El bajo astral y el doble astral superior

Ya en las antiguas civilizaciones egipcia y griega los sabios mencionaron el “Doble astral” y del “cuerpo invisible o doble”. Hoy en día son muchos los entendidos que nombran el CUERPO ASTRAL como el asiento de los instintos, las emociones y las pasiones. Especificando además que se trata de una dimensión más del Ser, con diferentes frecuencias vibratorias que pueden dividirse en 7 subplanos dimensionales, que van desde la negatividad, egoísmo y crueldad hasta los sentimientos de amor más elevados.

Las emociones de baja densidad crean dramas, conflictos, odio … Por el contrario, los sentimientos pueden ser refinados desde el contacto con la Naturaleza, la poesía, la música y demás artes.

Moverse en el mundo del Bajo Astral es quedarse atascado en las pasiones de escasa vibración que crean sufrimiento y dolor, como la ira, miedos, venganza, codicia, etc.

Trascender ese mundo pasional es desapegarse totalmente de los tormentos que crean las emociones de baja vibración debido a una mente débil y sin voluntad.

Los sentimientos son creados por los pensamientos. Tener pensamientos delicados y sensibles a la belleza y al amor, crearán un efecto de plenitud y altas miras. Educar los pensamientos para crear hermosos sentimientos de amor y compasión es lo más inteligente.

Desarrollar la inteligencia emocional nos ayuda a elevarnos al Plano del astral superior donde podemos conectar con nuestro Yo Superior y demás seres de Luz. Esta experiencia fortalecerá la certeza de que somos mucho más que un cuerpo físico y nos alentará a salir definitivamente de la negatividad.

Maestría del Amor

Lamentablemente el Amor se vive desde la Mente, cuando en realidad deberíamos sentir que SOMOS AMOR.

Hablar de maestría del amor puede sonar pedante pero quien se adentra en el REIKI sabe que la única manera de ser totalmente íntegro y honesto consigo mismo es a través de conseguir la maestría del Amor. Esto quiere decir que si REIKI es la energía sanadora del AMOR INCONDICIONAL, todos los que estamos en el Camino de la sanación a través del REIKI, debemos hacer uso de esta energía.

Y no es fácil llegar a ella. Porque el Ego siempre se mete por medio a obstaculizar el proceso en el que nos aventuramos todos los que anhelamos el conocimiento de nosotros mismos y de lo que significa el AMOR INCONDICIONAL; amor fuera de todo juicio, cálculo y miedo.

¿Qué sucede en la iniciación al REIKI? Lo primero es darnos cuenta de que no sabemos nada sobre el Amor verdadero y su incondicionalidad. Queremos ayudar a los demás, sentimos que tenemos vocación para sanar a los demás… pero ni se nos ha pasado por la mente que primero tenemos que hacer este trabajo con nosotros mismos.

¿Estamos preparados para recibir y dar Amor? Desde la iniciación tomamos conciencia de que en nosotros existen varios cuerpos: físico, mental, emocional, etéreo y espiritual. También diferentes Planos y dimensiones y REIKI nos enseña de forma gradual, primero a alinear y purificar nuestros centros energéticos. Segundo a generar energía y almacenarla. Tercero a transformarnos en Canal transmisor y receptor de la Energía del Amor Incondicional.

REIKI nos ayuda a experimentar que somos seres de Luz. Permanecer en el Presente en contacto con nuestro Yo Superior nos brinda un estado de Paz interior permanente.

“Yo Soy una expresión de la Inteligencia del Universo. No pongo resistencia a la transformación en mí para actualizar mi Ser”.

REIKI, energía del universo

Dicen que sentir el dolor de una persona que está sufriendo solo es posible para las grandes almas. Yo puedo asegurar que, siendo Canal de la energía universal REIKI, uno entra en el estado puro de Compasión y siente en sí mismo el dolor del otro. Entonces se pone al servicio por el Bien común, sin más. Todos podemos conseguir ese nivel superior de Conciencia.

