No es cuestión de Tiempo

yo de espaldasSalimos de la idea de Tiempo porque no hay final, no hay meta, no hay más propósito que ser lo que ya se es…cuando se vive desde la Conciencia del Alma.

Ya eres. Ya estás dentro y formas parte del Todo que te da la energía vital necesaria para la existencia. La “forma” en la que existes no tiene la menor importancia.

… salgo de la idea de Tiempo y mi mente deja de tener ocupaciones inútiles y dispersas. Desaparece la ansiedad,  los miedos, la angustia.

… salgo del concepto Tiempo y mi mente se aquieta, se vacía, se libera, se aclara por si sola, en un instante sin medida …

No es cuestión de Tiempo. Cuando dejas de contabilizar el tiempo, el exterior se vuelve relativo y “sacarle provecho al tiempo” deja de tener sentido, en cuanto a valor material: rendir, producir, duplicar, … ganar tiempo …

Siempre que hayas conseguido vivir desde la Conciencia del Alma, nada de eso importa demasiado. Te sientes liberado de ese peso de conciencia material.

Desde la Conciencia del Ego, el Tiempo te marca, te controla, te exige. Inevitablemente, el paso del tiempo te consume, te agota… y mueres; con todo lo que implica el temor a la muerte.

Pero vivir desde la Conciencia del Alma es otra cosa. La perspectiva y entendimiento de la vida es mucho más amplia, profunda y generosa porque no hay Tiempo que se gaste o malgaste. Es un continuo fluir, fluir, fluir…. infinitamente, según tu naturaleza y esencia.

El miedo a sufrir. Sanación emocional

mujer-de-piedraPor miedo a sufrir elegimos no amar. De tanto vivir en el pasado o en el futuro nos volvemos de piedra porque hemos dejado de estar presentes en nuestra vida.

De tanto fantasear o estar envueltos en miedos irreales, divagamos. No somos capaces de pensar con claridad.  Se dispersan nuestros sueños y nuestras ideas creativas.

Elegimos abstenernos y quedarnos en el “no sé”.

Por miedo a ser rechazados o a fracasar nos mantenemos en la rigidez de quien ya no cree en sí mismo.

Los mayores consumidores de antidepresivos, ansiolíticos, somníferos, antiácidos para la acidez de estómago, etc., son fármacos ligados a los trastornos  de estrés, ansiedad,   angustia y depresión,  están en los países desarrollados de occidente… y sigue en aumento.

Sin embargo, hay que enterarse, existen métodos y formas alternativas  naturales para combatir los desequilibrios mentales y emocionales. Conformarse o rendirse a convertirse en un enfermo crónico, sólo sucede en mentes débiles que han perdido la voluntad y el entusiasmo por la vida. Estas personas necesitan ayuda y comprensión.

Así como los bebés aprenden a caminar cayéndose y tropezando cien veces antes de echar a andar,  sin decaer su ánimo. Así mismo, debemos levantarnos los jóvenes y adultos, una y otra vez, ante los obstáculos de la vida.

La sanación emocional es fundamental para nuestra calidad de vida y es posible desde distintos sistemas para el equilibrio de las energías y terapias  naturales que están dirigidas a la sanación emocional.

 

¿Cómo nos afectan las tormentas solares?

sol-dibujo-interiorEl CAMBIO, que todos esperamos,  es de dentro hacia afuera. Más de lo que creemos y según nuestra capacidad de absorción, el Sol Central nos  influencia y  tiene efectos  sobre nuestro cuerpo físico y sobre nuestro sistema nervioso y emocional. También a nivel celular causa un importante influjo y tiene capacidad de transformación.
La creciente actividad geomagnética del Sol tiene consecuencias inclusive sobre nuestra Conciencia y comportamiento. Durante las tormentas solares podemos sentirnos intranquilos sin ninguna razón clara, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, agotamiento, etc., todo ello sin causas aparentes. Y a nivel físico podemos sentir dolor y tensión de cabeza, náuseas, mareos, falta de memoria, insomnio, pesadillas, etc.
¿Cómo podemos beneficiarnos de esta energía cósmica? Esta energía de frecuencia superior puede acelerar y esclarecer nuestra memoria celular que todavía no hemos procesado. Nos ayudará a elevar nuestra frecuencia emocional. Se clarificará nuestro propósito de vida y  dará brillo a nuestros talentos naturales.
Necesitamos de esta energía cósmica para que termine de sacarnos de  nuestro pasado y ser impulsados al Presente.
Entonces, vamos a permitir a nuestro cerebro y a nuestro corazón estar atentos y abiertos a absorber la energía cósmica que nos brinda el Sol Central. Cuidemos nuestra alimentación; purifiquemos nuestro cuerpo físico, mental y emocional. Cuanto más “vacíos” y relajados nos encontremos mejor podremos absorber estas nuevas energías superiores.
De dentro hacia afuera. Ésta es la magnífica apertura hacia el cambio y transformación que todos deseamos.

