La influencia de los planetas en nuestra vida

planeta tierra 2Asistí a un curso de Astrología Védica que impartió mi Maestro espiritual Sri Swami Purohit. El propósito fue abrir la mente para que seamos capaces de liberarnos de los condicionamientos del pasado. La lógica y el propósito de la Astrología Védica es ayudar a conocer nuestro propósito de vida y llevarlo a cabo.

Para empezar nos dijo que hemos nacido con una posición planetaria en particular y eso marca nuestra vida de manera “fija”. Y que sólo siguiendo una práctica espiritual se consigue tener realmente LIBRE ALBEDRÍO. O sea, el poder ir más allá de las leyes de los planetas que están “controlando” nuestra vida.

Dijo que si queremos tener libertad real debemos conectar con nuestra Alma para liberarnos de la ley de causa y efecto. Pero que no es posible cambiar los patrones de condicionamientos desde la mente, sólo se logra desde el Alma, que es el nivel más sutil de nuestro cuerpo.

Nuestra  naturaleza la marca el planeta ascendente; el que seamos aventureros, intelectuales o emocionales, perfeccionistas, con capacidad de líderes o buenos matemáticos. También influye en los que piensan demasiado y dejan pasar las oportunidades. Los que prefieren estar en lo correcto a ser correctamente felices…los planetas  intervienen en todas las capas que conforman nuestra personalidad, influenciando en el programa de vida que nos viene dado.

Quizás lo que más me sorprendió es cuando afirmó que “El éxito te llega cuando tu plan y el Plan de Dios es el mismo… si no es así, se crean conflictos innecesarios”.

Nuestro hacer en la vida, si no está apoyado por la Naturaleza, será arduo, tortuoso y hasta tormentoso en algunos momentos. Pero si conseguimos trascender, entendiendo que formamos parte de esta Naturaleza y del Todo, y dejamos de poner RESISTENCIAS al fluir de sus energías, entonces y sólo entonces, es cuando nos hacemos dueños de nuestro destino.

Se trata de hacer lo correcto. Vivir en paz con uno mismo desde la actuación correcta. Saber que existen tiempos favorables y tiempos donde es mejor no actuar. Debemos estar atentos, ser observadores y crear Conciencia. Cada ser es único: los que son líderes por naturaleza, los comunicadores, las mentes refinadas, los idealistas, los educadores, los sanadores, los artesanos …

Pero no lo olvidemos; sólo podremos ser los arquitectos de nuestra propia vida cuando vivamos desde el nivel del Alma, no desde el Ego.

La espiritualidad no significa controlar la Naturaleza, significa ALINEARSE con ella.

Armonizar nuestra energía con la energía cósmica. Se trata de una apertura a la Divinidad que va más allá de lo que el ego desea. Se trata de abrirse a una energía superior, la del Amor Incondicional, y RENDIRSE a ella.

Anuncios

Sanar emociones

mujer ante universoPara aceptar  situaciones que nos resultan enojosas o perdonar a personas que nos han herido en el pasado, por mucho que lo razonemos y digamos que sí que tenemos que solucionarlo, la mente primero se tropieza con  las resistencias emocionales del Ego (el rencor, la rabia, el resentimiento, el orgullo, los miedos, etc., que  no van a consentir el disolver esas energías de las que se alimenta.

Luego está el corazón -donde se aloja el amor y la compasión- pero que, cuando se siente herido, es desconfiado y se cierra,  dificultando esa liberación de ataduras emocionales a las que está sometido. Y más en el fondo, el Alma, se tropieza con las sombras  del subconsciente, tan difíciles de ver y sanar.

Manejar y sanar las emociones pasa por la conversión del sufrimiento en aceptación. Ahí está la LIBERACIÓN. Este debe ser un salto al frente real y consciente. La Mente tiene que encontrar la forma de conectarse con el Corazón para que éste le ayude a vaciarse de todos los sentimientos negativos para poder curar así las heridas y dejar vía libre a nuevos patrones.

