Alinear mente/corazón

Cuando se rompe el fluir de la energía vital en nosotros, bien sea por problemas emocionales o de salud física, sin darnos cuenta nuestras energías se dispersan y nos salimos de nuestro Centro -si es que estábamos en él-.

Lo más común en la mayoría de las personas es dar por normal vivir en un estado de conflicto y dispersión. Desde la inconsciencia;  el no saber pensar adecuadamente y el vivir reaccionando sin control ante cualquier suceso trivial cotidiano, hace que uno se desgaste energéticamente y se ausente del centro de sí mismo para vagar en el sentimiento de confusión y el “no sé”…

Si no somos capaces o no nos ponemos a trabajar para educar y someter  nuestra mente, ésta dominará de forma caprichosa y asilvestrada nuestra vida, creando estados emocionales alterados y desequilibrados. Y el resultado es: SUFRIMIENTO.

Sufrimiento por todo. Preocupación  por lo que pasó y por lo que puede pasar. Queja, depresión, tristeza, amargura, desesperanza, negativismo, victimismo…   y esa mente que se va debilitando causará finalmente poca memoria, poca energía, insomnio, etc.

¿Qué significa alinear mente/corazón? Primeramente debemos crear una disciplina en nosotros (fortalecer la voluntad). Crear el hábito de hacer diariamente unos ejercicios de concentración. Lo más sencillo y eficaz es volvernos observadores de nosotros mismos. Traer nuestra mente, una y otra vez, al Presente; a este momento.

¿Estoy cocinando? pongo toda mi atención y dedicación a cocinar amorosamente. Sólo existe este momento.

¿Estoy descansando? Me relajo y no dejo que la mente me atrape en ningún pensamiento sobre ayer o mañana… respiro conscientemente y voy a saborear la paz interior que vive  mi ser eterno.

Cuando perdemos de vista el momento presente y nuestra mente se distrae y vaga en conjeturas,  fantasías y cálculos sobre el futuro estamos desperdiciando nuestra energía y nuestro tiempo.

El equilibrio y alineación de mente/corazón nos brinda  armonía y claridad mental.

Vivir desde la mente es vivir mecánicamente desde la inseguridad y la duda; desde el sufrimiento.

Una mente lúcida, centrada y alineada con el corazón, nos hace ser intuitivos, conscientes de nuestra realidad y nos conecta con la Conciencia Suprema.

A partir de este logro, el Espíritu divino que vive en tí, te guía e ilumina tu camino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s