La energía vital y la energía espiritual

energía cuerpoCuando hablamos de energía superior estamos refiriéndonos a la energía espiritual o cósmica.

La energía vital es la  energía que mantiene con vida el cuerpo físico y la energía espiritual es la fuente que alimenta los niveles superiores de la mente: La Conciencia que nos conecta con nuestra alma.

Si mi energía vital es débil o está bloqueada, mi mente sufre alteraciones y también mi cuerpo emocional va a influir negativamente en mi salud física y mental. Sentir confusión, desgana, angustia y cansancio son algunos de los síntomas en esos casos.

El nivel de mi energía vital crea mi personalidad y carácter: optimismo, coraje, claridad mental, capacidad de percibir y manejarme en  el mundo… todo ello depende del nivel de energía vital.

El primer paso para cualquier trabajo espiritual o de conocimiento y desarrollo de uno mismo está en multiplicar la energía vital y aprender a almacenarla y dirigirla. En ese proceso está el refinar la propia energía vital a través de una alimentación adecuada y alguna práctica espiritual, como el yoga espiritual, para poder conectarse con el maestro interior que está en nosotros y que es el conocimiento intuitivo.
Una vez se despierta nuestra Concienca el paso siguiente es permanecer en contacto con la Fuente de la energía Superior. Cuanto más permitimos pasar la energía cósmica a través nuestro, desde la meditación, los ejercicios de alineamiento de los chakras y la oración, más crece la capacidad de expresión de dicha energía en nosotros, a nivel físico, a nivel emocional y a nivel espiritual. Es entonces, cuando comenzamos verdaderamente a sentirnos somos seres de luz y parte del Todo y le estamos dando calidad y sentido a nuestra vida.

Anuncios

2 comentarios en “La energía vital y la energía espiritual

    1. Es sencillo: comer alimentos frescos que mantienen aún su energía. Poca cocción. Germinados (soja, lentejas, garbanzos, trigo). Nada de productos refinados, congelados, envasados en lata. Poco a poco ir desechando la carne; el paladar se vuelve más selectivo y el sistema digestivo lo agradece. No hay que hacer sacrificios; el mismo cuerpo a medida que se va deistoxicando, te irá indicando qué es lo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s