El yo-personaje y los chakras

hombre luz y sombrasEl yo-personaje que creemos ser, actúa desde la mente inconsciente y mecánica.

El despertar de la Conciencia sucede cuando salimos del personaje y lo observamos desde fuera. Le vemos actuar y nos damos cuenta de que “ese” no somos realmente nosotros.

¿Quién observa al personaje? Nuestro Ser original que  todavía nos separan de él muchos velos de ilusión …

¿Cómo desprendernos del yo-personaje? Como Observadores comenzamos a tomar consciencia de que no somos nuestro cuerpo físico: tenemos un cuerpo a nuestro servicio. De que no somos la mente: tenemos una mente a nuestro servicio. Y también  nos hacemos conscientes de que controlando la mente podemos accionar correctamente nuestras emociones y pensamientos… y así dirigir y crear nuestra vida dentro del Camino que hayamos elegido.

Conocer más cómo funciona nuestro cuerpo físico nos ayudará a entendernos y a responsabilizarnos de nuestra salud y felicidad. Ser Observadores de nosotros mismos nos lleva al entendimiento de cómo está todo interrelacionado entre nuestros diferentes cuerpos y de la importancia que tiene el mantener alineados y activos nuestros centros energéticos.

Por ejemplo, desde el chakra del plexo solar hacemos la conexión de nuestro cuerpo físico con el cuerpo emocional. Es a través de los elementos de cada chakra que se hace esta conexión. El elemento del chakra del Plexo Solar es el Fuego. El Fuego es necesario para transformar los alimentos. Emocionalmente, la  ira y la rabia crean un exceso de Fuego. Físicamente se manifiesta como ardores de estómago, gastritis, úlceras.

Es así cómo me hago consciente de que mis emociones, mi carácter, mi comportamiento conmigo mismo y con los demás, influyen y repercuten en mi salud física.

Es cuando consigo salir del yo-personaje, cuando vivo desde el desapego emocional. Tomo consciencia de que no quiero actuar más desde ese personaje sufridor y víctima. Y consigo, siempre guiado por mi Conciencia, que es realmente mi YO, deshacerme de él y tomar la responsabilidad de mi vida. Dejo de reaccionar.

La flexibilidad y la aceptación son aspectos a integrar en la Conciencia. Una mente débil se resiste a los cambios; es rígida. Y el origen del sufrimiento humano está en la resistencia a los flujos de la vida. Tenemos que hacer que nuestro cuerpo  físico se haga y mantenga flexible, pues tiene que ver con la flexibilidad de nuestro cuerpo mental… y esto significa permitirnos el expandir nuestra mente y Conciencia.

Dejemos que el personaje actúe pero vivámoslo con desapego y consciencia de que formamos parte del teatro de la vida.  Quien somos en realidad, sólo participa como espectador, conectado a esferas más altas donde está la compasión y el amor puro.

 

(curso de “Entrenamiento para la Nueva Conciencia)

Ejercicio “Conciencia del Yo Soy”

meditacion 7Centro todas mis energías y soy  simple Observador de mi mismo; me permito ser capaz de ver la parte de mi mente que controla y tiene maniatado a mi ser original; quien realmente soy.  Sin expectativas, persevero en mi deseo de conocerme a mi mismo y alcanzar la paz interior.

Me sitúo como Observador de mi mismo. Sin juzgar, solamente testigo del personaje que hay en mi.  Esto me  ayuda a cultivar la Conciencia del Yo Soy. Empiezo a vislumbrar, descubrir y diferenciar al yo-mental, al yo-emocional y a mi YO superior, que intuyo e identifico como mi ser esencial …

La práctica de la meditación o simplemente sentarme en quietud y silencio, me  ayudará poco a poco, a poder distinguir cada vez más de dónde surgen mis pensamientos y emociones;  dónde están localizados mis miedos y cómo me hacen reaccionar. Cómo me están condicionando a no poder realizar lo que en el fondo quisiera conseguir… y pospongo una y otra vez.

Comienzo a darme cuenta de que soy manipulador y soy manipulado. Que soy verdugo de mi mismo a la vez que víctima.  Que mi actitud ante la vida y los demás responde a una mente débil; insegura. Comienzo a reconocer las trampas que me tiende mi propia mente a través de los miedos para paralizarme y tenerme maniatado a su antojo y cómo crea justificaciones para tranquilizar mi  débil conciencia.

