El cuerpo Emocional

chakras serEl ser humano normal se mueve en dos Planos : material y  mental. En estos dos Planos uno mismo representa a todos los personajes de su historia personal: el guionista, el espectador y el actor. O también es el acusado, el testigo y el juez al mismo tiempo.  Viviendo  limitado en estos dos Planos de baja frecuencia se crea sufrimiento, conflicto y desgaste emocional.
Existe un tercer Plano fuera de la Mente: El Plano astral, en donde se es únicamente el Observador. Aprender a ser el Observador neutro de nuestras emociones y reacciones conseguiremos  purificar las diferentes energías que afectan y alteran  nuestros órganos y cerebro.
Por ejemplo: las obsesiones bloquean las energías creando angustia. El miedo disminuye la energía vital llegando por momentos a sentirnos paralizados por la ansiedad. La tristeza dispersa nuestra capacidad de concentración y atención y nos mantiene en la oscuridad del desaliento. El sentimiento de culpa nos ata al pasado  no dejando sanar las heridas y renovarnos.
La señal de que la energía vital está fluyendo correctamente en nosotros, es el sentimiento de amor y alegría que ésta produce   a nivel físico y mental,  simplemente por el hecho de sentirnos emocionalmente en paz y armonía.
¿Cómo liberarnos de las emociones negativas como el  miedo y la culpabilidad? Todos los días dedicarnos media hora a armonizar los siete centros energéticos principales de nuestro cuerpo etéreo, desde la respiración consciente rítmica.
Llevando hacia el interior los cinco sentidos para entrar en un estado de quietud y meditación. Poniendo la atención en el interior del entrecejo -tercer ojo- donde se encuentra el cuerpo astral.
La meditación irá creando poco a poco  armonía en tu interior y en tu entorno. Con la respiración rítmica -5 minutos- desarrollarás la fuerza de voluntad y purificarás tu cuerpo emocional.
Anuncios

Nuestra condición terrenal

ser diamante chakrasEn el plano terrenal, ningún ser humano es perfecto. Se frustra quien busca la perfección o se vanagloria quien ya se cree perfecto.  Cualquiera de estas dos posiciones son ilusorias. El propósito del hombre en la Tierra es el de ser *completo*. no perfecto.

La perfección está en lo ya acabado por lo tanto no existe, en cuanto que el ser humano y el mismo Universo está en movimiento continuo de crecimiento y expansión. Sin embargo, cuando algo ES completo -nosotros mismos como semilla- entonces puede desarrollarse desde su ‘completitud’‘… siempre y cuando descubra en sí mismo los códigos de su origen y no se resista a ser quien ya es.

Para entrar en este proceso,   el ser humano debe desarrollar tres valores que le conectarán con la nobleza de su Alma:

1) El discernimiento,   para entender que existimos dentro de un campo que contiene todas las posibilidades, donde elegimos y decidimos lo que puede ser o no ser  más allá de la esfera física y material.

2)  La actitud correcta,   utilizando la meditación o introspección trascendental., que nos acerca a nuestro ser esencial y determina  nuestra forma de ver el mundo.

3) Coherencia, entre lo que yo pienso, lo que yo hago y quiero hacer y lo que amo y soy.

Los hábitos mentales crean una corteza dura que impiden llegar a la visión y entendimiento real del Ser en su originalidad y dimensionalidad. La transformación alquímica del ser humano lo determina su no resistencia a ser quien es, sobresaliendo a su condición terrenal.

 

 

 

Mente-Corazón-Espíritu

crakras y diosSe hace inevitable que cuando hablemos del desarrollo personal o cuando trabajemos el conocimiento de uno mismo, se nombre además al espíritu, porque éste es nuestra esencia vital, no algo separado o algo que se halla sólo en  unos cuantos.

Y si nuestro propósito es desarrollarnos completamente y conocernos enteramente, entonces tenemos que llegar hasta él, siendo la conexión con nuestro espíritu, lo que nos proporcionará,  en todos los niveles de nuestro ser, la plenitud y la paz interior deseada.

