Mis experiencias de vida

De siempre me sentí fascinada y curiosa por conocer el mundo dentro de las cárceles. No sé la razón pero me gustaba leer o ver películas con este tema. Cuando por fin pude entrar como voluntaria en una cárcel sentí que me era un sitio familiar. Pero se necesita tener templanza y autoridad para comunicarte y relacionarte con personas forzosamente tan endurecidas para poder sobrevivir en ese ambiente tan poco humano por un lado y tan sobrecogedor y sensible por otro.

Me formé en La Cruz Roja en “Primeros Auxilios Psicológicos” y “Atención a Mayores” y realicé un voluntariado en la Cárcel de Mujeres de Albolote, donde inicié en REIKI a algunas mujeres y las enseñé algunas herramientas para sobrellevar la vida tan llena de ansiedad que se vive allí dentro.

Fue una experiencia increíble, triste y gratificante a la vez. Frustrante pero de mucho aprendizaje. Imprescindible moverse allí dentro sin juicio y desde la compasión, viendo las miserias humanas y lo que la ignorancia y las bajas pasiones pueden hacer del ser humano.

Frustrante porque el ambiente allí dentro es tan denso .a parte de las drogas que circulan- que resulta muy difícil motivar a esas mujeres más allá de lo más inmediato como puede ser , por ejemplo, conseguir puntos de buena conducta para tener acceso a una llamada telefónica.

Experimenté cómo todo ser es capaz de mostrar su lado más tierno e inocente cuando se le brinda Amor. Pero para ello, en muchas de ellas, tienes que traspasar bastantes capas impermeables de desconfianza y miedo.

Conocí a mujeres fuertemente condicionadas por el entorno de la droga y la marginación en el que han crecido. Mujeres pertenecientes a una misma familia: hija, madre y abuela … como no conocen otra cosa, les parece normal, no hay en ellas deseo o voluntad de superación, porque la sociedad les niega también la integración. Entran y salen de la cárcel varias veces. Ni siquiera hay un sentimiento de resignación sino de acomodamiento en un submundo donde se lucha por cubrir las necesidades y placeres básicos y aceptan de antemano que así será toda su vida.

Aunque dí charlas y formé un grupo donde hacíamos ejercicios de relajación y visualizaciones guiadas, asistí principalmente a cuatro mujeres con las que conecté desde el primer momento y se iniciaron en REIKI. Tenían en común haber sido engañadas para transportar droga y fueron pilladas. Una de ellas, rusa, estaba terminando la carrera de abogacía.

Muchas mujeres estaban allí haciendo un voluntariado, y esta era la parte más conmovedora y esperanzadora; ver que existe la solidaridad y que la humanidad avanza desde el Amor desinteresado e incondicional.

La salud precisa de entrenamiento

reiki pacienteHe desarrollado mi trabajo como terapeuta y lo he llevado a “entrenadora” de la Salud. He ido ganando comprensión y dominio de lo que las personas desorientadas e infelices (enfermas) necesitan. He convertido las sesiones en un entrenamiento para recuperar la salud desde el acompañamiento y reconquista de la autoestima. La forma de sanar desde el re-aprender a ser y sentirse merecedora de ser feliz, amar y ser amada.

Las personas se abandonan en su decepción de no saber cómo gobernar su vida, lo que ocasiona falta de energía vital y voluntad. Dejan en manos del médico y en los medicamentos el poder de sanarlos, consiguiendo así únicamente la cronicidad de sus enfermedades físicas y mentales. La cronicidad de su insatisfacción.

Trabajo teniendo como herramientas básicas la Energía Superior (a través del REIKI) para desbloquear emociones en el cuerpo astral y llevar Luz sanadora a la raíz de los problemas. También con las amadas esencias florales vibracionales del Dr. Bach y otros sistemas igualmente eficaces que trabajan a niveles muy sutiles.

Ejercicios puntuales de Yoga sobretodo para flexibilizar la columna vertebral y la rigidez mental. Crear nuevos hábitos y deshacerse de todos los inútiles. Ejercicio de alineación de los chakras que ayuda a llevar los cinco sentidos al interior para escucharse y visionarse desde el Ser. Guía para llevar una alimentación sana, etc. Todo ello desde la canalización de la sabiduría de la Fuente, para saber lo que individualmente cada uno necesite para retomar la responsabilidad sobre su salud y su felicidad.

