Libertad

camino dorado  en bicicletaDijo Albert Einstein “No tenemos que comprender el mundo, sólo encontrar nuestro camino en él”

El comportamiento adecuado, el buen ánimo, la actitud correcta, la responsabilidad, todo ello me proporciona la  LIBERTAD de ser quien soy.
La libertad que uno puede disfrutar no tiene nada que ver con  transgredir los límites que pudiesen dañar a otros y también a mi mismo.  La creencia de que libertad es “yo hago lo que me da la gana” es una postura infantil y egoísta.

Mi libertad es la de ELEGIR lo mejor para mi sin que perjudique a nadie.

Entendiendo y focalizando como prioridad que debo preferir y optar por todo aquello que beneficia a mi integridad y dignidad como ser humano.

Debo elegir la mejor alimentación para mi cuerpo y  prestarle atención para tener además de una buena salud física, también tenga salud mental y emocional.

Debo elegir los mejores amigos y todo aquello que me proporcione paz interior y enriquecimiento a mi Alma.

Esta es la libertad, cada vez más consciente, intuitiva y selectiva, que nos lleva a sentirnos en paz y evolucionar.
Anuncios

Inteligencia emocional

arbolDejemos de pedir a los demás que nos hagan felices, que nos atiendan, dejemos de manipular para que nos hagan caso. Tomemos la iniciativa de dar lo mejor de nosotros. Sembremos Amor.

La mente creativa y el corazón agradecido. Demos una sonrisa y un abrazo.

La escucha atenta y el habla bondadosa. Seamos amables.

La confianza ligada a la acción correcta nos traerá  la madurez.

Emplear la vida en sentirla y no en soñarla, nos hará responsables.

Invertir en sentido del humor en vez de en   sentido moral, aligerará el Camino.

Recuperar el equilibrio entre Mente – Corazón. Y nos centraremos en el Presente con Alegría.

 

 

 

 

La práctica espiritual

hombre joven meditando¿Qué interés nos lleva a seguir a un maestro espiritual?
El conocimiento que imparte un maestro queda en la superficie -como información- a menos que se practique, se experimente, se asimile y se integre lo que él nos enseña. Al tener unas dimensiones mucho más profundas de lo que en principio podemos llegar a pensar, debemos dejar a un lado la mente que siempre se resistirá al cambio.
Se actúa  solo a nivel mental mientras se cuestiona y se juzga al maestro…

Encontrar el equilibrio entre la entrega  al maestro y el desapego, requiere del ejercicio de estar centrado en el corazón. Mientras desarrollamos nuestra Conciencia fortalecemos la seguridad en nosotros mismos, ganamos en intuición y desde nuestro corazón comienza a vislumbrarse la Verdad y la certeza de ser.

¿Desde qué parte de nuestro Ser buscamos el conocimiento?

La Mente calcula los beneficios que puede obtener. Inclusive se llena de ansiedad y se puede obsesionar o impacientarse  por no progresar en la meditación…  la Mente puede jugarnos malas pasadas y obstaculizar el proceso de transformación y auto-realización si estamos llenos de expectativas.

¿Es sólo interés superficial o real anhelo el que nos lleva a seguir unas prácticas espirituales?

El maestro nos enseñará a conectar Mente-Corazón. A través de la Respiración consciente aquietaremos los pensamientos y aprenderemos a controlar los sentidos. Se irán deshaciendo las resistencias. Despertará nuestro anhelo por el Saber que comienza a fluir en nosotros.

El SABER desarrolla el conocimiento interior de forma directa -la inteligencia intuitiva-. Nace ahora el Amor Puro; la Compasión. La inclinación espiritual y el recogimiento se convierten en actitudes  naturales.

La Conciencia posee muchos niveles hasta la infinitud: es Luz. Mientras avanzamos en el Saber -descubriendo todo nuestro potencial-, la Conciencia se hace más luminosa, más sutil y es ella la que nos impulsa y la que eleva nuestra condición de seres humanos y divinos.

Los 5 sentidos y el sexto.

ser y auraLas situaciones y las circunstancias afectan a nuestros sentidos… ¡cuántas veces no queremos ver u oír! ¡cuántas veces cerramos nuestra garganta y no dejamos paso a la voz para expresarnos!
Poseemos cinco sentidos  que precisamos para  relacionarnos con  el exterior. Según la claridad de los mismos nuestra captación a través de ellos estará o no distorsionada.  Estos sentidos nos llevan a conectar con  nuestra facultad interior de amplificar de manera ilimitada todo nuestro potencial humano.
:La vista –visión interior. Visualizar otros planos de nuestro ser.
El oído – audición interior. Escuchar la voz interior de nuestro Yo Superior.
El olfato – percibir  el aroma y fragancia de algo que está en otra dimensión.
El tacto – sentir  la energía, percibir el mundo invisible.
El gusto – paladear el sabor de algo que nos transporta en el tiempo…
Los sentidos INTERNOS nos ayudan a trascender el plano lineal de nuestra vida exterior y física. Cuando desplegamos y comenzamos a usar estos sentidos, nos dan el Poder de desarrollar todas nuestras capacidades; la intuición, la percepción extrasensorial, la clarividencia, la telepatía, la comprensión multidimensional, viajar desde el cuerpo astral…
Existe un SEXTO SENTIDO del que no hacemos uso y es la Intuición.
El sexto sentido es el desarrollo máximo de los otros cinco. Se trata de ESCUCHAR la voz interior de la Conciencia. VER desde una visión profunda e ilimitada. PALPAR con una percepción muy amplificada energías sutiles. GUSTAR hasta la embriaguez del eter que existe en la Naturaleza. OLER desde los aromas más exquisitos hasta “el miedo” que nos previene de los peligros.

