Tres Emociones negativas

mujer azul esferaEl sufrimiento psíquico nos inmoviliza y nos condena a no poder alcanzar nuestros deseos más profundos. Todos, en algún momento, sentimos alguna emoción negativa que nos perjudica, alterando nuestra tranquilidad mental y emocional. Pero existen TRES de ellas que quizás sean las más frecuentes y que nos hacen reaccionar sin poder controlarlas debidamente. Pero estas emociones nos dan lecciones de vida:

MIEDOS.- Vamos a reconocerlos y ocuparnos de ellos, desde la Conciencia . Los vamos a observar de manera neutra -como si no fuese con nosotros las emociones que crean-. Y vamos a hacernos conscientes de que podemos enfrentarlos pues están en nuestra mente como una idea más.  Nos decimos: “Yo no soy mi mente. Tengo una mente. Yo no soy mis miedos…YO SOY AMOR”

RABIA.–  La rabia se instala en el chakra del Plexo Solar. La cólera, la violencia, la agresividad, el enfado, la irritabilidad, todo ello tiene que ver con el hígado y un exceso de energía de elemento Fuego en este centro energético. Lo contrario sería la COMPLACENCIA. Respirar conscientemente y llevar calma al chakra del Plexo Solar. El contentamiento es un estado del Alma que nos proporcionará tolerancia y ACEPTACIÓN. Así podremos desbloquear este importante chakra y nuestro hígado podrá cumplir con su función perfectamente. Nos decimos: “Asimilo (la rabia) y la transformo en aceptación para mi Bien y el Bien de los demás. Yo Soy Amor”.

INSEGURIDAD.- La inseguridad crea ansiedad por ello debemos fortalecer la confianza en nosotros mismos si queremos deshacernos de la angustia que se crea ante la duda sobre nuestras capacidades. Nos decimos: “La vida es un desafío  y una experiencia. Para poder aprender acepto el  equivocarme. Yo Soy Amor”.

Este aprendizaje de desidentificación nos ayudará a deshacernos de las emociones negativas. Así es como fortalecemos nuestra mente al enfocarla de forma positiva.

Con constancia, todo lo negativo desaparece a la luz de lo positivo.

 

 

Anuncios

REIKI, gran diagnosticador.

reiki manos imposicionEngañarnos a nosotros mismos es muy normal. La Mente se encarga de disfrazar o tapar lo que no queremos ver. También por nuestra gran ignorancia sobre nosotros mismos, que tenemos dormidos nuestros sentidos internos.

Una de las cosas buenas del REIKI es que descubre y enfoca el problema, a través de la imposición de manos. La raíz del problema siempre está en lo que reprimimos, en las emociones no digeridas y que causan un BLOQUEO  en nuestro cerebro o en algún chakra, no permitiendo que fluya como es debido  la energía vital en nuestro cuerpo físico.

Si yo no me permito ponerme enferma ni ser débil, no me haré consciente de mi dolor de cabeza, por ejemplo. Pero la tensión está ahí y quizás se derive a percibirla como  ansiedad o problemas digestivos …

¿Qué origina la enfermedad? Sobre todo hablemos de lo que padece hoy en día tantísimas personas: LA ANSIEDAD, el INSOMNIO, La DEPRESIÓN .. Todas dolencias mentales que se vuelven crónicas y degradan la vida de quienes las sufren.

El origen está en las emociones que nos desbordan y vamos postergando la solución o nos invaden sorpresivamente y no sabemos cómo enfrentarnos a ellas o por el contrario es un goteo de insatisfacciones y frustración durante años que, sin darnos cuenta,  termina por anularnos.

REIKI resulta ser una herramienta fantástica para detectar la raíz de cualquier problema. Son necesarias tres sesiones mínimas para ir “limpiando” emocionalmente los cuerpos físico, mental y emocional … con un maestro de Reiki,  que tiene la capacidad de llegar al cuerpo astral de la persona, que es donde se hace la sanación.

 

Miedo, pánico, terror.

mujer musulmana llorando. gazaEl miedo psicológico es a algo que podría suceder, no es  miedo a lo que está sucediendo. Y es este tipo de miedo al que tenemos que poner fin.

Una mente débil es una mente desordenada que proyecta sus fantasías; se dispersa, divaga, crea fantasmas, se obsesiona con algo…  no siendo capaz la persona de controlarla.

Demasiada cavilación e inseguridad producen ansiedad. Todas estas emociones terminan por crear efectos desestabilizadores también a nivel físico.

