REIKI para el equilibrio emocional

chakras mujer1El secreto de la salud física, mental y emocional, está en el equilibrio entre las diferentes energías que nos estimulan o deprimen, que nos expanden y contraen … Como cuando no ponemos resistencia en los momentos en que la  valentía y  el miedo se juntan y dejamos que todo suceda naturalmente … como el vaivén de las olas en el océano…
REIKI no interfiere en la voluntad de sanar que tiene la persona pero sí le da un impulso vital que amplía la visión de su consciencia y responsabilidad sobre sí mismo. “Yo puedo”.
En la iniciación al primer nivel de REIKI, se toma contacto con las energías vitales a nivel físico, contactando con los centros energéticos (chakras) de nuestro cuerpo y aprendiendo a alinearlos y desbloquearlos para que fluya la energía vital  armoniosamente.
En el segundo nivel, después de practicar REIKI con uno mismo y habiendo experimentado cómo se mueven las energías en nuestro cuerpo y  descubrir qué  inmensa capacidad tienen para empoderar nuestra vida , la persona se prepara para recibir los símbolos sagrados o “llaves” para manejar las energías cósmicas sanadoras.
Comienza una nueva visión de uno mismo y de la vida.
Anuncios

La Medicina del Alma


reiki manos imposicion El dolor físico, las molestias y la misma enfermedad son el lenguaje que tiene el Alma para advertirnos de nuestras resistencias a fluir acorde a nuestra naturaleza.

Nuestra rigidez y tensiones a nivel físico, que terminan produciendo dolor y enfermedades, son la manifestación evidente de esos conflictos inconscientes, de esa contrariedad e incoherencia en nosotros,  que a toda costa evitamos ver, reconocer y afrontar.

La  información  que se obtiene  a través de la imposición de manos y la lectura energética de los chakras,  proviene de  conectar con el cuerpo astral del paciente desde el propio cuerpo astral del sanador, de forma intuitiva y sin participación de la mente. Desde el REIKI se trabaja así.

El bloqueo de energía en los centros energéticos o el exceso / deficiencia de esta energía vital, es lo que produce finalmente  las enfermedades a nivel físico y mental-emocional.

La medicina natural, holística y energética, da importancia por igual al buen funcionamiento y armonía entre cuerpo y alma. Porque es en el cuerpo astral donde se gestan los bloqueos y se acumulan las impurezas y emociones tóxicas, como los miedos, la rabia, el resentimiento, etc. 

Por lo tanto, es en el cuerpo astral donde el sanador energético -como Canal de las energías cósmicas sanadoras-  quien va a llevar Luz sanadora para deshacer los nudos que impiden el fluir libre de la energía vital. 

Desde este impulso energético liberador, el enfermo comenzará a tener la capacidad de tomar conciencia y responsabilidad para sanarse por sí mismo.

Por supuesto que harán falta varias sesiones sanadoras. Pero es impredecible ver cómo reacciona cada individuo y todo depende de las resistencias del enfermo y su voluntad a sanar.

La influencia de los planetas en nuestra vida

planeta tierra 2Asistí a un curso de Astrología Védica que impartió mi Maestro espiritual Sri Swami Purohit. El propósito fue abrir la mente para que seamos capaces de liberarnos de los condicionamientos del pasado. La lógica y el propósito de la Astrología Védica es ayudar a conocer nuestro propósito de vida y llevarlo a cabo.

Para empezar nos dijo que hemos nacido con una posición planetaria en particular y eso marca nuestra vida de manera “fija”. Y que sólo siguiendo una práctica espiritual se consigue tener realmente LIBRE ALBEDRÍO. O sea, el poder ir más allá de las leyes de los planetas que están “controlando” nuestra vida.

Dijo que si queremos tener libertad real debemos conectar con nuestra Alma para liberarnos de la ley de causa y efecto. Pero que no es posible cambiar los patrones de condicionamientos desde la mente, sólo se logra desde el Alma, que es el nivel más sutil de nuestro cuerpo.

Nuestra  naturaleza la marca el planeta ascendente; el que seamos aventureros, intelectuales o emocionales, perfeccionistas, con capacidad de líderes o buenos matemáticos. También influye en los que piensan demasiado y dejan pasar las oportunidades. Los que prefieren estar en lo correcto a ser correctamente felices…los planetas  intervienen en todas las capas que conforman nuestra personalidad, influenciando en el programa de vida que nos viene dado.

