Mi gran maestra

Imagen 035Mi madre, con casi 90 años de edad y afectada por un Alzheimer avanzado que cada vez le dificulta más  expresarse, logró decirme algo ayer cuando le pregunté si estaba contenta de ir de paseo. Me miró largamente y haciendo un gran esfuerzo, acercó su cara para confesarme muy solemne “me importa todo un pito”. Y volvió a su mirada “ausente” …

Creo entender el mensaje que me lanzó. Y debo explicarme más y mejor con respecto a mi madre. Es una mujer feliz porque está en paz consigo misma. Siente desde hace  mucho tiempo que ya ha cumplido en la vida, habiendo hecho lo que entendió que tenía que hacer. 

Sin complicarse la existencia, ha dado siempre lo mejor de sí misma, desde su sencillez y su amor por todos. Ahora, resplandece. No importa se haya olvidado de nombres y parentescos. A estas alturas, ya nada es más importante que cualquier otra cosa; nada afecta y ni por nada ni nadie se siente predilección o necesidad. 

Esa des.identificación que algunos confunden con la “pérdida de memoria”, es saludable a estas alturas porque lo que sí tiene presente es que es un espíritu eterno que está de tránsito. Lo que sí  la alegra es sentir la Presencia divina en ella. Y digo ‘saludable’ en el sentido que al dejar atrás el ‘yo’ ha florecido el Ser.

Le recito sus oraciones y sus ojos se iluminan y suspira dichosa. No importa que ahora ya no pueda ella también decirlas; su aceptación a todas las pruebas que la vida le ha puesto delante es lo que la ha hecho sabia y lo que le ha dado alas para volar alto cuando ella quiera.

 

 

¿Cuál es mi nivel de Conciencia?

UNOEl Universo es un infinito cúmulo de campos de energía. Los seres humanos estamos compuestos de esos mismos campos de energía. Yo Soy un espíritu inmortal. Yo Soy un ser de  Luz, creada de la misma luz que la Luz Primordial que rige el Universo.
Mi cuerpo físico es mi vehículo en el plano terrenal y consta de 7 Centros Energéticos principales que llenan de energía vital mis órganos y cumplen la función de armonizar mi Ser con la Energía del Universo y mi estado de salud depende del equilibrio y armonía entre todos ellos.
Mi mente guarda la memoria de mi Ser. Si está en conexión con el corazón espiritual, toma las decisiones justas y actúa estando atenta según la guía del Alma. 
Mi corazón tiene la capacidad de percibir más allá del campo sensorial. Cuando le quito las capas inmovilizantes de las emociones negativas y egocéntricas, entonces fluye en creatividad, consiguiendo experimentar el estado de felicidad, sosiego y agradecimiento.
 
Entender ésto es comenzar a vivir de forma consciente; para tener claro quién soy, quién actúa en mí. Para no dejarme engañar por falsas expectativas de mi mente, justificaciones de mi ego, sufrimientos innecesarios del corazón emocional… Vivir consciente de ser.
Tomar Conciencia de quién soy significa llegar a mi esencia y alcanzar la comprensión de los misterios de la vida, para desaparecer como individuo y como identidad.
Y si el nivel de Conciencia indica el grado de comprensión de la existencia ¿cuál es mi nivel de Conciencia? ¿En qué medida vivo conscientemente mi vida y estoy conectado a la divinidad de mi ser interior?