La energía más poderosa

Como en las artes marciales, donde la clave está en usar el impulso agresivo del contrario para sumarlo a la propia fuerza de defensa, igualmente en toda situación de conflicto debemos aprender a utilizar en beneficio propio toda la energía perturbadora y transformarla en amor ya que  esto es en definitiva lo que nos impulsará a crecer.

A partir del momento en que despierta nuestra conciencia comenzamos a amarnos y a amar a los demás de una manera consciente; desde el corazón, dándonos perfecta cuenta -experimentando- que cada acto de dar y recibir amor nos está abriendo a la Conciencia Superior,  fortaleciéndonos en todos los aspectos y niveles de la vida.

Esta es la comprensión directa de lo que es el Amor: El Amor no exige ni pasa factura. El Amor es una energía que regenera toda herida y borra el sentimiento de culpa. El Amor es la valoración de lo mejor del otro y de uno mismo. El Amor no reivindica; recibe. El Amor no avasalla ni invade; da. El Amor no es inquisidor; confía. Es pura compasión.

Si lo que llamamos «amor» nos hace sufrir; eso no es amor, eso son intereses emocionales y sentimentales en conflicto. Son pocos los humanos que conocen el amor en su pureza de incondicionalidad, de aceptación del otro tal como es…

La mejor de las Artes y de las Ciencias, la mejor medicina, la mejor y más poderosa de todas las Energías del Universo; el Amor Incondicional.

Energía Reiki

Cuando yo me inicié en Reiki hace ya muchos años, gracias a la invitación de una amiga, no entendí nada… nunca había oído hablar sobre que somos energía ni de que podíamos percibirlas ni mucho menos de que se podía sanar a través de la imposición de manos.  Así que me olvidé de eso como una anécdota más pero debió suceder que esa energía transmitida comenzó a trabajar en mí por su cuenta. Al cabo de algún tiempo volvieron a invitarme y ya sí presté más atención e interés. Repetí el curso de  primer nivel y comencé a practicar en mí el ejercicio de auto-sanación. Y ahí sí que resultó ser un punto de partida hacia lo que supondría un cambio radical en mi vida.

Reiki es una herramienta de transformación y su comprensión no pasa por la mente; no puede razonarse pues va mucho más allá la magnitud de su alcance y poder. Por un lado, el maestro de Reiki te brinda el método y la disciplina necesarios para hacer el camino de desarrollo personal. Por otro lado, son las energías que ha transmitido el maestro/a -como Canal de las energías cósmicas- las que van a hacer de impulsoras del despertar de la Conciencia. Y en la medida  en que tú estés abierto a ello y fluyas en ellas, en esa medida avanzarás.

Es así como nos vamos a liberar de conductas rígidas. Se hará más fácil crear vínculos nuevos más saludables. Va a ser posible eliminar antiguas impurezas y sanar viejas heridas emocionales. Se van a desarrollar nuestras facultades perceptivas e intuitivas. Vamos a comenzar a poner orden en nuestra vida a todos los niveles de forma fácil.

A lo largo de este proceso, hechos los tres niveles de aprendizaje que te llevan a la conexión con tu maestro interior y de la Fuente de la Verdad Única, consigues un dominio completo de las energías para aplicarlas, dirigirlas y multiplicarlas, siempre con la intención pura de servicio desinteresado para el beneficio de tu Ser y el bien de los demás.

 

Las Flores de Bach, medicina natural

Pautas mínimas para prevenir enfermedades y tener una calidad de vida sana:

Conocer el Cuerpo Físico. Aprender a percibir las señales de su cuerpo:

       Respiración consciente. Ejercicios sencillos de respiración abdominal para equilibrar la energía vital.

          Meditación. De cinco minutos a media hora al día para centrar las energías y encontrar la quietud mental.

   Relajación. Desconectar por la noche para tener un sueño reparador.

  Alimentación. Aprender hábitos saludables de alimentación. Tomar conciencia de que somos lo que comemos.

Empezar a percibir y descifrar lo que el cuerpo nos pide; él es sabio. Y respetarle, porque es de esta forma como empezamos a amarnos a nosotros mismos.

     Ocuparnos de nuestro Cuerpo Mental:

Tomar conciencia de cómo trabaja nuestra mente. No podemos ignorar qué es lo que nos produce estrés o qué es lo que nos quita el sueño y no darle la importancia que tiene.