Quizás lo que más me sorprendió es cuando afirmó que “El éxito te llega cuando tu plan y el Plan de Dios es el mismo… si no es así, se crean conflictos innecesarios”.

Nuestro hacer en la vida, si no está apoyado por la Naturaleza, será arduo, tortuoso y hasta tormentoso en algunos momentos. Pero si conseguimos trascender, entendiendo que formamos parte de esta Naturaleza y del Todo, y dejamos de poner RESISTENCIAS al fluir de sus energías, entonces y sólo entonces, es cuando nos hacemos dueños de nuestro destino.

Se trata de hacer lo correcto. Vivir en paz con uno mismo desde la actuación correcta. Saber que existen tiempos favorables y tiempos donde es mejor no actuar. Debemos estar atentos, ser observadores y crear Conciencia. Cada ser es único: los que son líderes por naturaleza, los comunicadores, las mentes refinadas, los idealistas, los educadores, los sanadores, los artesanos …

Pero no lo olvidemos; sólo podremos ser los arquitectos de nuestra propia vida cuando vivamos desde el nivel del Alma, no desde el Ego.

La espiritualidad no significa controlar la Naturaleza, significa ALINEARSE con ella.

Armonizar nuestra energía con la energía cósmica. Se trata de una apertura a la Divinidad que va más allá de lo que el ego desea. Se trata de abrirse a una energía superior, la del Amor Incondicional, y RENDIRSE a ella.

Está en nuestras manos

manos el mapa mundiNuestras vidas están en crisis. Nuestras sociedades y nuestro planeta están en crisis. Nos hemos ido fragmentando de tal manera que ya nos resulta difícil saber quiénes somos y qué estamos haciendo aquí. Muchos se sienten confundidos y asustados en este despertar a una realidad incierta donde el Mal se ha posicionado con fuerza y nos envía señales continuas de peligro y miedo generalizado para mantener sumidos en la mezquindad codiciosa e individualista a ese por ciento de humanidad que todavía no ha despertado.

Tenemos la sensación que todo se ha ido degradando en nuestra sociedad y en nuestro planeta. No nos sentimos satisfechos con nosotros mismos y estamos tomando conciencia de esa necesidad de modificar nuestra percepción de la Realidad. Bendita crisis pues, si nos trae el resurgir de nuestro corazón espiritual.

 

Así y todo, los que vamos despertando, nos resistimos a los cambios, todavía estando amordazados y a la vez acomodados a una mente racional capaz de encontrar justificaciones para lo injustificable. Y todo ello por no querer VER  y aceptar nuestra realidad de sentirnos incapaces de luchar contra esas fuerzas negativas de miedos e inseguridades que nos condicionan e inmovilizan.

Pero este es el momento de hacer cambios de forma individual y colectiva. Somos impulsados -desde nuestro interior- a transformar nuestras vidas haciendo que emerja todo nuestro potencial y capacidades. Tomemos como un desafío los obstáculos que se nos presentan y no nos rindamos.

Es nuestra Conciencia quien nos pide acción para que corrijamos y mejoremos nuestra visión de nosotros mismos y de la vida. Para que nos hagamos responsables de nuestra felicidad desde el sentimiento del Amor universal. Sintiéndonos parte creadora del Bien común.

 

Un viaje astral

luz entre nubesFue en una sesión de Terapia Regresiva cuando tuve una experiencia totalmente inesperada de viaje astral. En realidad se trataba de unas prácticas entre los alumnos que nos estábamos preparando como terapeutas en este campo, así que no habían expectativas de que ocurriesen grandes cosas teniendo en cuenta nuestra poca experiencia.

Me tocaba hacer de paciente y otro compañero hacia de terapeuta, comenzó a hablarme con voz sugerente para llevarme a un estado de relajación profunda. No sé en qué momento fue pero, en una décima de segundo, hubo una explosión en mi mente y en mí sucedió un desdoblamiento; por un lado era observadora y por otro era protagonista de una vivencia asombrosa…

… salí de mi cuerpo como una bala hacia arriba y  al mismo tiempo que sentía la tremenda velocidad y fuerza de salir disparada hacia el firmamento, mi “Yo” observaba cómo me alejaba directa al espacio.

Una vez “arriba”, en el azul celeste, de una inmensa nube se asomaron unos rayos de Luz, tan poderosa, que supe era el mismísimo Dios.

Me quedé sin aliento debido a la impactante energía que me llegaba y su Fuerza era casi imposible de soportar. Temí que mi corazón fuese a explotar de un momento a otro. Me tendí cuan larga era, suspendida en el espacio, delante de esos rayos de Luz -de esa Energía- rindiéndome a Su Poder. Y me envolvió Su inmenso Amor.

