PROMESAS

niña soplando deseo“Si te portas bien te compraré … te regalaré … de mayor serás … te amaré toda la vida … irás al cielo …”

Deberíamos desconfiar  de los que hacen promesas fácilmente. ¿Qué esperan a cambio? Es el arma de los desaprensivos y la presa más fácil son los incautos, los ingenuos y las personas  inocentes.

La promesa te hace esperar  ALGO MEJOR, quizás algo inalcanzable pero como confías ciegamente en quien te promete, le crees. La promesa,  del experto en hacer promesas, te obnubila a una dimensión irracional y el corazón deja de intuir el peligro a la estafa.

Las promesas siempre se escriben en mayúsculas y se colorean bien bonitas. También se susurran al oído … para que entreguemos nuestra Voluntad …

Cómo reconocer al embaucador,  al que promete consciente de que no va a cumplir con su palabra. Son las persona que tienen el don de la oratoria y el carisma para atraer interesadamente a la gente.  Muchos de ellos se hacen políticos y expertos en ventas de cualquier cosa. Este tipo de gente llega un momento en sus vidas que, de tantas mentiras que dicen, de tanta exageración, ya no saben cuál es la pura verdad; viven en un mundo de ficción que termina atrapándolos.

Por todo ello, no hagamos caso a las promesas de nadie. Aprendamos a seguir a nuestra intuición que es la mejor consejera.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s