Tomar conciencia somos energía y las energías negativas, como pueden ser la envidia, celos, rabia, rencor, etc., dañan nuestro cuerpo físico tarde o temprano.

Tomar conciencia de que los desequilibrios energéticos emocionales crean conflictos y finalmente enfermedades físicas.

Programarnos positivamente. Hoy en día se sabe de la efectividad que tiene la autosugestión positiva.

Poseemos un Cuerpo Espiritual, no separado de los otros dos cuerpos. Y también requiere cuidados.

“Desaprender” condicionamientos que venimos cargando desde nuestra primera infancia para poder mejorar nuestra calidad de vida.

Descubrir que somos seres luminosos con una capacidad y potencial tremendamente enorme del que no hacemos uso ni de un 3%.

Armonizar nuestros tres cuerpos, sin permitir que ninguno de ellos prevalezca sobre los otros.

Las Flores de Bach concretamente, nos llevan a la toma de conciencia de estos tres cuerpos y a diferenciarlos perfectamente. Tomando las esencias específicas que necesitemos, sean las que sean las indicadas para nosotros, nos llevarán a ese despertar y, de forma intuitiva o consciente, nos pondremos a limpiar y a ordenar nuestra vida, de arriba a bajo, de dentro a fuera y de lo más grande a lo más pequeño. O al revés, según las circunstancias.

De ahí la importancia de que el terapeuta esté al lado del paciente durante todo el proceso de conocerse  a sí mismo y fortalecer su identidad; para ayudarle a hacer el descubrimiento de sí mismo en un proceso evolutivo ordenado y armónico.

Esa transformación de que hablaba al principio no es nada más que llegar a la SALUD, mediante la limpieza de conflictos internos que ya dañaron (si es preventivo, antes de que dañen) el cuerpo físico. Recuperar la salud si la hemos perdido o aprender a mantenerla, valorándola, dedicándole atención amorosa, lo mismo que hacemos con nuestro coche, que nos duele que se estropee y por eso lo cuidamos conscientemente.

Una vez dicho todo esto, vamos a ver qué papel tienen aquí las Flores de Bach. En primer lugar las Flores de Bach abren y despiertan la Conciencia. En segundo lugar, cumplen un papel sumamente importante y son indispensables si buscamos la cura hasta sus raíces y de una manera natural no agresiva.

Los beneficios de las Flores de Bach para las enfermedades del alma y el campo astral, son incalculables. Pongamos ejemplos: Sabemos que las enfermedades dermatológicas o el asma tienen que ver con los traumas infantiles no superados o las profundas carencias afectivas. Como terapeutas, nosotros formamos y coordinamos la expedición de la cual, son las Esencias Florales, las que hacen de guía y encaminan esta expedición interior de forma certera.

La sanación es un proceso largo porque nos lleva al conocimiento de nosotros mismos una vez nos hemos deshecho de todo lo inservible como son los conflictos, las penas, todas las cargas emocionales. Y las Esencias Florales nos ponen en contacto con nuestro ser primordial una vez han llegado al destino, facilitándonos el acceso a la sabiduría de la vida.

De ahí lo fascinante de este arte  de sanación.

Ejercicio Reiki para autosanación

Pon la INTENCION: Voy a hacer mi auto-tratamiento. Voy a alinear mis chakras, mis centros energéticos. Voy ahora a limpiar,  energizar, equilibrar mis chakras para armonizar y revitalizar mi interior…. Respira suave y profundamente desde tu abdomen (el Hara) y visualiza tu interior.

La intención te CENTRA. … Respira conscientemente… aspira y centra las energías. Respira desde el abdomen (el Hara) suave y profundamente. Ahí está el centro motor de tu energía vital. Poniendo tu atención ahora en este Centro, mientras haces la respiración consciente,  tu Mente se ira calmando, se aquietará…

Pasa de la mente al corazón. Pasa de pensar a sentir. Después de la INTENCIÓN viene la INVOCACIÓN, así que, desde el corazón, di con las manos sobre el corazón:

