El gran desafío. Ejercicio de relajación.

meditacion4Nuestro corazón espiritual cuando está bloqueado sufre de soledad y de baja autoestima. Y si no tiene energía para salir de esa situación se encierra todavía más por temor a ser herido.

Emocionalmente no tiene fuerza ni ánimo. Mentalmente está en conflicto. Así es  fácil caer en la depresión.

¿Cómo salir de esta situación sin la “ayuda” de fármacos?

Primero hay que fortalecer la Mente siguiendo una pequeña disciplina. Descubrimos que no tenemos voluntad para hacer nada y ahí comienza nuestra gran batalla y reto: hay que vencer a la Mente.

Planificaremos una estrategia que hay que seguir como si nos fuese en ello la vida: todos los días, sin ningún tipo de excusas, dedicaremos quince minutos a nosotros mismos. Haremos de algún rincón de la casa nuestro territorio donde pondremos nuestra esterilla, cojín o silla para sentarnos a hacer nuestros ejercicios y la meditación.  Si puede ser, siempre lo haremos a la misma hora y bajo ningún concepto romperemos este compromiso con nosotros mismos.

¿Qué estamos consiguiendo?:

1) Comenzamos a subir nuestra autoestima.

2) Estamos fortaleciendo nuestra voluntad.

3) Está entrando energía en nuestro chakra del corazón que se traduce en alegría y confianza. Poder sobre la Mente.

¿Qué tenemos que hacer durante esos 15 minutos?

1) Sentarnos cómodamente con la espalda recta. Las barbilla un poquito levantada. Ojos cerrados.  Las manos descansando sobre los muslos con las palmas hacia arriba. Respirar conscientemente, atentos en la respiración; suave y profunda.

2) Con los cinco sentidos hacia adentro. Siendo Observadores de nuestro interior; va mos a comenzar a relajar nuestro cuerpo físico desde la coronilla: en cada respiración, al inhalar, ponemos la atención en el cuero cabelludo y al exhalar expulsamos las tensiones. Seguimos con la frente, los párpados, las sienes, los músculos de la mandíbula, bajamos por la garganta, los hombros, los brazos, etc. … vamos bajando por  la columna vertebral y en cada respiración soltamos las tensiones, así hasta llegar a la planta de los pies.

3) Una vez hemos relajado cada parte de nuestro cuerpo físico, llevamos las manos al centro del corazón, y te preguntas ¿cómo me siento ahora? y te permites sentir y escuchar , a través de tus manos, el mensaje de tu corazón.

4) Pones las manos sobre tus muslos nuevamente. (siempre con los ojos cerrados) Respirando ahora con la atención en las fosas nasales. Suave y Lentamente. Asimilando la paz que has creado. Disfrutando de la victoria de haber hecho lo que te habías propuesto. Piensa y siente que eres Amor.

Haciéndolo cada día es como fortalecerás la confianza en tí mismo… y todo lo demás se te dará por añadidura…

 

(parte de los ejercicios del curso de Entrenamiento para la Nueva Conciencia)

 

El chakra de la garganta

chakras 4Partiremos de la base de que los síntomas que manifiesta  el cuerpo físico son mensajes que debemos escuchar,  interpretar y atender. Tengamos en cuenta también que sólo yendo a la raíz del problema es como realmente lo solucionaremos; y la raíz de todo problema físico está en nuestro cuerpo emocional.

El chakra de la garganta es de suma importancia porque  es el que abre las puertas a los chakras superiores pero la mayoría de las personas lo tienen bloqueado o cerrado…  ¿por qué? ya desde niños nos mandaron a callar mil veces. Tuvimos que aprender a reprimir nuestras quejas, nuestras demandas, nuestros deseos, nuestros miedos; en definitiva,  tuvimos que  cerrar nuestro  centro de la expresión y la comunicación.

“Estás mejor callado”. “¡Cállate ya!”, “los niños no lloran”, “si vuelves a hablar te pego” …

El resultado de tanta represión a nivel del habla tiene como consecuencia niños siempre enfermos de amigdalitis, por ejemplo. Toda esa pus en la garganta, qué es sino el cúmulo de todo lo que no se ha podido expresar. ¿Y qué hacemos los adultos? Decidimos extraer las amigdalas… extirpar lo que creemos es la fuente del mal … cuando sólo era un indicativo, una señal a problemas  mucho más profundos: el sentir de nuestro ser.

El ejercicio que podemos hacer para aliviar y abrir el chakra de la garganta es sencillo y requiere paciencia y sinceridad:

Buscaremos un sitio tranquilo donde nadie ni nada nos pueda molestar mínimo durante quince minutos. Nos pondremos en una posición cómoda, con la espalda recta. Haremos unas respiraciones conscientes, con los ojos cerrados, lentas y profundas, que nos ayudarán a relajar todos los músculos y a deshacernos poco a poco de todas las tensiones del cuerpo. 