La medicina holística habla de la sanación integral y hace una divulgación eficaz sobre la toma de consciencia  del cuerpo espiritual .

Ante tanta   frustración  y confusión mental hoy en día, ahora  queda por descubrir y experimentar el espíritu que habita en nosotros. Lo que nuestro ser reclama es alimento para su ‘completitud”. Y esto lo podemos alcanzar gracias a las prácticas espirituales como  la meditación, el yoga, así como cualquier otra práctica holística que nos conecte con nuestro espíritu.

Ser religioso es otra cosa.   Las instituciones religiosas han desvirtuado el mensaje sagrado de la Verdad que nada -salvo excepciones- tiene que ver con la ESPIRITUALIDAD y nuestra  esencia vital.

Pero si queremos salir de los viejos paradigmas tenemos que dar un salto.

Es imposible, cuando realizamos prácticas para desarrollar y trascender la mente, no llegar a sentir el Alma. Porque es en la quietud de la mente cuando hace su aparición la luminosidad del Alma

Cuando la Mente se empodera de forma desmedida y arbitraria, es debido a que el espíritu no ha sido nutrido y no tiene fuerza para aplacar los pensamientos dominantes. La armonía se logra cuando mente-corazón-espíritu están equilibrados. La Quietud mental se hace necesaria para conectar con la paz innata del espíritu y continuar nuestra evolución.

 

 

 

 

¿Cómo conocernos a nosotros mismos?

mujer jovenA la mente hay que desarrollarla porque por sí misma no quiere adentrarse en áreas desconocidas. Así que si nuestro mundo mental es limitado y se resiste a ir más allá de lo que conoce,  como no hagamos un esfuerzo por ampliarlo y por crear nuevos y mejores hábitos, nos quedaremos estancados en un espacio que se hará cada vez más obsoleto y denso.

Para comenzar a entendernos a nosotros mismos debemos partir de la base de que somos energía y de que estamos formados  por varios cuerpos: físico, mental-emocional, astral-etéreo y espiritual. Existen prácticas y métodos para experimentarlos, no es cuestión de creencia ciega o de fe.

Igual de importante y vital para el desarrollo de nuestra Conciencia es  comenzar a observarnos a nosotros mismos: cómo actuamos, cómo reaccionamos, cómo nos movemos y cómo son nuestros humores, etc. para que poco a poco podamos distinguir y separar  en nosotros al “personaje”  del ser esencial. Es decir, identificar los patrones y creencias heredadas para poder deshacernos de todo lo que no nos pertenece y nos limita. Deshacernos de todo hábito dañino e inútil.

Es así como nuestra Conciencia, al clarificar la mente y desarrollar el yo-inferior,   comienza a crecer y a domar al cuerpo mental  para ponerlo al servicio del ser.

Si hasta ahora lo primordial era TENER y HACER,  empujados por la idea   imperante de “llegar a ser”  en el futuro… y  poder ser  feliz, realizado, importante, rico,  etc. Al variar el orden de prioridades,  conseguiremos, en primer lugar, SER quien somos y luego hacer  y tener  de acuerdo a nuestros propios planes y deseos.

Cuando ponemos la mente a nuestro servicio y logramos una percepción ampliada y sensible de nosotros  mismos y de los demás, la intuición,  igualmente está despierta y nos dejamos guiar por ella. La mente opina desde los prejuicios pero la intuición, que nace en el chakra del entrecejo y está conectada con el corazón y con la fuente de la Verdad, sabe, tiene conocimiento.

Cuando nos situamos en nuestro Centro, despierta la escucha interior de la intuición,  vemos como válidas  las ‘coincidencias’ y vemos en ellas las señales que la Naturaleza nos hace llegar. Cada acto cotidiano de nuestra vida es consciente, está cargado de pensamientos positivos y actuamos desde una actitud sincera y honesta. Nunca egoísta. Sabiendo que eso mismo es lo que atraeremos.

Cuando comenzamos a conocernos a nosotros mismos,  el mundo exterior deja de ser relevante y de forma natural vamos al encuentro de nuestro maestro interior.

