Quietud y serenidad

Dicen que si te sientes solo es porque no estás contigo.

Que el amor que se exige o reclama no tiene mucho valor.

Que tener Conciencia es recordar quien eres, aceptándote.

Que lo que escondo dentro mio como malo es una parte reprimida de mi persona que debo asumir.

Dicen que la vida se sufre desde la inconsciencia hasta que decides no sufrir más y cambias de actitud.

… si este fuera el último día de tu vida, ¿querrías hacer lo que estás haciendo? …

Mira con atención el Sol naciente, luego cierra los ojos y siéntelo dentro de ti, agradece la bendición que te brinda.

Reiki, sistema de auto-sanación

chakra 8Reiki  es un sistema de auto-sanación. Todo lo que concierne al ser humano podríamos decir que está relacionado con el  Reiki, ya que todo lo que afecta a su ser -a nivel físico, mental,emocional y espiritual- tiene que ver con la energía vital que lo compone y con la energía cósmica que lo nutre.

Todo lo vivo -todo lo que tiene energía- está ligado al Reiki porque supone un vehículo que nos lleva más allá  del mundo de la materia y la lógica.

La comprensión de la vida en su totalidad y profundidad que nos brinda Reiki nos ayuda a descifrarla y descubrir nuestra esencia.

Conectar con nuestros centros energéticos y desarrollar la percepción y potencialidad de los mismos a niveles más sutiles -como si de un viaje por las galaxias se tratase-, hace expandir el sentido de multidimensionalidad en nosotros.

Reiki nos prepara para fusionarnos con las energías superiores y así vibrar en la frecuencia más alta que es la del Amor Puro.

Reiki nos impulsa de forma natural a trascender la Mente y así fluir desde la sencillez del corazón.

Reiki, al alinear y armonizar los chakras, te adentra en la meditación; la quietud del Alma y así poder maravillarnos de nuestra luminosidad.

 

Entender qué es la meditación

meditacion violetaSi estoy concentrado en el silencio y la quietud, no estoy meditando; estoy concentrado. La mente está controlando mi estado de silencio y quietud.

Si estoy atento a mi respiración en silencio y quietud, desde mi corazón, estoy más allá de la corporeidad, del tiempo y del espacio; he entrado en un estado meditativo. Estoy experimentando el estado contemplativo de mi Ser.

Primero debemos experimentar en nosotros la diferencia entre CONCENTRACIÓN y ATENCIÓN, desarrollando ambas, a través de la práctica.

Meditar es igual a respirar conscientemente. Sentarse a meditar media hora al día es bastante inútil, lo realmente beneficioso de lograr es tener una actitud atenta y meditativa durante todo el día, esto quiere decir tener la mayor parte del tiempo una actitud consciente, una acción consciente  y  una respiración consciente.

Haz la prueba. Sólo experimentando uno mismo es como llega la comprensión de la idea que se propone. Haz tuya la experiencia desde la práctica.

La concentración desarrolla la Mente para luego poder trascenderla.

La atención desarrolla el corazón espiritual para luego poder expandirlo.

Una vez desarrollados los dos, los uniremos de forma armónica y equilibrada  y la Conciencia se volverá Luz.

 

 

Ejercicio para aquietar la mente

hombre joven meditandoEn la mente se acumulan los miedos y las dudas… si conectamos con el corazón nos encontraremos con las certezas y la verdad.

En la mente están los condicionamientos y  la rigidez de ideas… si conectamos con el corazón descubriremos la espontaneidad y la inocencia.

Conectar con el corazón nos llevará a despertar la Conciencia y desarrollar el conocimiento intuitivo. Todo esto es posible haciendo una práctica diaria para aquietar la mente; la meditación.

EJERCICIO: Elegir un lugar cómodo y tranquilo donde practicar la meditación. Desde una postura en que la espalda esté recta, cerraremos los ojos, llevando los cinco sentidos hacia nuestro interior. Respiramos conscientemente; suave y lentamente, permitiéndonos expulsar en cada exhalación todas nuestras tensiones y preocupaciones.

La clave está en la respiración consciente pues es la manera de ir aquietando todos los pensamientos de la mente. Lo ideal es dedicar a la meditación 25 minutos diarios que es el tiempo que necesitaremos para entrar en una quietud profunda y conectar con el corazón: escucharle y sentir la paz de nuestro ser esencial.

Poco a poco, sin caer en la impaciencia o la obsesión, imponiéndonos obligaciones por encima de nuestra capacidad. Lo mejor es ir aumentando el tiempo que nos dedicamos de forma suave, disfrutando cada vez más de ese tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos. Esto hará que también aumente nuestra autoestima.

