El Alma y el Espíritu

ser y universoLa esencia divina está en cada uno de nosotros. El Alma es como la placenta etérea que envuelve al Espíritu, que es nuestra esencia divina  eterna. Así que, la conexión entre nuestro físico y nuestro espíritu, es el Alma.

Sin embargo, el ser humano en su mayoría vive desde el Ego;  todavía sin consciencia de sí mismo,  actuando de forma violenta, agresiva, codiciosa, egoísta, … podríamos decir que peor que cualquier otro animal, por la sencilla razón de que actúa fuera de sí, alejado de su naturaleza.

Como nos gobierna la Ley de Causa y Efecto, lo que sucede a la humanidad no es fortuito. Todo lo que está sucediendo es a causa de nuestro proceder; del proceder egoísta de los que gobiernan el mundo y el proceder de la gente común que permite que suceda y se presta a servir a personas sin escrúpulos …

Tenemos que restablecer nuestra Conciencia. Recuperar la naturaleza de nuestra Alma y que nuestro Espíritu sea quien nos  guíe.

¿Cuánto sufrimiento más tiene que vivir la Humanidad para alcanzar la percepción del Amor Puro, que sería el estado natural del Ser en nosotros ?

La indiferencia e irresponsabilidad del ser humano está llegando a su fin. La Conciencia de muchos se ha fundido con la Conciencia Cósmica, creando una aceleración en  el despertar y  evolución de la humanidad. Se ha despejado en muchos el Camino hacia el interior para encontrarnos con nuestro ser esencial.

Ahora toca salir de la mente egoica. No podemos conectar con nuestro Yo Superior sin antes no haber aquietado al Yo inferior.  Ahora toca salir de la idea de MIEDO e inseguridad  que domina y tiene maniatados a la inmensa mayoría.

Tenemos que recuperar la inocencia y la presencia de nuestro Ser para sentirnos felices y satisfechos de nosotros mismos… desde nuestra Alma, en conexión con nuestro Espíritu.

El poder sanador de la mente

El más grande maestro sobre el poder curativo a través del pensamiento y la voluntad del hombre sobre las células del cuerpo ha sido Jesucristo.

Demostró la efectividad de la sanación por medio de afirmaciones positivas como poder vibratorio de la palabra.
Fue Jesucristo quien sanaba a distancia por el poder sanador de la mente. Parte de la misión de Jesús consistía en hacer visible todo el potencial del ser humano por medio de la sintonía de su propio potencial con las energías divinas.
El REIKI y otros sistemas sanadores energéticos se basan en la relación que existe entre el pensamiento, la energía vital, la energía universal superior y el cuerpo físico.
Hoy en día está comprobado científicamente que los pensamientos  afectan a nuestras células y a nuestro cerebro de forma positiva o negativa; sanándolas o destruyéndolas.
Cuando una persona enferma, su  sistema inmunológico y su voluntad se debilitan. A través de REIKI y la imposición de manos, el sanador puede estimular y renovar la energía vital del enfermo, para que la curación se haga efectiva a través de uno mismo; por su voluntad de sanarse.
Primeramente, por medio de la convicción supraconsciente del alma, la mente recibe la posibilidad y deseo de sanación. El pensamiento positivo, la esperanza y la oración se hacen presentes creando el ánimo y fuerza necesaria para reactivar las células. Después el cerebro libera la energía vital necesaria para restablecer el equilibrio interior;  la salud.
Mi consejo para las personas enfermas es que se visualicen con salud. Que envíen Luz a todas sus células y a todos sus órganos, todos los días, renovando su fe. Que transformen a través de la oración su desánimo en alegría, su pesimismo o resignación en esperanza.
Esta es la mejor medicina que fortalece el cuerpo y el espíritu.

Tiempo de calibración

universo y burbuja

El Universo se reconstruye a sí mismo. Nuestro planeta se reconstruye a sí mismo.  El ser humano se reconstruye a sí mismo.
Son actualizaciones  de Energía y es la resistencia a este movimiento constante la que crea conflicto y desestabilización.
Toda tensión debe ser liberada más no desde la lucha o la confrontación sino desde la comprensión y liberación de la misma. Esto a todos los niveles y en toda situación donde haya obstrucción.

Más allá de la percepción ordinaria existe una zona no-física, sutil, donde la luz y la energía se amplifican y cobran una nueva dimensión. Todo se vuelve más nítido; se ha descorrido un velo más de los setenta mil que nos separan de la Luz Divina, que es el Amor Puro Incondicional.