Cuando finalmente se funden Mente y Corazón es cuando sucede sinceramente la admisión y aceptación sincera de lo sucedido, tal como fue, pero observándolo desde el desapego emocional; de forma imparcial y neutra.  No sólo con desearlo o decirlo desde la Mente se cierran las heridas del Corazón. Tiene que haber completa rendición y aceptación sincera desde el Amor hacia sí mismo.

La aceptación de lo que ha ocurrido en nuestra vida y que nos ha lastimado, sucede desde el despertar de la Conciencia y desde la comprensión de la dimensión real de nuestro Ser. Es entonces cuando uno se siente liberado realmente y receptivo a nuevas experiencias, sin expectativas.

La aceptación crea compasión y perdón por uno mismo y por los demás. Es así como se experimenta la verdadera libertad -desde la aceptación total de la vida- y nuestro desapego a todo lo ilusorio de ella.

Transmisión de energía sanadora

reiki manos luzCon  REIKI se inicia un proceso de transformación que nos ayuda a sanar las relaciones, liberarnos del sufrimiento y cargas inútiles, despertar la Conciencia y evolucionar como ser humano. REIKI es la energía sanadora del Amor. REIKI es el Camino para la sanación emocional y la herramienta eficaz para la reconexión con nuestro ser esencial. REIKI equilibra los centros energéticos, los purifica, los alinea y los abre para que absorban la energía cósmica que nos proporciona energía vital de vida.

Un practicante REIKI es el que se sintoniza conscientemente a la fuerza universal y se deja guiar por su sabiduría intuitiva y divina.

Somos  mayormente ENERGÍA:  Tenemos la  energía heredada, también la que recibimos a través de la respiración, la que nos llega por lo que comemos y además, la energía que conscientemente potenciamos en nosotros, por ejemplo, gracias al REIKI, al yoga, Tai Chi, Chi Kun, etc.

Es la ENERGÍA VITAL la que alimenta nuestro cuerpo físico, mental y espiritual. Y nuestra calidad de vida, en todos los sentidos, tiene que ver principalmente con nuestra capacidad de generar y almacenar energía. Nuestra salud integral tiene que ver con el fluir libre de la energía vital encargada de energizar, equilibrar, desbloquear y purificar todos nuestros centros energéticos y el aura.

Primer nivel.- Cuando tenemos la gran oportunidad de iniciarnos en el REIKI, estamos recibiendo una transmisión de energía superior que reestructura la energía de nuestros chakras. Y con la práctica habitual de sus ejercicios de auto-tratamiento (auto-sanación) lo que hacemos, por un lado, es prevenir enfermedades y, por otro, estamos desarrollando nuestra capacidad de intuición y percepción.

En las tres  ceremonias de iniciación, se graban los símbolos sagrados en el aura  del alumno. Todo ello teniendo muy presente que esta energía es la Energía del Amor Incondicional, la más poderosa, para lograr la transformación de uno mismo a niveles físicos, emocionales y espirituales.

REIKI nos permite ser canales de la Energía del Amor Incondicional, para ello trabajamos primero en nosotros mismos con la intención de purificar nuestro Ego. Nuestras vidas, de manera firme pero sutil pero también de forma insospechada, van sufriendo cambios en todos los niveles.

Segundo nivel .- Ahora vamos adquiriendo un compromiso con nosotros mismos mucho más profundo. Nuestra intuición y percepción es mayor, también nuestra comprensión y alcance de las cosas. Aquí se introduce la enseñanza de los tres primeros símbolos y la comprobación por parte del maestro del aprendizaje correcto. Este segundo nivel sirve para manejar las energías también a distancia utilizando el símbolo mental/emocional. Teniendo ya la capacidad de potenciar la energía y de dirigirla.