Solicito a los grandes maestros del REIKI, en el nombre de Dios, y solicito e invoco a los ángeles guardianes y seres de Luz y a los grandes maestros espirituales ascendidos para que me ayuden a ser un perfecto canal de la energía universal REIKI del amor incondicional para beneficio de mi ser interior  al servicio de los demás”

Lleva ahora las manos sobre la cabeza, los dedos juntos, recordando que la energía del AI sale por el chakra de las palmas de las manos.  Respira suave y profundamente 3 veces. … al inhalar, la energía vital se expande por todos los rincones de tu cuerpo y al soltar el aire, expulsas las energías densas del cansancio y las tensiones…

Pasamos al chakra num. 6, llamado el tercer ojo o del entrecejo. Es de color azul índigo o añil. Lleva tu mano izquierda sobre el ojo izquierdo y luego tu mano derecha sobre el ojo derecho apoyando los dedos suavemente sobre la frente. Nuevamente haces tres respiraciones conscientes: llenándote de luz fresca y al exhalar; vaciándote de tensiones y pensamientos… Este es el chakra de la intuición, y ahora estás consiguiendo una mejor claridad mental. Siente cómo se relajan los músculos oculares, las sienes y la frente… Concéntrate en este chakra que te da discernimiento y sabiduría. Desde aquí te abres a tu ser esencial, quien eres, a tu Yo Superior.

Ahora lleva una mano y luego la otra sobre el chakra de la garganta. Imagínalo o visualízalo de color azul celeste. Nuevamente haces tres respiraciones conscientes, cogiendo aire suavemente y luego al expulsarlo sacando fuera toda tensión contenida. Piensa que este chakra es el de la comunicación, el de la expresión. Ahí se acumula la rabia contenida por lo que te tuviste que tragar…. ABRE tu garganta … esa rabia debe ser liberada y transformada.  Siente como, a través de tus manos, te llega la energía del AI para aliviar el dolor aquí encerrado. Respira suave y profundamente… El CH de la garganta se fortalece con cada verdad que nos atrevemos a decir desde el Amor. La emoción no expresada nos paraliza. Di: “Comienzo a dar salida a los sentimientos y asumo mi responsabilidad con firmeza y alegría”.

Seguidamente pones una mano y luego la otra sobre el chakra del corazón. Este chakra es de color verde esmeralda y también puede tener destellos rosados. Es el centro del AI y por tanto de la paz interior, … pero nosotros lo llenamos de miedos y odio disimulado. Respira profundamente. Aspira y llena el corazón de la Energía Superior del AI, SIENTE la Alegría que el AI te brinda.  Ahora exhala profundamente, desde el corazón, y devuelve a lo divino, al Universo, lo mejor de ti. Forma, desde este centro un lazo único entre DAR Y RECIBIR… ASPIRANDO Y EXHALANDO AMOR fortaleces tu ser esencial, quien eres. Es desde el corazón espiritual desde donde encontramos el sentido de la vida.

Sigues bajando ahora al chakra nº 3, el PLEXO SOLAR, de color amarillo. Es el chakra  de la autoestima y el poder personal. Cuando está desequilibrado es donde se almacenan las emociones que con el tiempo, cuando los conflictos no se resuelven, se convierten en acidez y amargura… Son las frustraciones, los reproches, el rencor, la envidia y los celos que corroen… Respira suave y profundamente desde el abdomen, relaja los músculos de esta zona… deshazte de las tensiones, expúlsalas cuando sueltes el aire al respirar. Di: “Aprendo a trascender los conflictos emocionales. No permito que otras personas arrojen su negatividad sobre mí”

El chakra 2, Sacro. Color Naranja.  Pon las manos una debajo y otra encima del ombligo. Focaliza tu atención y siente la respiración desde este centro energético vital. Es de color naranja. Relájate. Fluye. Siente… Es el centro de la sexualidad y la creatividad.  Inhala y atrae la energía vital con la intención de recuperar el amor por ti mismo. Di: “Me deshago de las rutinas y me abro a la alegría de tener una vida creativa y plena”

Ahora ve al chakra Raíz.  Pon las manos a los lados de las ingles. Respira conscientemente 3 veces y focaliza tu atención en esa zona, visualizando el chakra de color rojo rubí. Por la fuerza de las energías de este chakra podemos enraizarnos en este mundo. Desde este convencimiento fortalece tu conexión con la madre tierra: fuente de sanación y sabiduría. Toma aire y nútrete de tu capacidad de darte amor a ti misma.  Di: “Me libero de los pensamientos negativos. Lleno de Luz mi Presente”

Vuelve las manos a tu corazón para cerrar y dar por finalizada el autotratamiento y da las gracias a los seres de luz y maestros espirituales ascendidos que te han asistido… respira suave y profundamente y…

Que tengas un buen día.

