La trastienda del corazón

arbolSe nos hace necesario conectar con nuestro ser esencial para hacernos conscientes de lo que sucede dentro y fuera de nosotros. El proceso de conexión mente-corazón nos ayuda a soltar las tensiones acumuladas y a centrarnos en nosotros mismos. Este sencillo ejercicio debiéramos hacerlo todos los días de igual forma que uno pone un mínimo de orden y limpieza en su casa.
Con mayor razón todavía debemos ocuparnos  de este orden y limpieza  en el templo de nuestro corazón. Se trata de crear  un espacio de receptividad para que nuestro ser se acomode y crezca con libertad en el Dar y Recibir que compone la vida. Parece como si estuviéramos ocupando el corazón como TRASTIENDA  donde guardar las cosas inservibles y viejas, donde dejar arrinconado todo aquello inconcluso y que no sabemos qué hacer con ello.
Si en la trastienda del corazón están almacenados los reproches, miedos, decepciones,  fracasos… y a saber cuántas cosas más que ni recordamos pero que están ocupando un espacio inutilmente… ¿no es momento de hacer limpieza y poner orden? Nuestro corazón espiritual sólo se iluminará cuando nos decidamos a dar este paso.
Anuncios