Ejercicio contra el estrés

mujer tercer ojo 3Acostarte en el sofá para ver la tele no es descansar. Los beneficios de un buen descanso está cuando le dedicas tiempo conscientemente a tu cuerpo para salir de las tensiones y el estrés.

Para ello túmbate en el suelo con las rodillas flexionadas, la planta de los pies tocando el suelo. Los brazos a lo largo del cuerpo con las palmas hacia arriba.
Cierra los ojos, Destensa los músculos de la mandíbula y de los hombros.

Ahora, permítete descansar en profundidad. Sé observador/a de tu cuerpo físico. Respira poniendo la atención en las fosas nasales.

Lleva tu atención a la columna vertebral y permite que se des-comprima .

Lleva tu atención a tu cerebro y permite liberarte de la constante charla mental. Presta atención plena a la respiración durante varios minutos para que la mente se aquiete.

Estira las piernas y permite devolver sus músculos a su longitud de descanso.

Lleva la atención al cuello y a la nuca y permite que se liberen de tensiones.

Permite que tu espalda descanse en el piso y deshazte de la carga acumulada.

Permite que tus brazos descansen.

Observa tu respiración, suave, profunda y lenta al exhalar.

Tómate de diez a quince minutos en relajar todo tu cuerpo físico y mental.

Lleva tus cinco sentidos a tu interior. Ve al centro de tu corazón. Siente paz.

Sonríe.

Anuncios

Relajación guiada

luz, ver laTodo lo que tus ojos ven pertenecen al mundo de la Ilusión.

Pero, dentro de ti mismo, hay una Realidad por descubrir.  Está más allá de tu mente.

Para conectarte con tu corazón debes llevar a tu Mente a una profunda calma. Así que si quieres hacer este camino conmigo, a tu Interior, te propongo te pongas cómodo, te relajes y te permitas a ti mismo abrirte a nuevas vivencias.

Que la mente se aquiete y que sea la Intuición la que haga de guía. Descubrir a tu ser esencial te proporcionará plenitud y serenidad.

Ponte cómodo y cierra los ojos. Si estas acostado ponte boca arriba, sin cruzar las piernas, mejor sin almohada en la cabeza y los brazos a los lados del cuerpo.  Vas a respirar consciente y profundamente de forma rítmica.

A través de una relajación consciente, destensa todos los músculos de tu cuerpo. Comienza poniendo toda tu atención en el cuero cabelludo y dale la orden que se relaje. Ahora, ve a la frente, desténsala… los músculos de la cara, de la mandíbula, relájalos … Ve bajando poniendo la atención en cada músculo, en cada órgano, sin prisa, mientras al exhalar sacas fuera todo el cansancio, los problemas y las tensiones.

Ve bajando tu atención hasta que llegues a la punta de los dedos de los pies. El cuerpo físico lo sientes separado de tu Ser, como si lo hubieses abandonado.  Es una sensación placentera… sientes tu Ser ligero, flotando … tu respiración es muy suave …

Deja la mente a un lado y simplemente usa los sentidos. Lleva tu mirada hacia tu interior y visionarás otra realidad. Cierra los oídos externos y, con los ojos cerrados, comenzarás a escuchar a tu Voz Interior. El Centro de su Ser y la Fuente de la Verdad están en el Corazón.

Tu Centro está siempre en armonía con la Naturaleza y el Universo. Yendo al Centro puedes vivenciar la Unidad de la Existencia y tu pertenencia a ella.

Ahora, que estás en un estado de relajación profunda y tu mente se haya en calma, visualiza o imagina un gran círculo de Luz y colócate en su Centro….. Experimentas una quietud muy placentera…. No hay pensamientos. Solo calma.

Sólo en este Vacío de pensamiento, vacío de deseo, vacío de preocupaciones, se experimenta la perfecta Paz….

Te sientes tan ligero… tienes la sensación de elevarte, tal es la ligereza que experimentas,  tu cuerpo y tu mente en profunda relajación placentera

Respira lenta y profundamente y ve hacia tu Universo Interior.

 

 

Relajación y Meditación

yomed.india'12Te ayudaré a ir al encuentro de tu Ser interno. Ponte cómodo, cierra los ojos y respira conscientemente, poniendo la atención primero en tus fosas nasales. Siente como tus pulmones se llenan de oxígeno y cómo -por el poder de tu intención- tu cerebro de llena de Prana que es la energía sutil que está en el aire y que ahora entra en tu sistema nervioso.

Con cada respiración vas adentrándote en un mayor estado de calma y relajación, tanto física como mentalmente. Tu solo presta atención a tu respiración y los pensamientos se van desvaneciendo poco a poco.