Las medicinas naturales

chakras esqueletoSería sencillo de reconocer la Verdad, pero nos hemos alejado demasiado  de nuestra esencia.
Somos ENERGÍA. La energía es LUZ, la luz es AMOR y el amor es SANACIÓN.
Hace ya muchos años que trabajo con ‘terapias’ naturales, primero llamadas ‘alternativas’ y ahora reconocidas por la medicina oficial y etiquetadas como ‘complementarias’.
Son medicinas HOLÍSTICAS que su misión es desbloquear y depurar los diferentes centros energéticos de la persona, que  desconcertada y desconectada de su Alma,  le ha ocasionado  la enfermedad.
Desde esta simple sentencia arriba expuesta nos abrimos hacia la sanación. Impulsando la toma de CONCIENCIA, de que hemos sido creados con la capacidad de auto-sanarnos.
Así que, debemos recuperar la memoria de quiénes somos y desarrollar una actitud responsable  sobre nuestra salud íntegra; física, mental, emocional y espiritual.
PRIMEROS PASOS QUE PROPORCIONAN SALUD Y FELICIDAD:
Procurar la estabilidad emocional (deshacerse del estrés y la ansiedad) creando nuevos hábitos.
Llevar una vida de moderación en la alimentación, el descanso y la actividad física.
Nutrir el cuerpo espiritual practicando yoga, meditación, voluntariado al servicio de los demás o cualquier otra práctica que nos conecte con nuestro corazón.
Prestarnos atención. Dedicarnos media hora al día a nosotros mismos. Escucharnos. Perdonarnos. Aceptarnos. Amarnos y amar a los demás.

Mostrar quien somos

mujer chakras coloresMientras vivimos inconscientemente -de forma mecánica, encajonados dentro de hábitos- estamos atrapados en el mundo exterior que se ha adueñado de nuestros cinco sentidos.
En este mundo, las emociones reales no cuentan, no hay tiempo para vivir. No nos permitimos vivir y sentir lo que realmente somos. No nos permitimos mostrar nuestras debilidades, nuestros sueños y deseos profundos. 
¿Cómo ha sido posible esto? ¿En qué momento perdimos nuestra verdadera identidad? ¿En qué momento dejamos de hablarnos y escucharnos?
Son los miedos -que rigen este mundo externo falto de corazón- los que,  como un goteo constante, han ido perforando el estado de paz interno,  anulando la creatividad, la inocencia y la fe en nosotros mismos.
Este mundo externo que, regido por un malvado tiempo ficticio, nos hace creer que no nos alcanza el tiempo, que es una pérdida de tiempo  dedicarlo a nosotros mismos.
Las consecuencias de ese “mal vivir” ya está a la vista de todos, ya lo están sufriendo millones de personas de todas las edades. Ansiedad. Angustia vital. Bipolaridad. Depresión. Estrés. Trastornos mentales como obsesiones compulsivas, trastornos de la personalidad, etc.
Volver al centro de nuestro ser es la contrapartida. Pararnos y encontrar nuestro propio ritmo, nuestra verdad. Pero sobre todo recuperar el amor y respeto por nosotros mismos y los demás seres vivos. Volver a aprender a sentir, dedicándole tiempo a nuestro ser … y sonreír.

Estrés y ansiedad

meditacion15Si nos  sentamos a meditar por primera vez deseosos por obtener resultados inmediatos o llevamos intentándolo de forma casi obsesiva por largo tiempo  sólo conseguiremos  sentir ansiedad y  frustración… De igual forma, cuando buscamos la solución a un problema desde la ofuscación, resulta improbable hallar una respuesta lúcida.

El cerebro de una persona corriente,   está habitualmente en un estado crónico de estrés, el cual sólo sería lógico en una situación  muy amenazante. Pero hoy en día esto es común hasta en los niños y ya nos hemos adaptado a ese estilo de vida estresante como algo normal.

