Las tres Gracias

mujer meditando luzSegún dejó dicho Séneca, tres son las Gracias de la Generosidad: Dar, Aceptar y Devolver.

La Gracia puede ser un don natural.  Pero también es una concesión divina que nos ha sido dada antes de venir a este mundo, seguramente por merecimiento propio de otras vidas …

Algunas personas tienen miedo a DAR por temor a perder. No se han dado a sí mismas la oportunidad de experimentar de que al dar estamos abriendo las puertas a la Abundancia y nos viene devuelto y multiplicado lo que hayamos ofrecido de corazón.

ACEPTAR es una acción y efecto,  con  una profundidad casi sin límites. Y es que cuando comenzamos a practicar  la aceptación de forma consciente vemos que esta forma de actuar  ensancha nuestro estado de alegría y satisfacción con nosotros mismos. La aceptación nos da una recompensa casi simultanea  y es que la Naturaleza está atenta a nuestro actuar.

Y a esto se refiere cuando aparece la Gracia de DEVOLVER. La Naturaleza y el Universo nos corresponden con Amor, facilitándonos la vida.

 

Éxtasis natural

niña y corazonMuchos jóvenes buscan a través de las drogas y del alcohol aturdir la mente buscando experiencias fantásticas que le produzcan “alegría”. y les desinhiban de sus estrechos  esquemas mentales. Su frustración les hace preferir vivir en el letargo, al sentirse invalidados para ser ellos mismos.

Si desde la niñez fuesen enseñados y guiados a desarrollar la mente, a reactivar y centrar las  energías de su cuerpo, su vida tendría una dimensión infinitamente mayor.  Y si fuesen enseñados a conocerse a sí mismos e ir a la Fuente y Esencia de su Ser esencial, sabrían entrar en el éxtasis natural en sí mismos, que es la Alegría.

La Alegría es una energía pura que envuelve a nuestro ser esencial y está ligada al Amor Incondicional. Es el Fuego Sagrado que nos proporciona el entusiasmo necesario para vivir con dignidad nuestra condición humana.

En la espontaneidad hay alegría. En la libertad de SER uno mismo, hay alegría. Y ese júbilo profundo,  brota del Espíritu; ES el mismo  Ser esencial manifestándose. Y seguro lo habréis experimentado alguna vez; esa dicha que está más allá de la razón o causa concreta. Surge con  una explosión de risas, como un surtidor de agua  que precisa salir al exterior..

Desde esta perspectiva,  el ser humano no estaría viviendo la decadencia y degradación que lamentablemente es el resultado de una existencia superficial,  alejada de su potencialidad real. La clave está en enseñar a los niños a conectar cuerpo-mente-corazón y guiarlos a vivir en perfecta armonía con la Naturaleza y el Universo. Somos parte del Todo.

 

 

 

Vivir integrada en la Naturaleza

animales monosViví durante un año con mis hijos en una reserva natural de animales; el Parque Natural Aitana.  Además de unos sesenta monos habían un par de camellos, elefantes,  avestruces, venados, ponys,  jirafas y algunos otros que ahora no recuerdo.

La extensión del Parque era grandiosa. Yo a veces cogía el coche para ir a ducharme a las instalaciones que se habían adecuado dentro del recinto de animales, por donde acostumbraban pacer los yaks, pues en mi casa prefabricada de madera  -en medio de una montaña- tenía muy poca agua. Todo estaba acondicionado para que viniese la gente a acampar y lo de las duchas y retretes las habíamos puesto por exigirlo la Ley pero el sitio en realidad era totalmente salvaje.

Eramos cinco familias de procedencia urbana, románticas e idealistas, con muchas ganas de vivir en la Naturaleza. No había ni sueldos ni horarios de trabajo. Todo funcionaba tal como habíamos planeado, en principio, lo único  que nos llevaba más de cabeza eran los monos. Ya bastante tarde entendimos que como no se los alimente adecuadamente y con puntualidad pueden hacer grandes destrozos y comienzan  a cambiar su comportamiento. Y eso fue lo que tuvimos que sufrir; ellos y nosotros.

No recuerdo por qué el encargado de alimentarlos se relajó en sus obligaciones y los monos empezaron a molestarnos seriamente. Yo tuve que pedir prestada una escopeta de perdigones para poderlos mantener a raya cuando se les ocurría –en plan ataque indio- subir muy cautelosamente,  agazapándose entre el follaje de los árboles, para destruirme el techo de mi casa. Eran unos momentos llenos de tensión pero me gustaba el juego que se creaba de ver quién sorprendía a quién.

