Un viaje astral

luz entre nubesFue en una sesión de Terapia Regresiva cuando tuve una experiencia totalmente inesperada de viaje astral. En realidad se trataba de unas prácticas entre los alumnos que nos estábamos preparando como terapeutas en este campo, así que no habían expectativas de que ocurriesen grandes cosas teniendo en cuenta nuestra poca experiencia.

Me tocaba hacer de paciente y otro compañero hacia de terapeuta, comenzó a hablarme con voz sugerente para llevarme a un estado de relajación profunda. No sé en qué momento fue pero, en una décima de segundo, hubo una explosión en mi mente y en mí sucedió un desdoblamiento; por un lado era observadora y por otro era protagonista de una vivencia asombrosa…

… salí de mi cuerpo como una bala hacia arriba y  al mismo tiempo que sentía la tremenda velocidad y fuerza de salir disparada hacia el firmamento, mi “Yo” observaba cómo me alejaba directa al espacio.

Una vez “arriba”, en el azul celeste, de una inmensa nube se asomaron unos rayos de Luz, tan poderosa, que supe era el mismísimo Dios.

Me quedé sin aliento debido a la impactante energía que me llegaba y su Fuerza era casi imposible de soportar. Temí que mi corazón fuese a explotar de un momento a otro. Me tendí cuan larga era, suspendida en el espacio, delante de esos rayos de Luz -de esa Energía- rindiéndome a Su Poder. Y me envolvió Su inmenso Amor.

La experiencia es inenarrable, los sentimientos, la misma vivencia, fue demoledora; se creó un antes y un después en mi vida, que luego lentamente fui integrando en mí. Quiero decir que, el hecho de vislumbrar la “Realidad” y de experimentar eso que está más allá de la Lógica, ya no quieres más estar en este plano material y denso y te quedas tan anonadada que la mente se bloquea mientras tu alma busca quedarse en la ensoñación de lo vivido en lugar de volver a este mundo.

Una cosa es segura: no hay vuelta atrás. Las experiencias nos van transformando y nos ayudan a avanzar en entendimiento. Cada vez estamos con una mente más abierta, más flexibles y con menos resistencias y eso nos permite fluir de forma sincronizada con las energías del Universo.

Anuncios

Carácter, personalidad y yo

ser lucesSi sientes que fluyes con la vida y si sientes que tu corazón ha entrado en un estado de alegría; estás fluyendo en el plano superior del no-tiempo, desde tu Ser.

Salgamos del plano material donde el yo inferior -el ego- está en lucha continua; calculando, especulando, juzgando y criticando, dentro de un espacio limitado por sus propios miedos e inseguridades. El plano material del yo inferior es donde el sufrimiento crea un estado de resistencia e inmovilidad; tensiones, preocupaciones, disgustos, rabietas, y un sin fin de energías negativas que alimentan y bloquean nuestros órganos y nuestros cuerpos mental y emocional.

Separémonos del Ego. Aprendamos a aquietar  la mente, dirigirla y tener poder sobre ella. ¿Quién? El Ser esencial, original y eterno que habita en este cuerpo físico. No somos el cuerpo físico, no somos la mente. Tenemos un cuerpo físico a nuestro servicio. Tenemos una mente a nuestro servicio. Tenemos emociones, un carácter y una personalidad que podemos rectificar y armonizar con nuestro Ser.

 

Nuestro propósito de vida es evolucionar, somos seres espirituales; somos seres de Luz.

 

 

El uno y el otro

manos 5taDTodos juzgamos o al menos  INTERPRETAMOS al otro desde nuestra propia visión de la vida, de lo que consideramos es correcto y por supuesto desde todos nuestros condicionamientos y prejuicios.

Nos falta reconocer que como nosotros pensamos y somos,  es solo una de tantas formas de ver y sentir la vida y que difícilmente puede ser objetiva. Nuestra parcela de verdad es solamente una pequeña porción de la Verdad.

Pero queremos que el otro entre en nuestro terreno y acepte nuestra verdad como si fuese la única.  De ahí el que intentemos manipular al otro, aunque sea sutilmente, con argumentos de buena intención  y nos enfadamos si no cede. Queremos que el otro sea , piense y actúe,  como nosotros creemos es la mejor manera.

¿Cómo abrirme  a la verdad  del otro y  reconocer que mi propia verdad solo me pertenece a mi?  

Comienzo a ser Observador de mi mismo. Pongo la intención de hacerme consciente de mi forma de actuar con el otro. ¿Qué me enfada? ¿Cómo me enfada? …  Lo que me molesta en el otro en realidad está también en mi, y me fastidia verlo en él porque inconscientemente -muy en el fondo- eso mismo me disgusta en mi.

De la misma manera,  me atrae y me gusta lo bueno del otro porque se asemeja a mi forma de ser,  es lo que me gusta de  mi.
No es fácil reconocerlo. La mente-ego pone muchas resistencias. Y justamente los conflictos -con nosotros mismos- vienen de ahí: las resistencias. Los conflictos con el otro surgen cuando queremos de alguna manera dominar, creyendo somos dueños de la razón y de la verdad. Tengamos una actitud de imparcialidad  a la hora de observarnos a nosotros mismos y relacionarnos con el otro.
Ampliemos la visión y  dejemos espacio a nuevas perspectivas de relación y comunicación, desde la aceptación de otras posibilidades y puntos de vista. Seamos más flexibles mentalmente -con nosotros mismos-. Seamos más flexibles con el otro y permitámonos aventurarnos en  otras parcelas, desconocidas para nosotros,  de  formas de pensar, sentir, relacionarse … siempre desde la aceptación, sin juzgar y sin cerrarnos a lo nuevo.
No queramos tener siempre la razón. Tenemos que dejarnos fluir y aceptar y respetar  la verdad del otro.