Tercer nivel.-  Incluye un símbolo más y una transferencia nueva de energía, dando al alumno la oportunidad de participar en un proceso profundamente sagrado. De forma ya permanente, el alumno ha entrado en el despertar de la Conciencia, no hay vuelta atrás. La energía seguirá su propio proceso en cada persona  hacia la celebración de la totalidad del ser.

Con el nivel III la enseñanza queda completa,  al enseñar el símbolo de la maestría que nos conecta con nuestro cuerpo espiritual. La capacidad de canalización aumenta, se modifican patrones internos y se producen sanaciones a nivel espiritual.

Se trata de haber alcanzado una graduación en el aprendizaje de la vida y ahora nos damos cuenta de que no se trataba tanto de aprender sino de recordar, poner al día, sincronizarse… regular la sintonía… Esto nos da el tercer nivel porque es el nivel del maestro interior.  Pensar y sentir no se puede hacer bien al mismo tiempo.

REIKI, energía del Amor

chakras mujer1REIKI es una energía altamente sutil y transformadora además de ser la energía sanadora por excelencia. La comprensión de cómo funciona no pasa por la lógica ni por la mente -está más allá de la ciencia-  por ello se hace necesario experimentarlo por uno mismo para poder creer y afirmar que funciona y es real.

El propósito de las iniciaciones a la energía sanadora del Amor Puro que conocemos por el nombre de REIKI, es el de liberarte de todo tipo de bloqueos que se producen principalmente en los centros energéticos de nuestro cuerpo etéreo y de forma más profunda  trabajar en el cuerpo astral para erradicar de raíz cualquier enfermedad, si lo permites y si está en tu karma que así sea.

REIKI es la energía del Amor y tiene el poder de abrir y reactivar los canales energéticos con el fin de impulsar la sanación a todos los niveles, en todos los seres vivos; animales, plantas y el mismo planeta.

Como en todas las cosas, tiene diferentes niveles y su enseñanza es oral y presencial por parte de un maestro que grabará los símbolos (códigos)  en el aura del iniciado  dentro de una ceremonia de  transmisión de la energía espiritual.

La raíz de toda enfermedad es de tipo emocional y afecta primeramente al aura, luego al cuerpo astral  para terminar manifestándose en el cuerpo físico. Son nuestras emociones, miedos, sufrimientos y sentimientos reprimidos los que bloquean los centros energéticos y no dejan fluir libremente la energía vital necesaria para mantener la salud.

REIKI se encarga de restablecer el flujo energético en el cuerpo físico. Y toda persona tiene la capacidad para la auto-sanación con el sencillo ejercicio que REIKI enseña para alinear los chakras y mantenerlos sanamente activos.

Primeramente se trata de tomar conciencia de nuestra responsabilidad sobre nuestra salud, bienestar y felicidad. Una vez uno se hace consciente de ello, no hay espacio para la queja o los pensamientos negativos.

El efecto de la práctica de REIKI en uno mismo de forma habitual, es de plenitud.

 

 

 

 

 

 

 

y que están interconectados con nuestros órganos.

Transformación

mujer joven¿La plenitud es una sensación de felicidad volátil o es un estado inalterable donde no existe el miedo y la inseguridad?

… las sensaciones se evaporan independientemente de la voluntad por mantenerlas. Es la diferencia a alcanzar un estado interior estable de paz y que se consigue gracias a un proceso de práctica espiritual y de purificación emocional.

¿Cuáles son nuestras referencias sobre la existencia y sobre nosotros mismos? Lo concreto y material, lo externo a uno mismo, esas son las referencias de vida de las personas comunes, que viven desde el sufrimiento  dejando en manos del  azar su vida.

¿Cómo podemos deshacernos -liberarnos- de todos esos condicionamientos y comenzar a tomar decisiones libremente y de forma creativa; desde nuestro Ser esencial?. A través de nuestro conocimiento intuitivo podemos sentirnos guiados más allá del mundo racional de las formas y descubrir quiénes somos realmente.