Mi opinión personal no interesa. En la sesión sólo actúo como Canal y transmito a la persona la forma en que debo guiarla, ella sabe de lo que le estoy hablando aunque muchas veces yo misma no lo sé.

Tenemos que crecer, madurar y hacernos responsables de nosotros mismos. Ser auto-suficientes. Libres. Conscientes de que somos Conciencia, Luz.

Reconstruir lo dañado, deshacer patrones heredados que no nos pertenecen, rectificar malos hábitos, y recuperar la autoestima no se puede calcular en el tiempo; la impaciencia no tiene aquí cabida. Simplemente iremos apuntalando los pequeños avances siendo Observadores de nosotros mismos.

Y a partir de ahí, todo se nos dará por añadidura …

Yo Soy

yo fran'13.5 He entrado -nuevamente- en un proceso de renovación y reconquista.

Lo siento por los que se alarman y atemorizan con las innovaciones.  De verdad que me apena por los que se escandalizan y se enfadan con los cambios de ideas que transforman.

Mi naturaleza es visible y libre de adornos. Mi ser ya conoce su camino.  Por fin se produce la armonía con el personaje que me viste y no reprime  su forma de manifestarse.

Ya no más impedimentos mentales llamados “complejos” …

Ya no más la ardua tarea de querer gustar y complacer a todos.

Ya no más el cansino auto-reproche de que podría haberlo hecho mejor.

Ya no más, a estas alturas,  prestar oídos a opiniones que no me aporten afecto sincero.

La voluntad de vivir es la voluntad de ser.

Estoy apurando el tiempo que me queda aquí.

Me desentiendo de las malas formas de los demás. No soy ‘salvadora’ de nadie.

No estoy buscando tampoco mi salvación  sino la paz de mi alma en el aprendizaje   y evolución ligada al Bien Común.

El impulso por el que me dejo llevar es el Aliento que viene de arriba …

 

 

Me explico

yo-fran2015Por la edad que tengo,  por haber metido la nariz en tantos lugares e historias, por querer experimentar la vida por mi misma arriesgándome siempre a tropezar con mis límites,  es por lo que hoy en día no me siento con el deseo de convencer a nadie de nada. Solo comparto …

Centrada en el corazón, ahora sé que podemos actuar sin seguir creencias y sin esperar nada a cambio. Desde la sobriedad, asumo mi responsabilidad. No tengo nada que defender.

Confío al cien por cien en las “fuerzas superiores” y en mis ángeles que me protegen y guían. Y esta certeza de que existe un Yo Superior, un Dios y toda una jerarquía divina -definámoslo como mejor nos sintamos- me la ha dado la experiencia de sentirlos, de vivirlos en mi, por  la cantidad de veces que se han asomado a mi vida para protegerme, guiarme y hacer que coincidiese con alguien o algo que me iba a impulsar un poco más hacia mi destino. No existen las casualidades. Podemos tratar directamente con la divinidad.

Doy gracias a tantos años de disciplina férrea dentro del islam y el sufismo por fortalecer  mi voluntad. Doy las gracias al REIKI que me ha ayudado a desarrollar la percepción y manejo de la energía cósmica y haberme proporcionado el conocimiento intuitivo.  Doy gracias a las prácticas espirituales y transmisión de energía en la iniciación al yoga, meditación y mantra, que me ha proporcionado mi maestro Purohit. Doy gracias a la Madre Cósmica y a la Madre Tierra por abrazarme. Doy gracias a tantas personas que han pasado por mi vida para darme una lección de vida, por ser pacientes conmigo. Doy gracias a mis seis hijos por todo lo que me han aportado y por ser mis maestros en mi Camino.

No tenemos todo el tiempo del mundo… seamos agradecidos. Valoremos lo que tenemos y lo que somos…

Donde creemos que termina el horizonte, os aseguro que existe más vida.

 

 

 

 

Puedo serlo todo

ser lucesPuedo serlo todo: cristiana, musulmana, sufi, seguir a un maestro yogui, ser maestra de Reiki… soy aprendiza y soy facilitadora, soy hija, hermana, madre, tía, amiga,  abuela y hasta bisabuela soy… soy vecina en mi vecindario,  ciudadana del mundo y parte del universo… podría decir que lo soy todo y a la vez sentir la poca importancia de  no creerme  nada…

Por encima de técnicas, sistemas, prácticas, por encima de creencias, está la Verdad única y absoluta donde se diluyen todas las ideas y filosofías de vida. Los sentimientos  y la identificación y peso de la historia personal se borran ante la percepción del Espíritu que es Luz.

