Ejercicios para salir de la mente

mujer respiracionCuando vives en la Mente, ella te domina y necesita que la alimentes, continuamente.

Así que, estando a su servicio, creas preocupaciones, creas problemas donde no los hay, te consumen los pensamientos sobre el que dirán los demás, haces tuyos los sufrimientos de otros simplemente para estar más ocupado mentalmente, te mueves en la polaridad mental del si/no …

Y, sobre todo,los miedos harán de las suyas, creando inseguridad permanente.

Existen formas eficaces y sencillas para salir de la mente, cuando se quiere descansar de ella y entrar en ella cuando haya necesidad de pensar.

Ejercicio de concentración. Desde la RESPIRACIÓN CONSCIENTE, vamos domando la mente para que se ponga a nuestro servicio. Sentado cómodamente, los ojos cerrados, atención en las fosas nasales observando cómo entra en aire lentamente,lo retenemos unos segundos, lo soltamos lentamente y quedamos en vacío otros segundos. Así varios minutos. Hacerlo varias veces al día. Sentiremos relajación mental.

Cuando el Prana fluye armoniosamente por nuestro cuerpo se purifican los sentidos y se clarifica la mente. Para ello es necesario que nuestros CHAKRAS (Centros Energéticos)estén alineados y activos. Os aconsejo hacer todos los días el ejercicio de AUTO-SANACIÓN que encontrareis en este Blog.

La esclavitud es mental. El sufrimiento es mental. Los sentidos si no están desarrollados crean deseos que se vuelven insaciables. Nunca será bastante.

Fortalezcamos nuestra mente y ella fortalecerá los sentidos, la voluntad,la autoestima… así es como nuestro horizonte se ampliará y nuestra Conciencia se expandirá, proporcionándonos mejor calidad de vida.

Anuncios

¿Cómo llenarnos de energía vital?

energíaSomos energía y nos podemos recargar de energía de siete diferentes maneras.

En primer lugar, sería beneficioso aprender cómo actúan los chakras (Centros energéticos) y la influencia que ejercen en el plano físico y también en nuestro cuerpo mental/emocional, etérico y astral. Todo ello para empezar a entender que los diferentes niveles de conciencia son, la fuerza de la vida vibrando en diferentes frecuencias… y darnos cuenta de que los desequilibrios emocionales pueden manifestarse en el cuerpo físico como una enfermedad o que, simplemente, la desarmonía ( exceso / déficit) de las diferentes energías nos llevan a un conflicto con nosotros mismos, a sentir ansiedad o desdicha sin causa aparente.
Entendamos pues un poquito más sobre nosotros:

La primera forma para recargarnos de energía es a través de la respiración. La inmensa mayoría de las personas respiran automáticamente, sin prestar atención. Pero ésta es la función más importante del ser humano ya que, además de oxígeno y otros componentes, absorbemos “prana” o energía vital refinada.

Vamos a re-educar nuestra forma de respirar; haciéndola consciente y rítmica. Respirando desde el abdomen. Concientemente absorber prana, sentir cómo se expande en nuestro interior y devolver al universo (en la exhalación) la que no necesitamos. Es como una meditación activa, en contacto con la energía universal.
Tres respiraciones conscientes al despertar y al ir a dormir van a empezar a armonizar nuestros chakras.

La segunda, es la energía que nos llega a través de la alimentación. “Somos lo que comemos” es un dicho conocido en todo el mundo. Cuidar nuestra alimentación es respetar y amar nuestro cuerpo físico de manera consciente.
Consumir alimentos frescos e integrales a ser posible, beber agua, tés o tisanas. Y si somos lo que comemos, nos cuidaremos de no ingerir alcohol, químicos ni drogas de ningún tipo. Bendecir la comida es también una costumbre recomendable pues energetiza el alimento antes de ingerirlo.

La tercera es la energía Telúrica-Cósmica. La tierra, como ser vivo, emite una energía proveniente de sus capas magnéticas subterráneas. De manera natural se absorbería por los pies, pero hoy en día esto se hace casi imposible debido al calzado.
Caminar descalzos por la hierba, la tierra y piedras o la arena de la playa nos permite descargar las energías negativas y absorber las positivas.