La experiencia no ocurre en la Mente. La LUCIDEZ nace en el corazón espiritual y en el Tercer Ojo. Cada uno puede calibrar el estado y nivel en el que se encuentra de forma neutra para poder seguir ajustándose a frecuencias más elevadas.
Estamos trascendiendo hacia un cambio que nos lleva a avanzar como seres humanos  y que nos está capacitando para una integración plena de una Conciencia superior, infinita.
Lo que nos puede parecer desequilibrio e incluso una vuelta atrás es simplemente un ajuste de frecuencia y sintonía.
Es tiempo para involucrarse en el Bien Común. Somos parte activa del Universo al que pertenecemos.

Practica la respiración consciente

chakrasLa respiración consciente abre  la puerta  a tu Esencia.

Alejarte y desatender a tu Ser esencial te crea frustración… aunque lo achaques a cosas externas.

Dejar de escuchar y sentir tu parte divina –tu Alma- te crea un vacío y sentimiento de soledad que intentas tapar moviéndote en el exterior impulsivamente…

Permítete practicar la respiración consciente, de manera pacífica y confiada. Relájate. Ponte cómodo y escucha sin resistencia.

Despeja tu mente. Espaciando la respiración abres las puertas del Alma.

Conecta tu respiración con la energía divina. Al inhalar traes el Aliento desde el centro del Universo y sientes entrar en ti aire fresco. Siéntelo cómo se expande por todo tu cuerpo como una explosión maravillosa de energía pránica.

Ahora, exhala lentamente el aire, enviando la energía sobrante de regreso a su fuente, muy lejos.

Visualiza un hilo de plata que parte de ti -desde tu coronilla- y se extiende hasta un punto de luz muy alejado del cosmos.

Respira varias veces manteniendo esta visualización.  Inhalas y la energía pura llega a ti desde ese punto lejano del Universo…. se expande toda esa energía fresca y vibrante por todos los rincones de tu interior…. y devuelves al cosmos la energía sobrante; las tensiones, el cansancio,  a ese punto de luz en el Universo…

Siente cómo el Universo coopera contigo; se expande y contrae al ritmo de tu respiración… Te sientes dentro de la pulsación  única que da la vida. Dentro de la palpitación del Universo…

Permítete disfrutar entera y conscientemente de esa SENSACIÓN DE PROFUNDA RELAJACIÓN Y RENOVACIÓN  DE ENERGÍA. Percibe y hazte consciente del despertar de la memoria de tu conexión con el Universo y la Divinidad.

Escucha tu voz interior:

 “¡Yo Soy… la Presencia Divina… de la Energía Inagotable… del Amor Incondicional y del Perdón…  de la Inteligencia y de la Sabiduría…. la Gracia Divina está en mí y me protege.”

.

Relajación guiada

luz, ver laTodo lo que tus ojos ven pertenecen al mundo de la Ilusión.

Pero, dentro de ti mismo, hay una Realidad por descubrir.  Está más allá de tu mente.

Para conectarte con tu corazón debes llevar a tu Mente a una profunda calma. Así que si quieres hacer este camino conmigo, a tu Interior, te propongo te pongas cómodo, te relajes y te permitas a ti mismo abrirte a nuevas vivencias.

Que la mente se aquiete y que sea la Intuición la que haga de guía. Descubrir a tu ser esencial te proporcionará plenitud y serenidad.

Ponte cómodo y cierra los ojos. Si estas acostado ponte boca arriba, sin cruzar las piernas, mejor sin almohada en la cabeza y los brazos a los lados del cuerpo.  Vas a respirar consciente y profundamente de forma rítmica.

A través de una relajación consciente, destensa todos los músculos de tu cuerpo. Comienza poniendo toda tu atención en el cuero cabelludo y dale la orden que se relaje. Ahora, ve a la frente, desténsala… los músculos de la cara, de la mandíbula, relájalos … Ve bajando poniendo la atención en cada músculo, en cada órgano, sin prisa, mientras al exhalar sacas fuera todo el cansancio, los problemas y las tensiones.

Ve bajando tu atención hasta que llegues a la punta de los dedos de los pies. El cuerpo físico lo sientes separado de tu Ser, como si lo hubieses abandonado.  Es una sensación placentera… sientes tu Ser ligero, flotando … tu respiración es muy suave …

Deja la mente a un lado y simplemente usa los sentidos. Lleva tu mirada hacia tu interior y visionarás otra realidad. Cierra los oídos externos y, con los ojos cerrados, comenzarás a escuchar a tu Voz Interior. El Centro de su Ser y la Fuente de la Verdad están en el Corazón.

