REIKI y la purificación del Alma

reiki manosSanación mediante el despertar y expansión de la Conciencia, eso es REIKI. Es una antigua forma de tratamiento de las enfermedades físicas y mentales, centrándose en los estados emocionales y psíquicos, a través de la transmisión de energía sanadora.

Se trata de liberar las energías que están bloqueando los fluidos de nuestro cuerpo físico para permitir que fluya correctamente la energía vital por todos nuestros cuerpos (físico, mental, emocional y espiritual).

REIKI es un método de sanación comprobadamente eficaz, como ha manifestado la OMS (Organismo Mundial de la Salud).

La finalidad es el conocimiento de sí mismo, la responsabilidad sobre la propia salud y felicidad para crear una mayor estabilidad física, mental y emocional.

REIKI actúa sobre los planos vibratorios energéticos sutiles y directamente sobre el sistema energético e inmunológico de la persona, lo que supone la prevención de enfermedades.

Todos podemos entrar en contacto con la energía superior de REIKI pero antes es preciso hacer una limpieza energética y alinear los CHAKRAS -centros energéticos-. Si existe el anhelo de iniciarse en REIKI aparecerá el Maestro/a que enseñará los ejercicios adecuados para ello y hará una ceremonia de transmisión de energía cósmica para impulsar la voluntad de conexión con las Fuerzas del Amor Incondicional que representa el REIKI.

Cuando nuestra energía vital está en armonía con la ENERGÍA CÓSMICA nos sentimos saludables, mejora nuestra calidad de vida, beneficiando inclusive a todos los que nos rodean.

Cuando nuestra energía vital se bloquea o se desequilibra comienzan a originarse las enfermedades, físicas y/o mentales.

REIKI ofrece la forma más pura de energía y está a nuestro alcance y disposición para alcanzar la paz interior. REIKI es la Fuente de la Energía Universal para la purificación del Alma que habita en nuestro cuerpo físico y descubrir así laparte divina de nuestro Ser.

Anuncios

La persona espiritual

meditacion perfectaA la persona espiritual la guía su espíritu, siempre presente. Utiliza la reflexión y auto-crítica constructiva para su avance.

Nada externo puede identificarla correctamente. Vive en un estado interno de complacencia y Paz. Nada la perturba. El silencio solemne y el recogimiento son sus mayores placeres.

Nada externo la distrae porque su visión está enfocada en lo Superior; lo que está por encima de la razón, la lógica y el mundo material. Y es así como preserva su humildad y sencillez.

Esta es la recompensa de dejar atrás el Ego; la dicha de la unión con lo sagrado.