¿Cómo experimentar la Conciencia?

¿Cómo conseguir ser Observadora imparcial de mi Mente?

¿Cómo tener el control de mi vida y sentirme dueña de mi felicidad interior?

Toda experiencia que no se completó, que no se cerró desde el perdón y la paz que proporciona el haber encontrado la enseñanza que aportaba, queda enquistada en algún centro energético (chakra) y nos sentimos bloqueados; no fluye en nosotros la energía vital y al no fluir correctamente nos debilita en todos los sentidos, sobretodo el sensorial.

Nada puede ser realmente NUEVO si uno lo vive desde viejas actitudes. No pasamos a un nuevo nivel de Conciencia si quedan cosas por solucionar. Hacernos conscientes de nuestra realidad y actuar desde la Conciencia es lo que nos proporciona madurez y sabiduría de la vida. De lo contrario nuestra vida no avanza.

Se hace necesario hacer una limpieza en nuestra Mente y Corazón para cerrar toda historia inconclusa… para darnos cuenta de que vivimos interpretando y juzgando al otro, justificándonos …

Vamos a re-la-ti-vi-zar la vida, porque no somos tan importantes ni nuestro sufrimiento es más grande ni somos dueños de la verdad …

La humildad y la compasión se hacen necesarias para comenzar a responder el “¿cómo?” más certeramente.

REIKI, infinita sabiduría

No tenemos la suficiente paciencia ni perseverancia para ahondar en un conocimiento hasta alcanzar la maestría. Nos cansamos rápido, perdemos interés. La Mente es débil y caprichosa. No hay suficiente energía vital para alimentar la voluntad y la disciplina necesaria para desarrollarnos como seres multidimensionales que somos.

Hará unos diecisiete años obtuve la maestría en REIKI. Desde entonces prácticamente a diario hago el ejercicio de alineamiento de los chakras y me conecto con mi Ser. Es la mejor decisión que he tomado en mi vida y me siento agradecida de que estuviese a mi alcance.

He iniciado a muchas personas y algunas de ellas también se han hecho maestros. Compartir la enseñanza que brinda el REIKI no es fácil a no ser que la otra persona esté abierta a percibir más allá de las palabras.

REIKI es una herramienta para entrar en el mundo interior y conectar con las energías superiores. También podríamos decir que es un Camino para llegar hasta el Maestro interior y recibir un conocimiento directo. Es, igualmente, una filosofía de vida que te lleva a trascender el mundo material y te permite entender y experimentar que somos energía y podemos trabajar para subir nuestra frecuencia y vibración en beneficio de nuestra Conciencia.

La divisa del REIKI siempre es estar al servicio de los demás. REIKI es la energía sanadora del Amor Incondicional. Primero trabaja en uno mismo para poder llegar a esa comprensión y experiencia de compasión.

Por eso hace falta PACIENCIA y anhelo de purificar los sentimientos para así elevar nuestra propia condición, desde el corazón. Cuanto más se avanza más se simplifica la vida. Se siente con total claridad que no somos este cuerpo ni somos la mente … el Alma y la Conciencia tienen prioridad sin lugar a dudas.

Todos pueden alcanzar un elevado conocimiento de sí mismos a través del REIKI y esto supone deshacerse de los sufrimientos y conflictos que conlleva la inconsciencia y el alejamiento de nuestro Ser esencial.

El enemigo interior

He descubierto en mi Mente un intruso. Hacía tiempo que me estaba quejando de que algo me estaba impidiendo lanzarme a hacer más cosas y no lograba sentirme contenta conmigo misma, sin saber porqué.

Comencé a asistir a clases de canto y el primer mes he disfrutado muchísimo de escuchar mi voz y poder expresarme. Pero, para mi sorpresa, en la última clase, no fui capaz de entonar correctamente y me sentí tensa e insegura.

Meditando sobre ello, capté en mi Mente el Miedo. Me estaba saboteando, haciéndome dudar de mi misma.

Cuando esa parte oscura de la mente percibe algo nuevo, lo bloquea desde el miedo a fallar.