La experiencia es inenarrable, los sentimientos, la misma vivencia, fue demoledora; se creó un antes y un después en mi vida, que luego lentamente fui integrando en mí. Quiero decir que, el hecho de vislumbrar la “Realidad” y de experimentar eso que está más allá de la Lógica, ya no quieres más estar en este plano material y denso y te quedas tan anonadada que la mente se bloquea mientras tu alma busca quedarse en la ensoñación de lo vivido en lugar de volver a este mundo.

Una cosa es segura: no hay vuelta atrás. Las experiencias nos van transformando y nos ayudan a avanzar en entendimiento. Cada vez estamos con una mente más abierta, más flexibles y con menos resistencias y eso nos permite fluir de forma sincronizada con las energías del Universo.

Carácter, personalidad y yo

ser lucesSi sientes que fluyes con la vida y si sientes que tu corazón ha entrado en un estado de alegría; estás fluyendo en el plano superior del no-tiempo, desde tu Ser.

Salgamos del plano material donde el yo inferior -el ego- está en lucha continua; calculando, especulando, juzgando y criticando, dentro de un espacio limitado por sus propios miedos e inseguridades. El plano material del yo inferior es donde el sufrimiento crea un estado de resistencia e inmovilidad; tensiones, preocupaciones, disgustos, rabietas, y un sin fin de energías negativas que alimentan y bloquean nuestros órganos y nuestros cuerpos mental y emocional.

Separémonos del Ego. Aprendamos a aquietar  la mente, dirigirla y tener poder sobre ella. ¿Quién? El Ser esencial, original y eterno que habita en este cuerpo físico. No somos el cuerpo físico, no somos la mente. Tenemos un cuerpo físico a nuestro servicio. Tenemos una mente a nuestro servicio. Tenemos emociones, un carácter y una personalidad que podemos rectificar y armonizar con nuestro Ser.

 

Nuestro propósito de vida es evolucionar, somos seres espirituales; somos seres de Luz.

 

 

El uno y el otro

manos 5taDTodos juzgamos o al menos  INTERPRETAMOS al otro desde nuestra propia visión de la vida, de lo que consideramos es correcto y por supuesto desde todos nuestros condicionamientos y prejuicios.

Nos falta reconocer que como nosotros pensamos y somos,  es solo una de tantas formas de ver y sentir la vida y que difícilmente puede ser objetiva. Nuestra parcela de verdad es solamente una pequeña porción de la Verdad.

Pero queremos que el otro entre en nuestro terreno y acepte nuestra verdad como si fuese la única.  De ahí el que intentemos manipular al otro, aunque sea sutilmente, con argumentos de buena intención  y nos enfadamos si no cede. Queremos que el otro sea , piense y actúe,  como nosotros creemos es la mejor manera.

¿Cómo abrirme  a la verdad  del otro y  reconocer que mi propia verdad solo me pertenece a mi?  

Comienzo a ser Observador de mi mismo. Pongo la intención de hacerme consciente de mi forma de actuar con el otro. ¿Qué me enfada? ¿Cómo me enfada? …  Lo que me molesta en el otro en realidad está también en mi, y me fastidia verlo en él porque inconscientemente -muy en el fondo- eso mismo me disgusta en mi.

De la misma manera,  me atrae y me gusta lo bueno del otro porque se asemeja a mi forma de ser,  es lo que me gusta de  mi.
No es fácil reconocerlo. La mente-ego pone muchas resistencias. Y justamente los conflictos -con nosotros mismos- vienen de ahí: las resistencias. Los conflictos con el otro surgen cuando queremos de alguna manera dominar, creyendo somos dueños de la razón y de la verdad. Tengamos una actitud de imparcialidad  a la hora de observarnos a nosotros mismos y relacionarnos con el otro.
Ampliemos la visión y  dejemos espacio a nuevas perspectivas de relación y comunicación, desde la aceptación de otras posibilidades y puntos de vista. Seamos más flexibles mentalmente -con nosotros mismos-. Seamos más flexibles con el otro y permitámonos aventurarnos en  otras parcelas, desconocidas para nosotros,  de  formas de pensar, sentir, relacionarse … siempre desde la aceptación, sin juzgar y sin cerrarnos a lo nuevo.
No queramos tener siempre la razón. Tenemos que dejarnos fluir y aceptar y respetar  la verdad del otro.