A partir de ese momento  es cuando nuestra Conciencia, nuestros  pensamientos y nuestras emociones estarán vibrando en la frecuencia del Amor Incondicional, estando la mente y el corazón conectados y formando un Canal.

Ahora es cuando nuestro Yo Superior  gobierna en nosotros y tiene el poder de manejar nuestra salud física y emocional y crear felicidad  y paz interior de forma permanente.

 

Recapitulación

yo.fran espaldasAhora que los planetas me son favorables, que todo está en orden, que se ha despejado el Camino, que me siento ligera y capaz de hacer, que -por fin- soy yo y me reconozco, me acepto y puedo ver mis sombras y ,mis luces con desapego y humor…

Ahora, que los años vividos, -con todos sus amaneceres y puestas de sol de  todos los colores habidos y por haber-,  ya han sido integrados y desde la serenidad aceptados … ahora que prefiero reír  y elijo la sencillez y el silencio…

Ahora, que no busco nada, ni deseo gran cosa, ni espero nada de nadie y me dejo fluir y sorprender…

Ahora, que valoro el momento, la sonrisa, el gesto amable, la mirada cómplice, el abrazo espontáneo, la calidez del amor en todas sus manifestaciones de todos los seres vivos…

Ahora, me siento agradecida infinitamente, en paz y en armonía con el Universo y la Naturaleza.

Gracias a todos los que han pasado por mi vida y a todos los que siguen cerca, gracias.

 

 

El proceso de transformación

geometria sagrada mujerNuestra historia personal es circunstancial, relativa, y sólo tiene valor a nivel del Plano físico.

Nuestro propósito de vida, es parte de la esencia de nuestro Ser  que es  por siempre.

Si no tenemos un propósito de vida, si no despierta en nosotros la Conciencia de Ser, no avanzamos, no evolucionamos.

Asumir quien soy, me hace responsable de mi  mismo; de mi cuerpo físico, de mi salud mental, de mi felicidad emocional y de mi desarrollo espiritual.

El compromiso que adquiero conmigo mismo me ayuda a conectarme con mi Alma y mi Espíritu. Y éste me reconectará con las energías cósmicas del Universo.

Primero me observo y me convierto en Observador neutral del personaje que actúa en mi. Luego siento mi Ser y percibo más allá de él. Entonces dejo de poner resistencias y me dejo fluir, como conciencia,  en la Conciencia Suprema de la que soy parte y a la que pertenezco.

Ejercicio Mindfulness con los chakras

chakras mujer1Siéntate cómodamente, con la espalda recta, la barbilla un poco levantada. Cierra los ojos y lleva tu mirada hacia adentro. Respira conscientemente; lenta y suavemente. Con cada respiración permítete ir relajando todos los músculos de tu cuerpo, comenzando desde el cuero cabelludo, frente, párpados, músculos de la mandíbula, nuca … y vas bajando hasta llegar a la punta de los dedos de los pies … hasta conseguir que todo tu cuerpo físico esté relajado.

Ahora vas a ir poniendo las manos en cada chakra, comenzando por el chakra de la coronilla.  Escuchándote, mentalmente vas a decir tres veces:

CHAKRA CORONILLA: Yo puedo controlar mis pensamientos.

CHAKRA TERCER OJO: Yo puedo crear mi presente y  mi futuro.

CHAKRA GARGANTA: Yo puedo expresar mis sentimientos.

CHAKRA CORAZÓN: Yo puedo sentir amor por mi mismo y por los demás.

CHAKRA PLEXO SOLAR: Yo puedo transformar la rabia en amor.

CHAKRA SACRO: Yo puedo sentir alegría y paz conmigo mismo.

CHAKRA RAÍZ: Yo puedo ser dueño de mi vida.

Pon ahora tus manos en el centro del pecho, en el chakra del   corazón y di:

“Yo no soy mi mente. Tengo una mente a mi servicio”

“Yo no soy mi cuerpo físico. Tengo un cuerpo físico a mi servicio”.

Gracias. Gracias. Gracias..