Ejercicio de Alineamiento

meditacion violetaEl gran problema de hoy en día es que vivimos desde la mente hasta el punto de ser dominados por ella. La mente-ego se ha adueñado de nuestras vidas.  Qué significa esto… que el enfoque de nuestra vida está regido por un ‘yo’ temeroso e inseguro, vulnerable,  debido a su desconexión con su otra parte -que lo haría completo- el alma, que a su vez es la que nos une a la Conciencia Superior o Verdad Suprema.

Estar atentos y descubrir que nada es casual nos ayudará a adentrarnos y centrarnos en nosotros mismos para  contactar con el alma y dejar de ir a la deriva.

Es desde nuestros sentimientos de insatisfacción, infelicidad y frustración con nosotros mismos cuando sentimos necesario enfrentarnos con nuestra realidad. Es cuando tocamos fondo y decimos ‘basta’ cuando  comenzamos a buscar y a hacernos preguntas trascendentales.

Quiero facilitarte un ejercicio que te puede ayudar …  Existen tres Centros que tenemos que conectar entre sí para el desarrollo y expansión de nuestra Conciencia:

Ejercicio: Sentarnos cómodamente con la columna vertebral recta. Ir hacia adentro con nuestros cinco sentidos y situarnos en la Mente, destensándola a través de la respiración consciente, llegamos al Centro del Silencio.

Mientras se aquieta la Mente de pensamientos, se crea un vacío que se va llenando de prana. Es Conciencia (Luz) que haremos bajar desde el Centro del Silencio al Centro energético del Corazón Espiritual para llevarle Luz y deshacer todos los miedos.

Escucha el sonido de tu respiración. Y cómo tu respiración te ayuda a ensanchar tu caja torácica… siente cómo va perdiendo rigidez el mismo corazón.

Ahora, una vez se ha llenado de Luz sanadora toda esta zona, mandarás un hilo de Luz que baje desde este Centro del Corazón hacia el Centro Ombligo, donde está el nacimiento y raíz de la Energía Vital.

Siente estos tres Centros unidos por un hilo de Luz. Respiras conscientemente, con tus cinco sentidos percibiendo esta conexión.

Sólo eso; SENTIR estás alineado, equilibrado y en armonía contigo mismo, con tu Ser esencial. A partir de ahí, fluye, confía, haz alguna práctica espiritual para mantener esa conexión viva.

 

Anuncios

Estamos hablando de AMOR

manos entrelazadasNos posicionamos detrás de  nuestros convencimientos y razones.  Desde ahí se hace difícil escuchar a los demás… No nos interesa demasiado entender a la otra persona. Inclusive si estamos discutiendo sobre la falta de amor y del sufrimiento que nos han ocasionado, el que está acorazado detrás de su amor propio, no tenderá la mano para acercarse -aunque sea solo un gesto- para entrelazar pareceres y sanar diferencias …

Antes de dar amor, hay una larga lista de demandas. Una lista de decepciones. Una lista de reclamaciones  … y estamos hablando de AMOR.  Por qué estamos perdiendo el tiempo en argumentaciones si de lo que estamos falta todos es de AMOR …

Resulta también que en el pasado cometimos errores,  nos equivocamos , actuamos inconscientemente, pero ¿damos un espacio para  que uno pueda rectificar?

A veces se hacen de forma forzada, pequeñas expresiones de amabilidad y demostraciones de afecto.  Cuesta,  cuando  los corazones se han ido endureciendo por el resentimiento. Sufriendo de desamor, los mendigos de cariño se inclinan ante la necesidad de un gesto bondadoso y tierno… pero eso sólo daña al alma.

Sólo desde la valentía de enfrentarse a sí mismo y renacer como ser completo,  es entonces  posible amarse a uno mismo y amar a los demás, sin dependencias.

Nos falta alcanzar un estado compasivo sincero y real. Ese estado natural del ser que no necesita explicaciones y que, con una sonrisa.  crea un puente donde  antes había un abismo. Y que con un abrazo espontaneo enciende todas las luces del Universo en el otro.

 

Pedir perdón y perdonarnos

mujer manos namasteAhora mismo tenemos la suerte de poder elegir entre muchas técnicas para nuestro crecimiento personal. Pero aplicar cualquiera de ellas manteniéndose uno en la mente, hace que el avance sea lento y engañoso.

