Experienciar a Dios

Se dice “lo que Dios quiera” … pero, con qué frecuencia podemos dar Fe de Su Presencia en nuestras vidas y, cuánta sinceridad hay en esa frase hecha.

Lo que Dios quiera resulta ser lo que mi Conciencia me inspire y me dicte. Desde la certeza en mi corazón que es Dios en acción en mí quien actúa.

Lo que Dios quiera cuando la pureza de nuestro corazón percibe y distingue entre lo múltiple y Unicidad. Y percibe y siente la semejanza entre el Ser y el Universo, entre el Alma y la Divinidad. Barriendo florituras.

La Mente puede crear un dios a su medida e interés, imaginándolo, desde el Ego. Sin embargo, el Alma nos recuerda a Dios como el Todo y crea el anhelo y la añoranza a Él, como revelación del Ser esencial en nosotros, que ya lo ha experimentado.

Mi Alma da Fe, inclusive por lo que no entiende porque mi mente es limitada, pero confío, tengo certeza desde mi corazón, y por eso digo “lo que Dios quiera”… haciendo con responsabilidad mi parte.

La fe muerta

mujer feliz2Si digo que yo creo en Dios es un grado inferior en la escala de la Certeza. Porque experimentando la Conciencia Suprema o Divinidad en mí, afirmo que yo soy parte del Dios viviente en todo y todos.

Para saber la cantidad y calidad de “Fe” en nosotros, sólo tenemos que observar la cantidad y calidad de entusiasmo y confianza que tenemos por la vida.

Se vive adormecido para no tener que enfrentarnos a una realidad que percibimos con miedo, desde nuestra inseguridad. Ya están los avispados que han fabricado todas esas cosas que nos mantienen semi-anestesiados; en un estado de inconsciencia casi permanente.

La Fe está muerta porque dudamos de su existencia; dudamos de nosotros mismos. Desconfiamos del prójimo.

Recuperar la confianza es lo que toca ahora, en lugar de quedarnos lamentándonos. Debilitados, al haber entregado voluntariamente nuestra vida a otros.

Todas las crisis son el combustible para el cambio. Bienaventurados los que se percatan de ello y aprovechan la ocasión para salir de su inacción.

Recobrar la Fe en el ser humano, es reconquistar la fe en nosotros mismos. Para ello tenemos que ir más allá de la “creencia” ciega hacia la CERTEZA desde la experimentación en uno mismo.

La Fe nace y crece al conectar con el Amor dentro de nosotros.

El poder sanador de la mente

El más grande maestro sobre el poder curativo a través del pensamiento y la voluntad del hombre sobre las células del cuerpo ha sido Jesucristo.

Demostró la efectividad de la sanación por medio de afirmaciones positivas como poder vibratorio de la palabra.
Fue Jesucristo quien sanaba a distancia por el poder sanador de la mente. Parte de la misión de Jesús consistía en hacer visible todo el potencial del ser humano por medio de la sintonía de su propio potencial con las energías divinas.
El REIKI y otros sistemas sanadores energéticos se basan en la relación que existe entre el pensamiento, la energía vital, la energía universal superior y el cuerpo físico.
Hoy en día está comprobado científicamente que los pensamientos  afectan a nuestras células y a nuestro cerebro de forma positiva o negativa; sanándolas o destruyéndolas.
Cuando una persona enferma, su  sistema inmunológico y su voluntad se debilitan. A través de REIKI y la imposición de manos, el sanador puede estimular y renovar la energía vital del enfermo, para que la curación se haga efectiva a través de uno mismo; por su voluntad de sanarse.
Primeramente, por medio de la convicción supraconsciente del alma, la mente recibe la posibilidad y deseo de sanación. El pensamiento positivo, la esperanza y la oración se hacen presentes creando el ánimo y fuerza necesaria para reactivar las células. Después el cerebro libera la energía vital necesaria para restablecer el equilibrio interior;  la salud.
Mi consejo para las personas enfermas es que se visualicen con salud. Que envíen Luz a todas sus células y a todos sus órganos, todos los días, renovando su fe. Que transformen a través de la oración su desánimo en alegría, su pesimismo o resignación en esperanza.
Esta es la mejor medicina que fortalece el cuerpo y el espíritu.

