Ejercicio para liberar tensión emocional.

manos al timoVamos a elevar nuestro nivel vibracional para crear un estado interior lleno de paz .

1.- Buscamos una postura cómoda, con la espalda recta. Nos relajamos respirando consciente y lentamente. Cerramos los ojos para aumentar el sentimiento de intimidad y llevamos los cinco sentidos hacia nuestro interior.

2.- Juntamos las manos como en oración a la altura  del Timo y lo presionamos ligeramente. Entramos en contacto con nuestro corazón por el poder de la Intención.

3.- Respiramos conscientemente; sentimos como llega el prana a nuestro corazón y plexo solar. Al inhalar presionamos el Timo y retenemos el aire unos segundos. Al soltar el aire lentamente por la nariz dejamos de presionar. Atención en  el plexo solar; las tensiones salen fuera por este centro energético. Visualizamos nuestro corazón cómo se expande y se llena de Luz.

Nos hacemos conscientes cómo  nuestro cuerpo físico se va destensando y de cómo nuestras tensiones emocionales son liberadas cada vez que exhalamos.

Cada vez que inhalamos y presionamos ligeramente el Timo, la energía que entra en nosotros es tan poderosa que se convierte en Luz y expulsa, al exhalar, todo el cansancio y tensiones, por el plexo solar.

Somos energía. Tenemos la capacidad de crear y dirigir las energías en nosotros. También de expulsar las energías densas que nos son dañinas.

Sé dueño de tu vida, de tu salud y de tu bienestar.

 

 

Una Mente con cuatro patas

ser en la soledad azulLa Mente, a saber,  tiene cuatro funciones: Capacidad de discernir. Ego. Capacidad de elección. Conciencia.

Es importante  hacernos conscientes de cómo funciona nuestra mente, porque es la manera de hacernos dueños de nuestra vida.

Desde la quietud mental,  distinguir, ejercitar  y desarrollarlas de manera “inteligente”. Es decir, si comenzamos por ocuparnos en saber pensar; deshaciéndonos de pensamientos densos, inútiles y negativos, conseguiremos claridad mental.

Esta claridad mental da poder a nuestro discernimiento, haciéndonos cada vez más conscientes de quiénes somos. Al perfilarse  -nuestra intención, nuestra vocación, nuestro propósito de vida: nuestro ser- la Conciencia se va expandiendo y nuestra capacidad de elección se hace firme. Cuando utilizamos correctamente estas tres funciones, el Ego, -que actúa como amor propio o yo egoico- irá desapareciendo por si solo.

Cuando, desde la paz y orden interior, somos Observadores de nuestro estado mental, conservamos la armonía en nosotros.  Sin embargo, cuando domina el Ego, las demás funciones quedan relegadas y adormecidas. El Ego, cuando se vuelve poderoso, ralentiza la capacidad de pensar, distorsiona, vela y hasta anula la realidad que pudiese hacer peligrar sus privilegios de mando.

Las  cualidades del ser humano, como la voluntad, paciencia, generosidad, moderación, compasión, etc. no vienen del exterior. Las cualidades del ser humano son intrínsecas a la esencia de cada individuo. Se pueden educar y desarrollar pero siempre desde el ejemplo porque si se quiere conseguir por imposición, reprimiendo o forzando la naturaleza de la persona, el efecto saldrá a la luz tarde o temprano en forma de  rebeldía, resentimiento  y odio.

Es preciso desarrollar las funciones de nuestra Mente desde la experiencia, desde el anhelo propio de avanzar en el Camino del conocimiento de sí mismo. Todo lo demás es seguir el juego del Ego y sus sutiles trampas de engaño y manipulación.