Para acabar con estos malsanos patrones de conducta, que bloquean nuestra energía vital y  naturaleza, podemos comenzar por hacer una sencilla práctica:

Dediquemos cada día un tiempo a nosotros mismos. Conscientes de la necesidad e importancia de conocernos y reconstruirnos. Con los ojos cerrados y en una posición cómoda y relajada. Respiramos lentamente con atención en las fosas nasales siete veces para centrar todas nuestras energías dispersas..  Llevamos nuestros cinco sentidos al interior y desde el entrecejo,  trazamos una linea imaginaria de color azul eléctrico por toda la columna vertebral hasta el coxis.

Me visualizo desde el chakra del entrecejo. Fuera de la mente; Soy Observador de mi cuerpo físico; mi yo físico. Soy Observador de mi yo que siente. Soy Observador de mi  yo pensante. Soy Observador y me acepto … y desde mi respiración consciente controlo y centro todas las partes de mi ser. Desde la respiración consciente hago que mi mente se vaya aquietando y pase a un segundo plano. Es desde mi sexto chakra -mi sexto sentido que es la Intuición- desde donde puedo trascender el yo-inferior mental y emocional y situarme en el Plano de la “Conciencia del Yo Soy“.

Desde la profundidad de mi Ser -mi esencia- me observo y me acepto. Confío en mi proceso de vida. Soy energía.  Me observo  más allá de mis ojos físicos, percibo dentro de mi un universo perfecto; la energía del Amor Puro universal.

Desde la Conciencia del Yo Soy,  creo mi estado de ánimo. Confío. Fluyo.

 

Ejercicio para desarrollar la mente

hombre amanecerNo es suficiente saber qué es correcto para actuar correctamente. No es suficiente tener aprendidas una serie de reglas de convivencia para saber manejarse satisfactoriamente en la sociedad. No es suficiente estar,  hacer,  existir y … no es suficiente si lo que anhelamos es sentirnos vivos y que nuestra vida tenga sentido.

Una mente sin desarrollar no sabe pensar. Y desde su debilidad, por miedo y desconfianza,  excluye, niega, juzga, insulta al no saber dialogar. Se encoge, se limita; vive confundida …

¿Cómo es esa mente?  Tiene por desarrollar la sensibilidad emocional. Es inmadura. Miles de pensamientos sin orden ni propósito. Con deseos pero sin voluntad para llevarlos a cabo. Con planes e ideas nuevas pero que siempre pospone para mañana. Con muchos problemas y cosas por solucionar pero sin fuerzas ni capacidad para resolverlos.

Nos proponemos controlar la mente. Hacemos grandes esfuerzos por controlarla. Y nos agotamos en el intento; nos sentimos frustrados. Porque no se trata de controlar la mente sino de desarrollarla.

Y es posible. Se trata de un entrenamiento que requiere compromiso con uno mismo. Y en ese compromiso primeramente hay que trabajar con unos valores imprescindibles para tener éxito: PACIENCIA. CONSTANCIA. PERSEVERANCIA.

Cada día nos inspiraremos y renovaremos nuestra voluntad desde el “Sólo por hoy”. Por el poder de la intención:

1) En lugar de compararme, me inspiro desde el centro de mi corazón y me pongo en marcha: “Sólo por hoy voy a dar lo mejor de mi”

2) Paso de criticar y criticarme a tener  pensamientos constructivos. “Solo por hoy elijo ser agradecido”

3) Paso de la queja a la acción. El lamentarme consume mis energías. “Sólo por hoy actúo positivamente para mi bien”

Yo Soy desde el Centro de mi Corazón. Yo Soy consciente de mi ser  y desarrollo mi Conciencia. Soy responsable de mi felicidad. Creo mi estado de ánimo. Soy dueño de mi destino.

Ésta es la verdadera transformación y renovación de  vida.

Durante este proceso vital vamos a liberar emociones negativas y vamos a  integrar las energías de Amor Puro que iran emergiendo en nuestro Corazón. Estando presentes en nuestro día a día, cada vez más en paz y armonía con nosotros mismos y con el mundo.

 

 

 

 

La Salud va por mal camino

reiki manos imposicion

Yo puedo razonar muy bien y tener mucha información de cómo ser feliz y saludable… pero luego son mis hábitos los que mandan en mí. Los hábitos que se han ido creando a lo largo de mi vida y están instalados en el subconsciente. Ellos mandan sobre  mi mente consciente que es muy débil.