Sólo el Amor Puro prevalece sin forma ni nombres. La Conciencia en su expansión nos ayuda a visionar más allá de la compleja Razón.

¿Qué piensas que es lo que nos separa?  ¿Qué es lo que separa el mundo de las formas del mundo Oculto? Sólo nuestra ignorancia y arrogancia.

¿De qué manera nos limitamos a nosotros mismos? ¿Qué pensamientos negativos usamos para crear incapacidades y enfermedades en nosotros?

Como dice el refrán: “no hay peor ciego que el que no quiere ver” …yo te invito a abrir los ojos hacia tu interior, deshacerte de las resistencias mentales, sincerarte contigo mismo  y a abrazarte.

 

Quien soy

yo.fran espaldasMi naturaleza es visible y libre de adornos. Mi ser ya conoce su camino.  Por fin se produce la armonía con el personaje que me viste y no reprime  su forma de manifestarse.
Ya no más impedimentos mentales llamados “complejos” …
Ya no más la ardua tarea de querer gustar y complacer a todos.
Ya no más el cansino auto-reproche de que podría haberlo hecho mejor.
Ya no más, a estas alturas,  prestar oídos a opiniones que no me aporten afecto sincero.
La voluntad de vivir es la voluntad de ser.
Estoy apurando el tiempo que me queda aquí.
Me desentiendo de las malas formas de los demás. No soy ‘salvadora’ de nadie.
No estoy aquí buscando la salvación   sino para mi aprendizaje y evolución ligada al Bien Común.

Desde mi sentir

yo meditacionfranSólo puedo hablar desde mi experiencia que hace crecer el entendimiento y la conciencia de ser.

Siento el impulso de compartir -que es como una onda expansiva-; se abre y sale a la luz de forma  natural e imparable, .

Es mi alma que ya conoce su camino y acepta sin alboroto ni resistencia al personaje que la habita.

Ya no más obstáculos ni impedimentos mentales. Sin esfuerzo, la corriente de pensamientos y emociones corre con deleite de forma ascendente.

Así es, a estas alturas de mi vida.

Este cuerpo, esta vida, este mundo terrenal y el mundo del Yo Soy. Todo,  en la Presencia de la inmortalidad del espíritu. Existencias fugaces, exactamente igual que la de una rosa o cualquier otra flor… ¿se puede pretender darle otro sentido al que tiene?… como si este fuese poco …

Yo soy quien soy …igual que tu …

Integrada en la ola de Conciencia

surfLas primeras experiencias extrasensoriales que tuve  sólo me ocasionaron, aparentemente,   estupor y asombro. Sin que yo fuese en esos momentos consciente del alcance que tendrían en mí. Ni siquiera se me ocurrió pensar que podrían tener consecuencias … en mi mundo no entraban las complejidades mentales…

Sí comencé a hacerme preguntas trascendentales cuando ya esas experiencias comenzaron a sacudirme la Conciencia de forma directa. Por ejemplo, en otro desdoblamiento de Conciencia en el que mi alma salió disparada como una flecha hacia el Cielo y allí me postré ante la Luz de Dios …

Después de esa experiencia y volviendo a casa, iba por la calle como borracha de felicidad, preguntándome cómo podría, después de esta vivencia,  seguir viviendo y llevar la misma vida.  ¡imposible! me decía a mi misma .

Después de mi escrito anterior me hacéis preguntas; si me sigo enojando, si tengo resentimiento o ya todo es amor… si creo en Jesús o en un dios …  Debo aclarar que el trabajo personal para desarrollar la Conciencia y el cuerpo espiritual, no termina nunca. Y sí tengo la certeza de que existe una Energía Superior Creadora que llamamos  Dios. Le rezo desde el agradecimiento y santifico el nombre de Jesús el Cristo y de la Madre María. Invoco, saludo y pido sentir su presencia a los ángeles guardianes, no desde el miedo, sino para mantenerme atenta y despierta a mi condición divina, como ser de luz que soy y somos todos.

