La Conciencia

En la medida en que nuestra Conciencia se va expandiendo y va llenando de Luz nuestros diferentes cuerpos; físico, mental, emocional y espiritual, poco a poco podemos ir dándonos una explicación de los cambios que vamos sintiendo en todos los niveles de nuestro Ser, sorprendidos de que éstas no vienen de la mente.

Se produce una “aspiración” que surge del Alma con la intención de unir mente y corazón. Esta aspiración atrae el Aliento divino que penetra y abre el canal de la Intuición, el que se refiere al sexto sentido.

Y en este proceso gradual de cambio, en el que nos vamos haciendo más conscientes de nosotros mismos, siendo Observadores de nuestros actos y haciéndonos responsables de nuestra conducta, de nuestra salud y bienestar, es como iremos avanzando sin esfuerzo, haciéndonos más prudentes, más comedidos, pacientes, sinceros, íntegros … todo ello dentro de un sentimiento de estar FLUYENDO.

Estos valores que se van afirmando en nosotros, se precisan para poder mantenernos en la cordura y en la introspección de estar por momentos en silencio y solos, cuando “antes” sentíamos apegos y necesitábamos de los demás y hasta del ruido y ajetreo del mundo exterior.

Cuanta más Luz entra en la Conciencia, ella te va a ir permitiendo VER la Realidad. Al principio se forma un nudo en la garganta y en el corazón; VER más allá del mundo ilusorio en el que vivimos, necesita de temple, coraje, anhelo de convertirte en un ser humano completo y confianza absoluta.

Así que esto del Saber es todo un proceso ascendente que requiere también de ecuanimidad pero sobre todo no debe haber ningún interés personal. Al conectar con el Alma se va a ir desarrollando el Amor Incondicional que es la Energía Suprema del Creador de los mundos y de todos los seres.

¿Quieres comenzar a desarrollar tu Conciencia? Sé Observador del personaje que te viste. Toma el hábito de vivir en el presente, de forma consciente, en cada cosa que hagas; cómo sientes, qué deseas, qué te perturba … qué no quieres más en tu vida, cómo quieres vivir este año que comienza… sin excusas, sin justificaciones, sincérate contigo mismo.

Anuncios

La Conciencia

chakras 7La Conciencia tiene dos aspectos que deberían ir unidos: ATENCIÓN e INTENCIÓN.

Desde la atención plena, llenamos de energía lo que queremos conseguir o desarrollar. Podemos crear. Partiendo de una idea damos vida a un deseo y en la medida en que nuestra atención sea completa veremos materializarse nuestro deseo… si somos perseverantes y pacientes.

La intención es necesaria para seguir avanzando, con ella transformamos desde la acción. Pero existe un requisito: claridad mental y anhelo puro.

Pasamos a una Conciencia más elevada cada vez que, como Observadores, experimentamos nuestro avance gracias al entendimiento. Y también a la fluidez mental.

El Saber aligera la densidad de la mente. Cada vez más, la vida se va simplificando a la par que avanza en comprensión.

Y en la medida en que se prospera en conocimiento de uno mismo, también crece la compasión y el sentido de unicidad.

Todo esto nos lleva una vida …

Lo siento

abrazo5Todos nos equivocamos. Todos cometemos errores y le fallamos alguna vez al otro o a nosotros mismos … Saber que vivimos en el mundo/ dimensión de la Dualidad no sirve como  justificación pero ayuda a comprender nuestras reacciones, también ayuda a perdonarnos, pedir perdón e intentar mejorar día a día nuestras acciones y reacciones.

Es nuestra Conciencia la que nos avisa. Si somos observadores de nosotros mismos, siendo testigos del “personaje” (nuestro yo inferior o Ego) cómo actúa, nuestra Conciencia hará sonar la alarma en cuanto nos salgamos de lo que consideramos normal o bueno. Todos lo hemos experimentado; nos sentimos intranquilos, descontentos con nosotros mismos, incluso malhumorados por nuestro proceder aunque intentemos justificarnos.