Limpieza y reajuste de creencias

Si no nos enseñaron a pensar y discernir, y cuando niños nos moldearon según las creencias de otros -sin posibilidad de cuestionarlas-, entonces es el momento que nos paremos a hacer un repaso y limpieza de todas las creencias e ideas que no tienen nada que ver con nosotros  y están ocupando un espacio en nuestro interior,  que es  nuestro.

Por convicción propia estoy haciendo mi camino. Nadie me ha persuadido a hacer algo de lo que no estaba plenamente convencido. No me he sentido obligado a abandonar mis sueños, presionado por algún chantaje emocional…. siempre he tenido claro quien soy y que quiero…

¿Podemos  rotundamente hacer estas afirmaciones?

Pasamos la vida sumidos en la ensoñación o  por no tener claras nuestras ideas de quién somos y qué queremos en la vida, nos dejamos llevar por la inercia de creencias fomentadas por otros y que nos han marcado profundamente en nuestra forma de ser. Comenzar a pensar por nosotros mismos es esencial si queremos llegar a descubrir nuestro real ser. No el personaje que se construyó así mismo a través del tiempo; en sus primeros años de vida, en la escuela, en la adolescencia… según todo lo circunstancial que le fue marcando y limitando…

Debemos partir del convencimiento de que tenemos la libertad de rehacer y reconstruir nuestra vida a partir de este momento en que tomamos conciencia de ello. El pasado, todo lo que fue, todo lo que fuimos, ya pasó. AHORA es lo único que importa. Nuestra capacidad de pensar debe ser reactivada.

Mi Presente lo construyo yo. ¿Cuáles son mis ideas al respecto…? ¿Cómo quiero construir mi Hoy? ¿Cuál es mi realidad? … medito sobre ello. No más justificaciones.  Confío en mí mismo, en mi capacidad de compromiso y responsabilidad conmigo mismo.

En mi voluntad de planear y conseguir lo que quiero, desde la actuación correcta y la aceptación de lo que no puedo cambiar me deshago de todos los pensamientos  inutiles. Creando en mi vida diaria un pensamiento reflexivo, positivo y consciente que me permita avanzar como ser humano, en la paz interior y el agradecimiento de tener la oportunidad de ser quien soy.

 

 

 

 

 

 

Lo mejor en nosotros

Para descubrir lo mejor de nosotros y en nosotros tenemos que hacer un viaje hacia el interior de nuestra mente y  adentrarnos  en nuestro corazón y nuestra alma. El objetivo es hallar a nuestro Ser;  quien somos.

No es fácil pero no imposible. Se requiere disciplina y un gran anhelo. Al comienzo de este viaje, el protagonista es el «yo», con su mochila bien repleta de ego (mi, mío, yo)… para ir poco a poco, deshaciéndose de toda esa carga -la importancia y sufrimiento del personaje. El primer requisito es que el Ego debe volverse transparente, vacío.

Más tarde, desde la ligereza y la confianza, la Conciencia va tomando protagonismo y su Luz   nos guiará hacia otros planos fuera del tiempo-espacio donde está nuestro Yo Superior.

Finalmente, cuando consigue uno llegar al templo del Corazón, la persona se da cuenta de que durante la travesía ha sufrido una increible transformación; las resistencias del ego han desaparecido. Las energías densas han perdido fuerza y las energías sutiles del cosmos están ocupando todo espacio vacío para restructurar la mente y sanar el corazón; al Realidad es otra.

¿Qué sentido tiene hacer ese esfuerzo de seguir una disciplina o práctica espiritual?

Podemos vivir en la periferia de nosotros mismos, utilizando el mínimo de la energía vital con la que nacimos -limitados en nuestro cuerpo físico y sin descubrir su inmensa capacidad y potencialidad- y pasar por la vida sin pena ni gloria, volcados en el mundo externo y material.