La cuarta es la energía Astral-Espiritual. Estas energías residen en la cuarta dimensión y depende de nuestra actividad astral y de nuestra conexión con el mundo imaginal a través de los sueños.
Crea el hábito de “desconectar” antes de dormir; haz respiraciones conscientes, relájate y programa los sueños. El subconsciente actúa recibiendo órdenes.

La quinta es la energía Mental-Psíquica. La mente o la diriges tú o ella te gobierna de manera dictatorial. Este tipo de energía es ilimitada y de un poder que la persona común ni siquiera puede imaginar su alcance. Depende de la calidad de pensamientos y del desarrollo de las capacidades innatas de la mente y la intuición.
La práctica de la meditación, concentración y otras disciplinas espirituales ayudan a elevar el nivel de esta energía.

La sexta es la energía Vital. La energía de la vida constituye la fuerza con la que actuamos en este mundo. El centro se encuentra en nuestro ombligo y dos dedos por debajo de él. A través del cordón umbilical es de donde recibimos nuestro primer alimento. Toma el hábito de respirar por el abdomen; te relajará, te centrará.
El agua revitaliza e intensifica la energía vital. El agua purifica y fortalece.

La séptima es la energía sexual. Es una de las energías más potentes del ser humano. Reside en la base de la columna vertebral, en el chakra raíz (Muladhara). Se la identifica con una serpiente: la línea de fuerza kundalini. La energía de la creatividad.
El despertar de esta energía hace que se activen poderosamente todos los demás chakras.

¿Qué es el PRANA?

mujer dorada preciosaSi tenemos poca energía vital (PRANA) nuestra Voluntad es débil, no tenemos fuerza para llevar a cabo lo que mentalmente nos hemos propuesto. Nos domina el cansancio mental y físico y nuestra vida nos supone un sobre-esfuerzo. Estando con ese nivel bajo de energía sólo atraemos más de lo mismo, no siendo capaces de salir de ese círculo vicioso de estancamiento, insatisfacción y frustración.

¿Qué es el PRANA? El PRANA está en el aire y en la luz del sol. Es una energía sutil, radiante y ascendente y alimenta nuestra energía vital. El PRANA se capta a través de la respiración. Se encuentra también en los alimentos frescos. Podemos obtener PRANA durante el descanso pleno y por supuesto también haciendo ciertos ejercicios físicos y psíquicos todos los días.

¿Cómo se manifiesta el PRANA?

Podemos sentir el calor que produce. Su frescor que penetra por las fosas nasales. La luz que podemos ver a través del Tercer Ojo. Nos proporciona vigor y vitalidad. Enaltece el Alma y el Espíritu. Nos lleva a un estado de Alegría y Dicha más allá de las que pueden producir las emociones externas.

El PRANA aviva nuestra Conciencia. El PRANA es la Fuerza energizante que mueve el Universo.

¿Cómo obtener PRANA?

Los ejercicios psíquicos del Yoga te ayudan a absorber PRANA. El KRIYA YOGA, por ejemplo, es la Ciencia de la Luz Divina porque te hace mover el PRANA por la médula espinal y así la magnetiza, para sincronizarte con las energías superiores del Universo. Se trata de refinar el PRANA hasta poderlo conectar con la Inteligencia cósmica y salir del estancamiento del Plano material.

El PRANAYAMA es la rama del Yoga que te ayuda a purificarte a través de la respiración.

Trabajar con la RESPIRACIÓN refinándola y haciéndola profunda nos ayudará a fortalecer y conectar la Mente con el chakra del corazón espiritual. Este logro deshará los miedos y la inseguridad.

¿Cómo nutrirnos con el PRANA?

1) Cuidar nuestra alimentación con responsabilidad y conciencia.
2) Elevar nuestras intenciones y deseos.
3) Desarrollar nuestra Conciencia individual y colectiva.
4) Aislarnos del mundo exterior unos minutos al día para estar con nosotros mismos.
5) Ser agradecidos y dar lo mejor de nosotros mismos.

Ejercicio contra el estrés

mujer tercer ojo 3Acostarte en el sofá para ver la tele no es descansar. Los beneficios de un buen descanso está cuando le dedicas tiempo conscientemente a tu cuerpo para salir de las tensiones y el estrés.