Continuando con mi historia, a partir de todos esos “regalos” que comenzaron a hacerse presentes en mi vida, por supuesto que dejé de creer en las casualidades. Todo comenzó a tener sentido para mi y me situé más en el Presente. Uno de esos regalos ha sido mi maestro Swami Purohit, que conocí hace ocho años y del que continuo recibiendo sus enseñanzas; Kriya Yoga, mantra y  meditación.

Hace ya muchos años que me dejo llevar de forma intuitiva por mi Corazón espiritual. Comencé a dar cursos “Entrenamiento para la Nueva Conciencia” que sigo dando porque veo los beneficios indiscutibles que brinda. Despertar la Conciencia es la clave para trascender la mente. Y no es difícil conseguirlo. 

Ahora mismo me siento subida en la ola de esa Conciencia -como en el surf- me dejo llevar por ella, la disfruto, me he integrado en ella. No hay más misterio. 

 

Mi experiencia de transformación

yo. Livio junio'14Hace ya quince años que mi vida dio un tremendo vuelco hasta el punto de que sentí cómo moría en mí el “personaje” -no sólo  la idea que tenía de mí misma- sino también se produjeron cambios a niveles profundos de mi ser. Experimenté un vuelco radical  completo, en un espacio de tiempo angustioso e impreciso, en el que sentí lo que es el Vacío.   

¿Cómo explicarlo? … las circunstancias de la vida me llevaron al límite, … la sensación fue de que la tierra se abría bajo mis pies y fui a parar a la Nada más absoluta.

No importa por cuánto tiempo, eso es lo de menos. Porque aunque sólo hubiese sido por un instante, también los instantes pueden ser eternos. Así que, viví esa experiencia de morir en vida y dejar de ser. Pero eso no fue lo peor, lo peor vino después, cuando volví a esta realidad ilusoria, sin  identificación: en blanco.

Mis  ojos hicieron un recorrido panorámico de mi existencia,  que hasta entonces me había negado  a ver y reconocer. Las verdades siempre duelen.

Debió suceder que mi alma, por su cuenta, se rebeló, dijo basta a una vida agriamente sin sentido, y me cogió por sorpresa, no dándome tiempo a reaccionar… el caso es que una vez que las funciones de mi cuerpo y mente se pusieron nuevamente en marcha -como una vieja locomotora- pues todo esto me sucedía con cincuenta años más que cumplidos, me paré sobre mis pies decidida a descubrirme y reconstruirme.

Para esta transformación y realización de mi ser debo decir, para ser enteramente sincera, que recibí muchísima ayuda desde planos superiores, y que con toda certeza. gracias a la fuerza y guía que recibí es que pude salir adelante.

Me empezaron a llegar “regalos” que me iban marcando el nuevo camino a seguir. Uno de ellos fue una invitación a un curso de “Respiración Holotrópica”  parecida a la técnica de “Renacimiento“. Estábamos una veinte personas acostadas en el suelo con los ojos tapados. Un médico y cuatro ayudantes iban a supervisar el trabajo de desdoblamiento de conciencia que íbamos a experimentar.

Yo no tenía ni idea de lo que eso significaba o lo que podía llegar a ser. Nos dieron la instrucción de respirar muy fuerte y sin pausa por la boca. Nos ordenaron que no debíamos abrir los ojos o levantarnos bajo ninguna circunstancia y que si queríamos algo debíamos levantar la mano y alguno de ellos acudiría a ayudarnos.

Pusieron música de percusión a todo volumen y comenzó la cosa. A los pocos minutos levanté la mano. Muy obedientemente no había abierto los ojos ni había salido corriendo como hubiese sido mi primer impulso y le dije que no quería seguir allí, tenía mucho miedo, me estaba mareando, tenía claustrofobia y todos los males.

Me tranquilizaron, me animaron a seguir, uno de ellos se quedó a mi lado guiando mi respiración y prometiéndome que pasado esa primera parte, hasta conseguir la apertura de Conciencia, luego sería una experiencia maravillosa.

Seguí con la respiración al ritmo de la música frenética, tenía ya los brazos rígidos y con muchísimo dolor, como si tuviese los dedos metidos en un enchufe y estuviese pasando por todo mi cuerpo una descarga eléctrica. Mientras tanto me decía a mi misma que ni por un millón de euros volvería a repetir esta experiencia. De pronto, hubo una explosión dentro de mí, y desde mi cuerpo físico ví como mi alma salía del cuerpo hacia otras dimensiones.