Comienza a hacer un recorrido por todo tu cuerpo desde la cabeza a los pies. Visualiza un rayo de Luz dorada entrando por tu coronilla y que se expande al entrar en tu cabeza, llenando cada rincón, relajando el cuero cabelludo, la frente, los párpados, todos los músculos de la cara, de la mandíbula …

Sigue bajando. Acompaña el recorrido que hace esta Luz dorada bajando por la nuca y por cada vértebra hasta el coxis. Expandiéndose hacia los lados, hacia atrás y hacia adelante, envolviendo todos los órganos a su paso. Bajando, bajando…

Estás sintiendo más y más un profundo estado de paz muy placentero donde ya al llegar la Luz a los pies, no sientes el cuerpo físico y  sientes simplemente tu cuerpo etérico  se eleva unos centímetros por encima de él….

Ahora lleva la atención al centro del pecho, en el chakra del corazón. Haz tres respiraciones conscientes, suaves y profundas y comienza a generar conscientemente -por el Poder de la Intención- AMOR DIVINO en tu corazón repitiendo varias veces :

“YO SOY la Presencia de Dios en acción”

Cuando decimos “Yo Soy” es nuestra Alma quien se está manifestando. Aprovecha el momento para decretar desde “Yo Soy”, para que sientas la Divinidad que hay en ti.

Ánclate en la Presencia de Dios, para crear un estado de Paz y Amor en tu interior.

Haciendo ésta u otra relajación y meditación de forma asidua -integrándola en tus acciones diarias-  conseguirás la confianza en la Conciencia sostenedora de “Yo Soy”, dándole voz a tu Alma para que te guíe y te ayude a mantener un estado de Paz interior.

Ya no te sentirás más solo. Ya no habrán más miedos, más pesimismo o angustia.

Te animo a probarlo.

 

El Prana. ENERGÍA CÓSMICA DE VIDA

respiracion

El ser humano no sólo existe en un mero plano físico sino que la fuerza que impulsa y sostiene a la máquina humana es ETÉREA.
El oxígeno tiene una función primordial para la vida pero  al mismo tiempo tiene poca importancia comparado con la toma de esa luz líquida que es el PRANA y  que nutre además nuestro cuerpo astral.
PRANA es una palabra sánscrita que significa “energía cósmica de vida”. Se trata de un elemento sutil que tomamos del oxígeno y penetra en todos los tejidos, sangre, órganos y células, circulando por todo el organismo como el verdadero impulsor de nuestra vida .
El entusiasmo por la vida nos lo proporciona el Prana. Nuestra percepción e intuición comenzarán a refinarse y expandirse sólo si los diferentes Pranas que energizan nuestro cuerpo están equilibrados y fluyendo libremente. Es entonces cuando sentiremos el anhelo de evolucionar como seres humanos. Esto no es una idea que surge en la mente, es la energía cósmica de vida la que nos está impulsando a despertar el espíritu y nuestra conciencia de Ser.
Por ello es que se insiste en hacer la RESPIRACIÓN CONSCIENTE para generar más Prana, almacenarlo y poder dirigirlo conscientemente. Puedes hacer este sencillo ejercicio:
Sentado cómodamente con la espalda recta o tumbado boca arriba.  Toma oxígeno sintiendo cómo pasa por tus fosas nasales hacia los pulmones. Retén unos segundos ese aire. Estás también absorbiendo   Prana.
Al exhalar lentamente el aire,  lleva el Prana que ha quedado dentro de ti,  conscientemente al HARA (debajo del ombligo 3 centímetros a la derecha), de forma   suave y profunda, simplemente poniendo la atención en ello. Sin esfuerzo. permite que fluya esta energía y  se expanda por todo tu interior.
Respìra conscientemente de forma rítmica,  cinco ó diez veces, lentamente, poniendo la INTENCIÓN de conectarte con tu ser interior…Observa cómo entra el Prana en el sistema nervioso, siéntelo en toda tu cabeza y cerebro, en forma de una sutil vibración o calor.
Como un simple observador neutro … relajadamente sal de la mente … siente cómo todo tu interior se va aquietando …  sólo siente … deja que la energía fluya …

Ejercicio Mindfulness con los chakras

chakras mujer1Siéntate cómodamente, con la espalda recta, la barbilla un poco levantada. Cierra los ojos y lleva tu mirada hacia adentro. Respira conscientemente; lenta y suavemente. Con cada respiración permítete ir relajando todos los músculos de tu cuerpo, comenzando desde el cuero cabelludo, frente, párpados, músculos de la mandíbula, nuca … y vas bajando hasta llegar a la punta de los dedos de los pies … hasta conseguir que todo tu cuerpo físico esté relajado.