¿Qué síntomas  están asociados al miedo? La ansiedad, inquietud, vulnerabilidad, estrés emocional, angustia, opresión en el pecho, miedo a perder el control, taquicardia, insomnio, rigidez muscular, pensamientos negativos y obsesivos, depresión  y muchos otros.

Existen los miedos concretos que nos ayudan a percibir los peligros y nos conectan con nuestro inconsciente y lo reprimido.

Los otros miedos que aparentemente no tienen ninguna razón de ser son los de las personas que sufren pesadillas, personas hipersensibles. Los que sufren miedos a las brujas, espíritus, al mal de ojo  y todo tipo de supersticiones.  Preocupación  excesiva por los demás, temiendo siempre lo peor. Miedo al futuro, a la muerte, sentimientos de desprotección,  …

¿Cómo controlar la mente y desarrollarla y así acabar con el sufrimiento que crean  los miedos?

Permitir que fluyan las emociones y tomar conciencia de la realidad interior. En los momentos de tensión realizar la respiración consciente varias veces seguidas. Practicar yoga, meditación, chikung, y otras terapias de crecimiento personal.

Irradiar pensamientos positivos de dentro hacia afuera que proporcionen seguridad, bienestar y valentía, nos mantendrá en la calma en momentos de emergencia.

¿Cómo me percibo? .- Podemos conseguir mantener la calma y confiar en nuestras capacidades aun en situaciones de adversidad.  Para ello tenemos que hacer un trabajo con nosotros mismos: escucharnos, conocer nuestro modelo de conducta siendo observadores de nosotros mismos,  conocer cuáles son nuestros condicionamientos y cuáles son nuestras aspiraciones más profundas …

Pero sobretodo saber que nuestra salud física, mental y emocional se debe a la ARMONÍA que exista en nosotros entre el pensar y el sentir.

 

 

 

Intentar cambiar

hombre encerradoQueremos mejorar nuestras relaciones con los demás. Nos proponemos cambiar cosas en nosotros mismos. ¡Todos estamos hablando de que los cambios son necesarios! A todos los niveles; en nosotros, también en la sociedad y a nivel mundial.

Pero, ¿somos capaces de asumir nuestra realidad? Y aún más: ¿estamos dispuestos a ver nuestra realidad? Por favor, no de forma mental, sino desde nuestro corazón.

Si el ser humano está hecho físicamente en base a proporciones armónicas -según nos enseñó Leonardo Da Vinci- e igualmente todo es perfecto en sincronicidad en nuestro alineamiento con el Universo… qué tenemos que cambiar …

Quizás cambiar no sea la palabra adecuada y debiéramos decir ACTUALIZAR y RENOVAR … sobretodo para los que se han quedado atrás en el pasado. Y para los que están aprisionados en patrones heredados, para los que están condicionados por creencias impuestas, … actualizarse sería lo deseado … volver a ser uno mismo …

Porque “intentar cambiar” agota y crea estrés y ansiedad, cuando se está nadando entre conflictos a los que no se encuentra solución ni se sabe de dónde o cómo surgen.

Se buscan apaños; quien está  estresado intenta solucionarlo comiendo. El que está agotado mentalmente se sienta delante del televisor creyendo que así deja de pensar y descansa. Y  un largo etcétera. Tratándose todo ello de una mala gestión de las emociones.

Cuando  actualizamos nuestra Conciencia, haciéndonos conscientes de ella,  es cuando comienza nuestro proceso de conexión con nuestro corazón -siendo más amorosos y compasivos con nosotros mismos-.

Entramos en el proceso de recordar quién somos. Salimos del espacio angosto en el que nos habíamos metido. Renovamos el compromiso con nosotros mismos de ser libres y felices.

 

 

 

 

Dolor de cabeza y ansiedad

mujer dibujo cerebroLa densidad en el cerebro causada por almacenar demasiados pensamientos, problemas y conflictos,  originan presión en la mente  y dolor de cabeza.  Esa densidad es la causante de tener poca claridad mental y poca capacidad para encontrar soluciones y simplificar la vida.

Cuando el estado de ánimo domina el hacer y ser de una persona,  el carácter se hace imprevisible, según se presente el día a día. Y esa volubilidad acrecienta la inseguridad en sí misma y la desconfianza en su alrededor.

Dejarse gobernar por una mente débil o mejor dicho; no saberse imponer a la mente inferior que nos domina desde sus miedos e inseguridad, es lo peor que nos puede pasar.

¿Cómo fortalecer la mente y dejar de sufrir innecesariamente?