Crear y liberar energías

seres de luzTenemos que saber y experimentar que los pensamientos y las emociones son energías. Somos energía. Y lo mejor para entender cómo funcionan las energías en nuestros diferentes cuerpos es trabajar con ellas a través del Yoga,   Reiki y otros sistemas que también contemplan la importancia de saber crearlas correctamente, conducirlas, almacenarlas y refinarlas.

Podemos aprender a generar energía y transferirla al lugar correcto. Es posible. Por ejemplo, cuando el flujo de energía es débil en el chakra del plexo solar, el sistema digestivo no tiene fuerza para el proceso de digestión y puede que no tengamos apetito o que nuestra digestión sea lenta y pesada. ¿Qué entorpece o dificulta el hacer una buena digestión?

Cuando alguno de nuestros chakras -centros energéticos- están bloqueados nos sentimos emocionalmente alterados, cansados o irritables. Se hace preciso entonces   desbloquear y remover todas esas energías densas y tóxicas que están impidiendo el libre flujo. Estas energías provienen de situaciones emocionales no resueltas  y que están ligadas a procesos mentales, creando rabia, enfado, miedo, frustración, inseguridad …

La energía se mueve en nosotros por canales energéticos como si se tratase de las aguas de un río. Cuando  el río no puede contener el  exceso de agua que ha estado bloqueada en algún punto,  de pronto se desborda y altera su curso. De igual manera,  la energía bloqueada  en uno  o varios puntos en nuestro cuerpo energético  daña nuestra salud  creando  enfermedades.

Podemos incrementar el nivel de energía y también refinar su calidad convirtiéndola en Prana. Y ello lo hacemos desde la respiración: inhalar, retener, expandir, exhalar. 

También una alimentación sana  nos ayuda a restaurar la energía vital.. Una cosa es nutrirse correctamente y otra muy distinta saciar el hambre. Somos lo que comemos. Seamos pues responsables de nuestra salud.

El Prana nos ayuda a elevar la Conciencia. Brinda energía a los chakras superiores y nos proporciona paz mental y plenitud en todos los niveles de nuestro ser.

Queramos o no queramos, seamos conscientes de ello o no, estamos dentro de un proceso de cambio continuo,  de evolución.

 

¿Tenemos capacidad de elección?

pajaro volando¿Sabían ustedes que llaman gorrionera  al lugar ‘donde se esconde la gente viciosa’?  Los gorriones sencillamente no son valorados; además de porque no tienen un plumaje vistoso ni cantan, también por conformarse y adaptarse inclusive a estar fuera de su habitad .  No puedo evitar sentir curiosidad y preguntarme el por qué muchos de ellos malviven con esfuerzo entre el ruido y los malos olores de las ciudades  y siendo libres para volar no hacen uso de sus capacidades… nada les frena o … ¿qué les frena a ello?

Cuando los veo en esa continua búsqueda de algo para comer en lugares tan impropios para los pájaros como es el asfalto  de una gran ciudad, me digo que si yo fuese pájaro elegiría para vivir un paisaje frondoso en la Naturaleza. Y me pregunto si existe también el asunto ‘karma’ entre los animales o es simple cuestión de suerte el nacer y morir en un escenario u otro. O, como muchos humanos, también los pájaros se auto-limitan a lo conocido, sin ver la capacidad de elección que tienen pero optan por no arriesgarse a conocer algo mejor.

¿Tenemos posibilidad de elegir? ¡Sí!  Pero no estamos convencidos de ello, tenemos miedos.  La inseguridad nos limita y nos frena.

Podemos tomar decisiones, pero a partir de que seamos dueños de nuestra Mente. Desde el momento en que estemos centrados, dominemos la Mente y hayamos vencido los Miedos, entonces seremos dueños de nuestro Destino  y de nuestra Felicidad. Entonces, nuestra Mente será tan clara y fuerte que atraeremos según nuestros pensamientos y deseos, lo mejor para nosotros.

 

 

 

 

Colectivo Unificado

hombres juntosYa que nos cuesta cubrir los requisitos como ‘humanidad‘, vamos a ponernos un nuevo objetivo… quizás como ‘colectivo unificado‘ nos resulte más fácil entender hacia dónde debemos dirigir nuestras más altas miras como seres humanos.

Para hacer efectiva esta transformación tenemos que salir del flaco individualismo reforzando nuestra identidad, desde la generosidad y en el respeto por el colectivo de seres vivos que incluye a la Madre Tierra.

Con esta nueva intención podemos impulsarnos hacia una renovación en nosotros mismos para comenzar a crear nuevos sistemas de educación, bienestar social y cooperación real y honesta.

Todas las enfermedades mentales de hoy provienen del mundo caótico y cruel que hemos construido.  Podemos disminuir la confusión y el ritmo exterior frenético, deshaciéndonos de todos los patrones incoherentes heredados y  centrándonos en nosotros mismos como seres espirituales compasivos.