsables y decidimos tomar las riendas de nuestra vida.

Yo no soy mi mente, tengo una mente que pongo a mi servicio. Yo no soy mis pensamientos ni tan siquiera mis creencias. Yo Soy la conciencia de mi Ser original y esencial, unido a la Conciencia Suprema. Tengo un propósito de vida que le da sentido a mi existencia.

¿Qué puedo hacer de bueno por mi? Primero, despertar mi conciencia y tomar el control de mi mente.

 

Y ahora qué

mujer iluminadaEl pasado -lo que fue y lo que fui- perpetuándose en sí mismo. La memoria, las creencias, los pensamientos siguen atados a ese tiempo que ya no existe pero se aferran a él mediante los miedos a perder…

Así que hay un esfuerzo mental y emocional por crear un espacio formal por situarme en el presente. Tomo consciencia de que tengo en contra la inquietud, la preocupación  y la inseguridad por mi futuro … que  están infiltrándose en el ahora, cuando se supone yo debería estar viviendo este momento …

Vivimos dentro de la prisa por tener. Nos empujan, nos exigen y manipulan por todos  lados. Existimos dentro de un tiempo ilusorio, engañoso y frustrante.

Es el Tiempo, quien domina nuestra mente,  quien gobierna nuestras vidas. Todo debe estar dentro de unos márgenes de tiempo material y eso ha anulado completamente la espontaneidad. Existimos dentro de un mundo cuadriculado y nuestra libertad de ser se ha quedado reducida a un  tiempo y espacio cronometrado por los intereses mundanos. Se ha quedado fuera de esa cuadrícula  la magia del instante, la creatividad y el mismo Amor.

Por un momento, deja de identificarte con la mente. Sitúate en el ahora. En este preciso momento, párate. Siente cómo te sostienen tus piernas y cómo tus pies están en contacto con el suelo; la Madre Tierra. Cierra los ojos, permítete el pararte y sentir que estás vivo. Ahora, pregúntate “quién soy”. Ahora. ¿qué problema tengo?. Ahora. ¿qué echo a faltar?. Ahora. ¿de qué tengo que dar gracias?

Ahora, no dentro de una hora. Ahora mismo, qué problema tengo y qué cosas tengo por solucionar, qué me preocupa.

Este momento, ahora, es el único que tenemos.

 

 

 

El Pasado

mujer geometriaLa nueva medicina energética transmite a la persona,  primeramente,   la necesaria  toma de Conciencia para responzabilizarse de su vida. Sanar el pasado se hace fundamental para poder equilibrar completamente nuestra salud integral.

Desde la mente razonamos sobre el pasado e intentamos convencernos de que ya no existe, -que ya no nos afecta- pero sigue torturándonos o simplemente continuamos llevándolo sobre nuestras espaldas y no conseguimos liberarnos de él. Esa carga nos afecta más de lo que podemos imaginar; está interfiriendo en nuestro presente además de  envenenar nuestra salud física y emocional.

Y es que las energías negativas de nuestro pasado siguen en nuestra mente; dolorosamente presente. Siendo las  causantes de nuestras enfermedades, resulta  imposible batallar contra él o eliminarlo desde la mente;  así lo único que vamos a conseguir es reprimir y bloquear más el necesario flujo de energía vital para mantenernos saludables a todos los niveles.

Cuando han quedado enquistadas en nuestro corazón, heridas emocionales que nos ha sido imposible sanar por nosotros mismos, debemos pedir ayuda a algún profesional. Existen técnicas de sanación muy sencillas que nos llevarán al hecho y, desde el código del amor, podremos sanarlas.

Todas  las energías negativas que se han  ido acumulando en nuestro interior; miedos, resentimiento, baja autoestima, odio, humillación,  …  están ancladas en algún órgano de nuestro cuerpo o están bloqueando algún centro energético.

Pero, la verdadera sanación, es darte las herramientas para que tú, desde tu conciencia, te sanes. No desde el consciente racional sino desde tu amor y respeto por ti mismo.

No podemos huir de nuestro pasado. No podemos guardarlo bajo siete llaves y olvidarlo. Sin embargo, cuando interpretamos nuestro  pasado, no como un castigo o un mal destino, sino como una oportunidad para crecer desde la pregunta “¿para qué?”… Ahí tenemos el desafío de aceptarlo y dejarlo atrás, como algo ya resuelto.

Es en mi aut0afirmación que yo crezco. Es desde mi aceptación y amor por mi vida, que yo avanzo con entusiasmo, confianza y autenticidad.