Esta “sombra” que planea vigilante para que nada nuevo ocurra y poder así seguir con los parámetros conocidos, actúa desde la rigidez de un orden que está muy lejos de ser la libertad del Ser.

El Miedo, cuando se vuelve dominante, es el mayor enemigo del Alma. Nos debilita, quedamos a su merced, sumergidos en la inseguridad.

Siendo Observadores de nosotros mismos quedará al descubierto y podremos enfrentarlo. Sucederá de forma natural un cambio de percepción y el miedo desaparecerá. Pues el Miedo -sea el que sea- no es real, es una ilusión que se instala en nuestra Mente y que sin darnos cuenta vamos alimentando….

Debemos entonces volver a tomar el control de la Mente. Situarnos en nuestro centro; Mente/Corazón. Es necesario hacer una limpieza de todo pensamiento tóxico. Sin distracciones inútiles para que nuestro estado de Conciencia esté despierto.

Limpieza de los Chakras

El cuerpo físico por sí mismo se renueva constantemente. Pero la Mente necesita de nuestra voluntad y determinación para deshacer y liberarse de todos los pensamientos, ideas y creencias que ya son obsoletas y necesitan ser reemplazadas. Igualmente nos corresponde a nosotros hacer una limpieza diaria de nuestros centros energéticos.

Activar los centros energéticos inferiores (chakras 1, 2, 3) servirá para purificar el cuerpo físico, preparándolo para el despertar de la Conciencia que será posible cuando la energía vital fluya libre hacia los centros superiores. Y culminar con la unión de Mente/Corazón.

Generar nueva energía vital significa generar más LUZ que revitalizará nuestros sentidos y estimulará la creatividad y la apertura del Tercer Ojo (la Intuición). Todo ello hará que vayamos eliminando sentimientos y pensamientos negativos e innecesarios con el objetivo de tener una mayor claridad mental y paz interior en nuestro corazón.

EJERCICIO DE ALINEACIÓN DE LOS CHAKRAS.-

Primeramente, con las manos en el centro del pecho, pondremos la intención de alineación de los chakras para conectarnos con las Fuerzas de la Madre Tierra y del Universo. Invocaremos y saludaremos para que se hagan presentes en nosotros; nuestro Yo Superior, los seres de Luz y los maestros ascendidos, etc.

Con los ojos cerrados para poder ir hacia adentro. Lleva las manos al CHAKRA DE LA CORONILLA. Haz tres respiraciones profundas, con la atención plena en este Centro y visualizas cómo entra un rayo de Luz dorada que se extiende por los dos hemisferios de tu cerebro y deshace todo apego a tus sentimientos de inutilidad e insignificancia. Esta LUZ deshace los miedos de tu incapacidad para desenvolverte en el mundo físico. Cada vez que tomas aire estás inspirando energía sanadora de Amor Incondicional. Siente cómo te aligeras de esa carga. Al exhalar sacas fuera todo lo que ya no quieres más en ti.

Lleva las manos al CHAKRA TERCER OJO. La energía que ahora inhalas la llevas al entrecejo para amplificar tu capacidad de intuición. A medida que la desarrolles te irá guiando hacia tu propósito de vida y tu paz interior.

Lleva las manos al CHAKRA GARGANTA. Para deshacerte de todo lo reprimido, te ayudará a fortalecer tu autoridad natural y expresar tus deseos y necesidades. ¿Qué quieres para ti para sentirte feliz? Siéntete merecedora de ello.

Ve bajando las manos hasta el CHAKRA DEL CORAZÓN. Es el encargado de recibir y generar Amor para ser más compasivo y amable, contigo mismo y con los demás.

Pon las manos en el CHAKRA PLEXO SOLAR. Es el asiento del poder personal y las emociones. Ayuda a controlar los impulsos negativos. Mándale Luz para tener más confianza en ti mismo, aumentará tu capacidad de defenderte. La LUZ iluminará tus cualidades y valores. Siéntete capaz.

Lleva tus manos al CHAKRA SACRO. La capacidad para el placer se encuentra en este Centro pero también los miedos al cambio se encuentran aquí. Para reactivar una baja energía sexual debido a una pobre imagen de uno mismo. Para una mayor creatividad y alegría por la vida.