¿Qué tengo que hacer para cambiar los hábitos que enferman mi cuerpo y mi estado emocional? Hacerme consciente de ellos desarrollando mi Conciencia. Ser Observador de cómo funcionan y me dominan. Fortalecer mi fuerza de Voluntad creando pequeñas disciplinas. Creando e introduciendo en mi vida,  metas a corto y mediano plazo, que sean reales para poder cumplirlas y aumente así la confianza en mí mismo.

Nuestro cuerpo está formado por 50 trillones de células  inteligentes que se encargan del mantenimiento de nuestra salud (bienestar). Si el entorno de las células es benéfico todo funcionará correctamente. Si el entorno de las células -que es la sangre- es nocivo, comenzarán los problemas y el desorden.

Según lo explica el científico Bruce Lipton, quien controla la sangre es nuestro sistema nervioso que actúa influenciado por nuestro cuerpo mental y emocional y todos los problemas de nuestro entorno como la ansiedad, el estrés, los miedos, son los causantes principales de los bloqueos en nuestros centros energéticos por donde debería fluir libremente nuestra energía vital .

Y eso nos lleva a la conclusión -dentro de las medicinas naturales- de que la raíz de toda enfermedad no está en las propias células sino en el entorno emocional de la persona que termina debilitando el sistema inmunológico,  porque las células captan y crean una química diferente según el estado emocional de la persona que es lo que verdaderamente afecta y desequilibra en profundidad a la persona.

Así que, muchos de los medicamentos químicos que se utilizan son meros parches que sólo acallan  los síntomas pero no llegan ni mucho menos a la raíz del problema que termina cronificándose.

La Salud va por mal camino mientras no nos responsabilizamos personalmente de ella. Mientras no tomemos conciencia de que somos energía, de que nuestros pensamientos son energía y tienen un poder inmenso, para bien y para mal de nuestra Salud, nuestras células están en desventaja y no pueden hacer correctamente su trabajo de mantenernos saludables.

Tenemos la capacidad de reprogramar nuestro subconsciente -quien es realmente el que rige nuestra vida-. Reprogramarlo quiere decir, hacer toda una limpieza tóxica emocional del pasado y situarnos en el Presente -desde la Conciencia de Ser-  dejando ya de maltratar nuestro cuerpo. 

Lamentablemente, solo valoramos la Salud cuando ya la hemos perdido.

Hay que quererla de verdad. Tenemos que amarnos de verdad… y empieza con la Salud.

 

La parte de la mente que no quiere aprender

meditacion tercer ojoNo hay duda de que parte de nuestra mente está dispuesta a aprender para mejorar en calidad de vida, concentración, salud, felicidad … pero otra parte de la mente es perezosa e insegura, está llena de miedos y pone todo tipo de excusas pues los cambios son todo un reto que no se siente capaz de manejar.

Esa es la gran lucha que cada uno de nosotros enfrentamos en nuestras horas de baja autoestima y credibilidad en nuestras propias cualidades. Los miedos siempre están al acecho para limitar nuestros movimientos creativos y expansivos.

La mente débil pospone siempre para mañana,  en su auto-engaño de que “mañana” será el mejor momento para HACER … La mente débil -que no tiene claridad para pensar correctamente- -que no tiene fuerza de voluntad para disciplinarse y poner orden en ella- -que camina en dirección contraria a su intuición y no escucha su corazón- está repleta de miles de pensamientos contradictorios que la mantienen confundida e insegura todo el tiempo.

¿Cómo parar esa  vida sin sentido en la que nos vemos envueltos y no sabemos controlar ni dirigir hacia la felicidad? ¿Cómo SALIR de esa mente que nos hace inoperantes y esclavos de ella?  ¿Cómo trascenderla, liberarnos de ella para fusionarnos con la mente superior, la parte de la mente que está conectada con las energías cósmicas y la divinidad.

Lograr el propósito de vida,  la paz interior y el contentamiento y aceptación de la vida pasa por hacer un trabajo de conocernos a nosotros mismos.

Hacer un trabajo de recapitulación de nuestra vida, cerrando capítulos en los que es necesario perdonar y perdonarnos, hasta llegar al Presente, para situarnos firmemente en él. Y a partir de ahí, tomar conciencia de nuestra realidad y la Realidad única, conectándonos con nuestra Alma, para seguir el viaje de vida, ya desde una visión mayor y profunda de nosotros mismos.

