Verdades y Silencio

vidaPodríamos decir verdades pero sabemos que causarían dolor, Porque las verdades que uno no está preparado para escuchar, duelen, desestabilizan, escandalizan, … entonces es mejor callar.

Sabiendo esto, es preferible guardar silencio. Un silencio amoroso, compasivo.

Ser paciente como lo es la araña. No resignado, reprimiendo lo que uno quisiera decir impulsivamente o por defenderse … sino desde la virtud de la Paciencia, desde la tranquilidad que da la confianza de que, en su momento, saldrá a la Luz la verdad sin juicio que pone cada cosa y cada persona en su sitio.

El Silencio puede ser el mejor aliado y en realidad lo es para el ser humano sabio.

Si nuestras palabras van a causar dolor, guardemos silencio. O esperemos a estar en calma para que sea nuestro corazón quien se exprese.

Anuncios

Los 5 sentidos y el sexto.

ser y auraLas situaciones y las circunstancias afectan a nuestros sentidos… ¡cuántas veces no queremos ver u oír! ¡cuántas veces cerramos nuestra garganta y no dejamos paso a la voz para expresarnos!
Poseemos cinco sentidos  que precisamos para  relacionarnos con  el exterior. Según la claridad de los mismos nuestra captación a través de ellos estará o no distorsionada.  Estos sentidos nos llevan a conectar con  nuestra facultad interior de amplificar de manera ilimitada todo nuestro potencial humano.
:La vista –visión interior. Visualizar otros planos de nuestro ser.
El oído – audición interior. Escuchar la voz interior de nuestro Yo Superior.
El olfato – percibir  el aroma y fragancia de algo que está en otra dimensión.
El tacto – sentir  la energía, percibir el mundo invisible.
El gusto – paladear el sabor de algo que nos transporta en el tiempo…
Los sentidos INTERNOS nos ayudan a trascender el plano lineal de nuestra vida exterior y física. Cuando desplegamos y comenzamos a usar estos sentidos, nos dan el Poder de desarrollar todas nuestras capacidades; la intuición, la percepción extrasensorial, la clarividencia, la telepatía, la comprensión multidimensional, viajar desde el cuerpo astral…
Existe un SEXTO SENTIDO del que no hacemos uso y es la Intuición.
El sexto sentido es el desarrollo máximo de los otros cinco. Se trata de ESCUCHAR la voz interior de la Conciencia. VER desde una visión profunda e ilimitada. PALPAR con una percepción muy amplificada energías sutiles. GUSTAR hasta la embriaguez del eter que existe en la Naturaleza. OLER desde los aromas más exquisitos hasta “el miedo” que nos previene de los peligros.

La Culpa y el Perdón

corazon raiz.Sin saber del daño que nos hacían, cuando niños hemos recibido apelativos que, como semillas,   echaron raíces en nuestro corazón: ‘eres tonto’, ‘eres malo’, ‘me vas a enfermar’, ‘por tu culpa…’ ‘no sirves para nada’ …

Como padres, repetimos el mismo tipo de educación y comportamientos;  son nuestra referencia, y así ampliamos y reforzamos nuestro sentimiento de culpa: no hemos sabido hacerlo.

Perdonar a los demás es mucho más sencillo que perdonarnos a nosotros mismos. Esta es una tarea muy difícil de llevar a cabo. Lo razonamos y desde la Mente nos decimos que nos perdonamos, pero seguimos con la carga que presiona nuestro corazón y esas raíces se alargan asfixiando los  pulmones.

Esta falta de coherencia mental y emocional crea finalmente un nuevo conflicto en nuestro interior. Nos hemos hecho conscientes de nuestro sentimiento de culpa, queremos perdonar y perdonarnos, pero no lo conseguimos.

Me estoy haciendo daño a mi mismo. No me permito ser feliz completamente. No me siento merecedor de ser feliz y de ser querido.  No me valoro ni me siento digno de amarme a mi mismo y entregarme al amor.