Tenemos que fortalecer la mente superior o Conciencia haciéndonos observadores del personaje que hay en nosotros. “Yo no soy mi mente”, “yo no soy mis emociones”, “yo no soy mis enfados”,  además de “yo no soy mis miedos”… es lo que nos podemos decir cada vez que nos hacemos conscientes de que nos estamos dejando llevar -estamos reaccionando- ante cualquier pequeño conflicto.

Entonces, quién soy yo …

Comenzar a darnos cuenta cómo somos arrastrados a una discusión o cómo la provocamos por un sentimiento de falso orgullo. Cómo nuestros miedos nos hacen tener una actitud defensiva al ver peligro donde no lo hay. Darnos cuenta de que lo que estamos reprimiendo nos hace daño y nos limita en nuestra relaciones con los demás.

En ese momento de ansiedad y miedo, respirar conscientemente tres o cuatro veces, lentamente. Relativizar la situación y salir de ella desde la tolerancia y la compasión, eso nos hará sentirnos bien con nosotros mismos.

Y cada vez será más fácil solucionar situaciones conflictivas y a mediano plazo ya ni siquiera sucederán y nuestra vida se volverá más amable en todos los sentidos.

Esto es sólo el comienzo …   las tensiones acumuladas en el cuerpo físico desaparecerán.

Lo siento

abrazo5Todos nos equivocamos. Todos cometemos errores y le fallamos alguna vez al otro o a nosotros mismos … Saber que vivimos en el mundo/ dimensión de la Dualidad no sirve como  justificación pero ayuda a comprender nuestras reacciones, también ayuda a perdonarnos, pedir perdón e intentar mejorar día a día nuestras acciones y reacciones.

Es nuestra Conciencia la que nos avisa. Si somos observadores de nosotros mismos, siendo testigos del “personaje” (nuestro yo inferior o Ego) cómo actúa, nuestra Conciencia hará sonar la alarma en cuanto nos salgamos de lo que consideramos normal o bueno. Todos lo hemos experimentado; nos sentimos intranquilos, descontentos con nosotros mismos, incluso malhumorados por nuestro proceder aunque intentemos justificarnos.

Cuando nos enfrascamos en una discusión  y herimos a otro, nuestro corazón cambia el ritmo de palpitación; se vuelve agitado. Nuestra mente dispara el sentimiento de ansiedad y rabia … Todos ellos síntomas de alarma de nuestra Conciencia. Es hora de reflexionar y si toca pedir perdón o solucionar un mal entendido, no lo dejemos para más tarde porque sin duda se irá agravando y embrollando  momento a momento

¡Que el Amor prevalezca sobre la ira o el odio! ¡Que el Amor sea nuestro lenguaje!

Que no nos cueste tender la mano para pacificar situaciones en las que el orgullo y la rabia oscurecen y bloquean el camino del entendimiento. Que el “yo tengo la razón” no sea el impedimento para el abrazo que hermana.

 

No es cuestión de Tiempo

yo de espaldasSalimos de la idea de Tiempo porque no hay final, no hay meta, no hay más propósito que ser lo que ya se es…cuando se vive desde la Conciencia del Alma.

Ya eres. Ya estás dentro y formas parte del Todo que te da la energía vital necesaria para la existencia. La “forma” en la que existes no tiene la menor importancia.

… salgo de la idea de Tiempo y mi mente deja de tener ocupaciones inútiles y dispersas. Desaparece la ansiedad,  los miedos, la angustia.

… salgo del concepto Tiempo y mi mente se aquieta, se vacía, se libera, se aclara por si sola, en un instante sin medida …

No es cuestión de Tiempo. Cuando dejas de contabilizar el tiempo, el exterior se vuelve relativo y “sacarle provecho al tiempo” deja de tener sentido, en cuanto a valor material: rendir, producir, duplicar, … ganar tiempo …

Siempre que hayas conseguido vivir desde la Conciencia del Alma, nada de eso importa demasiado. Te sientes liberado de ese peso de conciencia material.

Desde la Conciencia del Ego, el Tiempo te marca, te controla, te exige. Inevitablemente, el paso del tiempo te consume, te agota… y mueres; con todo lo que implica el temor a la muerte.

Pero vivir desde la Conciencia del Alma es otra cosa. La perspectiva y entendimiento de la vida es mucho más amplia, profunda y generosa porque no hay Tiempo que se gaste o malgaste. Es un continuo fluir, fluir, fluir…. infinitamente, según tu naturaleza y esencia.