Desde la respiración consciente -puesta nuestra atención en las fosas nasales- conseguiremos que la mente se vaya calmando poco a poco y pase a un segundo plano.

Ahora pondremos las manos suavemente sobre la garganta. En las palmas de las manos tenemos también un chakra que tiene la capacidad de escuchar y ver en nuestro interior; percibe las energías y las traduce en sentimientos.

Respiro conscientemente y me  sitúo en el Presente, ahora, y me hago unas preguntas  permitiendo  que mis manos  escuchen la respuesta. 

– ¿QUÉ me pasa?

–  ¿Desde CUÁNDO estoy así?

– ¿DÓNDE siento la molestia?

– ¿CÓMO puedo solucionarlo?

Como Observadores. Sin temor ni sentimiento de culpa localizamos  la rabia, los miedos o cualquier  emoción tóxica que ha aparecido  y la envolvemos con  Luz sanadora que lo disolverá. 

Este ejercicio debe hacerse a menudo. Cuando hayamos limpiado el pasado, cada vez se hará más fácil mantener una fluidez sana de energía vital  por todos nuestros centros energéticos. Nos haremos conscientes inmediatamente de cualquier pensamiento o sentimiento tóxico y sabremos deshacernos de él.

Esto es salud responsable. Esto es amarse a uno mismo.

 

 

 

EL CHAKRA DEL CORAZÓN

meditacion ante el solSi queremos mejorar nuestra salud emocional; quitarnos la ansiedad, el estrés, aprender a controlar la mente, la  impulsividad y las reacciones de las que luego nos arrepentimos, podemos hacer un sencillo ejercicio que, convirtiéndolo en hábito terminará por mejorar nuestra calidad de vida y salud.

Cada día llevamos por unos minutos las manos al chakra del corazón, en el centro del pecho. Hacemos de tres a cinco respiraciones lentas y profundas,  -conscientes de nuestra respiración- con los ojos cerrados y la atención en el corazón espiritual.

Cada vez que inhalamos entra en nosotros aire fresco reconfortante, retenemos unos segundos, y al exhalar sacamos fuera las tensiones, las preocupaciones, el nerviosismo… 

Llevamos nuestros cinco sentidos a nuestro interior y podemos sentir que así es -por el poder de nuestra intención- inhalamos paz y frescor y exhalamos las tensiones…

Experimentamos directamente la energía del Amor Incondicional como se expande en el chakra del corazón… Nos proporciona paz y bendiciones.

Tomamos consciencia de que en el chakra del corazón está contenida la esencia de nuestra naturaleza, de nuestro ser original.

Damos las gracias.

 

Nos quedamos en silencio y quietud por unos minutos, en estado de meditación.

La respiración consciente

meditacion azul y luzEn cada respiración ENTREGO, CONFÍO, ACEPTO, AGRADEZCO.

ENTREGO: Al tomar aire me abro y me entrego a las energías superiores que me guían para reconocer y alcanzar mi propósito de vida.

CONFÍO: Sin poner resistencias,el aire se transforma en energía vital y se expande por todo mi ser. Siento confianza absoluta, y me dejo fluir dentro del Orden Divino del que formo parte. Retengo por unos segundos el oxígeno dentro de mí.Voy al centro del Silencio en mí.

ACEPTO: Reconozco mis fallos. Acepto las pruebas que la vida me impone. Lentamente expulso el cansancio, las tensiones y todas las energías negativas que estaban retenidas en mí y permito que mi alma me guíe.Me quedo unos segundos en el Vacío y experimento que soy energía.

AGRADEZCO: Me detengo, desde la introvisión de mi universo interior y agradezco las bendiciones que la vida me ofrece. Desde el estado de gratitud, la vida se llena de paz y armonía.

La respiración consciente nos puede llevar a la comunión con nuestra alma. Desde la meditación conectamos con nuestro ser esencial.

Vivir desde la Mente o desde el Alma

meditacion preciosaVivir desde la Mente nos limita enormemente;  nos hace rígidos e inflexibles. Una mente  desarrollada y conectada con el corazón se mueve de forma armónica y acorde a cada circunstancia de forma estable y serena.

A una mente débil  no desarrollada le dan miedo los cambios y se mantiene en la duda e inseguridad. Todo le crea sufrimiento, angustia o ansiedad.

Observar y participar en el mundo desde el corazón nos da una visión más amplia desde la parte amorosa que todos somos y tenemos.

