Ausentarse de la mente

niño dejando volar pajaroNo es verdad que podamos silenciar la mente. Vivimos en la mente y vivimos desde la mente.  Y ella siempre está en marcha: imaginando, juzgando, criticando, soñando, preocupándose … diciendo una y otra vez ‘y si esto … y si lo otro’ . La mente nunca calla.  Sin descanso, en ella revolotean los pensamientos y los sentimientos sin parar.

Para encontrar la paz hay que salir de la mente. Experimentemos el ausentarnos por un momento de la mente. Vamos a  hacernos conscientes de que somos capaces de hacer ese “desdoblamiento” en nosotros. Es más que una técnica de meditar. Se trata de intensificar los sentidos y simplemente CONTEMPLAR, quedar absorto… como la capacidad que tienen los niños de quedar ‘pasmados’ -sin mente- ante algo que les maravilla.

Como Observadores, nuestro Yo Superior disfruta de la contemplación de una hermosa puesta de sol, sin que la mente intervenga.

Desde la conexión mente-corazón, nuestra Conciencia se mece ensimismada viendo el vaivén de las olas del mar.

Y dejamos la mente atrás de forma natural mientras nos sentimos envueltos en la complacencia de estar en silencio junto a las personas amadas; instantes de éxtasis total.

En esos momentos, sobran las palabras; en esos momentos, es cuando la mente está ausente. En esa quietud perfecta. En esa armonía y sincronicidad de todos los elementos.

Todo en perfecta quietud y armonía.

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Ausentarse de la mente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s