Pero también podemos adentrarnos, como digo al principio, en nosotros mismos y experimentar las leyes sagradas del alma… y comenzar a maravillarnos… de que somos seres de luz  multidimensionales.

 

Experiencias de otra dimensión

Durante más de un año, en los momentos más difíciles de mi vida, todos los días,  recibí ayuda de mi guía interior que a través de un ejercicio de desdoblamiento de la Conciencia, me permitía llegar a él y pasar a otra dimensión. Es un ejercicio que se hace dentro de la Terapia Regresiva. Siempre iba primeramente a mi «jardín interior» y de ahí pasaba al «otro lado», aquí os copio uno de esos momentos vividos.

Ayer bajé a mi jardín y me sorprendió enormemente.   Había allí un templo bajo tierra y conseguí llegar allí bajando por una cuerda. El templo era alargado, unos 500 metros. Su altura sería de unos seis metros. Habían siete grandes ventanales, con vidrieras multicolores, inmensos, y aunque estaban bajo tierra, había una extraña luz azulada que permitía ver en la oscuridad.

Después de echar lentamente un vistazo por toda la sala, sobrecogida por los tonos de luz que inteligentemente magnificaban el templo, reconocí la salida que siempre utilizaba para ir “al otro lado”. Empecé a subir las escaleras, situadas justo enfrente por donde había entrado en el templo pero a mitad de camino me paré y miré hacia atrás. En mi interior una voz me decía “más despacio. No hay prisa. Deja que las cosas sucedan. Éste es el ‘Centro del Silencio’. Quédate un rato más”.  Así que me senté en un escalón y me quedé allí un buen rato, sobrecogida por  el silencio y la quietud.

De pronto, presté atención pues llegaba a mi oído una melodía, tan alegre y con tanto ritmo, que no quise reprimir mis deseos de bailar ¡el lugar era tan ideal, tan espacioso y con una luz tan sugestiva!

Volví a bajar con ligereza los escalones que me separaban del suelo y sin pensarlo dos veces levanté los brazos, eché la cabeza hacia atrás y empecé a girar y a girar, esparciendo la más amplia sonrisa que daba de sí mi boca, mis ojos y mi cara toda, para que la recogiese la luz que, con tenues destellos azules, rojos y amarillos de las vidrieras me tenían embelesada, al parecerme que enfocaban directamente mi espontánea actuación. Sentía la brisa fresca acariciar mi rostro mientras movía el brazo derecho, haciendo círculos en el aire, electrizada, produciéndome un placer enorme. No pensaba en nada, sólo disfrutaba, dejándome llevar por el alma que estaba pletórica.

En un momento, dejé de ser yo misma para convertirme en la música que se dejaba oír. No sólo era la música en su globalidad; era cada uno de los instrumentos que la componían. Seguidamente pasé a escucharla desde “dentro” del sonido. Yo misma era el compás, el ritmo, cada vibración que la completaba. Era, además, el espacio donde se dejaba oír y por donde se esparcían las ondas. Y me sentí viva en la inmensidad de esos instantes, sin importarme el cómo, dónde, cuánto…  Entonces, sencillamente, fui también esa cálida luz.

Era un momento único, lo comprendí así después y por ello, al terminar, suspiré y volví a subir los escalones para dejar el templo, todavía el yo anonadado como para preguntar preocupado  “¿habrá más?”.

Seguidamente fui “Al otro lado”. Allí  hay más luz especial y el clima es muy húmedo. Me conozco muy bien el camino, lo he recorrido muchas veces. Es un estrecho sendero que bordea un precipicio bastante impresionante por su altura que lleva a las cataratas. Cada vez que llego a las cataratas lo primero que hago es refrescarme en el agua que cae como una lluvia fina sobre un pequeño lago rodeado de vegetación frondosa. Allí me espera mi Maestro.