Para ello túmbate en el suelo con las rodillas flexionadas, la planta de los pies tocando el suelo. Los brazos a lo largo del cuerpo con las palmas hacia arriba.
Cierra los ojos, Destensa los músculos de la mandíbula y de los hombros.

Ahora, permítete descansar en profundidad. Sé observador/a de tu cuerpo físico. Respira poniendo la atención en las fosas nasales.

Lleva tu atención a la columna vertebral y permite que se des-comprima .

Lleva tu atención a tu cerebro y permite liberarte de la constante charla mental. Presta atención plena a la respiración durante varios minutos para que la mente se aquiete.

Estira las piernas y permite devolver sus músculos a su longitud de descanso.

Lleva la atención al cuello y a la nuca y permite que se liberen de tensiones.

Permite que tu espalda descanse en el piso y deshazte de la carga acumulada.

Permite que tus brazos descansen.

Observa tu respiración, suave, profunda y lenta al exhalar.

Tómate de diez a quince minutos en relajar todo tu cuerpo físico y mental.

Lleva tus cinco sentidos a tu interior. Ve al centro de tu corazón. Siente paz.

Sonríe.

SOMOS ENERGÍA

chakras, sushumna¿Con cuánta energía cuentas en tu día a día? Porque somos y actuamos según la energía vital que tengamos… estar cansados nos hace sentirnos mal con nosotros mismos; porque el cansancio produce mal humor, nos vuelve irritables, inestables emocionalmente, impacientes, intolerantes, y muchas molestias más, simplemente porque estamos débiles,sin fuerzas para soportarnos a nosotros mismos.

Lamentablemente no nos han enseñado que podemos acrecentar nuestra calidad de vida aprendiendo a utilizar mejor nuestra energía vital, a almacenarla, a generarla, dirigirla y reactivarla …

Además de la energía vital que tenemos al nacer, podemos generar más a través de una respiración correcta, ejercicio físico y teniendo una alimentación sana.

Muchos sacrifican su salud y propia energía dándosela a los demás; personas muy bondadosas y caritativas pero que no saben canalizar la ENERGÍA CÓSMICA SANADORA a través de ellos sin tener que sacrificar su propia energía.

CONEXIÓN MENTE / CORAZÓN.- Los pensamientos son energías. Los pensamientos de rabia, revancha, envidia, miedos son energías impuras. Si nuestra mente y corazón está llenas de impurezas resultará muy baja la conexión entre ellos. La persona se sentirá desconectada, dispersa, embotada …

Si anhelamos tener una vida saludable física y mentalmente, debemos deshacernos de las impurezas, aumentar la calidad de nuestra energía vital y equilibrarla a través de la alineación de los chakras, (en este Blog enseño ejercicios para ello)

El nivel de nuestra salud física, mental y espiritual tiene mucho que ver con el estado de nuestros centros energéticos; es cuando la energía fluye correctamente por todos ellos, que nos sentimos saludables, felices y con una mente libre.

Crear y liberar energías

seres de luzTenemos que saber y experimentar que los pensamientos y las emociones son energías. Somos energía. Y lo mejor para entender cómo funcionan las energías en nuestros diferentes cuerpos es trabajar con ellas a través del Yoga,   Reiki y otros sistemas que también contemplan la importancia de saber crearlas correctamente, conducirlas, almacenarlas y refinarlas.

Podemos aprender a generar energía y transferirla al lugar correcto. Es posible. Por ejemplo, cuando el flujo de energía es débil en el chakra del plexo solar, el sistema digestivo no tiene fuerza para el proceso de digestión y puede que no tengamos apetito o que nuestra digestión sea lenta y pesada. ¿Qué entorpece o dificulta el hacer una buena digestión?

