El Bien y el Mal

mujer de espaldas floresNuestros pensamientos y creencias fluctúan para que podamos ir adecuándolas a nuestras circunstancias presentes. Rectificar y ajustar nuestra Mente a la Realidad debe ser un trabajo diario para que las ideas fluyan de forma creativa  y  las emociones se moderen.

Soy consciente de que puedo  cargar un pensamiento con una intención y  emoción determinada y conseguir que se materialice. Desear el mal, maldecir, renegar, condenar… tienen  una fuerza destructiva y el poder de alimentar y atraer el Mal.

Por el contrario, la oración, la plegaria, las bendiciones. la confianza absoluta en un Orden Superior y la compasión, atraen la energía poderosa del Amor, si todo ello nace en el corazón.

El ser *mágico* que hay en mi  me guía hacia mi Destino y me ayuda a trascender mi yo-inferior y  mi mente ególatra.

La suma total de todas mis experiencias de vida me dan la fuerza para enfrentarme a mi verdadero enemigo -al verdadero Mal en mí- y ese es mi yo-inferior,  que me amarra a mi pasado.

Me des-identifico de quien creía ser. Desaprendo y me deshago de las creencias de otros. Es el Conocimiento Intuitivo -desde mi corazón- mi mejor Maestro.

 

El guerrero espiritual

hombre  manos LuzNadie sabe de su valentía si nunca ha pisado un campo de batalla. El guerrero espiritual es quien se enfrenta a su Ego. Es quien ha perdido el miedo a perder y finalmente se afronta a sí mismo.

No es fácil pero tampoco imposible. Es un reto, un desafío con uno mismo; cruzar el campo raso del orgullo y salir de él victorioso.

El campo de batalla está en la Mente. Y nosotros, como guerreros, guardianes de nuestro ‘reino espiritual’,  tenemos que vencer a todos los intrusos  mercenarios.

Si no lo hacemos, si nos resignamos, si claudicamos ante lo falso e ilusorio, nunca ejercitaremos  nuestra cualidad de VALIENTES. Nunca mostraremos nuestra dignidad y autoridad natural. Quedarán sólo como posibles nuestros méritos. Pero, sobre todo, no habremos defendido a nuestro ser esencial.

Y no estoy hablando de mostrar violencia, de sacar  rabia y  agresividad física. No se trata de hacer sobre-esfuerzos o castigarnos a nosotros mismos.

La clave está en  DEJAR IR. Dejar ir lo que ya ha cumplido y a quien ya ha cumplido su enseñanza en nosotros. No queremos retener ni hacer prisioneros a ningún pensamiento ni sentimiento.

Los dejamos ir. Que el campo de batalla -nuestra mente y corazón- queden limpios; vacíos.

Los dejamos ir. Que vuelvan al lugar a donde pertenecen. Al liberarlos nos liberamos de toda carga.

Los dejamos ir. Cerramos el ciclo del pasado. Y creamos PAZ en nuestro interior.

Así actúa un guerrero espiritual; sus logros son los del Amor, hacia sí mismo y hacia los demás.

 

Hacer algo bueno por nosotros.

hombre despertar espiritual¿Quién dirige nuestra vida?  La mente se ha acostumbrado a controlarlo todo, tiene el poder sobre nuestra vida.

La mente que nos gobierna  está confabulada con el Ego y   funciona de un modo crispado, acelerado, rígido y superficial. Pero al mismo tiempo se siente presionada y no puede actuar con libertad debido a los miedos, la ansiedad y la impaciencia que la limitan. La llamamos mente inferior porque no ha sido enseñada a pensar. Vive desde el pasado, temiendo el futuro.

Esta  mente se mueve de forma autónoma e inconsciente pero también de forma mecánica. Tiene una dinámica acomodada en donde el “yo” se balancea entre la queja, la apatía y el conformismo. Es todavía una mente inmadura pero dominante.

A todo esto, además, esta mente tiene  miles de pensamientos dando vueltas y vueltas en la cabeza, consiguiendo únicamente dejarnos agotados y más confundidos. No avanzamos. Estamos estancados. Después de caer una y otra vez en los mismos errores, viéndonos incapaces de salir de los viejos patrones, atrayendo siempre al mismo tipo de gente que en nada nos beneficia, es entonces cuando nos podemos hacer  conscientes de nuestra incapacidad de deshacernos de esa esclavitud mental  y hacer algo bueno por nosotros.

Es ahora cuando queremos ser responsables y decidimos tomar las riendas de nuestra vida.

Yo no soy mi mente, tengo una mente que pongo a mi servicio. Yo no soy mis pensamientos ni tan siquiera mis creencias. Yo Soy la conciencia de mi Ser original y esencial, unido a la Conciencia Suprema. Tengo un propósito de vida que le da sentido a mi existencia.

¿Qué puedo hacer de bueno por mi? Primero, despertar mi conciencia y tomar el control de mi mente.

 

Y ahora qué

mujer iluminadaEl pasado -lo que fue y lo que fui- perpetuándose en sí mismo. La memoria, las creencias, los pensamientos siguen atados a ese tiempo que ya no existe pero se aferran a él mediante los miedos a perder…

Así que hay un esfuerzo mental y emocional por crear un espacio formal por situarme en el presente. Tomo consciencia de que tengo en contra la inquietud, la preocupación  y la inseguridad por mi futuro … que  están infiltrándose en el ahora, cuando se supone yo debería estar viviendo este momento …

Vivimos dentro de la prisa por tener. Nos empujan, nos exigen y manipulan por todos  lados. Existimos dentro de un tiempo ilusorio, engañoso y frustrante.