El salto de nivel de conciencia sucede sin esfuerzo y sin intervención de la mente.

Primero tendremos que aprender a salir del espacio reducido del Ego.  Tendremos que desarrollar la mente hasta que ésta se dilate, perdiendo las formas del orgullo personal para poder unirse al corazón.

Pongamos un ejemplo; decido perdonar a alguien desde mi mente, razonando que es lo mejor; ‘ debo perdonar’ y así yo mismo sanaré mi corazón herido que está lleno de resentimiento y dolor.  Por mucho que me convenza de ello,  esto sólo será un acto mental y su efecto durará un tiempo -mientras lo mantenga alejado de la memoria-, pero seguirá ahí, en algún lugar del subconsciente, latiendo, filtrando veneno calladamente.

Este es el ‘yo’ que calcula y planea desde la mente, para su propio beneficio  (el ego). Cuando expandamos ese ‘yo’ hasta hacerle perder su forma e importancia será entonces como  una gota de agua diluyéndose en el océano. Será la Conciencia del Ego adentrándose y perdiéndose en la Conciencia Suprema.

Ese será el momento en que, instintiva e intuitivamente, nos dirigiremos al centro de  nuestro ser, en el corazón espiritual. Y desde ahí, entonces sí, pedir perdón y perdonarnos a nosotros mismos.

Y la liberación sucederá instantáneamente. Porque la fuente de Compasión y de Amor  está en nuestro interior y.no tiene espacio que la limite.

 

 

La espiritualidad mental

corazon verdeLas trampas que el Ego despliega cada vez de forma más sutil están también en el mundo espiritual. Y si uno no aprende a desarrollar la mente y conectarla al corazón espiritual  para que palpiten al unísono, lo único que conseguiremos es más de lo mismo: miedos, inseguridad, insatisfacción  y un largo etcétera que nos alejan de nuestra real naturaleza sin entender por qué .

No necesitamos conocimiento intelectual sino conocimiento intuitivo y este último se recibe directamente en el corazón espiritual desde Planos superiores. Para ello tenemos que desarrollar la mente disolviendo  primero los condicionamientos y patrones inútiles que nos envuelven.

Luchar contra la mente desde la mente no tiene sentido ni beneficio. Deshacernos de malos hábitos y patrones negativos, no lo conseguiremos desde el razonamiento -la mente engaña y te dice ‘eso ya lo sé, ‘eso ya lo tengo superado’ y lo único que ha hecho es disfrazarlo o guardarlo más hondo.

Cuando la mente domina doblegando el corazón se corre el peligro de caer en intransigencias y ser intolerantes con su lado afectivo.  Las personas muy mentales ignoran su lado emocional; son más calculadoras, priorizan sus intereses materiales y tener control sobre su vida tiene más valor que vivir espontáneamente lo que se presente en la vida.

Entrar en el mundo espiritual con expectativas de iluminarte, es estar en la mente. Recopilar información, convirtiéndote casi en un erudito en materia de la espiritualidad o seguir las directrices de un maestro, sin entregar el corazón, es seguir estando atrapado en la mente.  Sólo cambias el escenario, los hábitos y el lenguaje, pero el trasfondo sigue siendo el mismo.

Trascender la mente para zambullirnos en el corazón espiritual. Deshacernos del Ego que alimenta la identidad del personaje se hace necesario para aligerarnos en este viaje hacia el encuentro con nuestro ser esencial; quien somos realmente.

Mente-corazón deben estar equilibrados si queremos vivir una vida sana y feliz.

Vivir en el corazón espiritual no es algo que se piense o se programe; sucede y sabes que has llegado a ese estado porque ahora eres compasivo y estás lleno de amor; eres amor.

 

 

 

Desde mi sentir

yo meditacionfranSólo puedo hablar desde mi experiencia que hace crecer el entendimiento y la conciencia de ser.

Siento el impulso de compartir -que es como una onda expansiva-; se abre y sale a la luz de forma  natural e imparable, .

Es mi alma que ya conoce su camino y acepta sin alboroto ni resistencia al personaje que la habita.

Ya no más obstáculos ni impedimentos mentales. Sin esfuerzo, la corriente de pensamientos y emociones corre con deleite de forma ascendente.

Así es, a estas alturas de mi vida.