 

 

 

 

¿Qué nos reporta ser más conscientes?

Parece ser que el común de la gente sólo utiliza un 20% del potencial de Conciencia, así que si tener  Conciencia es sentirse  vivo, no tener  Conciencia significaría  estar muerto en vida; no disfrutarla ni aprovecharla en toda su magnitud.

Cuando hablamos de la Conciencia estamos hablando de nuestra Alma, de esa energía viva y eterna que está conectada con la Memoria Colectiva y con la Energía Universal Colectiva.

Quien ha caído en un estado de depresión y ha perdido toda esperanza en la vida y en los seres humanos se siente muerto: su alma ha perdido el contacto con la Conciencia Universal y con su esencia divina. En estos casos -tan frecuentes hoy en día- ante la tortura por la angustia, los miedos y ansiedad que sufre la persona, el médico receta algún fármaco sintético para sedar la mente.

Es como si ante un Tsunami el gobierno repartiese salvavidas de plástico como único remedio. Igual de absurdo.

Sólo desarrollando la Conciencia reforzamos una mente débil. Se vive de forma pasiva cuando no hay conciencia de ser.

Una mente débil controla y manipula; se mueve desde el miedo a perder,  a no ser querido. Se mueve bajo patrones negativos y destructivos debido a bloqueos emocionales.

Una mente desarrollada es dinámica, tiene sabiduría propia gracias a su intuición, se mueve desde la paz interior y la claridad mental. Es flexible por lo que se auto-transforma y corrige continuamente. Valora y agradece la calidad de vida. Sabe distinguir y elegir lo que más le conviene. Esta desbordante de energía vital. Vive desde el entusiasmo por la vida.

La Mente

Cuando nuestra mente es débil tomamos decisiones erróneas. La mente es débil cuando no se ha desarrollado su capacidad de pensar.  Cuando no ha aprendido a discernir. Cuando ni siquiera sabe qué es y para qué está.

Tenemos miles de pensamientos pero pululan desordenadamente en nuestra cabeza. Son información sin procesar. Son ideas sin forma que no hemos terminado de gestar. Son sensaciones y sentimientos que han entrado en nuestra mente que, al no dedicarles tiempo para experimentarlas pausadamente e integrarlas- se acumulan en nosotros creando tensión, intranquilidad o desasosiego, porque todos esos pensamientos y sentimientos son energías que bullen y se agitan en nuestro interior creando cansancio, agotamiento mental, aturdimiento, etc.

Y la vida se va consumiendo  únicamente impulsada desde el exterior, siendo los demás y la sociedad quienes la dirigen.  La creencia firme a la que he hemos llegado es que debemos TENER y HACER para luego, en el futuro, ser felices y cumplir con nuestros deseos…  ya seremos

La seguridad está fuera: tener. La felicidad está fuera: tener. La estabilidad, el éxito, todo lo que queramos está fuera y de alguna manera hay que comprarlo, poseerlo…  hasta nuestra salud y bienestar dependen del exterior; nos ponemos en manos del médico y de fármacos de forma pasiva e irresponsable… que nos la den. Encima la exigimos.

La mente desarrollada, está a nuestro servicio. Es dócil, atenta, alerta, calma, clara, intuitiva. Así que nuestra vida es predecible y estable, nos sentimos llenos de paz interior.  Mantenemos nuestra vida al día; ningún problema queda por resolver y las cosas que nos llegan que no tienen solución, las aceptamos y nos adaptamos a ellas con nuestra mejor disposición.

Cuando nos hemos dedicado a desarrollar la mente, desde la reflexión, la meditación, la observación de nosotros mismos, ampliando así, cada vez más,  la Conciencia, entonces ésta se sintoniza con la Conciencia Suprema. Es ahora cuando nuestra mente, cuerpo

y corazón están armonizados y podemos dirigir nuestra vida acorde a nuestra naturaleza. En perfecta armonía con el Universo.

Hay que ir adentro. Vivir de dentro hacia fuera. Reconfortarnos en el Silencio interior. Poner cada día la mente en orden, limpiarla de todo pensamiento inútil y perjudicial. Entonces sí nuestra vida toma sentido y nos sentimos libres para dirigirla íntegramente.