¿Cómo salir de la Mente? El encuentro con nosotros mismos debe hacerse a diario aunque sólo sea por treinta minutos. Esto quiere decir que debemos crear el hábito y hacer de esa cita algo tan importante como el comer. Salir del mundo exterior y adentrarnos en nuestro interior para poder conectar con nuestra Alma, que representa a nuestro Ser esencial y eterno.

Muchos nombres y formas se les ha dado a esta Verdad única, eso no es lo importante. Lo que importa es salir de la Mente -ponerla a nuestro servicio- y vivir desde el Corazón espiritual, donde hay paz y silencio reconfortante.

La Meditación es la clave para ir al encuentro de ese espacio interior donde se encuentra la armonía perfecta. Los primeros días nos haremos conscientes de cuán impacientes y tensos estamos, de cuánto nos cuesta salir de nuestra mente caótica. Pero poco a poco, haciendo una respiración rítmica y consciente, conseguiremos relajar nuestro cuerpo físico y la mente entrará en quietud.

Ir al Jardín interior

escalerasCuando hice el curso de terapia regresiva  en Barcelona hace ya muchos años, una de las cosas que aprendí fue a ir a mi jardín interior. Este ejercicio es muy sencillo y fue el que utilicé para mi propio beneficio y guía durante más de un año, cada día, en los momentos más difíciles de mi vida.

Se trata de hacer una relajación profunda ayudada por una respiración lenta y profunda. Llevando la mente hacia el interior, focalizando en primer lugar  el chakra de la coronilla para que, al exhalar, soltar todas las tensiones de la zona. Luego la frente, los ojos, los músculos de la mandíbula, …. y así seguir bajando, centrados en la respiración y con la intención de ir relajando cada zona de nuestro cuerpo, hasta llegar a la punta de los pies.

Mientras estamos concentrados haciendo este ejercicio, la mente pasa a un segundo plano yse va  aquietando poco a poco. El ritmo de la respiración lento y profundo nos va llevando a un estado de relajación profunda.

La auto-sugestión, al liberar todas las tensiones del cuerpo, nos hará sentir ligeros y abiertos a dejarnos fluir desde los sentidos internos.

A partir de ahí uno se entrega a viajar a otras dimensiones o planos de nuestra existencia. Podemos utilizar la herramienta de visualizarnos delante de unas escaleras y bajarlas contando hasta diez. Al llegar abajo nos encontramos con nuestro Jardín Interior. … lo observamos detenidamente…. ¿cómo es?. Y observamos nuestros sentimientos… ¿nos sentimos a gusto en él? …

Nos permitimos fluir y que ocurra lo que tenga que ocurrir. Si hemos dejado el miedo atrás podemos disfrutar de experimentar nuevas dimensiones en nosotros.

 

Os invito a meditar conmigo

meditacion 5Sentarse en profunda atención y quietud de la mente e ir hacia adentro nos ayuda a percibir nuestro Ser espiritual y eterno y así es como podemos lograr un estado  de profunda paz. La meditación requiere de práctica pues la mente no tiene disciplina para aquietarse; los pensamientos la desbordan y van y vienen sin control.

Os invito a meditar conmigo. Elegimos  un sitio tranquilo en el que nos sintamos a gusto, nos vaciamos los bolsillos, nos quitamos los zapatos y nos  sentamos en una postura cómoda con la intención de ir al encuentro del Silencio y la Quietud en  nuestro interior. Cerramos los ojos y prestamos  atención a nuestra respiración. Vamos hacia adentro.

Cada vez que tomamos aire por la nariz, sentimos como entra dentro de nuestro cuerpo y se expande desde la cabeza hasta la punta de los pies. Retenemos unos segundos y luego soltamos el aire por la nariz, lentamente, sacando fuera también el cansancio, las tensiones y las preocupaciones.

Atentos a nuestra respiración, suave y profunda; cuando inhalamos entra aire fresco que reanima todos nuestros órganos y cuando exhalamos nos vaciamos de toda tensión, cansancio y cualquier molestia o dolor que tengamos. Nuestro cuerpo se va haciendo más y más ligero. Nuestra mente entra en quietud y pasa a un segundo plano.

Así, prestando atención a la energía que se mueve en nuestro interior, percibiendo el sentir de nuestro corazón; nuestras emociones y cómo es nuestro estado emocional, simplemente siendo observadores de todo ello, sin hacer interpretaciones ni juicios… simples observadores de nosotros mismos, permitiéndonos ser… hemos dejado fuera las prisas de la mente… ahora, aqui, estamos simplemente siendo, … totalmente relajados… conectados con nuestro corazón, beneficiándonos del Silencio que envuelve la Paz y el Amor Puro.