Dicen que sólo tres centímetros del material del ADN está activo y éste nos aporta una información escasa, justo para sobrevivir.  No existe la menor habilidad para la auto-sanación. Es por eso,  que las prácticas que realizan las personas con deseos de incrementar su Conciencia y sentir la tan deseada paz interior,  precisan de tanto esfuerzo y consiguen un lentísimo resultado; la energía que utilizan proviene principalmente de la mente…

¿Qué quiero decir con esto?  Todo lo que concierne al ser humano tiene que ver con la energía vital de la que está compuesto y la energía cósmica que lo nutre, pero hemos trazado una línea divisoria entre el cuerpo físico, mente y espíritu. Nos hemos olvidado de desarrollar nuestro cuerpo mental-emocional y de nutrir nuestro cuerpo espiritual.

Mientras nos domine la mente-inferior (Ego) no conseguiremos SALIR de su espacio. Estaremos atrapados en la Ley de causa-efecto-reacción, que es el campo del sufrimiento.

La mente hay que desarrollarla -y con su ayuda-  trascenderla.  Se trata de ponerla a nuestro servicio, alcanzando  la comprensión de la vida en su totalidad y nuestra participación consciente.

Sólo desde la quietud de la mente podremos armonizar nuestro interior y escuchar la voz de la intuición; nuestra Conciencia.

El estrés y la ansiedad surgen  de una mente débil que se siente amenazada. Aumenta pues  tu capacidad de trascender la mente que crea esos miedos infundados. Fortalece tu mente-superior que es la que enriquece tu intuición y te proporciona la seguridad y confianza en ti mismo.

Enriquece tu mente con pensamientos positivos, desde la Conciencia de tu Ser. Entonces sí podrás sentarte en quietud a unirte a tu espíritu.

Sé dueño de tu vida y forja con firmeza quien eres.

 

 

 

 

Tendría sentido decir que la transformación espiritual tiene que ser anclada en el nivel físico y que éste se ve tan denso debido a que incluye a todos los demás niveles.

Las emociones y la salud.

MUJERPRECIOSAPermanentemente  la Naturaleza -como ser vivo-   está creando, muriendo y renaciendo… inclusive está ‘destruyéndose’ para volver a crear y recrearse en sí misma. Está soltando, vaciando, -en continuo movimiento- reemplazando lo viejo, para poder renovar se Belleza completamente y en profundidad.

Y nosotros, humanos, somos  dentro de la Naturaleza, formamos parte de ella.  Si nos sincronizamos con ella, podemos  beneficiamos de su sabiduría y generosidad. Podemos ver sus señales y fluir dentro de los cambios cíclicos a los que estamos expuestos.  .

No existe en la vida ningún sistema cerrado o sin salida. Tampoco en nuestro cuerpo. Tenemos, por ejemplo,  la piel como el mayor órgano de absorción de energía y de expulsión de toxinas.

Somos seres saludables por naturaleza. Todo lo que obstaculiza la fluidez de vida -la energía vital- debe ser eliminado.

Todo lo que obstaculiza la fluidez de vida crea enfermedad, desequilibrio energético. Y es a nivel emocional donde están las mayores resistencias y rigidez debido a la represión de emociones.

Toda esa obstrucción energética  y falta de expresión se materializa finalmente en el cuerpo físico a través de erupciones, fiebre, alergias, congestión, dolores, intolerancias, irritación, fatiga, dependencias … y un largo etcétera.

Existen siete emociones básicas que son tóxicas y nos limitan:

MIEDOS – INSEGURIDAD – APATÍA  – SOLEDAD – HIPERSENSIBILIDAD  – SERVILISMO  – BAJA AUTOESTIMA.

Todas ellas crean de alguna manera dependencia emocional y sufrimiento. El sistema inmunológico se debilita ante los conflictos emocionales  que pueden llegar a desatar crisis de ansiedad y estrés si no se atienden en sus primeras fases.

¿Cuáles son las emociones positivas y saludables? Correcta valoración de uno mismo, aceptación de nuestras limitaciones, optimismo, serenidad, confianza, paciencia …

¿Cómo convertirnos en nuestros propios sanadores y maestros? Responsabilizándonos de nuestra salud física,  mental y emocional. Cuidando de nuestra alimentación y horas de descanso. Dedicándonos un tiempo cada día a nosotros mismos.  Aprender técnicas de respiración para conectar con nuestro interior.  La meditación o la oración, el yoga, Reiki, Mindfulness y otras muchas técnicas y disciplinas para el crecimiento personal,  nos pueden ayudar a reconectar con nosotros mismos.