Conocían perfectamente lo que era una escopeta y solo que te la pusieses en posición de disparar era suficiente para que se marchasen.  Recuerdo un día que habían subido hasta mi casa, me escondí y me acerqué lentamente al que parecía el jefe, sin hacer ruido, atenta de no ser descubierta. Él estaba de espaldas y al girar la vista y mirarnos a los ojos, él perfectamente aceptó que le había pillado y se largó.

Un día nos vinieron a avisar que todos los monos se habían marchado al pueblo más cercano, a varios kilómetros de allí. Nos dijeron estaban haciendo destrozos en el cementerio y en los patios de las casas. La gente estaba indignada y despotricando contra nosotros.

Consultando aquí y allá qué se podía hacer para traerlos de vuelta nos aconsejaron fuéramos a buscar a tal hembra del zoológico de Elche o Alicante, no me acuerdo, que sería la única que con seguridad atraería al jefe de los monos y detrás de él le seguirían los demás, Así se hizo, lo que llevó varias horas de tensión pero al traerlos de vuelta hubo tal batalla campal entre ellos por asunto de territorios y hembras que cuando finalmente se reagruparon y marcaron nuevamente sus territorios vimos con gran dolor, habían heridos graves y el terror estaba reflejado en los viejos, las madres y los más pequeños.

Eran escenas escalofriantes. Su comportamiento exactamente igual como si fuesen seres humanos; sufrían, tenían miedo, se consolaban y protegían.  Convivir y tratar con estos animales, al menos para mí, supuso una enseñanza muy valiosa.

Teníamos que aprender a vivir en la Naturaleza, integrarnos en ella desde la humildad, sentirla viva y respetar el territorio de cada especie.

Agradecida por cada amanecer y puesta de sol que nos regalaba la Naturaleza. Sintiendo como sagrada la tierra que pisábamos, la lluvia, el viento … no existía el sentimiento de soledad o hastío.  Aprendíamos a ver y a escuchar más allá de nosotros mismos.

Calidad de único

arbol dorado y raicesLa claridad mental y emocional nos ayuda a conectar con la Realidad dentro de nosotros. Sentir la Presencia de la divinidad -del Universo- dentro de nosotros nos da una dimensión superior e ilimitada de ser; nos abre la puerta a otros Planos y dimensiones de nosotros mismos. Nos ayuda a entender nuestra calidad de inmortalidad y nuestro potencial como seres de luz.

Para ello tenemos que librar una primera batalla con nuestra mente-ego y trascenderla. No se trata de tener más información ni de hacer afirmaciones positivas, no se trata de tener un mayor control mental y ni siquiera de dominar la imposición de estar sentados y en quietud largo tiempo. La realización espiritual  nace en el corazón y para ello hay que lanzarse a experimentar, ser creativos, espontáneos, fusionarse y fluir con las energías de la Naturaleza …

Esta percepción nos hace estar atentos y receptivos a la VIDA, en su UNICIDAD: El Creador y lo creado es indivisible. Forman un solo cuerpo.

Es el misterio sagrado que todavía no estamos preparados para entender. Pero sí aceptar, como acto de FE, … y permitir que la vida nos muestre los pequeños milagros que suceden continuamente.

Nada debe ser un acto obligatorio. El Silencio y la quietud existen. El Amor existe como energía suprema y ya está dentro de todo lo que tiene vida.

En la meditación contemplativa  y después de la oración espontanea,  escucha a tu corazón, conecta con el Corazón Universal. Entra en el recuerdo de lo Innombrable.

 

La influencia de los planetas en nuestra vida

planeta tierra 2Asistí a un curso de Astrología Védica que impartió mi Maestro espiritual Sri Swami Purohit. El propósito fue abrir la mente para que seamos capaces de liberarnos de los condicionamientos del pasado. La lógica y el propósito de la Astrología Védica es ayudar a conocer nuestro propósito de vida y llevarlo a cabo.

Para empezar nos dijo que hemos nacido con una posición planetaria en particular y eso marca nuestra vida de manera “fija”. Y que sólo siguiendo una práctica espiritual se consigue tener realmente LIBRE ALBEDRÍO. O sea, el poder ir más allá de las leyes de los planetas que están “controlando” nuestra vida.

Dijo que si queremos tener libertad real debemos conectar con nuestra Alma para liberarnos de la ley de causa y efecto. Pero que no es posible cambiar los patrones de condicionamientos desde la mente, sólo se logra desde el Alma, que es el nivel más sutil de nuestro cuerpo.

Nuestra  naturaleza la marca el planeta ascendente; el que seamos aventureros, intelectuales o emocionales, perfeccionistas, con capacidad de líderes o buenos matemáticos. También influye en los que piensan demasiado y dejan pasar las oportunidades. Los que prefieren estar en lo correcto a ser correctamente felices…los planetas  intervienen en todas las capas que conforman nuestra personalidad, influenciando en el programa de vida que nos viene dado.