El compromiso es con nuestro corazón, con nuestro sentir y con nuestro Ser.

 

 

 

Dentro del Jardín interior.

mujer meditando naranja¿Cómo trascender la mente racional y reconocer al Ser esencial en uno?

¿Cómo salir de los Planos inferiores; cuerpo físico, mental y  emocional, para elevarnos más allá del mundo material, y reconocernos como seres divinos?

¿Cómo transformar nuestro mundo de conflicto, dolor y sacrificio en un Jardín de Dicha?

En nuestro interior está la semilla que guarda el código de nuestro ser eterno. Conectar con nuestro espíritu es lo que dará sentido a nuestra vida en este mundo.

El despertar de la Conciencia hace expandir la Luz en nosotros para así comenzar a experimentar  que somos energía y  que somos parte de la Conciencia Universal.

Esa Luz -que es Conciencia viva-, en la medida en que nuestra mente deja de poner resistencias, se enciende y crece. Y  en la medida en que nos vamos haciendo conscientes de la Realidad y aceptamos el Orden Superior y las Leyes de la Naturaleza, entraremos en un estado superior -extraordinario- como seres humanos.

Este entendimiento y comprensión hace que deje de haber conflictos y sobre-esfuerzo en nuestra vida, gracias al conocimiento intuitivo que comenzará a ser nuestro guía y nos ayudará a elegir de forma correcta.

En nuestro interior existe un Jardín. En él está la Fuente de la Verdad y nuestro Maestro interior. La aceptación hace florecer en nuestro Jardín un  estado de Paz perenne.

La paz interior es la fragancia que nace de la confianza absoluta; la Fe.

Ir hacia adentro, en la meditación o estado de quietud y silencio, nos introducirá en nuestro Jardín para sentir el gozo, la dicha y la paz que forman parte de nuestra esencia.

 

 

 

 

 

 

Ausentarse de la mente

niño dejando volar pajaroNo es verdad que podamos silenciar la mente. Vivimos en la mente y vivimos desde la mente.  Y ella siempre está en marcha: imaginando, juzgando, criticando, soñando, preocupándose … diciendo una y otra vez ‘y si esto … y si lo otro’ . La mente nunca calla.  Sin descanso, en ella revolotean los pensamientos y los sentimientos sin parar.

Para encontrar la paz hay que salir de la mente. Experimentemos el ausentarnos por un momento de la mente. Vamos a  hacernos conscientes de que somos capaces de hacer ese “desdoblamiento” en nosotros. Es más que una técnica de meditar. Se trata de intensificar los sentidos y simplemente CONTEMPLAR, quedar absorto… como la capacidad que tienen los niños de quedar ‘pasmados’ -sin mente- ante algo que les maravilla.

Como Observadores, nuestro Yo Superior disfruta de la contemplación de una hermosa puesta de sol, sin que la mente intervenga.

Desde la conexión mente-corazón, nuestra Conciencia se mece ensimismada viendo el vaivén de las olas del mar.

Y dejamos la mente atrás de forma natural mientras nos sentimos envueltos en la complacencia de estar en silencio junto a las personas amadas; instantes de éxtasis total.

En esos momentos, sobran las palabras; en esos momentos, es cuando la mente está ausente. En esa quietud perfecta. En esa armonía y sincronicidad de todos los elementos.

Todo en perfecta quietud y armonía.

 

 

 

 

Lo viejo y lo nuevo

mujer vieja y nieta peinandoSi, están las costumbres, las tradiciones, … pero cómo diferenciar lo viejo que ha quedado caduco y nos limita de lo imperecedero  que realmente encierra sabiduría. Cómo liberar la mente de su rigidez para que pueda seguir evolucionando. Se hace imprescindible discernir, utilizar nuestra mente reflexiva. 

El pensar hay que unirlo al sentir y eso hace la percepción más amplia y clara. Hay que unir mente-corazón y enfocarnos en la Intuición que va por delante.

Nos sentimos confundidos cuando el abismo entre lo nuevo y lo viejo se hace más grande y nosotros nos encontramos en medio … sin suelo que nos sostenga … dudando entre agarrarnos a las creencias conocidas del pasado o saltar hacia las posibilidades por crear del futuro inmediato …

No hay nadie que pueda decidir por nosotros.

Escuchar al corazón es lo más sabio.

Sentarnos en la quietud y el silencio nos conectará con nuestro ser esencial que es eterno y conoce lo que permanece inalterable en el tiempo.

Relajación guiada

meditacion4Aquello que soñamos ser,  ya lo somos en otra dimensión de nuestro ser. Así que relájate y déjate sorprender.

Nuestro Yo Superior es ese que nuestro yo-mental anhela ser. Nuestro Yo Superior es el ser realizado en nosotros. Y está ahí, esperando conectes con él.