Tenemos la posibilidad de transformar en nosotros hábitos que ya no queremos más y que nos limitan. Tenemos la posibilidad de re-definirnos y renovarnos a partir de poner nuestra intención sincera para que así sea.

¿Qué determina mi existencia? El referente está en nuestro interior; nuestro Ser original. Desde esta toma de conciencia tendremos la capacidad de conectar con la Fuente; la Conciencia Suprema. Yo Soy un espíritu eterno, parte del Todo. Mi existencia la determina mi grado de entrega a la Voluntad Suprema a la que pertenezco.

 

 

 

El lado sutil del ser humano

ser completoProbablemente tenemos una idea distorsionada y limitada  de nosotros mismos y de nuestra realidad.  Nos hemos identificado con una imagen que se ha ido volviendo rígida con el tiempo y creemos es inamovible. Los cambios nos dan miedo y nos aferramos a ese ‘personaje’ en el que nos hemos convertido desde la ignorancia de nosotros mismos.

Es así como se crea el conflicto, la enfermedad y el sufrimiento; ese sentimiento de frustración y descontento con nosotros mismos.

La otra cara de ese yo-mente-ego que nos dirige de forma mecánica,  es el  lado sutil de nuestro ser. Podríamos identificarlo como el Yo-corazón-alma. 

Cuando comenzamos a fortalecer esa otra parte en nosotros- nuestro cuerpo espiritual-, se abren las puertas de la inspiración y revitalización de nuestro Ser.

Se trata del despertar de la Conciencia para que entre en contacto con la propia Fuente de Inteligencia Pura que brota en nuestro interior.

Existe en el ser humano esa capacidad de transformación y esa oportunidad de renacimiento espiritual como ser de Luz.

Se abre entonces ante nosotros el poder desarrollar el conocimiento intuitivo para así captar todo el potencial de creatividad en nosotros.

Este significa el nivel más alto de conocimiento consciente donde toda posibilidad se materializa.

Este es el nivel del ‘individuo cósmico’ por haber alcanzado la fusión total con la Conciencia Cósmica.

Está en nuestras manos

manos el mapa mundiNuestras vidas están en crisis. Nuestras sociedades y nuestro planeta están en crisis. Nos hemos ido fragmentando de tal manera que ya nos resulta difícil saber quiénes somos y qué estamos haciendo aquí. Muchos se sienten confundidos y asustados en este despertar a una realidad incierta donde el Mal se ha posicionado con fuerza y nos envía señales continuas de peligro y miedo generalizado para mantener sumidos en la mezquindad codiciosa e individualista a ese por ciento de humanidad que todavía no ha despertado.

Tenemos la sensación que todo se ha ido degradando en nuestra sociedad y en nuestro planeta. No nos sentimos satisfechos con nosotros mismos y estamos tomando conciencia de esa necesidad de modificar nuestra percepción de la Realidad. Bendita crisis pues, si nos trae el resurgir de nuestro corazón espiritual.

 

Así y todo, los que vamos despertando, nos resistimos a los cambios, todavía estando amordazados y a la vez acomodados a una mente racional capaz de encontrar justificaciones para lo injustificable. Y todo ello por no querer VER  y aceptar nuestra realidad de sentirnos incapaces de luchar contra esas fuerzas negativas de miedos e inseguridades que nos condicionan e inmovilizan.

Pero este es el momento de hacer cambios de forma individual y colectiva. Somos impulsados -desde nuestro interior- a transformar nuestras vidas haciendo que emerja todo nuestro potencial y capacidades. Tomemos como un desafío los obstáculos que se nos presentan y no nos rindamos.

Es nuestra Conciencia quien nos pide acción para que corrijamos y mejoremos nuestra visión de nosotros mismos y de la vida. Para que nos hagamos responsables de nuestra felicidad desde el sentimiento del Amor universal. Sintiéndonos parte creadora del Bien común.