Pon las manos en el CHAKRA RAÍZ. Para eliminar energía bloqueada por estrés y agotamiento físico. Abre sentimientos de prosperidad y seguridad. Para sentir los pies en tierra y tener un andar firme.

Llevar de vuelta las manos al centro del corazón para cerrar el trabajo de alineación, dando las gracias por haber podido conectar con las fuerzas divinas en nosotros.

Percepción de eternidad

Cuando nuestros sentidos, a través de la Conciencia, reciben una comprensión directa de lo que significa la sublimación del cuerpo físico, entiende que sólo cambia de estado al acabar la vida, para continuar su trayectoria, como espíritu infinito.

Este entendimiento ocurre cuando desaparece el sentimiento y noción del Tiempo; en ese corto instante en que nuestra Mente entra en silencio, fuera del pasado y del futuro terrenal. Y se deja llevar por el fluir constante dentro de la eternidad que somos.

Quiero tener presente siempre en mi memoria este sentir, esta percepción de eternidad, porque es como puedo relativizar y no aferrarme a esta corta existencia.

Es importante para ello no entretener la Mente en cosas vanas; apegos, miedos, expectativas … para que sea mi naturaleza interna la que dé Luz a mi Alma y la reoriente hacia la realización de mi Ser.

Experienciar a Dios

Se dice “lo que Dios quiera” … pero, con qué frecuencia podemos dar Fe de Su Presencia en nuestras vidas y, cuánta sinceridad hay en esa frase hecha.

Lo que Dios quiera resulta ser lo que mi Conciencia me inspire y me dicte. Desde la certeza en mi corazón que es Dios en acción en mí quien actúa.

Lo que Dios quiera cuando la pureza de nuestro corazón percibe y distingue entre lo múltiple y Unicidad. Y percibe y siente la semejanza entre el Ser y el Universo, entre el Alma y la Divinidad. Barriendo florituras.

La Mente puede crear un dios a su medida e interés, imaginándolo, desde el Ego. Sin embargo, el Alma nos recuerda a Dios como el Todo y crea el anhelo y la añoranza a Él, como revelación del Ser esencial en nosotros, que ya lo ha experimentado.

Mi Alma da Fe, inclusive por lo que no entiende porque mi mente es limitada, pero confío, tengo certeza desde mi corazón, y por eso digo “lo que Dios quiera”… haciendo con responsabilidad mi parte.

Los miedos

Es todo un desafío. Debo sobreponerme y ponerme en pie, actuar. La tendencia de una Mente débil es ceder al miedo, hacer que me encoja, que me convierta en un ovillo mental, abandonado a la suerte. Los miedos anulan la capacidad de pensar y tomar decisiones.

Los miedos tienen que estar localizados. Son intrusos. Invasivos. ¡No me pertenecen. No tienen nada que ver conmigo!

Los miedos son muy concretos aunque a veces quieran deslizarse muy diluidos y finalmente mostrarse como una inocente duda o inseguridad.

Quieren infiltrarse aparentando algo minúsculo, sin importancia, para luego soltarse y crecer rápido. Pero yo estoy atenta y enseguida salta la alarma. Pongo la Mente firme y reúno todas las energías dispersas.

Y si tengo que tomar una decisión, me armo con todas las posibilidades, de manera lo más inteligente posible, emocionalmente en calma y sabiendo qué es lo mejor para mi, decido.

Una vez tomada la decisión, las dudas y los miedos deben desaparecer; ninguna argumentación que cree duda debe entrar en la mente.

Una vez tomada una decisión no hay que permitir a la mente que vuelva a la carga trayendo nuevos miedos. El asunto está resuelto. No hay más dudas. Tomé la decisión correcta en este momento. Voy donde mi corazón y siento la certeza. Y eso es suficiente para mantenerme firme.

Así es como cierro todas las puertas posibles a la inseguridad. Confío en mi decisión y si luego surgiese un error lo tomaré como una enseñanza; le daré la bienvenida.

Estoy fortaleciendo mi auto-estima.