Tu Centro está siempre en armonía con la Naturaleza y el Universo. Yendo al Centro puedes vivenciar la Unidad de la Existencia y tu pertenencia a ella.

Ahora, que estás en un estado de relajación profunda y tu mente se haya en calma, visualiza o imagina un gran círculo de Luz y colócate en su Centro….. Experimentas una quietud muy placentera…. No hay pensamientos. Solo calma.

Sólo en este Vacío de pensamiento, vacío de deseo, vacío de preocupaciones, se experimenta la perfecta Paz….

Te sientes tan ligero… tienes la sensación de elevarte, tal es la ligereza que experimentas,  tu cuerpo y tu mente en profunda relajación placentera

Respira lenta y profundamente y ve hacia tu Universo Interior.

 

 

Las viejas formas

puerta inmensaLa crisis, sea global o individual, surge cuando las formas y las normas se vuelven viejas, inútiles  e insostenibles, pero se perpetúan ante el miedo al cambio.

Una parte de la mente se niega a hacer cambios mientras otra parte empuja y se remueve intentando expandirse. Así nace el CONFLICTO y la ANSIEDAD, desde la resistencia y la debilidad de una  mente dual.

Los viejos patrones, las viejas creencias y tradiciones  frenan el avance. Las viejas formas de pensar inmovilizan la creatividad y limitan el desarrollo … todo ello hace que la mente no  desarrollada, impida a sí misma, la libertad de acción.

Una mente débil domina desde el miedo y la inseguridad. Mientras que una mente desarrollada, centrada en sí misma y con capacidad de concentración, tiene claridad suficiente para vislumbrar y visionar  intuitivamente la verdad y dirigir sus pasos hacia esa Luz de Conciencia.

Si no hacemos nada por salir de esa mente débil, nos veremos envueltos cada vez más  en la brutalidad, la agresividad, la codicia y demás acciones características de seres alejados de su espíritu.

Estar atentos a lo que nos dicta nuestra Conciencia, estimula  el anhelo de superación. Nos impulsa a un continuo aprendizaje que nos hace reaccionar para dar lo mejor de nosotros.

Tomar el hábito de ir hacia adentro, llevando nuestros cinco sentidos: ESCUCHAR nuestra voz interior. VISIONAR con nuestro Tercer Ojo.  SENTIR la fragancia del espíritu. PERCIBIR cómo vibra nuestro Ser. Todo ello nos ayuda a crecer y expandirnos.

Nada es fortuito. El Universo está ligado a nuestra esencia y nuestra esencia está ligada al Universo. Soltemos las anclas de toda creencia, dejémonos fluir dentro de la Conciencia Universal.

 

 

 

 

Lo siento

abrazo5Todos nos equivocamos. Todos cometemos errores y le fallamos alguna vez al otro o a nosotros mismos … Saber que vivimos en el mundo/ dimensión de la Dualidad no sirve como  justificación pero ayuda a comprender nuestras reacciones, también ayuda a perdonarnos, pedir perdón e intentar mejorar día a día nuestras acciones y reacciones.

Es nuestra Conciencia la que nos avisa. Si somos observadores de nosotros mismos, siendo testigos del “personaje” (nuestro yo inferior o Ego) cómo actúa, nuestra Conciencia hará sonar la alarma en cuanto nos salgamos de lo que consideramos normal o bueno. Todos lo hemos experimentado; nos sentimos intranquilos, descontentos con nosotros mismos, incluso malhumorados por nuestro proceder aunque intentemos justificarnos.

Cuando nos enfrascamos en una discusión  y herimos a otro, nuestro corazón cambia el ritmo de palpitación; se vuelve agitado. Nuestra mente dispara el sentimiento de ansiedad y rabia … Todos ellos síntomas de alarma de nuestra Conciencia. Es hora de reflexionar y si toca pedir perdón o solucionar un mal entendido, no lo dejemos para más tarde porque sin duda se irá agravando y embrollando  momento a momento

¡Que el Amor prevalezca sobre la ira o el odio! ¡Que el Amor sea nuestro lenguaje!

Que no nos cueste tender la mano para pacificar situaciones en las que el orgullo y la rabia oscurecen y bloquean el camino del entendimiento. Que el “yo tengo la razón” no sea el impedimento para el abrazo que hermana.