Este cuerpo, esta vida, este mundo terrenal y el mundo del Yo Soy. Todo,  en la Presencia de la inmortalidad del espíritu. Existencias fugaces, exactamente igual que la de una rosa o cualquier otra flor… ¿se puede pretender darle otro sentido al que tiene?… como si este fuese poco …

Yo soy quien soy …igual que tu …

Somos algo más que Mente

mujer iluminadaAdemás de la mente y más allá de ella, -en Planos superiores de nuestra existencia- está la “Presencia divina” en cada uno de nosotros. No tiene forma ni  nombre propio.  Ni siquiera es una creencia exclusiva de las religiones.

En esencia somos espíritu y al tomar conciencia de que somos sustancia inmortal y espiritual, como parte de un Todo indivisible, nuestra percepción de la vida y de nosotros mismos cambia irremediablemente.

Una vez uno siente en sí mismo la Presencia poderosa de esta energía,  es cuando por fin,  termina la búsqueda de ese ‘algo’ que anhelábamos instintiva e intuitivamente desde el fondo de nuestro corazón… y entonces desaparece el sentimiento profundo de abandono y soledad.

Vivir desde la Mente -sin desarrollar la capacidad de pensar- nos mantiene en el Plano lineal de lo concreto,  reduciendo el campo de percepción de nosotros mismos.   El sentimiento de vacío,  confusión y   frustración son los síntomas de una mente contaminada por los miedos y la inseguridad. El sentimiento de infelicidad profunda, aparentemente sin causa,  viene de ese alejamiento de la Realidad y la desconexión  de nuestro Ser esencial.

El Camino a andar para salir de la conciencia del ego y alcanzar la conexión con nuestro Yo Superior, pasa por varias etapas de transformación interior. La ‘Presencia‘ es Luz y es Conciencia; la mejor guía y la mejor conductora que nos llevará de vuelta a nuestros orígenes, donde se halla  la Dicha de Ser.

En este   proceso de evolución, nos  liberamos de todas las capas de energías densas contaminadas que nos condicionan y limitan. Soltar al personaje produce la transformación deseada. Desembarazarnos  de todos los velos que nos impiden ver la Realidad,  así es como iremos  descubriendo  nuestra real naturaleza. Tenemos que estar despiertos y centrados. Y desde esa unión integral es como recuperaremos el entusiasmo y el agradecimiento por la vida misma.

Dejar de quejarnos y apenarnos por nuestra suerte… dejar de justificarnos. Amarse a uno mismo es deshacerse  de la actitud de víctima.

Se trata de limpiar la mente de energías tóxicas que amordazan el cuerpo físico, mental, emocional y espiritual, para poder luego elevar nuestro Ser a las vibraciones de Planos superiores en nosotros mismos.

El Amor sanando la materia desde el reconocimiento, el perdón, la aceptación y el agradecimiento. Desarrollar la Conciencia del Alma es conseguir la paz interior que todos anhelamos.

¿Qué es la enfermedad?

chakras mujer1El cuerpo físico nos avisa cuando algo en nuestro interior no está bien.  La falta de salud es falta o exceso de energía vital en algún  centro energético o  energía vital bloqueada o energía vital desequilibrada entre los diferentes centros y/o sistemas que rigen nuestro cuerpo físico.

Si hay salud en el cuerpo físico, quiere decir que también existe una mente equilibrada, un cuerpo emocional fuerte y un cuerpo espiritual en armonía.

Un sistema inmunológico fuerte es primordialmente alegría por la vida y confianza en uno mismo. Tener ante la vida una actitud  de entusiasmo y una mente centrada y conectada al corazón, garantiza el vivir con buena salud física,  mental y emocional.

El estado natural de todo ser vivo es estar en armonía con todas las energías en sí mismo, con la Naturaleza y con el Universo. La enfermedad es la manifestación en el cuerpo físico de algún malestar, frustración, miedo o trauma largo tiempo reprimido y que ha terminado por bloquear el flujo normal de vida en nuestros diferentes cuerpos.

¿Cuáles son las energías tóxicas bloqueadoras? Los miedos. Los sentimientos de culpa. La rabia. La envidia. Los celos. El desamor. La baja autoestima y otras emociones negativas.

La Salud es el libre movimiento de la vida en resonancia y sincronización con el Todo.
La mejor medicina: el Amor