El dolor, sea físico o del alma, es entregado al sanador en el mismo momento en que él se entrega como Canal de sanación, y pasa a través de él, la energía sanadora del universo.

Aquí no tiene cabida la lógica, es cuestión de Fe. Sólo a través de la vivencia propia es que se acepta aunque no se comprenda desde la mente, el Poder de las Energías Superiores, que son reales cuando se las invoca desde la pureza de la intención.

El REIKI, cumple la función de sanar el Alma para que se sane el cuerpo físico y la mente. Dentro de un proceso de inspiración, el sanador se conecta con el alma del enfermo, abriendo así – a través de la INVOCACIÓN- el Canal que lo conecta con la energía del AMOR INCONDICIONAL UNIVERSAL.

Todo es vibración. Todos somos ENERGÍA. Y ella, la del Amor Incondicional, es la que sana. Es la que purifica nuestros pensamientos, nuestro sentir, nuestro corazón, de todos los condicionantes y heridas del pasado. Nos devuelve nuestra condición de seres de Luz.

Se hace preciso sanar en profundidad pero no sólo el cuerpo físico sino nuestra Alma y corazón. Desde el Amor. Y REIKI es una Vía clara, sencilla y eficaz para lograrlo.

Hablemos de Reiki

Leí la publicidad de un Centro de Reiki diciendo que es una técnica de meditación. La ignorancia es muy atrevida y presume de conocimiento. Vayamos siempre a las raíces de las cosas si queremos saber de verdad.

Iniciarse en Reiki es abrirse al conocimiento de las Energías, en nosotros y en todo ser vivo, incluida la Madre Tierra.

Comenzamos por experimentar el poder de la Invocación y la Intención. Son energías, lo mismo que nuestros pensamientos y emociones.

Iniciarse en Reiki es aprender a generar energía superior, almacenarla, controlarla y dirigirla, siempre con la finalidad del mayor bien para nuestro Ser y los demás.

Los tres primeros meses, durante el primer nivel, los dedicaremos a nosotros mismos para purificar nuestro Ego y deshacernos de toda energía tóxica y densa. Hacemos cada día el ejercicio de auto-sanación que trata de la alineación y purificación de los centros energéticos principales (chakras).

Es necesario experimentar por uno mismo que somos energía; percibirla, sentirla, dirigirla. Para luego, a partir del segundo nivel, ser capaces de enviar Luz -no propia- sino la energía del Universo, habiendo aprendido a ser CANAL de la Energía Universal Sanadora.

Hay muchísimo más por compartir sobre el tema. Pero para hablar y manejar la energía Reiki, sin que desvariemos, debemos hacerlo desde la prudencia y humildad que conlleva el conocimiento de algo tan sutil e ilógico para la mente, a la vez que inmensurable, como es el manejo de las Energías, comprendiendo finalmente que somos SERES DE LUZ.

Un mundo paralelo

ser de luz 5Existe un mundo paralelo -un Plano invisible a nuestros sentidos- pero real para nuestra alma y espíritu. En él se mueven los seres de Luz. También nuestro Yo Superior   … En ese Plano Astral habitan los grandes Maestros ascendidos que velan por la humanidad.  Que no lo veamos o no lo sintamos no quiere decir que no existe.

Desde él recibimos SEÑALES -cada día-. Señales que nos indican de alguna manera DETENTE, CUIDADO, POR AHÍ NO, HAZLO, … Señales que percibimos como una “corazonada”, que aparece como una “casualidad” o una “voz interior”pero a lo que no hacemos caso o nos pasa inadvertido. De ahí la importancia de conectar MENTE/CORAZÓN.