Cuando nos enfrascamos en una discusión  y herimos a otro, nuestro corazón cambia el ritmo de palpitación; se vuelve agitado. Nuestra mente dispara el sentimiento de ansiedad y rabia … Todos ellos síntomas de alarma de nuestra Conciencia. Es hora de reflexionar y si toca pedir perdón o solucionar un mal entendido, no lo dejemos para más tarde porque sin duda se irá agravando y embrollando  momento a momento

¡Que el Amor prevalezca sobre la ira o el odio! ¡Que el Amor sea nuestro lenguaje!

Que no nos cueste tender la mano para pacificar situaciones en las que el orgullo y la rabia oscurecen y bloquean el camino del entendimiento. Que el “yo tengo la razón” no sea el impedimento para el abrazo que hermana.

 

Desechar viejas formas y creencias

flores sublimesLa verdadera vida comienza cuando se abre ante nosotros la visión y la escucha interior Entonces es cuando el ‘personaje’ en nosotros pierde fuerza y el ser esencial -nuestro espíritu-  emerge y ocupa su lugar; el centro del corazón energético.

VER y ESCUCHAR requiere de un aprendizaje para el ser humano que vive disperso,  atrapado en mil pensamientos inútiles.

¿Qué esperamos de la vida? ¿Qué queremos?  ¿Qué sueños y deseos bullen en nuestra mente y en nuestro corazón, sin que les permitamos manifestarse? … siempre por miedo a fallar …

Escuchar a nuestro corazón es reconocer nuestras limitaciones y aceptarlas. A partir de ahí, podemos hacer posible una vida mejor, de forma real y efectiva. Hay que despejar el Camino de todo sentimiento de culpa, frustración  y desvalorización.  Hay que limpiar el cuerpo emocional de toda carga de responsabilidad que no nos pertenece.

ESCUCHAR  nuestro corazón, significa despertar nuestros anhelos, permitiendo que se hagan realidad.

Enfrentarnos a nosotros mismos es VER nuestra Verdad  y naturaleza despejada de todo condicionamiento.

Sentémonos cómodamente en silencio con nosotros mismos. Respiremos suave y profundamente. Dejémonos fluir. Seamos observadores de nosotros mismos.

 

 

 

El Ego quiere lucirse

mujer dibujo en naranjaEl Ego se manifiesta desde la personalidad, creyéndose importante de forma desmedida y engañosa.

El Ego invade las mentes débiles y domina desde ellas. Un mal entendido amor por sí mismo -ese personaje que uno cree  ser- es el causante de nuestras desgracias y sufrimientos.

Cuanto más poder tenga el Ego sobre la mente más limitada y constreñida estará nuestra verdadera naturaleza.

Si el ego representa al yo inferior, con toda su negatividad, egoísmo e impulsos básicos, su opuesto es el Yo Superior, cargado de sensibilidad, creatividad,  compasión, generosidad e intuición.

Por lo general, es el yo inferior quien domina y se resiste a cualquier idea de cambio, no dejando espacio ni posibilidad, desde el engaño y la ilusión,  a  que el Yo o Mente Superior se desarrolle.

Para que entendamos las diferencias entre uno y otro diremos que el YO INFERIOR es complicado, denso, oscuro y le hace fuerte las energías del sufrimiento, miedo, de odio, de resentimiento, etc. Mientras que el YO SUPERIOR es sencillo, claro, transparente y su energía es la del amor, la alegría, la aceptación y el contentamiento.

Para las personas que, después de toda una vida de sufrimiento y frustración, han decidido comenzar  un camino espiritual y de crecimiento personal, no deben desanimarse. Estén atentos,  porque el ego utilizará su arma preferida para obstaculizar el avance: LA DUDA Y EL DESÁNIMO.