Es el Tiempo, quien domina nuestra mente,  quien gobierna nuestras vidas. Todo debe estar dentro de unos márgenes de tiempo material y eso ha anulado completamente la espontaneidad. Existimos dentro de un mundo cuadriculado y nuestra libertad de ser se ha quedado reducida a un  tiempo y espacio cronometrado por los intereses mundanos. Se ha quedado fuera de esa cuadrícula  la magia del instante, la creatividad y el mismo Amor.

Por un momento, deja de identificarte con la mente. Sitúate en el ahora. En este preciso momento, párate. Siente cómo te sostienen tus piernas y cómo tus pies están en contacto con el suelo; la Madre Tierra. Cierra los ojos, permítete el pararte y sentir que estás vivo. Ahora, pregúntate “quién soy”. Ahora. ¿qué problema tengo?. Ahora. ¿qué echo a faltar?. Ahora. ¿de qué tengo que dar gracias?

Ahora, no dentro de una hora. Ahora mismo, qué problema tengo y qué cosas tengo por solucionar, qué me preocupa.

Este momento, ahora, es el único que tenemos.

 

 

 

El Pasado

mujer geometriaLa nueva medicina energética transmite a la persona,  primeramente,   la necesaria  toma de Conciencia para responzabilizarse de su vida. Sanar el pasado se hace fundamental para poder equilibrar completamente nuestra salud integral.

Desde la mente razonamos sobre el pasado e intentamos convencernos de que ya no existe, -que ya no nos afecta- pero sigue torturándonos o simplemente continuamos llevándolo sobre nuestras espaldas y no conseguimos liberarnos de él. Esa carga nos afecta más de lo que podemos imaginar; está interfiriendo en nuestro presente además de  envenenar nuestra salud física y emocional.

Y es que las energías negativas de nuestro pasado siguen en nuestra mente; dolorosamente presente. Siendo las  causantes de nuestras enfermedades, resulta  imposible batallar contra él o eliminarlo desde la mente;  así lo único que vamos a conseguir es reprimir y bloquear más el necesario flujo de energía vital para mantenernos saludables a todos los niveles.

Cuando han quedado enquistadas en nuestro corazón, heridas emocionales que nos ha sido imposible sanar por nosotros mismos, debemos pedir ayuda a algún profesional. Existen técnicas de sanación muy sencillas que nos llevarán al hecho y, desde el código del amor, podremos sanarlas.

Todas  las energías negativas que se han  ido acumulando en nuestro interior; miedos, resentimiento, baja autoestima, odio, humillación,  …  están ancladas en algún órgano de nuestro cuerpo o están bloqueando algún centro energético.

Pero, la verdadera sanación, es darte las herramientas para que tú, desde tu conciencia, te sanes. No desde el consciente racional sino desde tu amor y respeto por ti mismo.

No podemos huir de nuestro pasado. No podemos guardarlo bajo siete llaves y olvidarlo. Sin embargo, cuando interpretamos nuestro  pasado, no como un castigo o un mal destino, sino como una oportunidad para crecer desde la pregunta “¿para qué?”… Ahí tenemos el desafío de aceptarlo y dejarlo atrás, como algo ya resuelto.

Es en mi aut0afirmación que yo crezco. Es desde mi aceptación y amor por mi vida, que yo avanzo con entusiasmo, confianza y autenticidad.

 

 

 

sincronizar nuestro espíritu

chakras alineacionEn el despertar y hacernos conscientes de nuestro Ser,  nuestra Conciencia se expande, -comenzamos a deshacernos de nuestro pasado y de las cargas de todos los condicionamientos recibidos-.  A medida que avanzamos nos damos cuenta  de que  las opciones se van agotando y la vida se va simplificando cada vez más.

Ya sin esfuerzo, despejada nuestra mente, lo único que queda por hacer es prepararnos para volver al Origen de nuestro Ser, desde la sincronización de nuestro espíritu con el Espíritu del Universo.

Inclusive los “futuros” -que parecían tan inciertos y temíamos- se han ido agotando. Nos dejamos fluir desde la certeza de que en el río de la vida que navegamos nos llevará con toda seguridad al gran Océano.

 

La paz interior.

caminando horizonte grisHan pasado muchos años desde que elegí entrar en el Camino de la espiritualidad. Son muchas también las experiencias vividas que me han ido confirmando y afirmándome que ese es el Camino por el que se puede transitar de muchas formas pero donde el propósito y la intención es lograr la paz interior.

Comencé siendo muy joven, desde la confusión total; estaba todo por descubrir y  hacer . Desde la frustración y también desde la rabia, el desánimo y hasta la desesperación … porque este mundo -esta sociedad- me parecía absurda y extraña a mi sentir y no lograba encontrar mi lugar ni conseguía encontrar un sentido a mi vida.

Pero todo eso ya quedó muy lejos. Ahora mismo, que ya llevo tres cuartas partes de mi vida vividas, estoy ayudando a otros facilitándoles ese comienzo. Es curioso, porque cada persona llega explicando su problemática personal, los sufrimientos que padecen;  confusión,  ansiedad,  miedos  y todas las circunstancias particulares de su vida…

Les escucho pero la respuesta y consejo siempre es el mismo, de alguna manera no hay diferencias. No hay distinto consejo  porque sólo hay una única raíz a todas las infelicidades del ser humano:

Cónocete a tí mismo. Ve al encuentro de tu ser esencial. Conecta con tu corazón y sé tu mismo. Escúchate. Ámate. Dedícate tiempo, en silencio, encuentra la paz y la felicidad en tu interior…

No hay otra Verdad. No hay otra respuesta ni otro camino. Hazte responsable de tu felicidad.

Deja tu pasado atrás, reconcíliate con él; acéptalo y sigue adelante sintiéndote agradecido.

… todo lo demás  te será dado …