Sentí una paz y quietud absoluta. Entre las distintas experiencias que viví allí hubo un mensaje que entró directamente en mi corazón “eres dadora de luz … Hubo más cosas pero mi relato lo quiero centrar en esa frase que por mucho tiempo no tuvo ningún significado o sentido para mí. Pero ahora, cuando el puzle de mi vida ya está casi terminado, entiendo qué quería decir y sobre todo, ahora sé, que no existen las coincidencias o casualidades y yo fui guiada a cumplir con mi propósito de vida.

Al poco tiempo después yo me inicié en el Reiki y seguí el proceso de aprendizaje hasta hacerme maestra y llevo ya más de diez años impartiendo cursos, me dedico a la sanación energética y también como Facilitadora en el entrenamiento para la nueva conciencia.

Por encima de la satisfacción propia, los apegos y los propios intereses, existe un Amor que lleva a darse uno mismo. Entendí y resonó en mí corazón la frase de “eres dadora de Luz”. Muchísimas veces me obligué a mi misma a reconsiderar el significado sobre la energía del AMOR INCONDICIONAL con el que el Reiki trabaja para sanar.

La acción de dar Amor bajo su forma más pura es lo que enseña el REIKI. Primero con uno mismo. Después conscientemente con uno mismo. Luego, cuando renaces en un acto de abnegación donde surje el Amor, entonces, es cuando se da a los demás de forma incondicional

Anécdotas

swyyo india'12Mi maestro espiritual Swami Purohit, que también es astrólogo, me leyó mi carta astral al principio de conocerle hace ya ocho años. Lo primero que hizo después de mirarla por largo rato fue felicitarme. Levantó la mirada, me miró a los ojos, y dijo escuetamente “felicidades”.

Era lo que menos esperaba que me dijese y puse cara de asombro (como la conversación era en inglés procuré ser más expresiva con los gestos a falta de vocabulario). El caso es que yo consideraba que mi vida había sido de gran esfuerzo y sufrimiento en los últimos veinte años.

Me explicó entonces que en mi vida pasada había sido un monje y que había muerto recordando a Dios. Y que en esta vida, aunque hubiese estado casada dos veces y el hecho de haber tenido seis hijos, igualmente seguía siendo un ‘monje’… Por esa razón me felicitaba (por mi energía espiritual acumulada).

Le pregunté entonces por qué tanto sufrimiento y lucha. Era verdad que de niña y de jovencita yo había sido muy espiritual pero dentro de una familia en la que curiosamente no se practicaba ni se hablaba de religión o se mencionaba a Dios pues mis padres tenían creencias diferentes y decidieron no influenciar en nosotros ni educarnos dentro de ninguna religión.

Para mí particularmente, siendo tan sensible,  eso fue nefasto pues necesitaba de guía y alimento espiritual y crecí en este sentido, sintiéndome confundida y con sentimientos muy contradictorios.

Ahora, ya en  la tercera etapa de mi camino, después de tanta búsqueda y de haber llamado a tantas puertas,  finalmente he encausado mi vida de forma intuitiva y con la ayuda de Dios, preparándome para un trabajo de servicio a los demás.

Dios me ha dado muchos regalos y uno de ellos es el REIKI. Con él -hace ya diez años- pude realmente entender y percibir que somos energía y tenemos la capacidad de alimentarnos de la energía cósmica. Nuestra energía vital, podemos potenciarla, almacenarla, dirigirla allá donde haga falta, podemos hacer que se materialicen nuestros deseos, podemos sentir nuestra divinidad… Sentir que somos parte de un Todo.

Al incorporar REIKI en mi vida, física y emocionalmente me siento más equilibrada. Siento paz interior. El haber conectado con mi ser esencial me da la fuerza para hacer lo que tengo que hacer. No hay más miedo, inseguridad o impaciencia. Sé que cada cosa viene en su momento y tiene un sentido de ser.

Me siento también muy agradecida el que Dios haya puesto en mi camino un gran maestro con el que sigo aprendiendo.

Conocerse a uno mismo es lo que da sentido a la vida. Aceptar lo que no puedes cambiar te da paz. Reconciliarte con tu pasado te aligera el corazón. Crear tu Presente con una actitud positiva anula el miedo. Todo ello es lo que garantiza una vida feliz. Y todos tenemos esta posibilidad.