No te sientas culpable

cruz y columpioA mucha gente le molesta ver la alegría y felicidad en otros. Esa energía  es como un revulsivo que les trastorna hasta el punto de ponerse muy tensos y no poder disimular su desagrado. Todo por una resistencia enorme a participar de ese contento.

Hay quien se columpia en las desgracias de los demás. Parece como que les refuerza en su idea de que la vida es sufrimiento y amargura. Hay una oposición a la felicidad y al pensamiento de fe y esperanza. Hay un forcejeo sutil contra el amor.

Parece difícil de creer pero yo lo puedo testificar. Como terapeuta y también a través de la imposición de manos durante el tratamiento de REIKI, se puede  percibir cómo un determinado tipo de personas se quejan de sus enfermedades y molestias, dicen sinceramente que quieren curarse pero una parte de sí pone tremendas resistencias al cambio para sanarse o para cambiar situaciones de conflicto emocional.

No quieren inconscientemente salir de su papel de víctima. Desde su débil mente y autoestima eso les proporciona un protagonismo que temen perder. Les gusta cocinarse en el sufrimiento.

Para los que se empecinan en mantenerse en una postura de víctima y se amurallan contra las palabras de esperanza, amor, perdón… No te sientas mal . No permitas que te contagien. No te sientas culpable. Son así y ya está, que cada uno viva como haya elegido vivir.

Los sentimientos de culpa son la carga más dolorosa de llevar. Pueden ocupar tanto espacio en el corazón que asfixia cualquier vislumbre de esperanza y libertad. Porque la sombra del manipulador y del inquisidor siempre está encima alimentando la culpa. Recordándote cuánto le debes o cuánto le hicistes sufrir, cuánto dedicó en tí de su tiempo, cuánto te equivocaste, cuánto daño le hiciste… siempre calculando el amor, como una mercancia. Siempre en el pasado sin capacidad para perdonar o dejarte espacio y el derecho  a reconstruirte o diseñar una nueva vida…

Cuidado con los que no permiten que te salgas del sentimiento de culpa. Son carceleros por vocación. Si te das cuenta de ello es cuando podrás, finalmente, vaciarte del sentimiento de culpa y que no te afecte -nunca más- sus manipulaciones y formas de ser. Allá cada cual con lo que ha elegido ser.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s