La sanación por la Fe

chakras 4Nuestros pensamientos son energía y tienen  la fuerza de materializarse. En Reiki utilizamos  el Poder de la intención, para centrarnos como Canal de la Energía Universal del Amor Incondicional. Para ello debemos salir de la mente; para que el pensamiento sea puro y esté cargado de una determinación y voluntad clara,  libre de deseos propios.

Encasillar Reiki como terapia es limitar sus beneficios al nivel físico, cumpliendo el objetivo de  relajar y equilibrar los centros energéticos. Pero Reiki es mucho más … Reiki es  un término para nombrar una Energía cósmica sanadora que funciona por encima de toda lógica y se escapa a la comprensión de la Ciencia médica.

Llamamos Reiki  al Sistema por el que nos convertimos en Canal de la Energía del Amor Incondicional. Pero esa Energía Superior sanadora es la misma que utilizan todos los demás Sistemas sanadores naturales, le llamemos como le llamemos al método. Estamos hablando de la misma Energía que utilizaba Jesucristo para sanar y que se manifestaba a través de la Fe.

Desde la FE hay sanación; la FE es  confianza absoluta. Se consigue la sanación a través de la FE porque ella disuelve toda resistencia y hace posible deshacer todo nudo o bloqueo energético que creaba la enfermedad; el desequilibrio energético.

Mezclado sutilmente a nuestro deseo por ayudar a los demás,  también está el afán de nuestro ego por sentirse útil y protagonista. Cuidado con utilizar la sanación para reforzar nuestra  importancia; adoptando  un papel de protagonista cuando sólo debíamos ser ‘canal’ de la energía sanadora universal.

Es desde la FE que se produce la sanación. Desde la transmisión de una energía de Amor Puro capaz de impulsar la auto-sanación y de la que el ‘dador de Reiki’ es sólo un instrumento.

 

Muchas personas tienen un gran deseo de ayudar a los demás. Sienten que ‘deben’ ayudar a los demás. Pero el DESEO es una mezcla de sentimientos y energías, donde se proyectan  también el miedo, la ansiedad y la inseguridad.

Cuando queriendo hacer el bien, damos Reiki a una persona enferma, si dirigimos la energía desde la mente, estamos mandando nuestros pensamientos cargados de ‘buenos deseos’: pero estamos dando de nuestra propia energía vital.

Calidad de único

arbol dorado y raicesLa claridad mental y emocional nos ayuda a conectar con la Realidad dentro de nosotros. Sentir la Presencia de la divinidad -del Universo- dentro de nosotros nos da una dimensión superior e ilimitada de ser; nos abre la puerta a otros Planos y dimensiones de nosotros mismos. Nos ayuda a entender nuestra calidad de inmortalidad y nuestro potencial como seres de luz.

Para ello tenemos que librar una primera batalla con nuestra mente-ego y trascenderla. No se trata de tener más información ni de hacer afirmaciones positivas, no se trata de tener un mayor control mental y ni siquiera de dominar la imposición de estar sentados y en quietud largo tiempo. La realización espiritual  nace en el corazón y para ello hay que lanzarse a experimentar, ser creativos, espontáneos, fusionarse y fluir con las energías de la Naturaleza …

Esta percepción nos hace estar atentos y receptivos a la VIDA, en su UNICIDAD: El Creador y lo creado es indivisible. Forman un solo cuerpo.

Es el misterio sagrado que todavía no estamos preparados para entender. Pero sí aceptar, como acto de FE, … y permitir que la vida nos muestre los pequeños milagros que suceden continuamente.

