El cuerpo Emocional

chakras serEl ser humano normal se mueve en dos Planos : material y  mental. En estos dos Planos uno mismo representa a todos los personajes de su historia personal: el guionista, el espectador y el actor. O también es el acusado, el testigo y el juez al mismo tiempo.  Viviendo  limitado en estos dos Planos de baja frecuencia se crea sufrimiento, conflicto y desgaste emocional.
Existe un tercer Plano fuera de la Mente: El Plano astral, en donde se es únicamente el Observador. Aprender a ser el Observador neutro de nuestras emociones y reacciones conseguiremos  purificar las diferentes energías que afectan y alteran  nuestros órganos y cerebro.
Por ejemplo: las obsesiones bloquean las energías creando angustia. El miedo disminuye la energía vital llegando por momentos a sentirnos paralizados por la ansiedad. La tristeza dispersa nuestra capacidad de concentración y atención y nos mantiene en la oscuridad del desaliento. El sentimiento de culpa nos ata al pasado  no dejando sanar las heridas y renovarnos.
La señal de que la energía vital está fluyendo correctamente en nosotros, es el sentimiento de amor y alegría que ésta produce   a nivel físico y mental,  simplemente por el hecho de sentirnos emocionalmente en paz y armonía.
¿Cómo liberarnos de las emociones negativas como el  miedo y la culpabilidad? Todos los días dedicarnos media hora a armonizar los siete centros energéticos principales de nuestro cuerpo etéreo, desde la respiración consciente rítmica.
Llevando hacia el interior los cinco sentidos para entrar en un estado de quietud y meditación. Poniendo la atención en el interior del entrecejo -tercer ojo- donde se encuentra el cuerpo astral.
La meditación irá creando poco a poco  armonía en tu interior y en tu entorno. Con la respiración rítmica -5 minutos- desarrollarás la fuerza de voluntad y purificarás tu cuerpo emocional.

Ejercicio Mindfulness con los chakras

chakras mujer1Siéntate cómodamente, con la espalda recta, la barbilla un poco levantada. Cierra los ojos y lleva tu mirada hacia adentro. Respira conscientemente; lenta y suavemente. Con cada respiración permítete ir relajando todos los músculos de tu cuerpo, comenzando desde el cuero cabelludo, frente, párpados, músculos de la mandíbula, nuca … y vas bajando hasta llegar a la punta de los dedos de los pies … hasta conseguir que todo tu cuerpo físico esté relajado.

Ahora vas a ir poniendo las manos en cada chakra, comenzando por el chakra de la coronilla.  Escuchándote, mentalmente vas a decir tres veces:

CHAKRA CORONILLA: Yo puedo controlar mis pensamientos.

CHAKRA TERCER OJO: Yo puedo crear mi presente y  mi futuro.

CHAKRA GARGANTA: Yo puedo expresar mis sentimientos.

CHAKRA CORAZÓN: Yo puedo sentir amor por mi mismo y por los demás.

CHAKRA PLEXO SOLAR: Yo puedo transformar la rabia en amor.

CHAKRA SACRO: Yo puedo sentir alegría y paz conmigo mismo.

CHAKRA RAÍZ: Yo puedo ser dueño de mi vida.

Pon ahora tus manos en el centro del pecho, en el chakra del   corazón y di:

“Yo no soy mi mente. Tengo una mente a mi servicio”

“Yo no soy mi cuerpo físico. Tengo un cuerpo físico a mi servicio”.

Gracias. Gracias. Gracias..