¿Qué es Reiki y qué hace?

reiki luzREIKI es la vía para recuperar el poder interior y eso significa ser realmente el dueño de tu destino. No dejar nada al azar ni dejar que nos sorprendan desgracias imprevistas.

REIKI activa la Presencia del Alma (Yo Soy) y el Plan Divino. Es decir, conectar con el verbo “Yo Soy” es conectar con el Alma y si se respira con él desde el chakra del corazón, creando un ritmo, estamos activando el sexto sentido.

REIKI te une a la Esencia de tu Ser y al Saber que hay en tí. Conocernos a nosotros mismos, atendiendo con responsabilidad la salud de nuestro cuerpo físico, ocupándonos de nuestro cuerpo mental y emocional viviendo con desapego y paz interior, y atendiendo igualmente nuestro cuerpo espiritual, es entonces cuando descubrimos la Fuente de la Sabiduría y Verdad dentro de nosotros.

REIKI nos ayuda a sincronizarnos con las energías cósmicas actuales como fuerzas transformadoras de Amor para nuestra evolución.

REIKI nos lleva a la comprensión de que la única forma de sanación es desde la Conciencia y la actitud correcta de la propia persona, teniendo que trabajarse primeramente las resistencias y limpiar todos los traumas emocionales y miedos.

 El REIKI nos abre la puerta para que nos acerquemos a nosotros mismos y podamos escuchar con nuestras manos a nuestros centros energéticos (los chakras). Para que entendamos de forma vivencial que los chakras son puertas interdimensionales de nuestro microcosmos. Y sentir cómo los chakras captan la energía cósmica y activan nuestros pranas, equilibrándolos.

REIKI brinda una forma de sanación holística ya que trata al ser vivo (humanos, animales, plantas…) como un todo y lo armoniza en todos sus planos, aumentando su capacidad vibracional.

Cada uno es responsable de su vida, el maestro sólo canaliza y activa la capacidad de sanar del paciente, pero no interfiere en su voluntad.

REIKI es un sistema de realización de uno mismo por el Poder del Amor Puro. Es una vía para conectarse con la Fuente de la Energía Primordial.

La respiración consciente

meditacion azul y luzEn cada respiración ENTREGO, CONFÍO, ACEPTO, AGRADEZCO.

ENTREGO: Al tomar aire me abro y me entrego a las energías superiores que me guían para reconocer y alcanzar mi propósito de vida.

CONFÍO: Sin poner resistencias,el aire se transforma en energía vital y se expande por todo mi ser. Siento confianza absoluta, y me dejo fluir dentro del Orden Divino del que formo parte. Retengo por unos segundos el oxígeno dentro de mí.Voy al centro del Silencio en mí.

ACEPTO: Reconozco mis fallos. Acepto las pruebas que la vida me impone. Lentamente expulso el cansancio, las tensiones y todas las energías negativas que estaban retenidas en mí y permito que mi alma me guíe.Me quedo unos segundos en el Vacío y experimento que soy energía.

AGRADEZCO: Me detengo, desde la introvisión de mi universo interior y agradezco las bendiciones que la vida me ofrece. Desde el estado de gratitud, la vida se llena de paz y armonía.

La respiración consciente nos puede llevar a la comunión con nuestra alma. Desde la meditación conectamos con nuestro ser esencial.

Las personas normales

aurascoloresYo era una persona normal y corriente y ahora soy una persona normal y corriente pero consciente de quien soy; mi naturaleza,  mis limitaciones y mis capacidades.

En el momento en que me di cuenta de que había en mí una fuerza (la intuición) que me quería guiar, que me daba pautas a seguir en forma de “corazonadas”, dejé de poner resistencias y me entregué a ella. Eso ha sido un largo proceso porque el Ego se resiste a perder su dominio.

Primero lo llamas casualidades hasta que pones atención y vas tomando conciencia y ésta se expande y te permite ver más allá… Entonces te das cuenta de que los cinco sentidos que posees externamente están de igual forma en tu interior y vas hacia adentro y comienzas a utilizarlos: la visión interior, escuchar tu voz interior, sentir las energías y la agudeza del gusto y el olfato de forma más sutil. Y además, por supuesto, el sexto sentido que es la Intuición.

A través de la Intuición llegamos al cuerpo astral y a partir de esta experiencia y vivencia, la Realidad la escribimos con mayúscula, porque dejamos de ser el centro de nuestra individualidad para sentirnos irremediablemente como una minúscula parte del inconmensurable Todo.

 

Reorganización y reevaluación de uno mismo.

chkras Centro Solar de PoderNo estamos hechos para confiar exclusivamente en nuestra propia capacidad mientras nuestras energías estén dispersas y no logren centrarse y aunarse con el ser esencial que habita en nosotros. Necesitamos de un maestro en este primer tramo que sirva de espejo para ver nuestras sombras y guiarnos en el proceso de reorganización y reevaluación de nosotros mismos.

Vencer las resistencias no es fácil pues la mente inferior -que nos domina- es rápida en justificar su negativa a cambiar. La voluntad y el anhelo de avanzar nos ayudarán a trascender el plano material y comenzar a percibir un horizonte muchísimo más amplio y luminoso.

Centrarse en el presente. Ser sincero con uno mismo y con los demás. Conservar la confianza y una mente positiva. Todo ello nos dará claridad mental renovada. Se trata de la Nueva Conciencia que aflora para todos y nos impulsa a abrir y  expandir nuestro corazón espiritual.

Actuar correcta y conscientemente nos proporciona la libertad necesaria para llegar a ser, de un modo más auténtico, quien en realidad ya somos.