La Voz y su centro energético

mujer dorada preciosa

La inseguridad y los miedos cuando se agarran a la garganta asfixian las emociones y ahogan la capacidad de expresión.

El dicho “tengo un nudo en la garganta” es la manifestación de un chakra estrangulado por los miedos a hablar y a expresar sentimientos.

Seamos conscientes de que todas las energías negativas que bloquean el centro energético de la comunicación y de la expresión son: usar malas palabras para defendernos, los insultos, maldiciones, mentiras, juicios, difamaciones, quejas, gritos, etc.

Pero también afecta e irrita  a este chakra de la garganta el alterarse,  reprimir y callar los derechos propios y no defender con autoridad nuestro territorio personal.

Hacer vibrar la vocal A, poniendo las manos en el chakra de la garganta, ayudará a desbloquear este centro energético, sanarlo y armonizarlo, creando y reforzando la autoridad natural en la voz. También para abrir las puertas a la Voluntad superior.

 

Anuncios

Y ahora qué

mujer iluminadaEl pasado -lo que fue y lo que fui- perpetuándose en sí mismo. La memoria, las creencias, los pensamientos siguen atados a ese tiempo que ya no existe pero se aferran a él mediante los miedos a perder…

Así que hay un esfuerzo mental y emocional por crear un espacio formal por situarme en el presente. Tomo consciencia de que tengo en contra la inquietud, la preocupación  y la inseguridad por mi futuro … que  están infiltrándose en el ahora, cuando se supone yo debería estar viviendo este momento …

Vivimos dentro de la prisa por tener. Nos empujan, nos exigen y manipulan por todos  lados. Existimos dentro de un tiempo ilusorio, engañoso y frustrante.

Es el Tiempo, quien domina nuestra mente,  quien gobierna nuestras vidas. Todo debe estar dentro de unos márgenes de tiempo material y eso ha anulado completamente la espontaneidad. Existimos dentro de un mundo cuadriculado y nuestra libertad de ser se ha quedado reducida a un  tiempo y espacio cronometrado por los intereses mundanos. Se ha quedado fuera de esa cuadrícula  la magia del instante, la creatividad y el mismo Amor.

Por un momento, deja de identificarte con la mente. Sitúate en el ahora. En este preciso momento, párate. Siente cómo te sostienen tus piernas y cómo tus pies están en contacto con el suelo; la Madre Tierra. Cierra los ojos, permítete el pararte y sentir que estás vivo. Ahora, pregúntate “quién soy”. Ahora. ¿qué problema tengo?. Ahora. ¿qué echo a faltar?. Ahora. ¿de qué tengo que dar gracias?

Ahora, no dentro de una hora. Ahora mismo, qué problema tengo y qué cosas tengo por solucionar, qué me preocupa.

Este momento, ahora, es el único que tenemos.