Cuando alguno de nuestros chakras -centros energéticos- están bloqueados nos sentimos emocionalmente alterados, cansados o irritables. Se hace preciso entonces   desbloquear y remover todas esas energías densas y tóxicas que están impidiendo el libre flujo. Estas energías provienen de situaciones emocionales no resueltas  y que están ligadas a procesos mentales, creando rabia, enfado, miedo, frustración, inseguridad …

La energía se mueve en nosotros por canales energéticos como si se tratase de las aguas de un río. Cuando  el río no puede contener el  exceso de agua que ha estado bloqueada en algún punto,  de pronto se desborda y altera su curso. De igual manera,  la energía bloqueada  en uno  o varios puntos en nuestro cuerpo energético  daña nuestra salud  creando  enfermedades.

Podemos incrementar el nivel de energía y también refinar su calidad convirtiéndola en Prana. Y ello lo hacemos desde la respiración: inhalar, retener, expandir, exhalar. 

También una alimentación sana  nos ayuda a restaurar la energía vital.. Una cosa es nutrirse correctamente y otra muy distinta saciar el hambre. Somos lo que comemos. Seamos pues responsables de nuestra salud.

El Prana nos ayuda a elevar la Conciencia. Brinda energía a los chakras superiores y nos proporciona paz mental y plenitud en todos los niveles de nuestro ser.

Queramos o no queramos, seamos conscientes de ello o no, estamos dentro de un proceso de cambio continuo,  de evolución.

 

Somos energía

chakras esferaEntrando en contacto con nuestros centros energéticos -chakras- entendemos  la influencia que ejercen las diferentes energías en el cuerpo físico y también en nuestros cuerpos etérico y astral.

Somos energía así como lo son también nuestros pensamientos y emociones. Los desequilibrios emocionales pueden manifestarse en el cuerpo físico como una enfermedad. El exceso o  déficit de las diferentes energías nos llevan a un conflicto con nosotros mismos, al sentir ansiedad o intranquilidad sin causa aparente.

Sepamos un poquito más sobre nosotros y los diferentes tipos de energía que nos benefician, influyen y  afectan:

La energía Vital. La energía vital es la que nos sostiene vivos. El motor de esta energía se encuentra dos dedos por debajo del ombligo a la derecha. A través del cordón umbilical es de donde recibimos nuestro primer alimento. Toma el hábito de respirar desde este centro energético; te relajará, te centrará.
La energía que nos llega a través de la respiración. Esta es  la función más importante del ser humano -aunque el respirar lo hagamos automáticamente.
Vamos a re-educar nuestra forma de respirar; haciéndola consciente y rítmica. Conscientemente absorber prana, sentir cómo se expande en nuestro interior y devolver al universo (en la exhalación) la que no necesitamos. Es como una meditación activa, en contacto con la energía universal.
Tres respiraciones conscientes al despertar y al ir a dormir van a empezar a armonizar nuestros chakras.

La  energía que nos llega a través de la alimentación. “Somos lo que comemos” es un dicho conocido en todo el mundo. Cuidar nuestra alimentación es respetar y amar nuestro cuerpo físico de manera consciente.
Consumir alimentos frescos e integrales a ser posible, beber agua, tés o tisanas. Y si somos lo que comemos, nos cuidaremos de no ingerir alcohol, químicos ni drogas de ningún tipo. Bendecir la comida es también una costumbre recomendable pues energetiza el alimento antes de ingerirlo.

La energía sexual. Es  la energía más potente del ser humano y refinándola se convierte en energía espiritual. Reside en la base de la columna vertebral, en el chakra raíz.  Se la identifica con una serpiente: la línea de fuerza kundalini. La energía de la creatividad.
El despertar de esta energía hace que se activen  poderosamente  los demás chakras.

La  energía de la Madre Tierra. La tierra, como ser vivo, emite una energía proveniente de sus capas magnéticas subterráneas.
Caminar descalzos por la hierba, la tierra y piedras o la arena de la playa nos permite descargar las energías negativas y absorber las positivas.

La energía Astral-Espiritual. Estas energías residen en la cuarta dimensión y depende de nuestra actividad astral y de nuestra conexión con el mundo imaginal a través de los sueños.
Crea el hábito de “desconectar” antes de dormir; haz respiraciones conscientes, relájate y programa los sueños.

La energía Mental-Psíquica. La energía psíquica es ilimitada y poderosa. Podemos  desarrollar  las capacidades innatas de la mente y de la intuición  a través de la práctica de la meditación, la concentración y otras disciplinas espirituales.