DESHACER CREENCIAS Y PATRONES.-

1) Cambiar la percepción que uno tiene  de sí mismo a través de ejercicios prácticos que te lleven a conectar con tu Ser original, por ejemplo,  la meditación, la alineación y limpieza de los chakras, el yoga, Reiki y otros más.

2) Crear el hábito de ser el Observador del ‘personaje’  en nosotros, para acrecentar la importancia de la Conciencia.

3) Entender que el perdón no es hacia el otro sino hacia uno mismo. Dedicar tiempo a percibir, escuchar y amar al Ser que habita en nuestro cuerpo físico.

 

Desechar viejas formas y creencias

flores sublimesLa verdadera vida comienza cuando se abre ante nosotros la visión y la escucha interior Entonces es cuando el ‘personaje’ en nosotros pierde fuerza y el ser esencial -nuestro espíritu-  emerge y ocupa su lugar; el centro del corazón energético.

VER y ESCUCHAR requiere de un aprendizaje para el ser humano que vive disperso,  atrapado en mil pensamientos inútiles.

¿Qué esperamos de la vida? ¿Qué queremos?  ¿Qué sueños y deseos bullen en nuestra mente y en nuestro corazón, sin que les permitamos manifestarse? … siempre por miedo a fallar …

Escuchar a nuestro corazón es reconocer nuestras limitaciones y aceptarlas. A partir de ahí, podemos hacer posible una vida mejor, de forma real y efectiva. Hay que despejar el Camino de todo sentimiento de culpa, frustración  y desvalorización.  Hay que limpiar el cuerpo emocional de toda carga de responsabilidad que no nos pertenece.

ESCUCHAR  nuestro corazón, significa despertar nuestros anhelos, permitiendo que se hagan realidad.

Enfrentarnos a nosotros mismos es VER nuestra Verdad  y naturaleza despejada de todo condicionamiento.

Sentémonos cómodamente en silencio con nosotros mismos. Respiremos suave y profundamente. Dejémonos fluir. Seamos observadores de nosotros mismos.

 

 

 

La Presencia divina que hay en mi

hombre ante las estrellasTu verdadero Ser -tu espíritu- es parte de todo el  Universo.  Entonces, qué trozo o fracción de tu Ser se queja, se siente incomprendido, se siente abatido, sufre de soledad. Es el Yo inferior o Ego.

El “Yo Superior” que clama en tu interior, es tu Alma. El Alma siente el anhelo de elevarse y volver a sus orígenes.

El Alma es la que “sufre” añoranza,  al permanecer estancada y no poder expandirse y diluirse en la Conciencia Suprema. Debe ser liberada de todo condicionamiento y miedos que la mantienen maniatada.

La sanación espiritual tiene lugar con la Luz de la energía cósmica del Amor Puro Universal. Podemos crear esa conexión/Canal para que fluya esta energía superior,  ésta es la que reactiva nuestra energía vital para poder seguir avanzando. Hay que despertar la Conciencia.

La Medicina del Alma tiene efecto cuando el Ego deja de poner resistencias y se entrega -se abre- permitiendo que la  Luz entre en él y lo deshaga, perdiendo así la persona toda su rigidez física y mental. Es ahora cuando puede comenzar el proceso de armonización y purificación de toda energía negativa que obstaculiza la evolución del ser para poder elevarse a Planos superiores.

Yendo al cuerpo astral para contactar con el Alma de uno mismo o de otra persona, es la práctica que se utiliza en REIKI y otras disciplinas,  para  armonizar todas las  energías; refinarlas hasta convertirse en alimento para nuestro espíritu.

Esto nos permitirá descubrir nuestra dimensión no racional. Desde nuestro Yo Superior podremos centrar todas nuestras energías dispersas. Estaremos listos para escuchar y  ver, con nuestros sentidos internos desarrollados. Solo entonces estaremos abiertos y receptivos a  la Verdad.

Desde nuestro Yo Superior se expresa nuestro Ser, nuestra Alma, nuestro maestro interior, la Presencia divina que siempre está protegiéndonos, a la espera de que conectemos con ella, que entremos en comunión y nos dejemos guiar.