Ahora vas a ir poniendo las manos en cada chakra, comenzando por el chakra de la coronilla.  Escuchándote, mentalmente vas a decir tres veces:

CHAKRA CORONILLA: Yo puedo controlar mis pensamientos.

CHAKRA TERCER OJO: Yo puedo crear mi presente y  mi futuro.

CHAKRA GARGANTA: Yo puedo expresar mis sentimientos.

CHAKRA CORAZÓN: Yo puedo sentir amor por mi mismo y por los demás.

CHAKRA PLEXO SOLAR: Yo puedo transformar la rabia en amor.

CHAKRA SACRO: Yo puedo sentir alegría y paz conmigo mismo.

CHAKRA RAÍZ: Yo puedo ser dueño de mi vida.

Pon ahora tus manos en el centro del pecho, en el chakra del   corazón y di:

“Yo no soy mi mente. Tengo una mente a mi servicio”

“Yo no soy mi cuerpo físico. Tengo un cuerpo físico a mi servicio”.

Gracias. Gracias. Gracias..

 

Ejercicio respiración por la paz interior.

mujer respiracionAl respirar conscientemente, cuando inhalas, te haces dueño de tu existencia. Y cuando exhalas, te haces uno con la Naturaleza y el Cosmos.

Expande tu pecho. Cada vez que inhalas, tomas deliberadamente el néctar de la vida.

Cuando sueltas el aire -lentamente-,  te sientes liviano, te vacías de los miedos y de todo lo que te oprime.

Cada vez que tomas aire, recoges la energía que hay en él . Despliegas ahora tu Ser. Te sientes cada vez más ligero.

Cuando exhalas, sacas fuera las tensiones y te deshaces de la rabia… en el vacío está la quietud y el silencio. Te permites relajarte completamente

La respiración consciente es un acto rítmico y acompasado para mantenerte atento, vivo, relajado y dueño de ti mismo.

Cuando haces este ejercicio, en cualquier momento de tensión y en cualquier lugar. Cinco minutos. Tu mente se aquietará antes de reaccionar y desperdiciar tu energía. Conseguirás mantener un estado de paz interior que cada vez se hará más estable y duradero.

Relajación guiada

meditacion4Aquello que soñamos ser,  ya lo somos en otra dimensión de nuestro ser. Así que relájate y déjate sorprender.

Nuestro Yo Superior es ese que nuestro yo-mental anhela ser. Nuestro Yo Superior es el ser realizado en nosotros. Y está ahí, esperando conectes con él.

Deja la mente a un lado, lo importante es EXPERIMENTARLO. Una vez conectamos con nuestro ser, todo se hace más fácil… se desdibuja  poco a poco  el personaje y termina desapareciendo para encontrarnos con nuestro ser esencial.

Sólo tenemos que quererlo, tenemos que permitirnos esa apertura desde el corazón. Nos sentamos cómodamente con la espalda y cabeza recta, en un lugar donde nadie nos pueda interrumpir. Respiramos conscientemente prestando atención a las fosas nasales. Cerramos los ojos y relajamos todos los músculos del cuerpo físico. Llevamos nuestra atención al interior y abrimos nuestros sentidos internos para percibir con toda claridad y dejarnos fluir; somos energía.

Respiramos de manera rítmica; inhalamos despacio contando hasta tres, retenemos el aire unos segundos, exhalamos lentamente contando hasta 6. Nos quedamos en el vacío un minuto con la atención en el Centro Ombligo -Hara-. Comenzando desde la cabeza, cada vez que exhalamos sacamos fuera las tensiones; del cuero cabelludo, la frente, los ojos, así vamos bajando hacia los músculos de la mandíbula y bajando hasta la punta de los dedos de los pies.

En cada respiración, suavemente, llenamos nuestros pulmones con oxígeno y convertimos en prana parte de él, para ser llevado a reactivar las células de todo nuestro cuerpo … suavemente, vamos entrando en una relajación muy placentera; entramos en contacto con nuestro Ser esencial.

No debe haber expectativas. La mente ha quedado en un segundo plano. Se ha ido aquietando.  La quietud y el silencio, en el momento en que quedamos en vacío entre una respiración y otra, es el instante de mayor fusión y vibración. Este instante de silencio y quietud lleva concentrado en sí  el TODO; todo el sentir, todo el saber, … toda la magnitud del Ser.

No hay mayor Realidad que ésta, cuando te sabes parte del Uno.