El mundo exterior nos distrae demasiado. ¡Pero los fenómenos extrasensoriales son tan maravillosos! …por supuesto que para que se dé esa apertura tenemos que estar en una actitud y predisposición adecuada. Cuando estás abierto a ese Plano divino  eres capaz de hacer funcionar la Ley de Atracción o simplemente subirte a esa Ola Magnética que te saca de la densidad de las energías  materiales para elevarte y hacerte sentir tu propia Luz.

Se trata de tener una actitud de CERTEZA. Llámale Fe o confianza absoluta. Se trata de ponerte en manos de ese Poder sobrenatural y divino. Dejarte llevar y fluir …

Se trata de ponerte al servicio de la LUZ ESPIRITUAL que hay en ti y acrecentarla desde el desarrollo de la Conciencia. Abrir el OJO que visiona; el chakra del Tercer Ojo.

Esta facultad está en todos, pero en la mayoría está dormida.  Comienza por ser Observador de ti mismo. Que tus cinco sentidos se desarrollen plenamente para que tu intuición comience a funcionar.

ESCUCHA tu voz interior. El corazón es el receptor. La Verdad se reconoce cuando no hay duda en el corazón.

Trabajar la pureza de corazón

mujer-y-solLínea de acción para que nuestro Ser recupere su Poder.-  En la medida en que establecemos una conexión sincera y firme con las energías cósmicas (que bien pueden manifestarse como ángeles, arcángeles, la Madre divina o Virgen María, Maestros ascendidos, etc) seremos escuchados según nuestra pureza de intención y podremos recuperar el Poder como seres de Luz que somos.

El mayor beneficio de ello es que,  lo que necesites o desees,  llegará a ti en su momento oportuno. Para ello debe haber una sinceridad y confianza total.

ETAPA DE PURIFICACIÓN: Para trabajar la PUREZA de tu corazón y mente, tienes que aspirar lograr:

  1. Vivir desde el corazón.
  2. Establecer equilibrio mental y emocional.
  3. Salir de la Mente inferior y no juzgar.
  4. Amar al ser divino que soy
  5. Sentir compasión por los demás.
  6. Crear hábitos espirituales como la oración, meditación, yoga,  …
  7. Desapego de lo que  no vibra.
  8. Ser auténtico.
  9. Compromiso.

Para deshacerte de los miedos y la inseguridad, saluda cada mañana al levantarte a tu Yo Superior, a tus ángeles … siente tu propia divinidad. Agradece todo lo bueno que tienes.

Para sentirte vivo, mantén una meditación activa continua. Sitúate en la franja de vibración donde suceden las maravillas.

Mantén viva tu Esencia Divina de manera íntegra para beneficio de tu Ser interior al servicio de los demás.

 

 

 

Tenemos un cuerpo energético

ser-lucesSi somos seres de luz, tenemos un cuerpo energético que nos abastece y nos sostiene. Y, en nuestro organismo,  son las células las encargadas de emitir esa luz.

Vibramos. Estamos suspendidos en una frecuencia de Conciencia, acorde cada uno  a su nivel vibracional y densidad.

Sin energía vital no habría vida. ¿Y cuál es la Fuente  de esta energía que nos nutre?

El Sol central es la fuente principal. Todo en el planeta está interconectado y es la Madre Tierra la que nos proporciona también energía a través de las plantas frescas que comemos y del aire que respiramos y transformamos en PRANA (energía refinada).

También aumentamos y reactivamos la energía en nosotros, a través de los ejercicios de la ciencia milenaria del YOGA, diseñados para generar energía, almacenarla y utilizarla para mantenernos sanos. Otras disciplinas como el REIKI también ayudan a conectar con los centros energéticos de nuestro cuerpo etérico para descubrir y conectar con nuestra materia luminosa y convertirnos en Canal.

Todos los seres vivos partimos de una misma energía original. Nos corresponde a nosotros hacernos conscientes de ello prestando atención a nuestro cuerpo físico, mental y espiritual. Para así poder mantener la llama de todo ese potencial que nos ha sido dado.