Mi Maestro me había explicado que el agua de la catarata simboliza la Fuerza y el agua del lago simboliza la Serenidad; es la misma agua en dos fases diferentes. Cada vez me enseña algo nuevo y lo espero con gran curiosidad y alegría. Esta vez me lleva a una explanada  donde están dibujadas en el suelo “Las Tablas del Destino”. Son doce cuadrados con diferentes símbolos en cada uno de ellos y, según me explicó mi Maestro, correspondían a las diferentes etapas de la vida partiendo de los primeros siete años de vida,  sumando el número 7 hasta llegar al número 84… ¿será el año de mi muerte?…

Le pregunto a mi Maestro cuál es mi misión en esta vida y él me dice “cada persona debe ser un puntal de energía en el Universo. Un punto de Amor en el Universo, como una estrella. Si haces eso ya has cumplido. No hay más misión que esa para cada uno de los seres creados; difundir el amor siendo amorosos con los que nos rodean. Así de sencillo. No caigas en ilusiones; el viaje es el viaje del alma para la autotransformación».

Somos pobladores de la tierra

Desde el entendimiento que se va despertando en nosotros sobre los principios y leyes fundamentales como seres espirituales que somos, es como tomamos conciencia de que todos los seres vivos somos pobladores de la madre tierra y le debemos por tanto respeto y agradecimiento.

Es así como nace  el amor por la Verdad. El amor por hacer lo correcto desde el corazón . Desde la pureza de acción y la sinceridad, como seres humanos íntegros. Y no cabe otra manera.; el ser humano vino a asentarse en este mundo, no a dominarlo o poseerlo.

Todo esto puede parecer sólo palabras, pero son pensamientos que como  semillas  se han ido sembrando con la certeza de que germinarán en su momento. Es un proceso, al que hay que tenerle confianza y paciencia. Se trata de una causa común para toda la humanidad de transformación desde el propio cultivo personal hacia la maestría del Ser.

Es entonces cuando el sentido a la existencia florece de forma natural y en armonía con todos los elementos de la Naturaleza.

Antes y después

Antes -para mí- es una palabra extraña . ¿antes de qué o antes de cuándo?… ¡hay tanísimos antes difusos en una vida! hay tantos antes que se escaparon o se transformaron y volaron quedándose en nada …

«antes no eras así»  te dicen de forma ambigua pero cargada de queja … Decir ANTES aunque digas «antes eramos más felices» siempre ese antes es una idea vaga y llena de confusión lanzada como un reproche.

Resulta trabajoso situarse en historias del pasado que no han sido resueltas emocionalmente y están vagando en nuestra mente, sobre todo, cuando van acompañadas al rememorarlas de ese «antes».  Lo mejor que podemos hacer  es ponerle fecha, concretarlas, asimilarlas  y finiquitarlas sacando un aprendizaje de ellas.

Después vendrán nuevas responsabilidades y un nuevo manejo de la vida. Después de hacer esta limpieza y orden estaremos preparados y abiertos para un nuevo ciclo.

Antes no existe, la vida es AHORA.

 

La rutina mata

Alguien dijo que no vemos las cosas como son sino como somos. Y en ese -más que ser, ESTAR- es lo que hace que nos vayamos apoltronando, en un arrellanarse en lo cotidiano calmo y tedioso… confiados, sin cuestionarnos demasiadas cosas.

Nos mantiene en pie de forma mecánica la inercia. Y todas nuestras capacidades y potencial innato quedan dormidos en el fondo de nuestro ser.

Nuestra vida se vuelve una rutina y lo rutinario nos lleva inconscientemente a vivir de forma  maquinal. El amor, el trabajo y hasta las mismas distracciones  los convertimos en actos mecánicos, sin corazón.

Todos los días, por ejemplo, hago sesiones de Reiki a otras personas y normalmente vienen varias veces hasta que conseguimos un desbloqueo y equilibrio de los centros energéticos. Siempre antes de comenzar, invoco y pido ayuda a los ángeles, arcángeles y a los maestros ascendidos y digo para mi interior «Espíritu divino que estás en mí, ilumíname y guíame en esta sesión».

Soy consciente del peligro de caer en la rutina. En el momento en que esto sucediese, que yo no actuase como Canal e invocase desde el corazón, no sucedería nada. Sería todo una pantomima.

Toda situación y acto de nuestra vida debe ser vivida de forma reflexiva y al cien por cien. Esto es lo que garantiza la sinceridad y pureza de intención.

La rutina mata. Apaga las ganas de vivir, la ilusión, la alegría. Extingue  la intensidad del amor. Ahoga  nuestra naturaleza creativa, llevándonos a la mediocridad.

Aprendamos a ver las cosas desde nuestro corazón expandido y con alas de mariposa….