Deja la mente a un lado, lo importante es EXPERIMENTARLO. Una vez conectamos con nuestro ser, todo se hace más fácil… se desdibuja  poco a poco  el personaje y termina desapareciendo para encontrarnos con nuestro ser esencial.

Sólo tenemos que quererlo, tenemos que permitirnos esa apertura desde el corazón. Nos sentamos cómodamente con la espalda y cabeza recta, en un lugar donde nadie nos pueda interrumpir. Respiramos conscientemente prestando atención a las fosas nasales. Cerramos los ojos y relajamos todos los músculos del cuerpo físico. Llevamos nuestra atención al interior y abrimos nuestros sentidos internos para percibir con toda claridad y dejarnos fluir; somos energía.

Respiramos de manera rítmica; inhalamos despacio contando hasta tres, retenemos el aire unos segundos, exhalamos lentamente contando hasta 6. Nos quedamos en el vacío un minuto con la atención en el Centro Ombligo -Hara-. Comenzando desde la cabeza, cada vez que exhalamos sacamos fuera las tensiones; del cuero cabelludo, la frente, los ojos, así vamos bajando hacia los músculos de la mandíbula y bajando hasta la punta de los dedos de los pies.

En cada respiración, suavemente, llenamos nuestros pulmones con oxígeno y convertimos en prana parte de él, para ser llevado a reactivar las células de todo nuestro cuerpo … suavemente, vamos entrando en una relajación muy placentera; entramos en contacto con nuestro Ser esencial.

No debe haber expectativas. La mente ha quedado en un segundo plano. Se ha ido aquietando.  La quietud y el silencio, en el momento en que quedamos en vacío entre una respiración y otra, es el instante de mayor fusión y vibración. Este instante de silencio y quietud lleva concentrado en sí  el TODO; todo el sentir, todo el saber, … toda la magnitud del Ser.

No hay mayor Realidad que ésta, cuando te sabes parte del Uno.

Nuestro enemigo está dentro

hombre cerebro azulNo acabamos de entender bien cómo funciona nuestra Mente… y si es nuestra, ¿acaso no debiera estar a nuestro servicio?  …

Cómo es que los pensamientos surgen uno detrás de otro y somos incapaces de controlarlos… ¿qué parte de nosotros produce los pensamientos y qué parte es sólo testigo de ese parloteo  y se siente impotente e incapaz de encontrar el silencio y la quietud mental?

Desde esta observación de nosotros mismos es como surge el cuestionamiento fundamental sobre el yo. El yo -que equivale al Ego- es el punto de referencia con el que nos identificamos y el Yo desde una realidad más amplia,  contiene la Razón y al Espíritu, que es la esencia que trasciende al Ego y a la que debe finalmente subordinarse.

La libertad del yo es limitada y dependiente de su grado de percepción e interpretación de sí mismo y del mundo exterior. El Ego lo enmascara y aprisiona, obstaculizando el camino de su desarrollo y transformación en un Yo Superior en conexión con el Espíritu.

Hoy en día han surgido técnicas basados en crear “pensamientos positivos” para controlar la mente y dominar el yo inferior pero que son ineficases en cuanto que no se puede luchar contra la mente desde la mente misma.

Este tipo de técnicas solo hacen que reforzar el Ego, al encubrir el problema que tiene sus raíces en el subconsciente. Repetir la fórmula: “Yo soy amor. Yo me amo. Yo me perdono…” desde la mente, es cambiar el ruido de la mente por otro tipo de ruido. Es verdad que los pensamientos -sean positivos o negativos- tienen un efecto poderoso para bien o para mal. Pero el verdadero poder  está cuando se dice desde el corazón.

Aprender a salir de la Mente; aquietarla, llevarla a un segundo plano, ahí radica el primer peldaño hacia la ascensión para el encuentro y unión con nuestro Yo Superior.

 

Dar el primer paso

caminando pies y plumasSi todavía te sigues haciendo preguntas a ti mismo y dudas, es que aún no has llegado a tu Centro… porque en el fondo de tu Ser, tu sabes,  que está la Verdad.

Si no te sientes seguro de qué camino tomar, es mejor esperar una senal y entonces sí tomar una decisión clara.

En cualquier caso, vivir de dentro hacia fuera, pararse y adentrarse en la quietud del Ser para ESCUCHAR la voz interior y para conectar con la Fuente de Sabiduría de nuestro Yo Superior.

Esta actitud nos hará autosuficientes y aumentará nuestra autoestima.

Acaso no es esto lo que nos proporciona felicidad? … el contentamiento con nosotros mismos es el primer paso.