HACER. TENER. SER

hombre viejo mirada intensaEsa es la doctrina desde que nacemos: primero TENER.  TENER. TENER de todo y que no falte de nada (enfocado erróneamente en lo material y externo). Llenar esa sensación de vacío que comienza en el estómago, sube hasta el corazón y consigue angustiar al cerebro.  Es el miedo a no tener. El miedo a perder. A no tener suficiente pensando en el futuro.

TENER. Y aunque sólo sea una idea, -porque en realidad  ya tenemos todo lo que necesitamos- el sólo hecho de pensar que  estamos o podemos llegar a estar faltos de algo, consigue crearnos ansiedad e intranquilidad.

Para tener, tenemos que HACER. Por eso estamos todo el tiempo haciendo algo y a los niños también los obligamos a hacer todo el tiempo alguna actividad. La cuestión es HACER. Nos va la vida haciendo cosas todo el tiempo, aunque sólo sea estar delante del televisor dándole al botón del mando a distancia.

HACER. Porque ya tu madre cuando eras niño o adolescente ya te gritaba enfadada cuando te veía acostado relajadamente en tu cama con la mente en cualquier sitio. “¡¿Qué estás haciendo que no haces nada!?. ¡Anda, ponte a hacer algo!”  ¡Haz algo! … ¿pero que quieres que haga? … ¡Algo!

Cuando ya de adulto nos hemos dado cuenta que el hacer y el tener demasiado no da la felicidad. Que nos sentimos abrumados e infelices, confundidos y hartos de llevar una vida sin sentido, entonces es cuando la Conciencia despierta y trae luz a nuestro corazón y nuestro Ser despierta.

SER. Permitirnos descansar. Permitirnos a nosotros mismos no hacer nada, no es nada fácil. Pararnos a escuchar nuestro cuerpo físico. Pararnos a escuchar a nuestro corazón y sentimientos. Es entonces cuando comenzamos a descubrirnos a nosotros mismos.

Es cuando comenzamos a SER quien somos y entramos, cada vez más,  en un estado de contentamiento y paz.

Quédate tranquilamente en silencio junto a la quietud del Alma.

 

Ciegos y sordos

hombre meditando grisesEn algún momento de la vida,  nos sentimos faltos de guía y nos desesperamos, cuando en realidad en nuestro interior tenemos todas las claves y códigos esenciales que nos revelarían los secretos de la existencia y el mapa con la comprensión de nosotros mismos.

El primer error que cometemos y que nos hace ciegos y sordos, es el de la soberbia; creer que ya lo sabemos todo. El segundo error sería  ir afuera a buscar  información cuando de lo que se trata es de ir DENTRO a EXPERIMENTAR lo que ya hay: nuestro SER.

Para el primer error,  no estando todavía capacitados para ver, ya se encarga la vida misma de que nos hagamos conscientes de nuestra ignorancia. Cuanto más nos resistamos a doblegar nuestro ego más pruebas se nos pondrán delante, hasta que dejemos de preguntarnos “por qué todas las desgracias vienen a mi” y nos cuestionemos “qué estoy haciendo mal”.

Y para el segundo desacierto, no importa, ya nos daremos cuenta y volveremos al comienzo, preguntándonos “dónde está el fallo”.

Estamos en continuo movimiento y debemos ser lo suficiente flexibles como para que no nos cueste rectificar continuamente si fuese necesario. “Rectificar es de sabios”.

Ser Observadores de nosotros mismos y estar abiertos  a todas las posibilidades que el Universo nos envía. Estar atentos a todas las oportunidades que nuestro Yo Superior nos pone delante para que tengamos un “futuro” mejor.

Todas esas aperturas y ayudas están ahí para nosotros en forma de señales y guía que tenemos que aprender a VER y ESCUCHAR desde nuestro SEXTO SENTIDO; la intuición. Esas ayudas y guía, si somos agradecidos y estamos atentos, seremos capaces de beneficiarnos de ellas para seguir avanzando en nuestra evolución.