Quizás lo que más me sorprendió es cuando afirmó que “El éxito te llega cuando tu plan y el Plan de Dios es el mismo… si no es así, se crean conflictos innecesarios”.

Nuestro hacer en la vida, si no está apoyado por la Naturaleza, será arduo, tortuoso y hasta tormentoso en algunos momentos. Pero si conseguimos trascender, entendiendo que formamos parte de esta Naturaleza y del Todo, y dejamos de poner RESISTENCIAS al fluir de sus energías, entonces y sólo entonces, es cuando nos hacemos dueños de nuestro destino.

Se trata de hacer lo correcto. Vivir en paz con uno mismo desde la actuación correcta. Saber que existen tiempos favorables y tiempos donde es mejor no actuar. Debemos estar atentos, ser observadores y crear Conciencia. Cada ser es único: los que son líderes por naturaleza, los comunicadores, las mentes refinadas, los idealistas, los educadores, los sanadores, los artesanos …

Pero no lo olvidemos; sólo podremos ser los arquitectos de nuestra propia vida cuando vivamos desde el nivel del Alma, no desde el Ego.

La espiritualidad no significa controlar la Naturaleza, significa ALINEARSE con ella.

Armonizar nuestra energía con la energía cósmica. Se trata de una apertura a la Divinidad que va más allá de lo que el ego desea. Se trata de abrirse a una energía superior, la del Amor Incondicional, y RENDIRSE a ella.

ACCEDER a lo mejor en nosotros

hombre  manos LuzDeshacerse de todo lo inútil que ocupa un espacio y no deja ver que, bajo todas las capas y envolturas, está nuestra esencia.  Se trata de descubrir el ser original que ya está ahí.  Se trata de tener acceso a algo hasta ahora  negado o simplemente algo que ignorábamos su valor -no veíamos-  y de pronto se presenta ante nosotros, abriéndose las puertas a la Verdad de nosotros mismos o simplemente expandiéndose  la Conciencia y llenándose de Luz.

Acceder y adquirir el dominio de nosotros mismos, conseguir la llave o clave de ese algo  que nos permite “entrar” y hacerlo  nuestro.  O incorporar en nosotros algo nuevo, bien por obra de nuestro esfuerzo o gracias a la Naturaleza y Gracia divina  que nos guía a que lo alcancemos …

Sólo la energía del Amor Puro es capaz de despertar y reactivar el ADN. Bajo sentimientos de rabia, estrés y miedo el ADN se acorta y apaga. Estas energías densas mantienen asfixiadas la energía de la creatividad o el tener una actitud de alerta.

Para acceder a las altas vibraciones del Amor Incondicional que  mueven el Universo e  impulsan a los seres humanos a evolucionar como seres de Luz,  tenemos que pulimentar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.  Deben estar alineados y en armonía nuestros centros energéticos. Tienen que estar conectados nuestra mente,  corazón y Alma.

Nada nos es negado, sólo nosotros mismos nos ponemos limitaciones. El propósito de la Naturaleza y el Universo es llevarnos a niveles superiores de evolución. Nosotros, seres humanos, accedemos o nos resistimos.

 

 

 

 

 

La energía Masculina y Femenina

mujer y hombreEl Principio Masculino es el exterior.  La conquista, la expansión.  Y el Principio Femenino está en el interior. Siente, recoge, guarda.

Él tiene un propósito;  idea, crea. Ella tiene la visión; asimila, absorbe, genera.

La energía masculina explora, investiga. La energía femenina envuelve, observa, armoniza.

Él penetra en las cosas. Ella se entrega. Él es pasión desde la Mente. Ella es Amor desde el Corazón.

¿Cómo podría existir la rivalidad entre ellos? Uno necesita del otro para enriquecerse y avanzar. Intentar hacer a la otra parte como a nosotros mismos significa asfixiarlo. Ni siquiera sirve el intento de comprenderlo; no sirven los razonamientos y menos el juzgar.

Las energías deben estar equilibradas y en armonía. Esto no tiene que ver con el género al que uno pertenece. Cada vez más hoy en día,  hay hombres que han desarrollado su energía femenina, y eso les hace más sensibles y llenos de ternura. Quizás -inconscientemente-  debido a que la mujer se ha hecho con más energía masculina para  poder salir al exterior a competir y tener éxito en el mundo laboral y económico, y necesita hacerse con la fuerza y agresividad de la energía masculina para poder disputar por su reconocimiento.

Desde la naturaleza de  la energía femenina,  la aceptación desde el Amor,   armonizan las diferencias.

Desde la naturaleza de la energía masculina, el reconocimiento desde la Inteligencia,  es lo que acepta las diferencias.