El mayor enemigo está dentro de nosotros y ese es el Ego. Acabar con él es el mayor desafío que se nos puede presentar. Y la mejor arma está en ser Observadores de nosotros mismos para fortalecer nuestra Conciencia, que es Luz.

Comenzar a vivir desde la Conciencia de Ser, es un ejercicio mental  que precisa de esfuerzo y disciplina al principio. Conozcamos las trampas de nuestro enemigo. Enfrentémonos y sintámonos capaces de salir victoriosos. Duele ver que no somos tan perfectos como creíamos. Duele reconocer nuestros fallos y debilidades. Aceptarnos como somos y querer mejorar es la actitud ideal.

Escuchemos la voz de nuestra Conciencia. Digamos “Yo no soy mi mente; tengo una mente a mi servicio”.

 

Calidad de vida desde el Amor

mujer abundanciaPodemos salir de la esclavitud de tener una mente rígida y manipuladora. Podemos trascender el ego emocional que nos mantiene atados al sufrimiento de lo que fue y lo que pudo haber sido. Podemos deshacernos de patrones de dependencias y apegos que nos limitan.

Los problemas emocionales aparecen cuando creamos hábitos de control del otro. Puede ser de forma inconsciente y puede que hasta estén cargados de buenas intensiones -por ayudar-, pero en realidad lo que estamos haciendo es MANIPULAR al otro.

Desde la creencia de que sabemos más y mejor lo que es conveniente para el otro nos comportamos desde patrones de: castigo, queja, culpa, amenaza, chantaje emocional, crítica, soborno…

Ser Observadores de nosotros mismos. Reconocer nuestras limitaciones. Tomar Conciencia de cuáles son nuestros excesos y deficiencias.  Rectificar. Estos son los pasos a dar para ser capaces de liberarnos de todo lo que obstaculiza nuestro crecimiento,  para bien de nuestra salud mental y emocional.

Todos los bloqueos energéticos se producen por estas energías emocionales negativas. Todas ellas van en contra de nuestro ser interno divino. Estar atentos a nuestro actuar y ser más tolerantes y amorosos con los demás.

Ahora comenzaremos a trabajar en nosotros los hábitos de  AMOR: apoyar, estimular, escuchar, aceptar, confiar, respetar, negociar las diferencias …

 

(Curso “Entrenamiento para la Nueva Conciencia”)

 

 

No somos los mismos de ayer

mujer ante el solHaciendo lo mismo cada día pero de forma consciente, hace que cada vez sea como una primera vez. Y así es, porque cada vez ese mismo acto, está cargado de más consciencia.  La expandimos y nuestra capacidad de percepción se amplía.

En cada nuevo día, esos actos repetitivos,  o son  rutinarios y mecánicos o los sentimos como “nuevos” porque hay un poco más de consciencia en ellos. Se repite la acción y aparentemente estamos haciendo lo mismo, cada día, pero en verdad, no es posible decir que somos los mismos de ayer.

El sol nos sorprende  cada día al amanecer y al atardecer.

Si hemos estado despiertos -como Observadores- nuestra Conciencia se ha expandido; no somos los mismos.

Si ha habido comprensión del día vivido y hemos aprendido alguna lección, no somos los mismos.

Si hemos estado conectados al Universo -sincronizados a él-,  no somos los mismos.

Podemos estar haciendo por largo tiempo los mismos ejercicios de yoga, por ejemplo. Físicamente nos va a proporcionar elasticidad y flexibilidad al cuerpo. Puede parecer rutinario y mecánico en sus formas pero, si los hacemos de manera consciente; sintiendo el movimiento en nuestro cuerpo, los músculos cómo trabajan, nuestra respiración, etc., sentiremos la novedad de ese momento.

Sentirse vivo no es nada más que eso; vivir plenamente el momento presente y percibirlo como único… para volver a dejarnos sorprender por la vida al día siguiente.