Nada debe ser un acto obligatorio. El Silencio y la quietud existen. El Amor existe como energía suprema y ya está dentro de todo lo que tiene vida.

En la meditación contemplativa  y después de la oración espontanea,  escucha a tu corazón, conecta con el Corazón Universal. Entra en el recuerdo de lo Innombrable.

 

Qué atraemos a nuestra vida?

hombre sincronicidadExiste el Mundo de lo Invisible. Muchos místicos y hombres con gran poder mental  -utilizando el sexto sentido- se han adentrado en esa elevada dimensión. Han podido visionar el más allá de este plano físico en el que vivimos y hacer realidad sus sueños.

A través de ejercicios de visualización creativa nos adentramos  en ese campo de posibilidades futuras … e igualmente uno puede trasladarse al pasado para sanar situaciones traumáticas. Pero primero uno tiene que hacer en sí mismo un trabajo de “re-programación”; salir de la mente lineal.

Existe ese  Poder que está más allá de la Lógica. Simplemente hay que conectar con esas energías superiores desde el SENTIR; situándose en el corazón.

Cuando pedimos algo a través de la oración también tenemos que visualizarlo y SENTIRLO como algo  ya realizado (concedido). Para atraer lo que deseamos  también hace falta la CONFIANZA ABSOLUTA … por eso no se hace fácil el conseguir lo que pedimos y pronto desistimos. Somos demasiado impacientes.

No todo el mundo tiene acceso a la Ley de Atracción a pesar de ser algo tan sencillo porque la inmensa mayoría de los humanos viven desde la desconfianza, la duda y la inseguridad en  sí mismos.

En este apartado de cosas que ocurren “milagrosamente” o “mágicamente” en el que el Universo nos concede lo que pedimos no nos ponemos a indagar el cómo, sencillamente creamos un compromiso con nosotros mismos y creamos una confianza absoluta, abriéndonos a que las cosas sucedan … Fluimos, siempre que conectemos desde el agradecimiento y la aceptación …

 

 

 

Salir de la Dualidad

mujer media cara preciosaEstar asentado en el plano de la Dualidad es vivir desde el SI/NO pegados uno al otro. Es desear una cosa desde el corazón mientras la mente te está diciendo hacer lo contrario. El corazón anhela y te guía hacia algo pero rápidamente aparece la mente con argumentaciones y razonamientos para que desistas. El miedo es su gran aliada.  La inseguridad y la duda  atraen pensamientos que contribuyen a crear conflicto.

Este sentimiento de  confusión y angustia, ocurre por no estar la mente-corazón sincronizados en un único propósito.

Conseguir esa fusión, significa trascender el mundo dual y colocarse en el Camino de la Certeza. Sencillamente SER quien uno es, sin pretender ser otro.

Para salir del mundo de la dualidad tenemos que soltar toda carga mental y emocional  que no nos pertenece; creencias y  condicionamientos. Además de todas aquellas vivencias que dejaron heridas en nosotros y que se han quedado enquistadas porque no supimos transformarlas y asimilarlas.

Una vez esté todo el terreno limpio, toca CONSTRUIR. Para ello nos haremos responsables de nosotros mismos; de nuestra felicidad, de nuestra salud y de nuestro destino.

El material que utilizaremos será nuevo o reciclado. Además, tenemos que tener un plano de lo que queremos edificar, de lo que queremos crear en nosotros.

El hacernos responsables de nuestra vida -desde esta nueva actitud llena de posibilidades-  sentiremos llegar la abundancia; alegría y satisfacción con nosotros mismos.

Cuando uno siente que está haciendo lo correcto, lo siente en el corazón como una certeza. Mente y corazón están unidos. Ya tenemos los cimientos.

Con todo el resto de materiales habremos  construido el cuerpo espiritual :  la confianza (fe)  y  el Amor.

Has construido la cuarta dimensión : La unicidad con tu ser. Ahora comienza la Compasión, al vivir desde el corazón.